Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Martes, 21 de noviembre de 2017 | 21:50
 
 Versión para Imprimir

La instancia invisible
Ana Aguililla

16 de febrero de 2007

La Habana – www.PayoLibre.com – A tres años de presentarse por primera vez ante el tribunal que lo juzgó la solicitud de “libertad condicional” para mi esposo, Francisco Chaviano González, el preso de conciencia en Cuba que más años ha tenido que cumplir en prisión (12 y medio de 15), aún no se nos ha dado respuesta alguna.

En visita reciente al “Calvario”, pueblo en el que se encuentra la sede de este tribunal, la presidenta del mismo, Yamirka Téllez, nos explicó a su hermano Alberto Chaviano y a mí –un tanto enojada por cierto– que ya nos había explicado en visitas nuestras anteriores que la prisión no le ha enviado aún el llamado “informe de conducta”.

Ante nuestra indagación que si ella no tenía autoridad para reclamar que esos trámites se efectuaran con rapidez como establece la constitución, ésta nos replicó que ella había enviado varias notificaciones a la prisión y le respondían que el caso de Chaviano está en proceso de análisis en dependencia de “otras instancias”.

En similar situación se encuentra el preso político Julio César Álvarez, que lleva 15 de 19 años a los que fue condenado. Su familia está pidiendo la libertad condicional de Álvarez. Desde el año 2001 sin respuesta tampoco aún.

Ambos fueron enjuiciados por un tribunal militar, pero en el caso de Chaviano los co-acusados militares están en libertad, permaneciendo sólo mi esposo que es ciudadano civil en prisión, mientras que en el caso de Julio César los co-acusados civiles fueron liberados y sólo él, militar, aún está en cautiverio. Esta ambigüedad resulta incomprensible para ambas familias.

Con frecuencia, las reclamaciones para la libertad de los presos- mayormente políticos- se vuelven para sus familias cubanas un batallar de gestiones inútiles. En la prisión nos mandan para la Dirección General de Cárceles y Prisiones, de ésta para el tribunal y finalmente el tribunal los regresa a prisión para indagar por el caso repitiéndose el ciclo.

Las cartas presentadas ante las instituciones centrales del Estado tampoco son respondidas en la mayoría de los casos.

En Cuba nadie da una respuesta certera ante las gestiones de la libertad para los presos. Sólo recepcionan peticiones. Nadie sabe nunca donde está el expediente y dónde es que se determina la posible liberación del recluso.


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados