NOTICIAS: FEBRERO 2004
 
noticias
publicaciones
poesia
cuentos
presos
boletin
enlaces
 


Cuando los patronos del represor no son impolutos
El exilio. Siempre el exilio, por Domingo Serrano
Consumo por evasión, por Domingo Serrano
Se recupera prisionero político, por Iovany Aguilar Camejo
Comunicado por el 24 de Febrero, desde Cuba
Detienen a Globonauta en Sancti Spíritus, por Roberto Álvarez Chávez
El vocablo inventar en Cuba, por Ada O. Becerra Fuentes
En vigilia de Caibarién oran por la salud de Librado Linares, por Amaury Pérez Delgado
Vigilia y conversatorio en Manicaragua, por Amaury Pérez Delgado
Cubano y nada más, por Domingo Serrano
Crónica póstuma para un extremista, por Domingo Serrano
Carta de Arturo Pérez de Alejo desde Kilo 5 1/2, en Pinar del Río
Estaca imbatible, por Domingo Serrano
Carta abierta a la opinión pública nacional e internacional
Cátedra Martiana del Periodismo Independiente
Fallece el padre del prisionero político Margarito Broche, por Idolidia Darias
La isla entera... y no fragmentos, por Idolidia Darias


Cuando los patronos del represor no son impolutos

29 de febrero de 2004

Villa Clara - www.PayoLibre.com - Cuando los llamados modelos éticos que ofrece un régimen carcomido son vulnerables, maculados e insostenibles nada vale que se desate una campaña de descrédito contra lideres representantes o dirigentes de los que desde las filas del la oposición hacen resistencia o luchan por desactivar la elite poderosa que ostenta y defiende esos valores.

Tal ha sido el caso de Cuba en muchos años, pues la poderosa maquinaria del poder se ha valido de cuanto método extremista existe para sostener y engordar la élite que disfruta, liba y saborea los placeres terrenales y hace creer al pueblo que son castos, puros, humildes puritanos marxistas apegados al dogma de la antifé de Marx, Engels y Lenin.

Sin embargo dentro de esa inmensa y millonaria parte de la sociedad civil cubana que se llama pueblo hay raciocinio, personas que arriban a conclusiones y seres humanos que ven a las pléyades del poder no puras ni transparente como pretenden aparentar.

Es posible que un hombre de cualquier municipio del país, montaña del Escambray o zona costera de Moa o ciudad Sandino de Pinar del Río crea las virtuales realidades que ve por la televisión nacional cubana, o las edulcoradas palabras de un locutor de radio haciendo loas a una batalla de ideas. Es posible que cualquier anciano semisenil, paralizado en los años 60, crea en las palabras de un dirigente castrista cubano (valga la redundancia).

Pero lo que ya es imposible es que las ciudades cubanas donde viven jefes y, dirigentes, militares de alto rango y donde hay zonas residenciales, repartos congelados y áreas de acceso limitado, pueda la parte llamada pueblo creerse la historia de que el modelo que ofrece él régimen es pureza, castro-comunista.

Ya todos saben que la sociedad está dividida en clases y que los nuevos ricos, los inmensamente ricos no son los disidentes, ni los labriegos, obreros, católicos o cristianos (para resumir en materia de fe) que junto a otros pobres resisten. Son ministros, generales, dirigentes y funcionarios los ricos de ahora que viajan al exterior a representar a Cuba en cuanto evento haya... y a revisar sus cuentecitas, modestas, que en bancos europeos reposan esperando la hora de volver lavaditas a la isla sin Castro para incrementarse con negocios y operaciones que el gobierno de transito permita a los cubanos de Cuba, en Cuba y no dude nadie que a esa hora también por Cuba.

El pueblo vio, ve, y estará viendo que al engaño domina los rincones nacionales y que ya los tiempos de conformarse con la mitad de las cosas o un poquito de cada anhelo no pueda ser la meta. Hubo una época en que miles de cubanos se cuestionaban porque este o aquel jefe se daba una vida superior a él. Ahora nadie cuestiona eso y sobran razones para no hacerlo. Van desde la perdida de la autoestima en unos hasta el conocimiento real del mundo que rodea a otros, es decir, quienes perdieron interés por cambiar el mundo y su realidad aceptan esa fracción, ese poquito, o la mitad, los demás se acomodan o les importa poco que el mundo en Cuba este tan desmedidamente fragmentado en ideales, sueños, esperanza o proyecciones de vida futura.

A qué cubano de a pie en Cuba le puede importar un libro donde haya imágenes de un opositor bañándose en las playa con una señora que dice el libelo es su ultima conquista, si eso lo hacen en Cuba en esa misma playa los jefes civiles y militares de la cúpula castrista y no precisamente con sus señoras. El modelo está podrido.

¿Qué valor puede tener para el cubano, pobre, muerto de hambre y con la ropa ajada por el tiempo y el uso, que otro opositor vaya a la playa de Varadero y ocupe el pedazo de mar y arena al que tiene acceso los cubanos simples y corrientes? En fin, que cambia en el indigente poblador de la isla que alguien haya aceptado trabajar en una época de su vida con el Aparato de Inteligencia que ahora lo muestra como traidor y le acota el termino camajan y le endilga el termino "modelo de todos los disidentes de Cuba."

¿Muchos cubanos se han cuestionado públicamente los razonamientos que aparecen desvirtuados en los libros libelos que ha utilizado el régimen como paraban para cubrir los propios defectos de ellos ir a la playa con dinero de un premio? Bien, es un premio, no es robado de las arcas estatales, y así aparecen otros interrogantes que el propio habitante de la isla responde porque conoce.

No existe ningún lugar donde un profesional honesto y que trabaje viva en la indigencia que vive el cubano profesional.

Ni un país que su maquinaria se dedique a descargar con todos los presupuestos del poder campaña contra un opositor o líder de un grupo de los llamados disidentes o contrarrevolucionarios.

Vergonzoso es encarcelar a tantos por pensar diferente al Poder Absoluto y torturarlos diariamente para que vean cuanto poder esgrime el represor, y meses después emprenderla con los que dejo en la calle y amenazarlos, amenazarlos... chantajearlos con inventados asuntos familiares que según ellos pueden ser degradantes y escandalosos y atentan contra la moral en el lugar donde viven.

Un doloroso espectáculo moral ofrecen esos hombres que se prestan para reprimir en nombre de otros que están en el poder y que todos conocen que no son modelos de dignidad... pureza, mucho menos patrones impolutos. Es real que reprimen en nombre de la antimoral y de la perversión total. Es real que son instrumentos del poder enfermizo que solo los usa para no mojarse directamente las manos con la sangre y el dolor de millones de hermanos cubanos que siguen ahí esclavizados a pesar de los proyectos, programas e intentos de cambios de unos, y a pesar de los egocéntricos poderosos que siguen engordando sus arcas y su miedo a perder esa pose, aún cuando saben que todas las horas los vencen.

Movimiento Democracia en Manicaragua. Dado el día 12 de febrero de 2004

 

El exilio. Siempre el exilio
Por Domingo Serrano

29 de febrero de 2004

Matanzas - www.PayoLibre.com - Hay palabras en nuestro idioma (y lo mismo podrá suceder en otros), que sus pronunciaciones crean un malestar, aunque algunos se vanaglorien de usarlas constantemente.

Pero cuando una de ellas, el que más y el que menos no sólo desmenuce su significado, sino se adentra en el conglomerado abarcador de los sentidos semióticos, su repercusión destruye hasta el más fuerte.

En Cuba, a través de su historia se usaba, pero no tanto. Recordemos a los patriotas de nuestro Siglo XIX. Sólo que a partir de 1959 hacia acá, raro no es el momento en que esa palabra haga acto de presencia, y los rostros reflejar la mueca del desengaño.

Me refiero (y en el caso mío precisamente), cuando de mis labios sale el sonido exilio. Rápidamente cambio. Soy el otro oculto. El que no gusta traslucir. El que no deseo que se mantenga en mis entrañas, sin poder evitarlo.

El exilio, que no es un invento de los cubanos, sino que coge auge desde la instauración del bolcheviquismo en Rusia en la segunda década del pasado siglo, cogió una fuerza y una necesidad de aplicarla en todos aquellos países donde los regimenes totalitarios, fueron implantados como resultado de la Segunda Guerra Mundial.

Pero para nosotros, en este Caribe sensual y a veces inestable y huracanado, ya el exilio y sus posteriores consecuencias es una desgracia.

Por supuesto, que no digo nada nuevo, ni descubro el mediterráneo. Sólo que, un fenómeno que quizás pudo detenerse, o apaciguarse, cada día es mayor, no se detiene.

Y no solo es para los Estados Unidos, donde alcanza su por ciento más notable. Sin exagerar, hasta en la lejana Australia encontrarás exiliados cubanos. Y por favor, que no nos digan una vez más que es por problemas económicos.

Porque el exiliado es más que eso. El que toma ese doloroso camino, aunque ría, aunque quizás lo deslumbre otros factores, en esa zona de silencio donde pocos pueden entrar, si lo hacen, lo que hallan es una tristeza desoladora, un paisaje sin colores, un recuerdo lacerante.

El cubano se exilia. El cubano abandona su patria. El cubano no mira para atrás. Pero Cuba, su isla, la arrastra a través del tiempo esté donde esté.

La prueba mas palpable para quien desee comprobarlo, vaya al Aeropuerto José Martí habanero una hora antes de que parte un avión que lleve a los que se van. El espectáculo deprime.

Ese, que parte, comenzará en esos minutos a pasar por el camino de la tristeza. Perderá para siempre lo suyo, aunque en otras tierras, posters, fotos, videos, comidas y tradiciones lo acompañaran, pero nunca será igual, ni aún en la cubanísima calle Ocho miamense.

En resumen: el exilio cubano es un poema hueco, una sinfonía desafinada, un dedo acusador a un régimen que mientras continúe con su totalitarismo, seguirá el exilio, para vergüenza nuestra.

Consumo por evasión
Por Domingo Serrano

28 de febrero de 2004/

Matanzas - www.PayoLibre.com - Debido a la situación imperante en el país, el cubano continúa a veces en unas extrañas búsquedas por olvidarse del medio.

Y una de ellas, es a través del consumo de bebidas alcohólicas.

Desde hace un tiempo, la adicción a este mal, alcanza límites insospechados, cuyos resultados, por ejemplo, hacen deteriorar las relaciones familiares, amistosas y de otras índoles.

Después de visitar durante más o menos quince días a una cafetería-bar cerca de mi hogar, este periodista independiente, donde noche tras noche logro "sumergirse" entre los que asiduamente concurren a ese lugar, y mantener las más inverosímiles conversaciones, y sin llegar a una verdadera conclusión, pude al menos recoger algunos resultados sin ser absolutos, pero que, bien pudieran ser temas para un sociólogo en "los tomadores de ron", para no llamarlos borrachos consuetudinarios.
Por ejemplo:

a- los que asisten allí, van desde el desclasado hasta un obrero que trabaja en el sector turístico
b- el 70% del total, es de la raza negra
c- un buen % son trabajadores particulares
d- muchos son ex presos comunes y no les ofrecen trabajos
e- veneran a sus madres con idolatría, sin embargo no tienen la mejor opinión de las mujeres
f- el béisbol es un tema generalizado
g- critican abiertamente al gobierno
h- pocos ostentan un carné de la UJC o del PCC. Y si lo tienen, no lo dicen
i- anhelan un cambio total del gobierno
j- el 60% son jóvenes que no rebasan los 20 ó 25 años de edad, y toman, según ellos, para olvidar un poco lo que les rodea
k- sus apodos son elocuentes: el Bongo, el Gato, el Chicho, Arandela, Yoyo, Manolete, y el Piqui
l- otro tanto viven de lo que se presente y puedan revender, así sea robado
m- tienen hijos que abandonaron
n- odian visceralmente a los miembros de la policía y por ende a "Fifo", como le dicen a Fidel Castro

En nuestras conversaciones, de las cuales en la mayoría de las veces tuve que pagar por un ron que es una falta de respeto, me confesaron en sentido general, que beben para olvidarse de todo, y anhelan abandonar el país, pero carecen de los miles de dólares para pagar un puesto en una lancha. Y por la oficina de Intereses de los Estados Unidos, "never" (sic). Los antecedentes penales se los impiden.

Dentro de ese grupo, me topé varias veces con un empleado de un hotel de Varadero que omito cuál, que al cogerme "confianza", presencié como su ropa se desinflaba cada vez que sacaba debajo de ésta, pedazos de jamón, queso amarillo, carne de res. ¡Era el cocinero del hotel, y secretario general del núcleo del Partido Comunista de allí!

Al preguntarle si no le alcanzaba con el sueldo en dinero cubano, más los 20 dólares que recibía adicional, alzando el vaso del turbio ron a la altura de los ojos ya también algo nebulosos, me confesó en forma lapidaria que: "mi socio, en este país el que no roba..."

Evasiones, robos, embriagarse hasta perder los sentidos, me propició a escribir más todavía, en que quizás tuviera que emitir ciertas opiniones, pero prefiero que otros lo hagan por mi.

Se recupera prisionero político
Por Iovany Aguilar Camejo

24 de febrero de 2004

La Habana - www.Payolibre.com - El preso político Carlos Miguel López Santos, de 50 años de edad, se recupera luego de haber realizado una prolongada huelga de hambre.

El reo político se queja de no ver del ojo izquierdo y cojea del pie derecho, pero su estado de ánimo es positivo y con el mismo espíritu de lucha.

A pesar de que López santos estuvo en terapia intensiva luego de deponer el ayuno y tener la vida en peligro, le da gracias a Dios y manifestó que continuará luchando por la libertad y la democratización de Cuba.

Carlos miguel, desde el año 2000, extingue una sanción injusta de 3 años de privación de libertad por peligrosidad.

Reportó, Iovany Aguilar Camejo, coordinador nacional del Moviendo Hermanos Fraternales por la Dignidad. Dado a Martha Tamargo el día 24 de febrero de 2003.


Habana, Cuba
23 de febrero de 2004

COMUNICADO

La historia ha querido que el 24 de febrero se dencita importantes eventos de la patria cubana. Un 24 de febrero de 1895 comenzó la etapa final de nuestra lucha independentista y 101 años más tarde el asesinato de cuatro hermanos y el derribo de las avionetas civiles que tripulaban, volvió a poner el acento en la fecha.

Una de las más importantes reuniones organizadas por la oposición pacífica al régimen de Fidel Castro, y nos referimos a Concilio Cubano, sirvió de marco para que la dictadura se animara a asesinar a nuestros hermanos en el espacio aéreo internacional.

El asesinato de los pilotos de Hermanos al Rescate, los elevó al altar de mártires de la Patria y les convirtió en los primeros cubanos en dar sus vidas en esta etapa de lucha pacífica contra el despotismo castrista.

Este 24 de febrero de 2004 nos encuentra en pie de lucha demandando la libertad incondicional y sin destierro de todos nuestros hermanos encarcelados.

Exigimos libertad para nuestros 75 hermanos víctimas de la más reciente primavera negra de 2003, exigimos además la libertad de todos los presos políticos, que en número mayor de 300 padecen las condiciones dantescas y medievales implantadas por la dictadura de Fidel Castro.

Municipios de Cuba Pro Derechos Humanos
Rogelio M. Menéndez Díaz

Alternativa Republicana
Enri Saumell Peña

Hermanos Fraternales por la Dignidad
Iovany Aguilar Camejo

Al rescate por la Libertad y la Democracia
Miguel Moure Saladrigas

 

Detienen a Globonauta en Sancti Spíritus
Por Roberto Álvarez Chávez

22 de febrero de 2004

Villa Clara - www.PayoLibre.com - El pasado 5 de febrero fue detenido por agentes de la seguridad del estado el ciudadano Orestes de Jesús Álvarez Romero, quien reside en Agramonte #427 en Sancti Spíritus.

Refirió Álvarez Ramos, que desde el año 1996 planeaba dirigirse a la Florida en un globo dirigible; sin embargo, no pudo realizar sus planes pues ya cuando todo estaba dispuesto para salir en el globo fue invadida su residencia, siendo este ocupado y él conducido a la sede provincial de la policía política, donde lo detuvieron por 3 días.

En estos momentos el globonauta está en libertad pero fue echado de su puesto de trabajo y es objeto de vigilancia y control por parte de la policía política.

Desde Manicaragua, Roberto Álvarez Chávez, activista del Movimiento Democracia en Cuba.


El vocablo inventar en Cuba
Por Ada O. Becerra Fuentes

22 de febrero de 2004

Villa Clara - www.PayoLibre.com - El vocablo inventar en Cuba tiene otras connotaciones, muy diferentes a las acepciones registradas por la Real Academia de la lengua.

Inventar en Cuba es lograr resolver la situación diaria de cada hogar. Es inventar qué vamos a cocinar, es inventar cómo se resuelve el petróleo, es inventar cómo resolver algún dinero, es inventar qué vendo para poder comprar cualquiera otra cosa.

Inventar en Cuba es lograr la supervivencia, en un régimen donde cada día está más deteriorada la economía, donde cada día los salarios no alcanzan, donde cada día hay que luchar la vida inventando para mantenernos vivos, para ver qué se inventa mañana.

Y si el cubano es especialista en inventar ¿por qué no inventa un cambio hacia la democracia?

Desde Manicaragua, Ada O. Becerra Fuentes, vicepresidenta de la Organización Independiente Derechos Humanos Escambray.


Vigilia y conversatorio en Manicaragua
Por Amaury Pérez Delgado

22 de febrero de 2004

Villa Clara - www.PayoLibre.com - Con la tradicional vigilia por los presos políticos cubanos se reunieron en la calle Oriente norte #46 el pasado miércoles 18 varios integrantes del Movimiento Democracia en Manicaragua.

En la misma se realizó un debate sobre la situación de los 75 presos de conciencia que en las cárceles cubanas resisten ante durezas del poder totalitario.

Además por ser aniversario de la muerte de Félix Varela se expuso una síntesis de la vida y el pensamiento del ilustre presbítero cubano quien legó a las siguientes generaciones un importante arsenal ideológico.

Durante la intervención Idolidia Darias se refirió al valor que tuvo la creación de la cátedra de la libertad para el pensamiento filosófico cubano y concluyó la exposición con la siguiente reflexión:

"Recordar a Varela es en estos momentos en Cuba es una obligación moral porque la patria está sufriendo males que él avizoró doscientos años atrás, cuando conformó el criterio de que la soberanía radica en el pueblo, por lo que ese mismo pueblo tiene el derecho de adoptar el tipo de gobierno que crea conveniente si el gobernante hiciere algo que perjudique el bienestar de la sociedad.

"Sabemos todos que los caminos actuales de nuestra nación, no son plurales ni democráticos y que los más caros anhelos nos fueron cercenados, por eso estamos en la necesaria conducta de abogar porque tanta certeza del santo cubano se tenga en cuenta. Miles de cubanos necesitan comprender que volver a él y a sus ideas no es más que ocupar el justo papel de hombres de patriotas comprometido con el tiempo que vivimos."

Finalmente se oró por los enfermos y por la salvación de aquellos que aun no han comprendido cuanto los necesita Cuba para emprender caminos renovadores y espacios nuevos de libertad.

Desde Manicaragua, reportó, Amaury Pérez delgado del centro de Prensa Escambray

Cubano y nada más
De: Domingo Serrano

18 de febrero de 2004

Matanzas - www.PayoLibre.com - El gobierno, en su afán premeditado porque el termino revolucionario actúe como premisa en la conciencia del pueblo, lo exige, y sólo usted puede presumir de ser cubano, si está integrado al sistema político impuesto desde mil novecientos cincuenta y nueve.

Por otra parte, ya no le basta. Desde hace tiempo todo lo que integra o se mueve en el ámbito nacional, no puede tener otro calificativo.

Si hablan de deporte, es el revolucionario; si se trata de la educación, es la revolucionaria, y así, la medicina, la justicia (¡!), el transporte, el turismo, el arte, etc., no escapan. La telaraña lo copa todo.

Por lo tanto, esta maniobra cerebral da para que el ciudadano común no pueda zafarse del parlé: cubano-revolucionario, como un binomio cuadrado perfecto.

¿Y es que el cubano para ser cubano tiene que ser necesariamente revolucionario?

Si es así, los que viven en las otras fronteras, ¿qué son?

Y me refiero en sí, y a lo mejor, a los que ya con otra ciudadanía, en sus entrañas, todavía sienten, ese suave y dulce tono lleno de nostalgias, al pronunciar las tres silabas (en la mayoría de los casos), que han podido quitárselo de encima, aunque muchos lo pretendan y otros no, porque sinsabores y hasta rencores han ayudado, no para sentir desprecio, sino un dolor perpetuo que no han podido disminuir.

Ser cubano, así, sencillamente, sin ninguna otra palabra que lo acompañe, lo palpamos más que nunca (y este periodista independiente lo comprueba día a día), cuando del exterior, así vengan de donde vengan, vuelven a encontrarse con sus raíces por muy maltrechas las encuentren, y en el abrazo fuerte al bajar del avión, las lágrimas incontenibles, no sólo porque regresan para ver a sus lazos sanguíneos, después de tantos años separados. En el fondo, existe algo mucho más fuerte que los mantiene atrapados.

Muchos, cuando entran en los que fueron sus hogares, palpan las paredes carcomidas y agrietadas, pero suyas todavía. Otros, sacan los sillones a las aceras, saludando a todos los que pasan, como si el tiempo no existiera, y para patentizar que todavía no han perdido su cubanía, con todo lo bueno y malo, cubanía al fin, entablan un altisonante juego de dominó con sus vecinos de ayer en plena calle, jugándose una botella de ron. Y que decir, los que se gastan cintas de video en grabar su otrora habitación, el desvencijado comedor estilo años cincuenta, descascarados por el uso continuo, y...

Sin contar, que, rompiéndose el alma, se encaminan al cementerio, porque allí, yacen el viejo y la vieja, que ellos no pudieron ni velarlos ni asistir al entierro. Y quizás, en esos momentos, agrios, con un ramo de flores entre las manos algo temblorosas, tratando inútilmente de hablar con ellos, vuelven a sus infancias, a las caricias y regaños perdidos, y callan, se lo callan, mientras en sus mentes, sólo ellos son capaces de murmurar: ¡viejos, cómo los extraño!, para después alejarse y salir plácidos, no porque han sido actores de un rito que nos viene de la raíz hispánica, sino porque los sentimientos, por suerte, se mantienen latentes, y también, porque el cubano es así, sin o con cartelito de revolucionario, que por otra parte, se borra, se olvida, se echa a un lado, después de tantos años pegado como una costra, la cual hay que quitarse de encima, ya que el matiz político no ha podido ni podrá, lo que verdaderamente acontece en la sangre de los nacidos en esta Isla.

Isla, con sus misterios, que cada uno clasifica en diferentes formas. Que se ama o se odia, o que el odio ya disminuye sin rencores posibles, porque todo pasa, se aleja y el encuentro es inevitable y necesario, no sólo los de allá con los de acá, sino también en sentido contrario.

Y sin embargo, nada revolucionario enturbia el ambiente. La nostalgia, el (los) recuerdos de lo que fueron (¡y son!), nadie ha podido quitárselo pese a vivir en otra tierra. Y se dan cuenta (nos convencemos cada día más y más), que hay mucho que recobrar, que contar, que reír de nuevo, y por qué no, de burlarse de aquéllos que siguen y prosiguen enarbolando una palabra cada día más hueca, pasada de uso, que ya aunque se diga, huele a cosa podrida, a nube pasada, a recuerdo sin memoria.

¡SOMOS CUBANOS Y NO ES NECESARIO MÁS!

Crónica póstuma para un extremista
Por Domingo Serrano

17 de febrero de 2004

Matanzas - www.PayoLibre.com - Ahora estará allí solo. Irremediablemente, solo. Frío, sin ver ni oír y ni poder alzar la voz. Que era mucho para él.

No tendrá ni siquiera quien, con un poco de compasión, le tribute una simple, y ordinaria flor. Nada. Y a lo mejor, ni un recuerdo fugaz.

Pudo haber sido un vecino querido y respetado, pensara como pensara. Pero su muerte, o fue indiferente o consistió en una apacible venganza esperada y silenciosa.

Ya nadie continuará temiéndole. Se largó (por decirlo con la expresión menos literaria), cuando muchos, desde hace tiempo le deseaban que se fuera hacia el presunto mas allá, y verlo alejarse para siempre, como una pandemia.

Los instintos en él prevalecieron por su posición férrea a través de estos largos años, desde que se mudó para la cuadra. Y todos, incluso este corresponsal de Cubapress, reconocimos que teníamos a un comunista con rasgos estalinistas, puerta con puerta.

"Su aval revolucionario", lo puso a prueba, desde el primer acto de repudio que dirigió, para que todos supiéramos, sin vacilación alguna a quien teníamos tan cerca. Y lo mismo hizo en los mítines frente a los hogares de los supuestos contrarrevolucionarios.

Y no le bastó. Implantó una inquisición atea, por la cual le apodamos "la amenaza roja".

Tiró, huevos y tomates en los rostros de los que nos abandonaron en el caliente agosto de los ochenta. Y mantuvo una guardia perenne cuando el éxodo masivo de los noventa, para saber quien se iba o no.

Se volvió en el sumun dictador entre nosotros y sus arengas contra los que no pensaban como él, lo mismo la vocifereaba en medio de la cola del pan, que en las asambleas del "comité de defensa de la revolución".

Sin embargo. Ironía del supuesto destino. Hubo que ingresarlo en Terapia Intensiva, cuando su hijo, el futuro joven comunista de relevo, cogió una lancha para el norte.

Esa estocada en pleno corazón de padre, que pudo no hacerlo cambiar, pero sí conllevarlo a reflexionar y comprobar que todo no es blanco y negro, lo motivó más para incentivar sus arengas, y apretó la tuerca en su monolítico pensar y proceder, llegando a repudiar al único descendiente que tenía, obligando a su mujer, personaje gris en esta historia, que actuara como un títere bajo su orden o mandato.

Por suerte (y perdónenme), ella lo dejó solo y no precisamente porque cogió otra balsa. Su corazón no quiso seguir latiendo y se conformó con un rustico ataúd revolucionario, construido con tablas baratas de pinotea, para quizás (nadie lo pudo saber), descansar.

No obstante, ni el dolor por la pérdida de ella, lo amortiguó, para su "abnegada labor" en pro del socialismo cubano.

Y ya viejo, apoyándose en un bastón, casi ciego, se sentaba en la acera de su casa, desde por la mañana hasta por la noche, espiando quien entraba en casa de quien. Quien recibía a parientes del exterior, y quizás, rumiando en sus adentros, por no poder entrar en los cerebros de los demás, para poder detectar el próximo desafecto contra el régimen. Hasta que allí mismo y sentado como siempre en su viejo sillón, se fue para nunca volver.

De la cuadra, poquísimos asistieron al velorio y al entierro. Las coronas (cuatro), ninguna fue enviada en nombre de sus ex vecinos. A su despedida, fueron los dos sepultureros y cinco veteranos "de glorias pasadas", arrastrando los pies de una nota tintineante en toda la ceremonia final.

Por otra parte, y desde ese día pagano-religioso, todavía no tan lejano, a mí me dio por vislumbrar que en el firmamento, volvía a brillar una estrella sobre nosotros, sus víctimas.

fin

Estaca imbatible
Por Domingo Serrano

14 de febrero de 2004

Matanzas - www.PayoLibre.com - La posición contra el gobierno cubano que mantiene el Dr. Oscar Elías Biscet, despierta ecos y apoyos en los opositores del país y en buena parte de la prensa mundial.

Su actitud indeclinable, de frente, sin ambages, es conocida aún a través de cartas que puede sacar por otras vías del lugar de encierro donde lo tienen, en la Prisión Provincial de Pinar del Río, situada al oeste de la isla.

Allí no importa que lo expongan a las peores condiciones infrahumanas, o que le nieguen hasta el mínimo rayo de sol que mitigue su quebrantada salud. Ya cualquier otra ignominia es de esperarse de los carcelarios.

Sin embargo, él continúa ahí, frente a todo lo adverso que conlleva ser un preso político en Cuba.

A veces, y pudiera suceder, cualquiera, el menos avezado en el asunto, podría pensar que esa actitud en el mencionado, es una clásica tozudez de matrices extremistas.

Y no es así. El Dr. Biscet, con sus 25 años de condena echados, es ante todo un neto opositor cubano.

Llegar a esa posición, fue imprescindible comprender a cabalidad, que el camino recorrido tuvo que fraguarse bajo una serie de constantes razonamientos políticos.

Máxime que, él es un producto de este mismo proceso impuesto desde 1959.

Si se quiere, Elías Biscet es una muestra clara de la clase suicida que toda sociedad engendra sin poderlo evitar. Revísese la historia para comprobarlo./

Clase suicida, porque creció y comprendió en la práctica, la antitesis de lo aprendido, o que le inculcaron.

Y como es lógico, frustraciones y desengaños, hicieron la fatal mella en su condición de ciudadano honesto. Por lo tanto, asumió ese reto.

Reto hacia el peligro que emprendió a sabiendas de lo que podía traerle. Y por lo visto, no ha titubeado en ponerlo en práctica.

Pero otra arista de este cubano, exento de intolerancias, comprendió que para llegar al triunfo y no a la derrota, los caminos pueden ser variados.

Sin embargo, el suyo, y lo entrevemos por su comportamiento, es frontal, "a camisa abierta" y sin concesiones.

A veces, al leer sus escritos epistolares, nos da por pensar que la predica de José Martí, Elías Biscet la tiene como premisa. Recordemos la posición de nuestro Apóstol, cuando preconizó y valoró en la intensidad de su hombría, el significado de morir cara al sol.

Por lo tanto, nos imaginamos que todavía el vía crucis para el Dr. Oscar Elías Biscet no ha terminado, dada por las últimas noticias recibidas.

Puede que le esperan otra ración de sufrimientos.

Ojalá pueda resistir para que nuestra admiración hacia su figura se vislumbra, sino que ya se hace urgente por el bien de Cuba.


Desde La Habana - www.PayoLibre.com - 11 de febrero de 2004

Cátedra Martiana del Periodismo Independiente

"Hacer es el mejor modo de decir"
José Martí

El 28 de enero del 2003, Día del Natalicio del Apóstol José Martí, se funda la 1ra Cátedra Martiana del Periodismo Independiente en Cuba.

Objetivos

Reconocer a través de esta Cátedra la labor periodística de sus colegas que guardan injusta prisión, los que desde sus celdas han recuperado y hacen vivo el que hacer periodístico del maestro cubano.

Antecedentes

Los periodistas independientes en un análisis de la obra y vida del apóstol recordaron que un grupo de escritores cubanos y extranjeros celebraron en el año del Centenario del nacimiento de José Martí el primer Congreso de escritores martianos.

El encuentro se celebró en La Habana del 20 al 27 de febrero de 1953.

En aquel encuentro los estudiosos de la corriente martiana hicieron una recomendación en favor de los presos políticos, que dice textualmente.

"A los gobiernos de todos los países a que pertenecen los miembros de este Congreso, en que hubiere presos políticos, liberen a dichos presos como un homenaje a la memoria de Martí en su centenario".

Firmante de la primera acta de fundación:

- Fara Armenteros
- María del Carmen Carro
- Armando Domínguez
- Oscar Mario
- Richard Roselló
- Carlos Serpa Maceira
- Carlos Ríos Otero
- Beatriz del Carmen Pedroso


La isla entera... y no fragmentos
Por Idolidia Darias

1 de febrero de 2004

Villa Clara - www.PayoLibre.com - Quienes alguna vez admiraron a Cuba, o creyeron en la dinastía del mismo hombre que se instaló en el poder en 1959 y se repitió él y solo él a fuerza de disparos y odios entre hermanos sienten ahora las caídas hondas del momento final.

Quienes pensaron en otras latitudes y regiones que la quimera dorada de la isla imponiendo su ideal era viable y eterna tuvieron la ilusión de haber hecho una apuesta acertada; pero descubrieron en marzo y abril del 2003 que los fusilamientos, las rejas doblemente impuestas, la tortura, no eran inventos de aquellos que denunciaron y denuncian desde el decretado exilio.

Ni los más rescatados izquierdistas de sueños e ilusiones socialistas pueden dudar de que en Cuba se rebasaron todos los límites. La metáfora caribeña fabricada para aparentar y no ser, ya no mueve el corazón de poetas, narradores y filósofos latinoamericanos e ibéricos. Tampoco de surrealistas europeos, mucho menos a guevarianos ilusos.

Quedó claro, palpable, exacto que 45 años de denunciar el crimen, el abuso, la esclavitud moderna; el paredón no son inventos de cubanos "locos o maniáticos" que desde Miami o España "ansían gobernar" en Cuba como los tilda el discurso oficial castrista.

Es real que en la isla hay oposición, presos políticos, partidos, disidentes y creyentes; que se han buscado intentos de dialogo, de apertura; que se han presentado soluciones, proyectos, denuncias y más denuncias; que muy pocos países aun creen en los sofismas de cabilderos, comandante, secretarios y representantes que por el mundo entero andan tratando de minimizar las últimas órdenes de torturar inocentes, fusilar, y pelearse con cuanto país estuvo en desacuerdo con ese absurdo preceder.

Así andan estos tiempos, unos quieren perpetuarse en el poder, otros quieren vivir del poder y usarlo para permanecer bajo cualquier circunstancia. Y la parte llamada disidencia u oposición tiene el imperativo lógico de establecer una proyección acertada para acabar con esa realidad, pero a pesar de algunas bien pensadas propuestas no hay dialogo en ninguna parte, no hay consenso ni armonía y queda la interrogante de por qué es tan difícil entre cubanos un cierre de filas general contra la tiranía.

Entre la oposición interna hay hombres lúcidos, preclaros, valientes para hacerle frente a ese poder. Lo han demostrado con creces y han actuado en correspondencia, pero desgraciadamente siempre lo han hecho cada uno por su parte y a "su manera". Solo tienen en común la "no violencia" y "la falta de unidad de acción". Lo demás falta y sobra en cualquier mesa de reflexión o reunión de caudillos. Fue fatal en el Siglo XIX y sin lugar a dudas ahora es fatal.

Tales líderes, guías, presidentes o como quiera llamársele a los que representan la oposición en Cuba han descubierto estas o aquellas realidades, han combatido distintas actitudes o procederes, han desmentido, denunciado y aclarado miles de puntos y temas, sin embargo lo único que no han descubierto todos es que el dialogo nacional, el gobierno de transito, el inevitable cambio de esta nación requiere de la unión no como un lema de todos unidos sino como proyecto de unirse todos en bloque diverso y heterogéneo frente al pétreo sistema que ejerce el poder.

De nada vale que países amigos conozcan cada aspecto de un programa de tránsito y que lo crean correcto si los cubanos que dentro de Cuba representan grupos, movimientos, alianzas y partidos no lo conocen o han expresado que no les interesa el programa porque simplemente el que pensó otro líder está mejor, o por qué no es necesario un programa.

De nada vale que se hable de resolver el problema entre cubanos si en la estructura constituyente para el cambio no se tiene en cuenta un lugar para lideres cubanos que viven en el exilio obligado y que han estado presentes y al tanto de cada dolor de la isla e incluso colaborando y ayudando con lo paliativos que el momento ha permitido. Hay que contarlos y contarles pues existen con un real y bien ganado prestigio. Y no se fueron para solazarse. Los fueron como se dice en buen cubano, pero el corazón les quedo acá. La familia también. Las nostalgias; las añoranzas. Las heridas.

Analizar que pasó en Europa y como lo resolvió cada país allí no es el problema ahora, por mucho que sirvan los errores de otros para no repetirlos. Allá no hubo mar por medio, otra orilla, balseros, fragmentos de cuerpos humanos en el estomago de escualos voraces. Allí no hubo a 90 millas 2 millones de habitantes en el norte al que echaron todas las culpas de cuanto se movió en Cuba.

Tanto se le echó la culpa al vecino del norte que a veces el sentir nacional tiene fuera de un posible diálogo a muchos que viven allá. Y es imposible. Existen y tienen el derecho porque precisamente fueron allá cuando aquí les quitaron todos los derechos.

De nada vale acusar a quienes intentan el cambio y proponen vías a seguir de: castristas, traidores, ilusos, fanáticos, egoístas. Ese no es el problema fundamental y los excesos trasmiten odios enfermizos, resquemores, más injusticia entre hermanos.

Así no se puede pretender empezar el diálogo y el cambio porque ese inicio de fragmentos sobre fragmentos alimenta la carta de triunfo de los dictadores. Incluso contribuye a la agonía lenta e irresistible de los dictadores que saben y disfrutan y alimentan esa disparidad, esa división de criterio y proyecciones.

Es cierto que el odio no se decreta pero el perdón tampoco. Decir constantemente que debemos perdonar no induce al perdón pues la nación cubana esté donde esté viviendo no tiene cultura cívica para entenderlo todo de un momento. O perdonarlo todo de un tirón; tampoco tiene heredada una cultura política donde prime el consenso, el dialogo y el entendimiento, a pesar de los partidos y tendencias ideológicas.

Empezar por entender a qué tiene derecho el ser humano en un país democrático es el prólogo práctico de cualquier programa porque el pueblo cubano, la gran masa humana está ahí malviviendo, muriendo, sufriendo y apenas levanta los ojos ante la ignominia y la manipulación por causas cuestionables, una de ellas que no sabe que les corresponde como pueblo, otra que la indiferencia y el desanimo minaron los lugares comunes hasta llevarlos a la pérdida total de la autoestima y el interés por empezar nuevos proyectos sin recibir al paso del tiempo la traición de quienes lo dirigen.

Es fundamental que todos se eduquen en la lógica de entender que alguien tiene que presidir o representar un proyecto, puesto que estos no caen del cielo, y que otras voces no secundan sino suman para buscar el camino exacto en menos tiempo, ya que la sociedad civil cubana sí necesita en este preciso momento formar un frente común contra la mole totalitaria.

No puede el pueblo cubano seguir perdiendo años de vida como sociedad que existe caminando hacia el futuro mientras hijos de esa misma tierra se excluyen, se atacan, se acusan, se callan, o hablan demasiado pero no se nuclean para servir de guías en la formación de proyectos tremendamente humano que requiere y precisa sin dudas, cualquier país para emprender el cambio y en eso sí podemos, y debemos tener en cuenta los ejemplos europeos y latinoamericanos que precisamente no fracasaron porque vieron al enemigo en el enemigo y no en el coterráneo que tuvo una idea diferente a la otra pero contraria al tirano.

Por esos caminos; tanto los que viven la isla como los que la sueñan libre obtendrán temprano la "isla entera" y no un fragmento del sufrimiento, del odio de la rivalidad, del totalitarismo, de la tiranía.

Por esas intenciones de escucharnos todos aquí adentro se darán las primeras muestras de cuanta grandeza humana hay en quienes saben que son seguidos (a pesar de los defectos) y sin reposar en intereses de poder, a cargos, o jefaturas se suman a la necesaria causa de salvar la nación estancada y diseminada, atrapada en una parálisis. Y se presten a salvar al hermano de la impiedad y del abismo para poder decir una vez echado a andar el cambio: ahora veremos que le toca a cada cual.

Desde Manicaragua, Idolidia Darias, activista del Movimiento Democracia.