Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Sábado, 20 de septiembre de 2014 | 19:20
 
 Versión para Imprimir

Me suspendieron los periódicos

Juan Carlos Linares Balmaseda

18 de febrero de 2013

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Hace unos veinte años fui cartero a domicilio. De lunes a sábado recorría varios kilómetros con un bolso a cuestas lleno de cartas, telegramas, periódicos y revistas. Los medio días de verano sudaba la vida, y en las mañanas invernales el frio viento y la lluvia me hería los huesos.

Lanzar periódicos enroscados (en forma de tabaco) hasta un quinto piso, y que cayeran dentro del área del balcón, requería de un entrenamiento adicional. Conocí a un colega con brazo de grandes ligas. En una ocasión lanzó con tanta potencia el tabaco “informativo” que se coló por la puerta del balcón y siguió de largo hasta estrellarse contra una repisa cargada de adornos, y tuvo que pagar por los daños ocasionados.

En lo personal, la cartería además de ser una actividad agotadora no fue menos peligrosa. Un día iba concentrado en hacer bien mi trabajo. Abrí la verja de una casa y penetré en la propiedad para echar la carta por debajo de la puerta, sin percibir la presencia de un enorme perro custodiando la propiedad. Luego me enteraría de que aquel animal tenía un historial de terror que competía con el del tiburón sangriento. De pura suerte salí ileso.

Merendar un pan con nada y un vaso de agua con azúcar era la aspiración de todos los carteros en pleno “Periodo Especial”: periodo que de especial sólo poseía su desvergonzado nombre. Lo que sí estaban en su apogeo en aquella época eran los robos de bicicletas. Había ladrones que, para apoderarse de los ciclos, les hacían una encerrona a los ciclistas y los mataban. Se dieron casos que esos mismos salteadores, montados también en bicicletas, perseguían a sus víctimas planificando el momento oportuno para atacarlas.

En diversas ocasiones yo distribuí en mi bicicleta, pero se me hacía muy engorroso, pues cada vez que tenía que subir a un primer piso o entraba a un pasillo estrecho para entregar la correspondencia o la prensa, debía encadenar la bicicleta, evitando el menor de los descuido. La mejor opción implicaba caminar.

Aprovechando esa coyuntura laboral pude suscribirme a varios órganos como: Granma, Juventud Rebelde, Trabajadores, Tribuna de La Habana…Desde entonces, nunca me he atrasado o dejado de pagar la mensualidad.

Ahora, faltando apenas horas para que terminara diciembre del 2012 el cartero de mi barrio me comunicó que debía presentarme en la oficina de la zona postal 7, a la que pertenezco, para efectuar un nuevo contrato. Acudí la primera semana del 2013.

Al preguntar a la jefa de cartería (una tal Elsa) el motivo por el cual esos contratos no lo enviaban con los carteros, me salió con que nosotros (los clientes) exigimos mucho y pagamos poco. Como si fuera una exigencia sugerir que le haga más cómoda la vida a los clientes, y como si ella no formara parte del pueblo también.

Me dice: “si tú fuiste cartero has de saber lo que hacen los carteros”. Se refería a que los carteros venden a sobre precio los periódicos de los suscriptos que no se interesan por recibir la prensa, sea por que han fallecidos, o por que se han mudado de la comarca. Como si los carteros, con sus paupérrimos salarios, no tuvieran que hacer lo mismo que hacen la mayoría de los cubanos para sobrevivir. Dice ella que es "militante del partido (comunista)” y no puede permitir “corrupción” entre sus subordinados. Como si allí la corrupción solo existiera de ella hacia abajo. En el altercado me enteré de que la tarifa subió en más de un 25%.

En conclusión, quedé suspendido del servicio de mensajería durante el mes de enero. Ahora tengo el derecho a dudar por la suerte de mis cuatro periódicos durante todo ese mes y de pensar que lucraron con mis periódicos.


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados