Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Lunes, 20 de octubre de 2014 | 21:09
 
 Versión para Imprimir

¿PIEDAD?

Angélica Mora

12 de febrero de 2013

Apuntes de una Periodista

Maule, Chile – www.PayoLibre.com – Vírgenes y estampas, incienso y agua bendita. Exorcismos y misas. Nada sirve. Dios no puede tener piedad con quien no la ha tenido con sus semejantes. Cómo puede tenerla, si la soberbia ha sido tan grande que no ha visto el sufrimiento de los presos políticos, especialmente los que sufren de cáncer y no pueden ser sometidos al tratamiento correcto por estar detrás de las rejas.

Iván Simonovis

Su delito: proteger a los marchantes del 11 de Abril. Dos años de implacable persecución, luego su detención. Después, un oprobioso juicio que culminó con una condena de treinta años de prisión, de los cuales ya ha cumplido más de 8. Su reclusión en las instalaciones del Sebin, en condiciones inhumanas, crueles y degradantes, le han provocado 19 patologías, entre ellas cáncer, que requieren inmediata atención ya que podrían causarle daños irreversibles: lesiones en la columna que reducen su movilidad en la parte derecha del cuerpo y una avanzada degradación ósea (osteoporosis) que de no atenderlas, podrían significar que quede paralítico. Esto, según los galenos, corresponde a la ausencia de vitaminas que sólo se obtienen a través de la luz solar, derecho que sólo se le ha permitido disfrutar 13 veces durante sus 8 años de reclusión.

La jueza María Lourdes Afiuni

Sufre de cáncer. Se encuentra bajo arresto domiciliario y cuyo juicio por supuesta corrupción es considerado arbitrario por la ONU, confesó en un libro que fue violada hace unos dos años durante su estadía en prisión, dijo el jueves su abogado.

"Hace más de dos años nosotros tenemos conocimiento de esta violación a la doctora Afiuni y, además, también lo sabe el presidente de la república", Hugo Chávez, dijo el abogado de la jueza, José Graterol.

"El equipo de psicólogos recomendó no hacer eso público con anterioridad (...) porque sería como una segunda violación para la doctora Afiuni. Ahora, ella tomó su decisión personal de decírselo al escritor Francisco Olivares en un libro que se bautiza mañana (viernes)", aseguró el jurista.

Afiuni fue apresada en el 2009 tras otorgarle la libertad condicional a un banquero y desde el 2011 está en arresto domiciliario debido a problemas de salud, aunque primero pasó más de un año en una cárcel para mujeres cercana a Caracas, donde habría ocurrido la violación.

La jueza ha denunciado constantemente que su caso está viciado pues, tras su arresto, Chávez pidió para ella la "pena máxima" de 30 años de cárcel fijada en la ley.

"Ahora la opinión pública podrá entender por qué el juez no permitía su traslado a los centros asistenciales y por qué tuvieron que sacarle el útero a la doctora Afiuni", añadió Graterol, destacando que entes como la ONU y organismos no gubernamentales habían sido puestos al tanto de la violación que sufrió la jueza.

La revelación de Afiuni, quien no puede declarar sobre su caso a los medios y suele usar a sus familiares y abogados de portavoces, creó gran revuelo tras filtrarse a la prensa y las redes sociales este jueves. Sin embargo, el gobierno aún no se ha pronunciado sobre la supuesta violación.

Afiuni fue formalmente acusada en enero del 2010 de corrupción, abuso de autoridad y de favorecer la evasión del banquero Eligio Cedeño, detenido desde el 2007 por supuesto fraude y que huyó tras obtener libertad condicional.

Varias organizaciones defensoras de derechos humanos, incluida la relatora de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, pidieron la liberación de Afiuni por considerar que el juicio es arbitrario.

¿PUEDE HABER PIEDAD PARA EL CAUSANTE DE ESTOS Y OTROS SUFRIMIENTOS?


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados