Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Miércoles, 23 de abril de 2014 | 12:32
 
 Versión para Imprimir

Los que no pueden faltar: Mick Taylor

Luis Cino Álvarez

2 de febrero de 2013

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Los muchos fanáticos que hay por todo el mundo de The Rolling Stones –también en Cuba, nunca oculto que soy uno de los más feroces y empedernidos- siempre tendremos que agradecer a Mick Taylor haber participado, entre 1969 y 1974, en la grabación de los tres mejores discos de la mejor y más longeva banda de rock de la historia: Let it Bleed, Sticky Fingers y Exile on Main Street.

Todos fuertemente marcados por la presencia de Taylor, un auténtico guitarrista de blues. Basta escuchar You gotta move: lo demás es bobería.

El otro disco que pudiese disputar a los tres anteriores el título de ser el mejor de los Stones es Beggar's banquet, de 1968, considerado por los críticos como uno de los más importantes en la música de los años 60. Fue el último álbum en que intervino el guitarrista Brian Jones, quien murió menos de un año después, el 2 de julio de 1969, en extrañas circunstancias.

Meses antes de su muerte, Jagger y Richards ya buscaban un guitarrista que sustituyera a Jones, demasiado inestable emocionalmente y sumido en las drogas y el alcohol. Primero pensaron en Eric Clapton. Acabado de salir de Cream, le encantó la idea, pero no pudo aceptar porque ya tenía un contrato firmado con la RSO para grabar el disco de Blind Faith. ¡Quién sabe qué hubiese salido de la unión de Clapton con los Stones!

Recomendado por Ian Stewart, el sustituto de Brian Jones fue Mick Taylor. Con solo 21 años de edad, loco por la música de B. B King y Muddy Waters, había tocado con John Mayall and The Heartbreakers, donde a su vez, había sustituido a Clapton.

Taylor tocó en vivo por primera vez con los Stones en un multitudinario concierto en Hyde Park, Londres, que por triste paradoja del destino, sirvió para honrar la memoria del recién sepultado Brian Jones.

Mick Taylor, un músico más completo y versátil que Brian Jones, aportó mucha intensidad musical al grupo. Pero nunca llegó a encajar totalmente en él, como lo haría su sucesor a partir de diciembre de 1974, Ron Wood, que da la impresión de haber estado con los Stones desde el principio.

"Fue la frustración de no poder hacer nada realmente creativo como músico, el saber que musicalmente no podría crecer ni evolucionar lo que hizo que después de estarlo pensando durante casi un año, me marchara definitivamente del grupo", explicaría Taylor. Pero la separación fue amistosa. Más difícil fue lo que le esperaba por delante. Su proyecto de unirse al grupo de Jack Bruce resultó inviable, cayó en el abismo de las drogas, se divorció, pasó un proceso de desintoxicación, tuvo una recaída y volvió a desintoxicarse. Lo rescataron sus amigos Bob Dylan y John Mayall. Con Dylan trabajó entre 1982 y 1985, y con Mayall hasta 1993.

Recientemente tocó con los Stones en el concierto que celebró los 50 años de la banda (también estuvo Bill Wyman). Mick Jagger lo había advertido en el momento de la separación: "Realmente no quiero decir adiós a Mick Taylor...Podremos volver a contar con él y a trabajar juntos en un futuro, no sé cómo ni cuándo, pero incluso la noche en que me dijo que se iba, hablamos acerca de eso...Sé que sigue siendo nuestro amigo y que de alguna manera seguirá con nosotros".

luicino2012@gmail.com
http://www.primaveradigital.org/primavera/cuba-cultura/105-musica/6303-los-que-no-pueden-faltar-mick-taylor.html


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados