Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Miércoles, 22 de octubre de 2014 | 15:06
 
 Versión para Imprimir

Por costumbre

Luis Cino Álvarez

7 de enero de 2013

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Como en aquellos versos de Damaris Calderón, la última noche del año 2012 fue una de esas en que los cubanos pudimos suicidarnos "por costumbre".

La Noche Vieja fue más desabrida de lo habitual. Con los ánimos por el piso y los precios por las nubes, ¿qué íbamos a celebrar?

Ni siquiera los mandarines se esforzaron en simular algo que se asemejara a la alegría. Tras recitar en la Asamblea Nacional la habitual letanía de problemas y los remedios en los que nadie cree, han vuelto a dejarlo claro: ellos no tienen prisa.

Hay mucho miedo y demasiadas barreras de todo tipo. Muchos piensan que los cambios sólo pueden venir "de arriba", pero los presuntos reformistas no aparecen. Por ahora, disfrutan sus privilegios y aplauden. Y callan. Por costumbre.

Pero todo es posible. Puede haber un día que haya un error o una casualidad, una palabra mal dicha o malinterpretada. Como la simple palabra de Gunter Schabowsky, el miembro del Politburó del Partido Comunista de Alemania Oriental, que echó abajo el Muro de Berlín, en noviembre de 1989.

¿Y? ¿Valdrá de algo? Ya ni siquiera nos atrevemos a soñar con un futuro mejor. Perdimos el hábito hace tiempo. Por costumbre.

Aunque legalizaran los partidos opositores y convocaran la semana que viene a elecciones democráticas, con supervisión internacional y todo, los triunfadores serán los oportunistas y sinvergüenzas -con dinero y cómplices- que aprendieron a tiempo a cambiar de casaca. Tal vez ni se molesten demasiado en ensayar un nuevo discurso. Total, si de tan aburridos, nadie les va a prestar asunto...

Sabemos que por muchas décadas nos durará la resaca apática y cínica de la dictadura, con todos sus vicios y aberraciones, el sabor a mierda en la boca reseca...

El poeta y ex-disidente búlgaro Edwin Sugarev, hastiado de la apatía democrática, la "dalavera" (corrupción) y las nostalgias por el pasado comunista de los mediocres conformistas de la inercia y de los viejitos que chivateaban para la policía política, advirtió hace unos años: "Como los israelitas, tendremos que vagar por el desierto por 40 años más para purgar los pecados del comunismo. Han pasado 20 años, estamos en medio del desierto y estaremos esperando por otros 20 años más".

Según esta profecía, a nosotros, que aun no acabamos de quitarnos de encima a la dictadura, aun nos quedarían 40 años por delante para alcanzar un estadio medianamente decente. Sin dudas, desconsolador. Tal vez ni siquiera nuestros hijos, tan desolados como nosotros, o más, alcancen a llegar al oasis, si es que existe tal oasis y no es sólo otro espejismo...

Pero no me hagan caso. No quiero ser aguafiestas. Estamos en enero y para el nuevo año nos llenamos de buenos propósitos. Por ejemplo, no ser tan puñeteramente pesimista y dejar de fumar. Al final, sabemos que no vamos a cumplir nada de lo que prometimos. Y siempre tendremos a mano un montón de justificaciones. Pero, bueno, es por costumbre...

luicino2012@gmail.com
Primavera Digital

 


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados