Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Lunes, 21 de abril de 2014 | 00:05
 
 Versión para Imprimir

Los profesores no pueden con Bryan

Luis Cino Álvarez

26 de diciembre de 2012

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Que un hijo de uno vaya a dar a una de las llamadas "escuelas de conducta" es una posibilidad para angustiarse.

En estas escuelas, especies de reformatorios que son atendidos por el Departamento de Menores del MININT, abundan los muchachos desequilibrados, violentos o que han cometido robos y otros delitos. Más que reeducarse, en estas escuelas se deforman, casi siempre irreversiblemente. Luego, hasta la cárcel no paran.

Angustia es la palabra que mejor define lo que siente Eleida Álvarez García, residente en Parcelación Moderna, Arroyo Naranjo, ante la posibilidad de que su hijo, Bryan Roberto Palomo Álvarez, de 13 años de edad, sea enviado a una escuela de conducta.

Bryan estudia en la escuela secundaria básica "Desembarco del Granma", en el Reparto Eléctrico. Repitió el séptimo grado. Tiene problemas con la concentración y el aprendizaje. El psicólogo que lo atiende desde hace un año le ha diagnosticado "déficit de atención e hiperactividad". Es algo bastante común en niños y adolescentes. Según le dijo el propio psicólogo a Eleida, tal vez con la intención de consolarla, en el municipio hay más de 109 muchachos con los mismos problemas.

Sus maestros afirman que Bryan es indisciplinado. Se quejan de que es un niño demasiado inquieto y juguetón, que conversa en clases y se distrae por cualquier motivo. Dicen que no pueden con él. Sería más apropiado decir que no saben tratar con niños como él, no quieren tomarse ese trabajo o sencillamente, no están capacitados para ello.

La mayoría de los maestros en la escuela "Desembarco del Granma" son profesores integrales. Eran adolescentes sin vocación para el magisterio, la mayoría sin posibilidades reales de poder cursar alguna carrera universitaria. Los hicieron maestros a la carrera, porque el sistema educacional estaba en crisis, faltaban maestros y "la revolución los necesitaba". Y ellos aceptaron porque "no había más nada".

Refiere Eleida que le llamó la atención que uno de los profesores integrales que más quejas tiene de Bryan es un adolescente de unos 19 años, que cuando habla manotea y usa expresiones chabacanas, y lleva tatuada, en una mano, una hoja de marihuana tan verde como sus ojos.

Tampoco las personas que ha contratado últimamente el Ministerio de Educación como profesores, a pesar de que son personas de edad, supuestamente con algún tipo de experiencia en el magisterio, saben cómo lidiar con los alumnos.

Según Eleida, hace unos meses, un profesor nombrado Ciro, un sesentón que dice estar orgulloso de pertenecer a la Asociación de Combatientes de la Revolución, regañó a Bryan, y porque el niño le contestó, le dio un bofetón, lo cogió por el cuello y amenazó con lanzarlo por el balcón.

Por incidentes así, el niño dice que los profesores "la tienen cogida conmigo" y le hace rechazo a la escuela. Cada vez va peor en los estudios. Y la dirección de la escuela no ha encontrado mejor método que proponer que Bryan sea enviado a una escuela de conducta.

Desde el 29 de noviembre, Bryan Palomo está a disposición de una comisión de psiquiatras, sicólogos, neurólogos y otros especialistas del Centro de Diagnóstico y Orientación (CDO) municipal. Su dictamen será enviado a la oficina municipal del Ministerio de Educación, que es la que decidirá. Y la decisión más socorrida es el traslado a una escuela para muchachos con problemas de conducta.

Refiere Eleida que por estos días la policía ha estado en el CDR para averiguar sobre el niño y la familia. También han indagado con algunos vecinos. Afortunadamente, nada desfavorable deben haber averiguado. Bryan proviene de un entorno familiar estable y adecuado. Es el menor de los tres hijos del matrimonio. Personas decentes y trabajadoras. La madre trabajó durante seis años como especialista en información bancaria; es adventista y acude casi todas las semanas a la iglesia. El padre, Roberto Palomo, trabaja como chofer en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Eleida está muy angustiada con la situación del niño y tiene todas las razones para estarlo. "¿Qué van a hacer con mi hijo? ¿Convertirlo en un delincuente?", se pregunta, y dice que moverá cielo y tierra para impedir que lo envíen a una de tales escuelas, donde tratan a los alumnos como presos. Incluso advirtió en el municipio de Educación que recurrirá "a la gente de los derechos humanos". Por eso, con lágrimas en los ojos, llegó a mi puerta.

luicino2012@gmail.com
Primavera Digital

 


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados