Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Jueves, 21 de agosto de 2014 | 07:15
 
 Versión para Imprimir

Ledimir no tiene con qué pagar la multa

Luis Cino Álvarez

11 de diciembre de 2012

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – La vida no ha sido demasiado generosa con Ledimir Hernández Delgado, de 38 años, residente en Parcelación Moderna, en Arroyo Naranjo. Creció separado de sus padres. Cuando era niño, su madre enloqueció y la tuvieron que ingresar en el Hospital Siquiátrico Mazorra. Lleva allí más de 25 años, pero no mejora, sino todo lo contrario. Su padre dejó de atenderlo después que se divorció.

A Ledimir lo criaron sus abuelos maternos, pero murieron cuando era un adolescente. Desde entonces ha tenido que arreglárselas como ha podido. Por suerte, aprendió a trabajar duro desde que era un adolescente. En todo lo que aparezca.

Eso ha sido siempre: un hombre de trabajo. Honesto, noble, servicial con sus vecinos, para nada problemático. Ni siquiera bebe. Sus únicos vicios son los cigarros y el café. Su hobby, tallar madera. Es más lo que aprendió solo que lo que le enseñaron de pequeño en la casa de la cultura. Esculpir figuras en trozos de madera es lo que más disfruta hacer, aparte de la música de Kenny G.

Ledimir nunca se ha decidido a tener hijos, no tanto por esperar tiempos mejores, sino porque no tiene casa propia. Vive en casa de su mujer, con la familia de ella, otras cinco personas. Su mujer, que es mayor que él, ya no puede tener hijos. "Si un día nos peleamos, no tengo donde ir", me dice. "¿Tú crees que así se puede tener hijos? ¿Para qué? ¿Para que pasen lo mismo que ha pasado uno?", me pregunta.

Como Ledimir es opositor desde hace años (es integrante del Partido Democrático 30 de noviembre-Frank País y del Movimiento Cubano Jóvenes por la Democracia), el estado no le da empleo. Ha trabajado como cocinero en varias cafeterías particulares, pero a todas han ido oficiales de la Seguridad del Estado ha advertirle a los dueños que "si no lo botan, tendrán problemas por emplear a un contrarrevolucionario".

Así, a Ledimir no le han dejado otra opción que irse del país. En agosto se lanzó al mar en una embarcación rústica, pero lo atraparon las Tropas Guardafronteras cuando estaba a la deriva a 10 millas de la costa. Me dice que preferiría haberse ahogado, porque ahora su situación es peor. La Capitanía del Puerto le ha impuesto una multa de 3 500 pesos por "navegar sin permiso". Como no tiene el dinero para pagar semejante multa, lo más seguro es que tenga que ir a la cárcel, igual que Boris Rodríguez Jiménez, también del Partido Democrático 30 de noviembre-Frank País, y el Movimiento Cubano Jóvenes por la Democracia, que está preso en Valle Grande desde hace más de tres meses.

"Desde que empecé en la oposición, la policía política me hace la guerra. Cada vez que participo en una actividad opositora me prenden y me encierran varias horas en la unidad policial del Capri. Han amenazado varias veces con enviarme a la cárcel si sigo en la oposición", refiere Ledimir.

Ante esa situación, hace más de dos años llenó un formulario en la oficina de refugiados políticos de la SINA en La Habana, pero lo denegaron porque según dijeron, no tenían muchas evidencias de que fuera perseguido por las autoridades. "Parece que los americanos, para darme la visa de refugiado, necesitan que pase antes por la cárcel", comenta.

Me temo que eso puede estar al ocurrir. Le advirtieron que si no pagaba la multa antes del 29 de noviembre, esta aumentaría a 6 000 pesos. La única oportunidad que le ofrecieron, es pagar cada mes 750 pesos hasta llegar a los 3 500 pesos. Este mes pudo pagarla porque varios amigos lo ayudaron a reunir el dinero. El próximo mes no sabe qué pasará.

"¿Cómo voy a arreglármelas todos los meses para pagar esa cantidad?", me pregunta. "No sé qué voy a hacer...El estado no me da trabajo ni licencia para trabajar por cuenta propia, no puedo vender en la calle porque me meten preso, no tengo modo de ganarme la vida honradamente... ¿Con qué coño voy a pagar la multa? Como no tengo dinero para pagarla, me van a enviar un año y un mes a la prisión de Valle Grande. Y puede que allí me compliquen con algún delito y me echen más años de cárcel. En un final, eso es lo que quieren. No les importa que me haya querido ir del país, lo que quieren es castigarme por ser opositor".

luicino2012@gmail.com
Foto: Luís Cino
Ledimir Hernández Delgado
Primavera Digital


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados