Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Miércoles, 23 de abril de 2014 | 12:32
 
 Versión para Imprimir

Por si quieren asesoría en calabazas

Luis Cino Álvarez

8 de diciembre de 2012

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Recuerdo que hace tres años, en un discurso en Holguín para conmemorar el 26 de julio, el general Raúl Castro llamó a plantar árboles luego de preguntarse cómo se las arreglaban nuestros abuelos para que no les faltaran las frutas y las viandas.

Por aquellos días, el entonces ministro de Agricultura, general Ulises Rosales del Toro, delineaba la estrategia del boniato y la calabaza para alimentar a la población.

Recuerdo que hace años muchos decían que el boniato y la calabaza solo servían para engordar a los cerdos. Hay que ver el lado positivo de las cosas y recordar las virtudes que se achacan a la calabaza y el boniato. Con estas humildes y generosas viandas como protagonistas de nuestra dieta, engordaremos las pantorrillas y nuestro pelo cobrará brillo. Doy fe de esto último por la experiencia con mis perros.

Por lo pronto, a falta de los boniatos que todavía no abundan, de otras viandas y de las hortalizas de ciclo corto de siembra, a veces hay bastante calabaza en los agromercados estatales. Sólo que pequeñas, paliduchas, mustias, con magulladuras. Y somos dichosos en La Habana en tener calabazas. En otras provincias, especialmente en las orientales, no hay.

Definitivamente, la estrategia del boniato y la calabaza no funcionó en manos del general-ministro de Agricultura, Rosales del Toro. Parece que empleó las mismas tácticas agrícolas-zapadoras con las cuales arruinó la industria azucarera. Y eso le costó su caída hacia arriba, de ministro a asesor.

Pero a su sucesor tampoco la estrategia le ha funcionado como se esperaba. Y la única explicación que se me ocurre para ello, es que se debe a los mecanismos inventados por la corrupta burocracia del Ministerio de Agricultura. Los centros de acopio, que cuando disponen de combustible, no tienen envases o viceversa, no garantizan nada que no sea el más estatalizado caos.

Millares de cubanos que no hemos estudiado a Von Clausewitz en la soviética Academia Frunze ni reunimos suficientes méritos para ser ministros de Agricultura sabemos bien que para cosechar calabazas y boniatos basta lanzar al patio las semillas y los trozos que no sirven.

Los bejucos de boniato y calabaza, casi silvestres, se extienden por mi patio y se prenden a las cercas, las matas de plátano y a los árboles que he sembrado, tal como aconseja el general Raúl Castro. De los bejucos enredados en sus troncos, penden hermosas calabazas. Como la que muestro en la foto. Medía bastante más de medio metro y pesaba más de 20 libras. La recogí hace unos días. En honor a la verdad, creció tanto porque oculta en la maleza, no la descubrí antes. ¡Capaz que me la hubiesen robado!

Si en la pésima tierra de mi patio, que no puedo regar porque en mi barrio sub-urbano el agua la ponen sólo unas horas cada cuatro días, he sido capaz de obtener tales resultados, no imagino cómo sería con los recursos de que disponen las empresas agrícolas estatales. Se me antoja que pudiese ser asesor en calabazas del Ministerio de Agricultura. Sería mi modesto aporte con tal de que tengamos en los agromercados estatales, si no boniatos, al menos calabazas. Y de las buenas. El ofrecimiento está en pie. Para que después no digan...

luicino2012@gmail.com
Foto: Luís Cino
Primavera Digital


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados