Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Viernes, 18 de abril de 2014 | 16:34
 
 Versión para Imprimir

Las dos Riversides

Luis Cino Álvarez

7 de diciembre de 2012

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Como hacía tanto que no se escuchaba, muchos pensábamos que la Orquesta Riverside, con todo y las glorias pasadas, incluida "Vereda tropical", ya no existía.

Nos enteramos que no era así cuando la rearmaron a la carrera para que actuara en el Centro Internacional de Prensa, en La Habana, el viernes 23 de noviembre, y subrayara con su presencia una beligerante declaración del Instituto Cubano de la Música.

Resulta que en Miami, el trompetista Mario del Monte y su hijo Mayito, ex integrantes de la Riverside que residen en Estados Unidos, decidieron refundar la orquesta. Y del lado de acá del estrecho de la Florida, parecen dispuestos a dar batalla como si estuviese en juego la soberanía cubana sobre un pedazo del territorio nacional.

Tan es así que como si no fuese suficiente la protesta ante la prensa nacional y extranjera de Raúl Nacianceno, actual director de la orquesta del lado de acá y sobrino de Alfonso Nacianceno, uno de sus fundadores en el año 1938, saltó al ruedo Orlando Vistel, el director del Instituto Cubano de la Música, habitualmente tan esquivo y despótico con los músicos del patio que no sean Juan Formel, Chucho Valdés o Silvio Rodríguez.

Increíblemente, en esta ocasión acudió personalmente y no encomendó a su secretaria o cualquier tracatán que saliera al teléfono de su oficina y dijera que no se encontraba en La Habana o que estaba reunido.

Parece que la ocasión ameritaba la presencia de Vistel. Y no precisamente porque quieran "usurpar y desnaturalizar un símbolo del patrimonio sonoro nacional", sino por quiénes lo hacen y en qué lugar: exiliados cubanos y en Miami, la capital del exilio. Que si no fuera así, ya por los predios del Instituto Cubano de la Música estuvieran sacando la cuenta de cuantos euros o dólares reportaría vender el nombre de la Riverside.

Pero nunca a la mafia de Miami, que para el régimen los exiliados siguen siendo eso y peor, por mucho que proclame su disposición de "normalizar sus relaciones con la emigración".

Recuerdo que hace años hubo una disputa entre Roger Waters y David Gilmour por el nombre de Pink Floyd. Algo similar pasó con Yes y Creedence Clearwater Revival. Ha habido muchos casos más. Y todos se han resuelto en los tribunales. Pero en el caso de las dos Riversides la batalla legal es la que menos conviene a las partes involucradas. Lo ideal es politizar la cuestión y hacer bastante bulla, para ver quién les hace caso.

Raúl Nacianceno y Orlando Vistel descartaron un proceso jurídico. Vistel, siempre tan atento al negocio, advirtió que sería costoso.

Para que no haya dudas de que a la Riverside le insuflaron aire, todavía respira y está del lado de acá, Vistel anunció que la renovada orquesta "está incluida en los planes de grabación de Producciones Colibrí para el año 2013".

Y uno no sabe si reírse o sentir bochorno por este nuevo sainete de una nación dividida.

luicino2012@gmail.com
Primavera Digital


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados