Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Miércoles, 23 de abril de 2014 | 12:32
 
 Versión para Imprimir

Carta abierta a Joan Manuel Serrat

José Alberto Álvarez Bravo

4 de diciembre de 2012

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Esta carta es hija de la suya a los Palestinos de Gaza. Escrita desde Cuba, donde otra guerra no cesa, oculta a los cintillos de la gran prensa.

Tendría veinticuatro años cuando fui uno más en el Rodeo del Parque Lenin; Ud. no supo de mi presencia; yo me fui henchido de la suya. El primer botón de mi camisa, suelto como por descuido, hablaba de mi admiración por el embajador cultural de la tierra de mi tatarabuelo Don José Cuté. La buena memoria que la vejez me ha menguado, me permitía cantar todo su repertorio.

Vivo en los despojos de lo que fue La Habana, donde los edificios ruinosos, la suciedad y la penumbra han reemplazado la policromía del neón y la apuesta prestancia citadina. El aliento rural de Birán ha convertido en agreste aldea a la ciudad más populosa de Cuba.

Pero esta no es la guerra de la que quiero hablarle, en la creencia de que Ud. me escuchará. Quiero hablarle de la guerra de odio que los hermanos Castro Ruz han desatado entre cubanos, divididos entre quienes aceptan su gobierno dinástico, vitalicio, arbitrario e inconsulto, y los que no podemos aceptar.

A pesar de haber sido conformado por una mezcla de razas, el pueblo cubano no estuvo nunca dividido por divergencias étnicas, religiosas o regionales que nos levantaran a los unos contra los otros; fueron los Castro, en su enfermizo afán de perpetuarse, los que produjeron los conflictos artificiales que hoy nos enfrentan.

La retórica del poder califica de “revolucionarios” a quienes se oponen a cambios verdaderos, atribuyendo su significado al “escalón más alto de la especie humana”; mercenarios, asalariados del imperio, gusanos, apátridas, y cuanto epíteto despectivo recoja el diccionario, para quienes luchamos, de forma no violenta, por “virar esta tierra de una vez”.

El pueblo llano no participa en esta lucha; solo aspira a invertir, a como dé lugar, el flujo migratorio que pobló esta isla mestiza. La tiranía castrista ha deslindado los dos campos en que se da la batalla por la libertad de Cuba.

De un lado, la disidencia; inerme, calumniada, vigilada, perseguida, encarcelada y golpeada, cada vez con más saña. Del otro, la policía política, ensalzada con líricas definiciones -hombres color del silencio-, envanecida de poder e impunidad, mitificada por la maquinaria propagandística del régimen.

Cientos de miles de vidas le ha costado a nuestra querida Cuba la permanencia en el poder de la sanguinaria satrapía que nos somete por la fuerza; nadie podrá saber las que aún falten. Dentro de ese dantesco panorama, a quién importa este viejo que pudiera haber nacido también en Catalunya de no mediar aquella decisión de un lejano antepasado.

Me permitiré comentarle mi situación concreta de este momento en Cuba, domingo 2 de diciembre de 2012. A pesar de estar acostumbrado, me apesadumbra no conocer el paradero de algunos hermanos, secuestrados ayer por los matones del Departamento Contra la Inteligencia, el engendro que realiza las labores encomendadas antes de 1959 al BRAC (Buró Represivo de Actividades Comunistas, y que hoy pudiera significar Buró Represivo de Actividades Ciudadanas); estos entrañables hermanos, por solo intentar en el día de ayer realizar el Foro Raza y Cubanidad, fueron encarcelados sin que exista racionalidad alguna para ello; entre ellos, Manuel Cuesta Morúa, un hombre íntegro cuya ausencia en el Congreso de la República resulta onerosa para nuestra patria, además de mi amigo más querido.

Buscando el final de esta carta, que ya se extiende en demasía, apelaré a la anécdota personal como pueril recurso expresivo.

El viernes 30 de noviembre experimenté lo que deben sentir los indefensos animales acosados por jaurías sedientas de su sangre; en la esquina de Calzada y J me acechaba un asesino que mancilla el nombre de Camilo, estimulado por la patente de corso otorgada por sus superiores; al llegar a Calzada y K, él o uno de sus matones que caminaba en pos mía, gritó mi nombre, pero no me detuve, uniéndome a un grupo de hermanos en el parquecito. Imagínese, alrededor de doce metros me separaban de quien disfrutaría mandándome al otro mundo por el “crimen” de no ser feliz en el paraíso del proletariado, y producir un video que descubre la desaparición de un disidente pacífico a manos de los represores del disenso; no sentí pavor, pero el instinto de conservación juega con trampas. Lo que se siente no lo inspiran las fantasías del miedo; sentir en la nuca el frío de una pistola no debe ser cosa de juego; ahí están Ángel Santiesteban y otros hermanos para (todavía) contarlo; hay una larga tradición de la izquierda en resolver las diferencias ideológicas por métodos tan “persuasivos”.

Sumo mi desconocida voz para que el conflicto de Gaza se resuelva por métodos distintos a la violencia; sólo añoraría que su privilegiada voz se alzara para que el mundo no siga impasible ante la larga tragedia que vive el pueblo de Cuba.

Maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales
Que lavándose las manos se desentienden y evaden
Maldigo la poesía de quien no toma partido, partido hasta mancharse

Juanito, en Cuba, estamos tocando el fondo, estamos tocando el fondo. Una taza de café también espera por quien llegue a mi modesto domicilio, cualquiera sean los mares que haya cruzado. Los Camilos que odian y destruyen pudieran ser tranquilos parroquianos si aquí no se cultivara el odio y la intolerancia que también está en Irak, en Afganistán y en todas partes; a nosotros nos falta tradición.

José Alberto Álvarez Bravo, Secretario Asociación de Familiares de Cubanos Desaparecidos (AFACUDE) Calle J 104, 1er piso, apto 10, e/ Calzada y 9, Vedado, La Habana, Cuba.



 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados