Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Martes, 30 de septiembre de 2014 | 11:14
 
 Versión para Imprimir

El fraude del octubre bolchevique

Luis Cino Álvarez

9 de noviembre de 2012

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – La Revolución Bolchevique, cuyo 95 aniversario se cumple por estos días, es uno de los mayores fraudes de la historia.

La llamada Revolución de Octubre no ocurrió en octubre, sino en noviembre. La culpa fue de la diferencia entre los calendarios juliano y gregoriano. La sublevación de San Petersburgo ocurrió el 25 de octubre de 1917, según el calendario juliano que regía entonces en Rusia, pero fue el 7 de noviembre de acuerdo al calendario gregoriano.

Más que una revolución, la bolchevique fue un golpe de estado. No derrocó al zar Nicolás II, que había abdicado cuatro meses antes debido a las protestas populares, sino al gobierno republicano y democrático de Alexander Fiódorovich Kerenski.

El artífice del movimiento no fue Lenin, sino Trostky. Lenin fue el estratega, bastante vacilante, por cierto. Trostky se ocupó de la táctica golpista. Ninguno de los dos pasó a la historia con sus nombres verdaderos: Vladimir Ilich Ulianov y Lev Davidovich Bronstein.

Lenin, el teórico de la revolución proletaria, se oponía a la estrategia insurreccional. Se mostró indeciso durante la sublevación de San Petersburgo. Con disfraz, peluca y afeitado, para no ser identificado por las autoridades, se ocultó en la barriada industrial de Wiborg mientras los destacamentos de choque de Trostky tomaban todos los centros vitales de la ciudad.

En una habitación contigua al salón del Instituto Smolny, donde se celebraba el Segundo Congreso de los Soviets, Lenin con su disfraz, aguardó, nervioso y aprensivo, el desarrollo de los acontecimientos. Trotsky lo sacó del marasmo cuando lo increpó: “¿Por qué sigue usted disfrazado? Los vencedores no se ocultan. Lleva usted 24 horas de retraso”.

Cuando Lenin, cansado, nervioso y sin peluca, seguido por Trostky, penetró en la sala del Congreso de los Soviets, se convirtió inmediatamente en el dictador del nuevo estado.

Con una interpretación distorsionada y caprichosa de las ideas de Marx y bajo la consigna de “Todo el poder para los Soviets”, Lenin instauró lo que denominó “la dictadura del proletariado”. Pero en los hechos, el Poder Soviético no fue nunca el gobierno de los Consejos Obreros, como inicialmente propuso Lenin, sino la dictadura del Partido Comunista (PCURSS). Luego, el Comité Central sustituyó al Partido Comunista. El Buró Político, creado provisionalmente durante la guerra civil, suplantó al Comité Central. Al final, Lenin se impuso al Politburó y organizó un estado policial de burócratas y militares. Tras su muerte, en 1924, Stalin hizo lo mismo, pero más desembozadamente.

Con la creación del Ejército Rojo, Trostky garantizó a sangre y fuego la supervivencia del poder soviético. No obstante, Lev Davidovich fue uno de los grandes perdedores de la revolución rusa. Hasta su exilio mexicano lo siguió la mano asesina de Ramón Mercader, un matón español de la KGB estalinista.

Lo que se suponía fuese el primer estado de obreros y campesinos originó una monstruosa pesadilla totalitaria. Durante décadas, el mundo se negó a aceptar que el terror fue la principal herramienta de Lenin. Para el camarada Vladimir Ilich, sus adversarios políticos debían ser eliminados del mismo modo que los piojos, trasmisores del tifus que diezmaba al Ejército Rojo.

Tuvieron que pasar más de 60 años para que se supiera cómo fue que asesinaron los guardias bolcheviques, por órdenes expresas de Lenin, a la familia del ex-zar Nicolás en 1918. No hubo juicios. De madrugada, fusilaron a la pareja real y sus niñas. También a los sirvientes. A todos, los guardias rojos los remataron a bayonetazos.

La Revolución Francesa, con todo y el terror, rescató al individuo de las tiranías teocráticas y le garantizó derechos y libertades inalienables. La Revolución Rusa llegó a la apoteosis del terror; el socialismo real que instauró tuvo un carácter retrógrado al imponer la tiranía del Estado sobre el individuo y conculcar enteramente los derechos humanos y las libertades civiles y políticas.

luicino2012@gmail.com
Primavera Digital


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados