Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad 

 Sábado, 19 de abril de 2014 | 10:08
 
 Versión para Imprimir

El agente “Joaquín”

Oscar Sánchez Madan

6 de noviembre de 2012

Cidra, Matanzas – www.PayoLibre.com – “Joaquín”, es un seudónimo de esos que usan los oficiales de los Órganos de Seguridad del Estado (Policía Política) para encubrir su verdadera identidad. Dicho sobrenombre esconde a un aborrecible personaje de la fauna castrista, quien con su arbitrario accionar ha puesto en riesgo la vida de varios integrantes de la sociedad civil cubana, residentes en la provincia de Matanzas. Es este el territorio donde el referido militar ejerce sus funciones de depredador del pensamiento libre.

Para el susodicho, es “contrarrevolución”, el hecho de que dos decenas de personas, que practican la “no violencia”, se reúnan en una vivienda particular para debatir los problemas que afectan al país. Según este anacrónico policía “de alto nivel”, como él mismo se califica, el gobierno debe eliminar, físicamente, a quienes no obedecen, como corderitos, los mandatos del general presidente.

Por el acelerado incremento de las manifestaciones públicas de integrantes de la oposición y de la sociedad civil, en la provincia donde el señor “Joaquín” y otros militares actúan como dueños, se organizó un operativo policial, el 3 de noviembre último, como resultado del cual fueron arrestados y golpeados, con excepcional salvajismo, los activistas del opositor Movimiento Independiente Opción Alternativa, Leticia Ramos Herrería y Eduardo Pacheco Ortiz.

Pareciera como si este alto oficial, como muchos otros de los uniformados que defienden la “Revolución y el “Socialismo” de los hermanos Castro, sintiera placer cuando golpea con los puños, junto a varios de sus colegas, a un hombre, o una mujer, indefensos que no se les resisten, sino que le muestran la otra mejilla. Quizás este sostenedor de un despreciable régimen de intolerancia goza cuando le aplica a sus víctimas, viejos métodos de tortura.

Los partidarios del crimen pueden llamarse hoy “Joaquín”, “Liván”, “Kenne”, o “Alberto”. Pero más temprano que tarde, Dios se encargará de descubrir sus verdaderas identidades para que un día no muy lejano, tribunales imparciales, en nombre del pueblo de Cuba, les hagan pagar por todos sus crímenes.

No sabemos si cuando llegue ese día el agente “Joaquín”, quien según dicen, es uno de los principales jefes de la contrainteligencia en Matanzas, recordará a las mujeres que arrastró por el pavimento, a los hombres que golpeó con furia y a las madres y niños que indignó y entristeció.

Sí hay que estar seguro de que, para esa fecha, el dedo acusador de la historia, que no olvida nunca las injusticias, le rozará la nariz para aclarar su memoria y colocar a los verdaderos héroes de la patria (llámense Eduardo Pacheco, Leticia Ramos, Ángel Moya o tengan cualquier otro nombre), en el honorable sitial que les ha reservado.

Mientras tanto, hay que pedirle mucho a Dios, para que quebrante el duro corazón del agente “Joaquín”. Tal vez el Altísimo logre, con su infinito poder, que este militar, como muchos otros, se arrepientan del mal que le hacen al pueblo de Cuba, que los observa y los desprecia, pero que desearía amarlos, como el Señor manda.

sanchesmadan61@yahoo.com


 Compartir 
 
 
 

Derechos de Autor - PayoLibre no reclama exclusividad de sus colaboradores. 

Autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
 

Producido por Pablo Rodríguez Carvajal - payo@bellsouth.net - Copyright © 2003  PayoLibre.com
Miami, Florida, USA.  All rights reserved / Todos los derechos reservados