Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.


 

Síntesis biografica de Rolando Jiménez Pozada

Nació el dia 4 de diciembre de 1969. Abogado de 39 años de edad. Casado con Lamassiel Gutiérrez Romero y tienen un hijo de 11 años de edad.
Fue arrestado el 25 de abril, 2003. Expediente en fase preparatoria No. 173 de 2003. Permaneció en prisión provisional en una celda de la unidad municipal de la policía, sita en calle 41 esquina a 54, Nueva Gerona, hasta el día 1ro de agosto de 2003 que fue trasladado para El Guayabo, de Isla de Pinos.


Reconocido por Amnistia Internacional como Prisionero de Conciencia.
Su familia reside
en: Residente en calle 28 A #5308 e/ 53 y 55, Nueva Gerona

 

 

 

 

ARTICULOS:

De la prisión a Praga
El preso número 76
7 años cumplidos… de 6 solicitados
Prisionero de conciencia en celda de castigo
Continúa hostigamiento contra el preso de conciencia
Carta abierta al gobernante Raúl Castro Ruz
De jefe de pelotón en Cuito Cuanavale (1988) a prisionero de conciencia
Acción Urgente en favor de Rolando Jiménez Pozada
Golpean salvajemente al prisionero de conciencia Rolando Jiménez Pozada
Las mentiras de un mercenario de la pluma y de la mesa
Denuncian arbitraria condena de abogado cubano
Juzgan a prisionero de conciencia encarcelado
Preso Político en huelga de Hambre en Isla de la Juventud
Demandan juicio justo para dos encarcelados desde el 2003
En huelga de hambre los disidentes presos Rolando Jiménez y Omar Pernet
Prisioneros de conciencia en incertidumbre judicial por 29 meses
Mantienen a dos opositores en prisión durante más de dos años sin ser juzgados
Carta abierta al dictador Fidel Castro Ruz
Pozada Jiménez denuncia conducta ilícita de Fiscalía Municipal
Se declara en huelga de hambre preso político en Isla de Pinos
Esposa de preso político denuncia violaciones y faltas de garantías procesales
Carta de preso politico en Isla de Pinos
oct. 12, 2004
Pésima alimentación en prisión El Guayabo
Permanece prisionero de conciencia en celda de castigo
Violenta Golpiza a reo político Rolando Jiménez Pozada

Maniobra la policía política para impedir velada cívica

Atentan contra la vivienda de la esposa de opositor detenido
Prohíben préstamo de libros a esposa de opositor encarcelado
Preso político considera insatisfactoria respuesta oficial

Preso Político dirige Carta al consejo de Estado
Prohíben utilizar teléfono comunitario a esposa de opositor
Familiares desconocen paradero de opositor encarcelado
Enjuiciarán a disidentes pineros acusados de propaganda enemiga
Practican registro y detienen a opositor pinero


De la prisión a Praga

11 de octubre de 2010

(Radio Martí, 10/10/10) - El prisionero de conciencia cubano, Rolando Jiménez Pozada, quiere vivir en la República Checa junto a su familia.

Lamassiel Gutiérrez, esposa de Jiménez, dijo a la agencia de prensa española EFE que el plan es viajar de La Habana a Madrid, y trasladarse posteriormente a la República Checa, donde tienen buenos amigos.

Hace pocas horas, la Iglesia Católica de Cuba anunció que Jiménez sería excarcelado y enviado a España, aunque no forma parte de los 75 disidentes arrestados durante la Primavera del 2003.

Jiménez, abogado de profesión, cumple una condena de 12 años de privación de libertad en El Guayabo, una prisión en la Isla de la Juventud. Fue detenido y condenado en abril de 2003 bajo cargos de desacato y revelación de secretos de la Seguridad del Estado.

Amnistía Internacional considera que Rolando Jiménez Pozada, de 39 años, es un prisionero de conciencia.

En la entrevista, su esposa dijo que nunca pensaron en salir de Cuba, pero que aceptan la propuesta del destierro con el fin de vivir en libertad.

 

EL PRESO NÚMERO 76

Angélica Mora

13 de septiembre de 2010

Apuntes de una Periodista

Nueva York – www.PayoLibre.com – En las cuentas que se llevan a cabo de los presos políticos cubanos sobre su número y si integran o no el grupo de los 75, de los que fueron detenidos y encarcelados en la fatídica Primavera del 2003, hay ausencias que deben ser del conocimiento público.

Una de ellas es el preso político Rolando Jiménez Pozada, detenido el 25 de abril del 2003 y enjuiciado el 9 de enero del 2007, violándose de esta manera la propia Ley de Procedimiento Penal.

A sólo meses de su encarcelación, Amnistía Internacional lo reconoció junto a los 75, como Prisionero de Conciencia. El abogado cumple una condena de 12 años por los supuestos delitos de Revelación de secretos concernientes a la seguridad del estado y Desacato continuado al gobernante Fidel Castro, en la Prisión de Mayor Rigor conocida como "El Guayabo", ubicada en el municipio Isla de la juventud.

En el trascurso de estos siete años, Jiménez Pozada ha padecido, al igual que los demás reos políticos, torturas físicas y sicológicas. A pesar de esto, ha mantenido una actitud férrea en defensa de los derechos humanos dentro de los muros de este recinto carcelario.

Por su actitud intransigente fue mantenido durante más de tres años en una celda de castigo, que no cumplía las condiciones mínimas para el tratamiento a los reclusos.

La humedad, falta de iluminación y superficie mínima, son algunas de las características de estas celdas tapiadas en su mayoría. Como consecuencia del calor y la humedad reinantes, Rolando ha padecido durante todo el tiempo de su estancia en prisión de frecuentes ataques de asma, que ha tenido que tratar por sí mismo con caminatas en espacios reducidos y bebiendo abundante agua.

El reo de conciencia ha dirigido innumerables cartas a organismos internacionales y dependencias gubernamentales, denunciando las terribles condiciones que padecen los reclusos comunes y políticos en esta referida prisión, donde los mosquitos, jejenes y otras alimañas hacen la vida un infierno, y la comida se describe como lo más cercano a sancochos para cerdos.

Paralelamente ha enviado también sendas cartas a los gobernantes Fidel Castro y su hermano Raúl. En las diferentes misiva acusa a los hermanos de violar sistemáticamente el derecho de los cubanos a elegir un gobierno democrático, y exhorta a los tiranos a abandonar el poder por el bien del pueblo cubano.

No es necesario para el que haya tenido la ocasión de leer estas cartas, mencionar la valentía de este defensor de los derechos humanos, quien solamente enfrenta al régimen con armas tan simples pero no por eso menos poderosas como una hoja y una pluma desde una lejana y tétrica cárcel.

Por estas y otras razones, su esposa, la periodista independiente Lamasiel Gutierrez de la Agencia Isla Press hace un llamado de auxilio a la Comunidad Nacional e Internacional a solidarizarse también con la causa de este incansable luchador, al que también le asiste el derecho junto al resto de los demás Prisioneros Políticos cubanos de poder reunirse con sus seres queridos luego de estos interminables siete años.

 

7 años cumplidos… de 6 solicitados

Corriente Agramontista

27 de abril de 2010

La Habana-Miami – www.PayoLibre.com – Los miembros de la Corriente Agramontista (organización de abogados cubanos independientes residentes en la Isla y en el Exilio) emitimos el presente documento con el fin de llamar una vez más la atención de nuestros colegas y de todas las personas de buena voluntad del mundo sobre la situación de Rolando Jiménez Pozada, miembro destacado de nuestra agrupación, quien cumple hoy siete años de cárcel.

El abogado Jiménez Pozada fue detenido el 25 de abril de 2003, y desde esa fecha se encuentra privado de libertad. Él ha sido reconocido como preso de conciencia por prestigiosos observadores, tales como la organización Amnistía Internacional.

El fiscal, única parte acusadora, solicitó para él una pena total de seis años; sin embargo, la Sala de Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana —escandalosamente— le impuso el doble de esa sanción: doce años de privación de libertad por los supuestos delitos de desacato y revelación de secretos concernientes a la seguridad del Estado.

Lo anterior quiere decir que nuestro colega lleva ya en prisión un tiempo mayor que el solicitado por el fiscal; además, de acuerdo con la legislación vigente en Cuba, hace ya un año que pudo habérsele concedido la libertad condicional, pero este beneficio no le ha sido otorgado.

Para colmo, durante este último año el licenciado Rolando Jiménez Pozada ha tenido que confrontar diversas situaciones adversas, que lo han obligado incluso a tener que declararse en huelga de hambre y realizar otros actos de protesta pacífica en reclamo del respeto de sus más elementales derechos.

Creemos que todas esas circunstancias, unidas a lo principal (que Jiménez Pozada no debió haber sido encarcelado nunca, ya que no cometió delito alguno) justifican que todos los hombres y mujeres de buena voluntad —y los juristas en primer lugar— alcen su voz en reclamo de su excarcelación.

¡Libertad para Rolando Jiménez Pozada, Ernesto Borges Pérez, José Manuel de la Rosa Pérez y los restantes presos políticos cubanos!

La Habana-Miami, 25 de abril de 2010.


Eduardo Agramonte Pereira
Santiago.A.Alpizar
Raúl C. Borges Álvarez
Ernesto Borges Pérez
Hildebrando Chaviano Montes
Ángel Cuadra Landrove
Juan Escandell Ramírez
Bárbara Estrabao Bichilí
Luis F. Fernández Moreno
Manuel Fernández Rocha
Félix Fleitas Posada
Pedro Fuentes Cid
Alfredo García Menocal

Santiago Gómez Haramboure
René Gómez Manzano
Juan Carlos González Leiva
Agustín de Goytisolo
Nicolás Jesús Gutiérrez Álvarez
Julio Alejandro Hernández
Jadir Hernández Hernández
Santiago Gómez Haramboure
René Gómez Manzano
Juan Carlos González Leiva
Agustín de Goytisolo
Nicolás Jesús Gutiérrez Álvarez
Julio Alejandro Hernández
Jadir Hernández Hernández
Francisco Leblanc Amate
René Lázaro López Benítez
Camilo Loret de Mola
Alberto Luzárraga Beltrán
Leonel Morejón Almagro
Maybell Padilla Pérez
Vicente Padrón Casas
Antonio Pavoni Martín
Roberto de Jesús Quiñones Haces
Adolfo Rivero Caro.
Alexandra Salazar Florez

 

Prisionero de conciencia en celda de castigo
Ana Aguililla

22 de agosto de 2009

La Habana – www.PayoLibre.comLamasiel Gutiérrez informó desde La Isla de la Juventud, que el preso de conciencia Rolando Jiménez Pozada, fue enviado recientemente a una celda tapiada por reclamar el derecho para llamar telefónicamente a sus familiares.

El director del penal, José Ondari en coordinación con la policía política determinaron no autorizar al prisionero a utilizar el teléfono, ya que éste se niega a usar el uniforme reglamentado. Hace cuatro meses que no le permiten recibir visita familiar por el mismo motivo.

El abogado Jiménez Posada es uno de los presos de conciencia que fueron enviados a prisión durante la primavera del 2003.

 

Continúa hostigamiento contra el preso de conciencia

Lamasiel Gutiérrez, Isla Press, Corresponsal de Misceláneas de Cuba

(www.miscelaneasdecuba.net).- Nueva Gerona, 24 de junio de 2009.- El Prisionero de Conciencia Rolando Jiménez Pozada hace un llamamiento desde la Prisión "El Guayabo" para dar a conocer el nuevo castigo que le imponen los órganos represivos por negarse a usar el uniforme de recluso común.

El mayor José Ondares Anache, Director de esta referida prisión, le comunicó a la familia de Jiménez, que a partir del mes de julio no tendría más visita, si persistía en su negativa de cumplir el reglamento penitenciario. “Los 5 héroes visten el uniforme. Ustedes los contrarrevolucionarios tendrán que hacer lo mismo”, le apostó a Rolando en plena visita familiar.

Las autoridades penitenciarias han hecho del uso del uniforme de preso común el centro de los ataques en contra del reo. Antes de salir a la última visita el 4 de junio fue enviado a celda de castigo, por negarse a vestir el uniforme. Gracias a la actitud firme de sus familiares, fue sacado 2 horas después de comenzada la visita.

En represalia la Dirección del penal le denegó la fase de mínima seguridad, la cual le corresponde desde hace más de un año de acuerdo al reglamento penitenciario. La visita trimestral y cumpleaños colectivos igualmente le fueron suspendidos, con el pretexto de que él no respeta el sistema penitenciarios y siempre está a la cabeza de los desordenes ocurridos desde su arribo a prisión.

Por otra parte, según da a conocer Rolando, comenzaron los apagones. Todos los días quitan la corriente de siete de la mañana a seis de la tarde. Asimismo han incrementado la represión contra la población penal estableciendo un Tribunal Disciplinario que impone medidas que van desde la suspensión de la java alimenticia que los familiares llevan a los reclusos a las visitas para que no pasen hambre, hasta encierro en celda de castigo por veintiún días. “A mi modo de ver, si las autoridades no aflojan la mano en cualquier momento se va a dar un motín en esta prisión”, afirmó.

Debido a estar consumiendo dosis superiores de salbutamol por su condición de asmático crónico, el reo de conciencia ha solicitado a las autoridades su remisión a un especialista del sistema respiratorio, que le dé un tratamiento que disminuya los excesos frecuentes de asma, y así no tener que consumir dosis superiores de salbutamol. Esto por supuesto le ha sido denegado.

“Hagan lo que hagan no me pondré el uniforme de recluso común, no colaboraré ni me rebajaré ante las amenazas y represalias aunque en ello me vaya la vida”, expresó Rolando Jiménez Pozada, condenado a 12 años desde la primavera del 2003, abogado independiente, dirige el Centro Democrático Pinero “Henry D. Thoreau” en la Isla de la Juventud.

 

Carta abierta al gobernante Raúl Castro Ruz

Rolando Jiménez Pozada, prisionero de conciencia

16 de febrero de 2009

Prisión El Guayabo, Isla de Pinos, Cuba – www.PayoLibre.com – Sr. Raúl Castro Ruz:

Que Dios bendiga al pueblo cubano, permitiéndole realizar una transición democrática y pacífica que ponga término al régimen totalitario impuesto en Cuba por Fidel Castro y que usted, con la complicidad del Partido Comunista Cubano (PCC), pretende perpetuar.

El que suscribe, Rolando Jiménez Pozada, víctima de una farsa judicial por medio de la cual se me impuso 12 años de privación de libertad en represalia a mis manifestaciones en defensa del derecho de los cubanos a determinar libre y democráticamente el gobierno del país, por este medio ejercito el derecho que la condición de ciudadano cubano me concede para expresar libremente mi opinión respecto a la conducta y acciones del gobierno imperante en mi Patria.

Con la presente no pretendo ofenderlo ni degradarlo, pues a diferencia de usted, no creo que el fin justifique los medios. Ni me considero con el derecho de calumniar a quienes disienten de mis opiniones políticas, aun cuando violen sistemáticamente los derechos fundamentales del pueblo cubano. Pero los daños causados por usted a los cubanos me imponen el deber de exponer su falsedad sin sutilezas estériles ni omisiones cómplices.

Cuando se recurre a la mentira y la demagogia para ocultar acciones negativas con el interés de evadir la responsabilidad que de las mismas se deriva y confundir a la opinión pública, es porque se está consciente de la naturaleza de la mala acción cometida, y la misma no es consecuencia del error o la imprudencia. Si el que incurre en esta conducta es un gobernante, entonces lo que trata de ocultar es los crímenes cometidos contra su pueblo.

En entrevista de prensa concedida por usted el pasado 18 de diciembre del 2008, durante su visita a Brasil, declaró:

El mundo sería muy aburrido si todos tuviéramos que pensar igual de todo. La diferencia es una virtud, lo que hay que saber es llevar las discrepancias con altura, respetando a los demás, sencillamente, pero exigiendo que se nos respete.

Palabras con las que intenta brindar una imagen positiva de usted, haciéndose pasar por tolerante y respetuoso del derecho ajeno. Y que sólo engañan a quienes no han sido víctimas en los últimos 50 años del régimen de servidumbre y opresión que viola sistemáticamente los derechos civiles, políticos y sociales de los cubanos.

Los miles de cubanos fusilados, los miles de cubanos que han sufrido presidio político, víctimas de farsas judiciales con las que se les reprime por disentir con usted y sus cómplices; los miles de cubanos que han muerto ahogados o deshidratados en el intento de poder disfrutar en otro país los beneficios de la libertad que en su patria se les niega. La ausencia de libertad de expresión, asociación y manifestación pacífica, entre otras libertades, son realidades cubanas que demuestran la falsedad de sus palabras.

Lamentablemente, los autoritarios como usted no se conforman con los daños que infligen a sus víctimas, sino que también se niegan a reconocer el derecho de los demás a exigir justicia y a que se les respeten los derechos inalienables a la dignidad humana.

En la entrevista habló de 57 millones de dólares que supuestamente aprobó el Congreso de los Estados Unidos para pagar a los disidentes en Cuba (en realidad los 57 millones fueron aprobados para ayudar al pueblo cubano a realizar una transición democrática, por medio de la cual se establezca un régimen de gobierno que garantice a todos los cubanos por igual el ejercicio íntegro de sus derechos humanos y ponga término al régimen de servidumbre y opresión imperante en Cuba), con lo cual el gobierno de los Estados Unidos no viola la soberanía de Cuba, ya que el régimen impuesto en Cuba no es expresión de la voluntad soberana del pueblo cubano, pueblo que ha sido despojado ilícitamente por usted y sus cómplices del derecho a determinar libre y democráticamente el gobierno de su país.

Sin embargo, en la entrevista admitió que el gobierno que usted encabeza despilfarra ilegalmente cientos de millones de dólares, que nuestro pueblo con su trabajo produce, en tratar de perpetuar en Cuba un régimen de gobierno que sólo beneficia a quienes los promueven y a sus cómplices. La élite en el poder en Cuba somete a la población cubana a sufrir necesidades y carencias materiales y espirituales, mientras disfruta de privilegios que son costeados con el sufrimiento del pueblo cubano.

Usted, acostumbrado a disponer de los cubanos como si fuéramos siervos cuya única finalidad es la de satisfacer sus deseos, ofende al pueblo cubano proponiendo públicamente el intercambio de los cubanos que sufrimos presidio político en Cuba por los 5 que cumplen sanción de privación de libertad en los Estados Unidos por violar las leyes de dicho país. Con lo cual trata a los cubanos como si fuéramos una mercancía de su propiedad y con la que tiene derecho a lucrar, conducta que pone al descubierto el desprecio que usted y sus cómplices tienen por el pueblo cubano.

La liberación de los que sufrimos presidio político en Cuba no puede ser calificada por ninguna persona honrada como gesto de buena voluntad, sino como acto de justicia y de reconocimiento del derecho de los cubanos a promover una transición democrática y pacífica en su país y determinar libre y democráticamente el gobierno del mismo. Por lo que ningún estado extranjero tiene derecho a negociar la liberación de los que sufrimos presidio político en Cuba, condicionando nuestra liberación a concesiones al gobierno que ilícitamente impera en Cuba, con las cuales se laceran los legítimos derechos del pueblo cubano a determinar libre y democráticamente el gobierno del país. Los estados que incurren en esta conducta contribuyen a perpetuar el dolor y el sufrimiento de los cubanos.

Ni yo ni ninguno de mis hermanos que sufren presidio político en Cuba aceptaríamos que se nos intercambiara por los 5 que cumplen prisión en los Estados Unidos, pues con ello traicionaríamos al pueblo cubano y nos convertiríamos en cómplices de la tiranía que denigra a nuestra Patria.

Usted y sus cómplices tienen recursos y poder para someter a nuestro pueblo a todo tipo de infamias y sufrimientos. Pero jamás podrán hacernos renunciar a nuestro derecho de ser libres y establecer en nuestra Patria un gobierno con todos y para el bien de todos. El futuro de Cuba es ser libre y democrática, y ustedes no son más que otro obstáculo que el pueblo cubano tiene que vencer en su camino hacia la libertad.

Me despido convocando nuevamente el favor de Dios para los cubanos, rogando para que nos bendiga permitiéndonos disfrutar de la libertad que usted y sus cómplices nos privan.

Patria y Libertad

Rolando Jiménez Pozada
Prisionero político y de conciencia

Prisión El Guayabo, 20 de enero del 2009

 

DECLARACIÓN DE LA CORRIENTE AGRAMONTISTA
(de abogados independientes cubanos)

26 de Abril de 2008

Desde Cuba y el Exilio – www.PayoLibre.com – Hoy, 25 de abril, se cumplen cinco años de la injusta detención de nuestro colega agramontista pinero Rolando Jiménez Pozada.

Aunque su arbitraria detención se produjo a poco más de un mes de la de los encarcelados de la Primavera Negra, el tratamiento que se le dio a nuestro colega fue diametralmente opuesto, pues mientras que aquéllos fueron víctimas de procesos sumarios realizados con la mayor festinación (en menos de tres semanas), el de nuestro compañero de profesión —por el contrario— se caracterizó por la extremada lentitud. A pesar de que las leyes de procedimiento vigentes establecen como regla un plazo máximo de seis meses para la instrucción del expediente de fase preparatoria, contra Jiménez Pozada no se formuló una acusación formal hasta el 30 de octubre de 2006: ¡la friolera de más de tres años y medio después de su arbitraria detención!

El juicio se celebró el 15 de diciembre de 2006. En ese acto no se le permitió al letrado acusado asumir su propia defensa, a pesar de que el Decreto-Ley N? 81 (Sobre el Ejercicio de la Abogacía) contempla expresamente la posibilidad de que un jurista pueda hacerlo. Por desgracia, esto no constituye una novedad en Cuba, pues otros agramontistas acusados tampoco han podido autodefenderse en sus respectivas causas penales.

A esa flagrante violación de la Ley se sumó el hecho de que Rolando Jiménez Pozada ni siquiera pudo estar presente en su propio juicio, pues el tribunal actuante, de manera arbitraria y festinada, dispuso que ese acto judicial se celebrara sin su presencia. En resumidas cuentas, nuestro colega no tuvo la posibilidad real de defenderse.

Ese trámite culminó con otro atropello más: el Ministerio Fiscal (única parte acusadora) había interesado para él una pena de seis años de privación de libertad; sin embargo, cuando la Sala de Delitos contra la Seguridad del Estado de Ciudad Habana, cometiendo una nueva violación de la Ley, le notificó su sentencia fuera de término (¡111 días después del juicio!), el inculpado pudo constatar la increíble crueldad de ese órgano: ¡éste le impuso una sanción conjunta de doce años!; o sea, ¡el doble de la solicitada por el Fiscal!

Sobre la base de todas esas realidades, proclamamos que en el caso de nuestro colega Rolando Jiménez Pozada no ha habido ni la más remota semejanza con lo que debe ser un debido proceso.

A lo anterior se suman los atropellos perpetrados en su contra en la Prisión de El Guayabo, en su natal Isla de Pinos (hoy “Isla de la Juventud”) por parte de las autoridades penitenciarias o con la connivencia de éstas. La situación más escandalosa en ese sentido es que los carceleros de nuestro colega, pese a conocer que éste, antes de graduarse como Licenciado en Derecho, había trabajado como oficial de la policía en el enfrentamiento a los delitos relacionados con las drogas, no dudaron en encerrarlo con varios traficantes contra los que Jiménez Pozada, en cumplimiento de su deber policial, había actuado. Como no cabía menos que suponer, esos delincuentes comunes convictos se abalanzaron conjuntamente contra nuestro compañero, y mientras varios lo sujetaban, otros lo agredieron salvajemente, utilizando incluso un madero que oportunamente se encontraba en el lugar; en esa ocasión, nuestro colega sufrió serias lesiones, inclusive en un ojo que corrió peligro de perder. Después, se ha encerrado a Rolando —¡la víctima de la agresión!— en una celda de castigo.

Durante toda su permanencia en la Prisión de El Guayabo, nuestro compañero ha denunciado valientemente toda una serie de amenazas proferidas en su contra, así como diversos atropellos allí perpetrados; a ello, las autoridades comunistas han dado la callada por respuesta.

Los abogados independientes de la Corriente Agramontista firmantes de la presente Declaración, que residimos en una y otra margen del Estrecho de la Florida, pero que por ello mismo somos todos parte inseparable de la Nación Cubana, denunciamos con toda energía el verdadero calvario que las autoridades castristas están haciendo pasar a nuestro compañero de profesión y de luchas pacíficas, y reclamamos para él —al igual que para los restantes presos políticos cubanos— la solidaridad de los juristas y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo.

¡Cesen los atropellos contra Rolando Jiménez Pozada y otros presos de conciencia! ¡Libertad incondicional para el abogado agramontista Rolando Jiménez Pozada y los demás presos políticos cubanos!

La Habana-Miami, 25 de abril de 2008.

Nota adicional: También queremos tomar esta oportunidad para condenar la reciente agresión criminal del régimen contra las Damas de Blanco. Demandamos que los Pactos de Derechos Económicos, Civiles y Políticos que el régimen suscribiera recientemente en las Naciones Unidas sean fielmente respetados.


Abogados que suscriben la Declaración del 25 de abril, de la “Corriente Agramontista”:

1. - Eduardo Agramonte
2. - Santiago Alpizar
3. - Ángel Cuadra
4. - Leonardo Costales Pita
5. - Juan Escandell Ramírez
6. - Bárbara Estrabao Bichili
7. - Luis F. Fernández Moreno
8. - Manuel Fernández Rocha
9. - Félix Fleitas Posada
10.- Pedro Fuentes Cid
11.- Alfredo García Menocal
12.- Lázaro Giraldo Godinez González
13.- Santiago Gómez
14.- Rene de Jesús Gómez Manzano
15.- Luis Gómez Domínguez
16.- Jesús González
17.- Juan Carlos González Leiva
18.- Nick Gutiérrez
19.- Jadir Hernández
20.- Julio Alejandro Hernández
21.- Francisco Leblanc Amate
22.- Juan José López
23.- Camilo Loret de Mola
24.- Mario Enrique Mayo Hernández
25.- Leonel Morejón Almagro
26.- Ofelia Nardo
27.- Maybell Padilla Pérez
28.- Vicente Padrón Casas
29.- Antonio Pavoni
30.- Enrique Pérez Blanco
31.- Roberto de Jesús Quiñónez Haces
32.- Caridad Rafael
33.- Adolfo Rivero Caro
34.- Luis Rodríguez Cepero
35.- José Manuel de Rosa Pérez
36.- Alexandra Salazar
37.- Cesar J.Sotelo
38.- Bertrand Favreau
39.- Michael Cohen
40.- Antonio Castro
41.- Robert Rossano
42.- Szaboles Kerek-Barzy

 

Rolando Jiménez Pozada: De jefe de pelotón en Cuito Cuanavale (1988) a prisionero de conciencia

Juan Escandell Ramírez

23 de marzo de 2008 – PayoLibre

Faltan pocos días para que se cumplan 5 años de los juicios sumarios seguido contra 75 opositores al régimen cubano en la ola represiva de la primavera del 2003, quienes fueron sancionados a largas penas de privación de libertad por el solo hecho de aspirar a una patria libre y democrática. Pocos días faltan también para que se cumplan 20 años del fin de la sangrienta batalla de Cuito Cuanavale.

Rolando, fue protagonista de ambos eventos, del primero (en 1988) salió victorioso, del segundo salió castigado a 12 años de privación de libertad tal vez en uno de los juicios más arbitrarios celebrado en la Cuba después de 1959.

Por estas razones y como miembro del comité de abogados que lucha por su libertad estoy obligado en estas fechas a recordar la vida de este valiente cubano.

Rolando Jiménez Pozada es hijo de Rolando y Miriam, orientales que llegaron a la Isla de la Juventud a mediado de los años 60, Rolando nace el 4 de diciembre de 1969 y cursaría sus primeros estudios en esa isla, hasta que en 1986 empieza a estudiar en el Instituto Técnico de la DAAFAR (conocido por Balbosa) la carrera militar en la especialidad de Motor y Fuselaje de la aviación de combate.

Un año después de iniciar sus estudios es seleccionado para un curso en la antigua URSS, se tendría que preparar durante un año para el estudio del idioma ruso y luego emprender en aquel país un adiestramiento sobre los nuevos helicópteros tipo MI. Para esta fecha la situación de las tropas cubanas en Cuito Cuanavale, Angola, era difícil y Rolando solicita ser enviado a esa Zona de guerra. Admitida su solicitud, empieza a prepararse como Jefe de pelotón de exploración de artillería antiaérea.

En diciembre de 1987 es trasladado a Angola y en el mes de enero de 1988 su unidad es ubicada en Cuito Cuanavale, lugar donde hace 20 años se efectuaría la mayor batalla de todas la guerras subsaharianas, tanto por el número de sus participantes como por la variedad y cantidad de armamentos utilizados, sólo superadas por las batallas de la Segunda Guerra Mundial.

Alcanzado los acuerdos entre los países involucrados en aquella guerra, la unidad de Rolando es reubicada en Punta Negra en diciembre de 1988 permaneciendo en ese enclave hasta diciembre de 1989 en que regresa a Cuba.

Para 1990, poco después de su regreso de África, Rolando recibe la oferta de estudiar en la Academia Superior del MININT la especialidad de Investigación Operativa Secreta del Departamento Técnico de Investigaciones de la Policía Nacional Revolucionaria, que consistía en un curso de un año y después vinculado al desempeño de la especialidad en una unidad del MININT podría estudiar por encuentro la Licenciatura en Ciencias Jurídicas; Rolando acepta esta oferta dada las ventajas económicas y especialmente por las posibilidades de estudiar la carrera de Derecho.

En 1991 es destinado al Departamento Técnico de Investigaciones de Nueva Gerona, Isla de la Juventud, como oficial de enfrentamiento a los delitos comunes del territorio donde obtiene excelentes resultados, especialmente en el enfrentamiento al Robo con Fuerza; precisamente por esos resultados es promovido al cargo de especialista municipal de enfrentamiento a este tipo de delito, poco tiempo después es promovido a Jefe de Grupo de especialista de la Criminal.

En 1994 se le encarga a Rolando la creación de una unidad en la Isla de la Juventud del Departamento Nacional Antidroga (DNA), dirigiendo esa unidad hasta 1998 cuando se gradúa de Licenciado en Ciencias Jurídicas. Para esta fecha solicita la baja del MININT para poder ejercer la abogacía.

En septiembre de 1998 comienza a trabajar en la Fiscalía Municipal de la Isla de la Juventud en el Departamento de Atención a la Ciudadanía; en este lugar le disgusta la manera y el tratamiento que se le daban a las quejas de los ciudadanos, confrontando problemas con el Jefe de la Fiscalía, quien resultaba ser un ex- oficial de la Seguridad del Estado. Es por ello que decide abandonar la Fiscalía y busca trabajo como asesor jurídico, encontrando en la Empresa de Materiales de la Construcción su nueva labor. Rolando seguirá trabajando como asesor Jurídico en el Instituto de Medicina Veterinaria hasta el 2001, fecha en que es expulsado de su centro de trabajo por sus actividades en favor de los Derechos Humanos.

Desde su salida en 1998 del MININT, Rolando Jiménez Pozada comenzó su actividad disidente, relacionándose con los conocidos opositores Fabio Prieto Llorente y Rafael Millet Leyva, el primero periodista independiente sancionado a 20 años de privación de libertad durante la Primavera de Cuba del 2003, el segundo Presidente de Resistencia Cívica Martín Luther King, quien cumpliría casi 4 años de privación de privación de libertad desde marzo del 2003 hasta el 19 de diciembre del 2006.

Rolando Jiménez Pozada participa en la creación de la Fundación Isla de Pinos de Derechos Humanos y Fomento Territorial; en el 2000 funda el Centro Democrático Pinero, que tiene el propósito de brindar asesoría a las víctimas de los Derechos Humanos y promulgar el conocimiento de la Carta Universal de los Derechos Humanos, en ese año ingresa a la Corriente Agramontista. Además coopera a la recogida de firmas para el Proyecto Varela y participa activamente en la creación de una Junta Cívica que unificara a todas las organizaciones de opositores dentro de la Isla de la Juventud.

Desde su expulsión del Instituto de Medicina Veterinaria en el 2001, realiza esfuerzo por ingresar a Bufetes Colectivos para el ejercicio de la abogacía pero resultan infructuoso dado el acoso y persecución de la Seguridad del Estado.

Rolando Jiménez Pozada es detenido el 25 de abril del 2003, acusado de Desacato y revelación de secretos concerniente a la Seguridad del Estado. A diferencia de los opositores detenidos en marzo del 2003, quienes fueron juzgados y sancionados en apenas pocos días bajo procedimiento sumario (sin entrar a considerar la burda y arbitraria acusación) del que en mi modesta opinión son responsables directos el señor Rubén Remigio Ferro, Presidente del Tribunal Supremo Popular y el señor Juan Escalona Regueiro, Fiscal General, por cuanto violaron la propia ley, en particular el articulo 479 de la Ley de Procedimiento Penal, que si bien autoriza los procedimientos sumarios exige que estos obedezcan a una situación excepcional, particularidad que no se cumplía para la fecha salvo el oportunismo político (la invasión norteamericana a Irak que centraría el ojo de la prensa mundial en este evento), Rolando permanecería por más de 3 años y 8 meses sin cargos formales, así como también lo estuvo su hermano de lucha Millet Leyva.

Jiménez Pozada, conocedor de las leyes cubanas desde el mismo inicio de su detención protestaría por las arbitrariedades a las que era sometido, especialmente las arbitrariedades de la jefa de Procesamiento Penal Tte. Coronel Virginia, el 1er Tte. Vladimir Rodes Laos (oficial operativo de la Seguridad del Estado) y la del instructor judicial capitán Gerardo Audia Frómeta, quien de manera violenta y coactiva quería una declaración de culpabilidad de Rolando, que reconociera no solo los delitos que se le imputaban sino que admitiera que trabajaba para la inteligencia norteamericana.

Rolando nunca cedió e incluso en el expediente no obra declaración alguna, varios documentos denunciando estas violaciones las escribiría Jiménez Pozada desde la prisión, a destinatarios como el Consejo de Estado, a la Fiscalía General, a la fiscalía Municipal de la Isla de la Juventud, de las que nunca recibió respuesta. (Los escritos mencionados pueden encontrarse en Internet).

El jueves 14 de diciembre del 2006, el colega sería trasladado desde la Prisión “El Guayabo” en la isla de la juventud hacia la Ciudad de La Habana sin explicarle los motivos, lo sabría pocos minutos antes del día 15 cuando le comunicaron que sería juzgado notificándole dos autos en donde se rechazaban los Recursos de Habeas Corpus presentado por el acusado y otro donde rechazaba la posibilidad de defenderse por “no estar acreditada su condición de abogado”.

En carta abierta de Rolando con fecha 12 de abril del 2007 desde la Prisión El Guayabo, el abogado denunciaría que la sentencia le fue notificada 111 días después del juicio, violándose el termino establecido para esta diligencia, denunciaba también que el juicio había sido secreto, sin la presencia de sus familiares y que no había participado del mismo al ser expulsado de la sala, al no reconocer autoridad al Tribunal por cuanto había permitido que se vulneraran esenciales garantías procesales.

En mi opinión particular, la actitud de Rolando ante el tribunal que lo juzgaría, lo eleva a una valentía 100 veces mayor a la que asumiera su máximo Jefe en Cuito Cuanavale, el General Arnaldo Ochoa, cuando este fue sancionado a la pena de muerte, sin que el Tribunal sancionador tuviera en cuenta la conducta anterior del general como atenuante por los servicios prestado a la patria, y que de manera contraria a derecho considero esto como una agravante.

Jiménez Pozada al valorar el juicio celebrado en diciembre del 2006 y el proceso penal en su contra, expresaba en su carta abierta las violaciones e irregularidades que habían sido conculcadas, tales como:

-La debida igualdad de las partes en el proceso penal, colocándolo en un estado de indefinición.
-Ser informado sin demora en forma detallada de la naturaleza y causas de la acusación formulada en su contra. Negándosele el acceso al contenido del expediente en que supuestamente se documentaba la acusación.
-No disponer del tiempo, ni de los medios necesarios para preparar su defensa.
-La dilación indebida del procedimiento, cuya vista oral se desarrolló 3 años y 9 meses después de la detención, violándose normas de procedimiento establecidas en la ley vigente.
-El empleo de violencia y coacción para obligarlo a declararse culpable.

No puedo dejar de expresar en este escrito que la sentencia 1 del 2007 en la causa 3 del 2006 seguida contra Rolando Jiménez Pozada, dictada por los jueces Gladys María Padrón Canals (Presidente), Alicia Valle Díaz, Anay Sabugo Herrera (ponente), Florian Fernández Gutiérrez y Juan Serrano Reyes, constituye una evidente y notoria Prevaricación por cuanto a sabiendas han dictado una Resolución injusta. Las pruebas son estas:

A- Permitir un proceso penal que se dilatara sin justificación alguna.

B- Consignar en el preámbulo de la sentencia que el “juicio fue oral y público”, cuando en realidad la vista se realizó no ya sin la presencia de familiares y amigos sino con la ausencia del propio acusado.

C- Consignar en el Segundo Resultando de la Resolución que para arribar al juicio de culpabilidad el Tribunal se fundamentó en la declaración del acusado, donde admitió el delito de Revelación de secreto y no así el de Desacato, es una evidente irresponsabilidad, constitutiva de delito por cuanto el acusado ni declaró en la vista oral, ni incluso en la fase de investigación.

D- Al adecuar la sanción, dice el Tribunal en su Quinto Considerando tuvo en cuenta la mala conducta del acusado antes de los hechos, ignorando de un plumazo la conducta del acusado que en este escrito ya han sido mencionado.

E- En el mismo Quinto considerando de la sentencia, queda establecida la parcialidad del Tribunal y el abuso de sus funciones cuando consigna: “...que para adecuar la medida de la sanción a imponer el Tribunal ha tenido en cuenta.......hechos que atentaron contra la seguridad y protección de nuestro estado revolucionario, la dignidad, y el honor de nuestro líder y comandante en Jefe poniendo en peligro...”

F- La sentencia le fue notificada a Rolando el 6 de abril del 2007, 111 días después de celebrarse la vista oral. La misma Resolución expresa que esta se notifica fuera de termino por exceso de trabajo de esa Sala (Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado), la misma que en pocos días notificó a más de 70 opositores en la Primavera del 2003 de las sentencias y que nunca estuvo entonces tan ocupada como hasta esa fecha y que sin embargo la notificaron dentro de los términos legales establecidos. Esta conducta per se es un delito de prevaricación prescrito en el Artículo 137 del Código Penal que establece que “el funcionario público que retarde maliciosamente la tramitación o resolución de un asunto......de que conozca o deba conocer incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año...”

Pero en mi modesta opinión la más significativa arbitrariedad y abuso de poder del Tribunal resulta ser la de haber duplicado la petición fiscal, pues esta solicitaba la sanción conjunta de 6 años y el Tribunal impuso 12. Si bien es cierto que el arbitrio judicial no está constreñido por la pretensión punitiva, creo imposible de explicar jurídicamente hablando la diferencia entre la sanción solicitada por la fiscalía y la impuesta por el Tribunal, a menos, que una de estas Instituciones haya conculcado alguna norma de índole procesal o sustantiva. En mi opinión fue el Tribunal de instancia el que evidentemente prevaricó. (Esta consideración de índole jurídica se hace partiendo del supuesto que la conducta sea constitutiva de delito, porque en mi opinión personal Rolando al igual que los demás cubanos que fueron enjuiciado en la Primavera del 2003 nunca debieron ser sancionados, en el caso particular del colega ni a 6 ni a 12 años. De todas maneras de una u otra forma el Tribunal sancionador dictó Resolución injusta.

A pocos días de que Rolando y otros 55 opositores cumplan 5 años de injusta, arbitraria, y criminal prisión, este es nuestro pequeño homenaje, recordarlos y exigir su inmediata libertad.

Hace 20 años Rolando Jiménez Pozada estaba bajo las balas, las metrallas y el fuego de tanques del tipo Olifantes. Los jueces que lo sancionaron a 12 años, lo más probable es que no conocieran esta historia. Alegando a la hora de sancionarlo su mala conducta con anterioridad de los hechos, tal vez ni hayan conocido que durante 7 años se enfrento a verdaderos delincuentes que tanto daño ocasionan a los ciudadanos (particulares que evidentemente no se consignaban en la Investigación Complementaria que en su día admitieron como prueba) y por eso lo mandaron a extinguir su sanción de manera irresponsable junto a esa lacra de la sociedad. Espero que esos jueces un día reconozcan que se equivocaron, y sirva ese sincero arrepentimiento como atenuante a su actuar criminal ante Tribunales imparciales que un día conocerán de estos hechos.

Pero nunca fue tan valiente Rolando Jiménez Pozada, aun mas que en Cuito Cuanavale cuando estaba bajo el fuego implacable del enemigo ,decidió por convicción luchar de manera pacifica por los derechos humanos en su pequeña isla, y sobre todo cuando desde la prisión El Guayabo, el 5 de junio del 2005, en carta abierta a Fidel Castro, le expresara entre otras muchas cosas: .....El día que los cubanos podamos ejercitar nuestro derecho de ponerlo a usted y sus cómplices a disposición de un Tribunal imparcial y competente para que lo juzgue por todos los actos terroristas realizados contra nuestro pueblo y promovidos en otras naciones, se materializará uno de los mayores triunfos de la justicia humana en su lucha contra el terrorismo, pues usted es el terrorista de origen cubano que mas crímenes ha cometido contra la humanidad”.

¡Libertad para Rolando Jiménez Pozada y todos los prisioneros políticos!


Juan Escandell Ramírez, miembro del Comité de Abogados por la Libertad del Colega Rolando Jiménez Pozada y representante de la Corriente Agramontista de abogados independientes en el exilio.

 

Acción Urgente en favor de Rolando Jiménez Pozada

Juan Escandell Ramírez – www.PayoLibre.com

19 de enero de 2008

El pasado día 15 el Comité de Abogados por la Libertad de Rolando Jiménez Pozada, se dirigió al Presidente de “Europan Bar Human Rights Institute”, Bertrand Favreau, solicitando de ese Instituto se pronunciara por la inhumana agresión recibida por el colega Jiménez Pozada en una Urgente Acción.

Esta fue la respuesta que inmediatamente ante nuestra petición realizaron los abogados europeos. Que si bien está en francés, les informo que las medidas que proponen son las siguientes:

Que las autoridades cubanas garanticen el bienestar y la seguridad de Rolando Jiménez Pozada.

Que de inmediato se realice una investigación y que los autores de esta agresión comparezcan ante la justicia.

Que Rolando Jiménez Pozada es un preso de conciencia y exigen la inmediata libertad.

Que las autoridades cesen de inmediato de emplear maniobras de maldad, maltrato y hostigamiento que ejercen contra los que opinen diferente y se asocien libremente.

El Comité de Abogados por la Libertad de Rolando Jiménez Pozada está constituido Por:
Juan Escandell Ramírez
Luis. F. Fernández
Pedro Fuentes Cid
Juan José López
Ofelia Nardo
Caridad Rafael
Antonio Pavoni
Santiago Gómez
Ángel Cuadra
Alfredo Garcia Menocal
Eduardo Agramonte
Jadir Hernández
Alexandra Salazar
Félix Fleitas Posada
Julio Alejandro Hernández


Le prisonnier de conscience Rolando Jiménez Pozada

sauvagement frappé dans la prison de El Guayabo

Roland Jiménez Pozada prisonnier politique et de conscience cubain, a été physiquement agressé dans la prison de El Guayabo dans l'île de la Jeunesse. Selon sa mère, Miriam Pozada, son fils l'a informée par voie téléphonique, qu'il est sur le point de perdre la vision d'un oeil à la suite de la sauvage agression qu'il a subie aux mains de quelques prisonniers de droit commun qui l'ont frappé avec un bâton tandis qu'il était enduré. Ce fait est arrivé le 31 décembre passé.

Les employés pénitentiaires ont pris la mesure radicale de mettre Roland Jiménez Pozada au secret dans une cellule de punition, soi disant "pour le protéger contre d'autres attaques". "Le condamné de droit commun responsable de ces lésions se promène impunément dans l'enceinte de cette prison", a remarqué Miriam et elle accuse de plus la Sûreté de l'État et le Gouvernement cubain pour l'intégrité physique de son fils, puisque cette agression coïncide avec l'interview que le prisonnier de conscience accordait une voie téléphonique au journaliste Jean Charles Fonseca Fonseca, à la suite des affirmations du directeur du journal officiel Granma à son édition du 17 décembre passé.

Dans cette interview Rolando Jiménez Pozada dément la fausseté que donne Lázaro Barredo sur son jugement dans son article "non par un goût est un camaján."

ACTION RECOMMANDÉE : dans les appels que vous ferez parvenir le plus vite possible aux destinataires mentionnés ci-après (en espagnol ou dans votre propre langue):

- engagez les autorités à prendre des mesures immédiates pour garantir la sécurité en prison de Rolando Jiménez Pozada;
– demandez instamment qu'une enquête soit menée sur l'agression dont a été victime Roland Jiménez Pozada, et que les auteurs de cette agression soient traduits en justice ;

– rappelez que Roland Jiménez Pozada est un prisonnier d'opinion et demandez sa libération immédiate et sans condition.
- demandez aux autorités de mettre un terme aux manœuvres de harcèlement, d'intimidation et de persécution des défenseurs des droits humains et des dissidents politiques qui exercent leur droit à la liberté d'expression, de réunion et d'association;

- demandez que tous les défenseurs des droits humains et les dissidents politiques puissent exercer leurs activités légitimes et non violentes librement et sans crainte de représailles.

APPELS À

Chef de l'État et du gouvernement
Raul Castro Ruz
Presidente interino
La Habana, Cuba
Fax : + 53 7 8333085 (via le ministère des Affaires étrangères)
ou + 1 2127791697 (via la Mission de Cuba auprès des Nations unies)
Courriers électroniques :
f_castro@cuba.gov.cu ou cuba@un.int (via la Mission de Cuba auprès des Nations unies)
Formule d'appel :
Su Excelencia / Monsieur le Président de la République par intérim

Procureur général
Juan Escalona Reguera
Fiscal General de la República
Fiscalía General de la República, San Rafael 3, La Habana, Cuba
Fax : + 53 7 669 485 / 333 164
Formule d'appel :
Señor Fiscal General, / Monsieur le Procureur général,

Ministre des Affaires étrangères :
Felipe Pérez Roque
Ministro de Relaciones Exteriores,
Ministerio de Relaciones Exteriores, Calzada No. 360, Vedado, La Habana, Cuba
Fax : + 53 7 8333 085
Courriers électroniques :
cubaminrex@minrex.gov.cu
Formule d'appel :
Señor Ministro, / Monsieur le Ministre,

Ministre de l'Intérieur
General Abelardo Coloma Ibarra
Ministro del Interior y Prisiones
Ministerio del Interior, Plaza de la Revolución, La Habana, Cuba
Fax : + 53 7 8301 566
Formule d'appel :
Señor Ministro, / Monsieur le Ministre,

COPIES aux représentants diplomatiques de Cuba dans votre pays.

 

Golpean salvajemente al prisionero de conciencia Rolando Jiménez Pozada
Lamasiel Gutiérrez, Corresponsal de Misceláneas de Cuba

10 de enero de 2008

Isla de Pinos, Cuba – El preso político y de conciencia cubano Rolando Jiménez Pozada, fue agredido físicamente en la prisión El Guayabo en la isla de la Juventud.

Según su madre, Miriam Pozada, su hijo le manifestó por vía telefónica, que está a punto de perder la visión de un ojo producto de la salvaje golpiza que sufrió a manos de varios presos comunes que lo golpearon con un palo mientras era aguantado. Este hecho ocurrió el pasado 31 de diciembre.

Los oficiales penitenciarios tomaron la drástica medida de incomunicar a Rolando en una celda de castigo, según ellos “para protegerlo de otros ataques”.

“El reo común causante de estas lesiones, junto a los cómplices, se pasea impunemente por los predios de esa prisión”, señaló Miriam y responsabiliza además a la Seguridad del Estado y al Gobierno cubano por la integridad física de su hijo, ya que esta agresión coincide con la entrevista que el prisionero de conciencia ofreciera vía telefónica al periodista Juan Carlos Fonseca Fonseca, a raíz de las afirmaciones del director del diario oficial Granma en su edición del pasado día 17 de diciembre.

En esta entrevista Rolando Jiménez Pozada desmiente las falsedades que sobre su juicio da Lázaro Barredo en su artículo “No por gusto es un camaján.”

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=13435

 

Las mentiras de un mercenario de la pluma y de la mesa

Comité de abogados por la libertad del colega Rolando Jiménez Pozada

18 de diciembre de 2007

El 17 de diciembre del 2007, Granma publicó un artículo del periodista Lázaro Barredo Medina titulado: "No por gusto es un camaján". El mencionado artículo se refiere a Elizardo Sánchez Santa Cruz.

Para desmentir a Sánchez Santa Cruz sobre lo expresado en una conferencia de prensa sobre los juicios secretos al abogado Rolando Jiménez Pozada y al periodista independiente José Oscar Sánchez Madan, Lázaro Barredo escribe:

"En ese tema ha hecho una desvergonzada manipulación de los juicios a los que fueron sometidos los ciudadanos José Oscar Sánchez Madan y Rolando Jiménez Pozada."

"Sobre José Oscar Sánchez, Elizardo distorsionó totalmente lo ocurrido a este ciudadano e hizo la denuncia ante agencias cablegráficas de que se le realizó un juicio sumarísimo, secreto, sin presencia de familiares ni abogado de la defensa. Lo verdaderamente ocurrido fue que José Oscar fue detenido y procesado por vagancia habitual, lo cual fue comunicado de inmediato a la madre del detenido, Luz Divina Madan Santa Cruz, mientras que en el proceso José Oscar fue defendido por la abogada de oficio nombrada Maritza Guerra González."

"En la vista oral, Sánchez Madan alegó tener vínculo laboral estable como "periodista independiente" con una agencia de prensa privada en los Estados Unidos y devengaba un salario que le enviaban a través de "instituciones bancarias cubanas".

"En cuanto a Rolando Jiménez Pozada, El Camaján Elizardo Sánchez también hizo una tenebrosa presentación ante la prensa extranjera, asegurando que este individuo había sido condenado en juicio secreto como abogado disidente, que no se le permitió su autodefensa y que fue juzgado en ausencia."

"En este caso también mintió descaradamente. Jiménez Pozada fue juzgado en el Tribunal Municipal de 10 de octubre. Inicialmente el detenido manifestó que se auto defendería a partir de su condición de abogado, luego desistió de esa idea y se le designó un abogado de oficio, con quien mantuvo buena comunicación. Fue sancionado por revelación de secreto y Desacato Agravado. En su intervención ante el tribunal reconoció el primer delito, pero no aceptó el segundo. Se le informó su derecho al Recurso de Casación, lo cual rehusó."

El Comité de abogados por la libertad del colega Rolando Jiménez Pozada declara que Lázaro Barredo miente deliberadamente, y estas son las pruebas que ante la opinión pública internacional exponen, sin otras consideraciones a las nauseabundas declaraciones del mencionado periodista:

1- El delito de Revelación de secreto es competencia de la Sala de los delitos contra la Seguridad del Estado de los Tribunales Provinciales por lo que Barredo demuestra una ignorancia manifiesta en las leyes procesales y penales cuando dice que Rolando fue sancionado en el Tribunal Municipal de 10 de Octubre.

2.- Que Lázaro Barredo miente deliberadamente cuando expresa que Jiménez Pozada no ejerció su autodefensa porque a pesar de haberlo solicitado en un inicio luego desistió. Jiménez Pozada en carta pública denunció que minutos antes de su juicio en diciembre del 2006 se le notificaron dos autos del Tribunal donde se desestimaba el Recurso de Habeas corpus interpuesto por el propio Rolando a su favor y otro donde se desestimaba su autodefensa por no acreditar su condición de licenciado en Derecho. En esa misma carta Jiménez Pozada denunciaba que ni Rene Gómez Manzano ni Juan Carlos González Leiva, abogados sancionados en otros procesos penales, habían podido ejercer ese derecho a pesar que el Decreto 81 que regula el ejercicio de la abogacía en Cuba, lo consigna en su disposición legal.

3.- Que según la carta del abogado Rolando Jiménez Pozada de fecha 12 de abril del 2007, este fue conducido a la fuerza a la Sala del juicio y que allí expresó en voz alta que no reconocía ni autoridad ni competencia al Tribunal constituido por su incapacidad para administrar justicia, por lo que fue desalojado de la sala acusado por el Tribunal de desacato y desobediencia, mostrando inconformidad con el abogado de oficio designado. Entre las razones para descalificar al Tribunal, Jiménez Pozada argumentó que durante su proceso se habían conculcado garantías tales como la de: Igualdad de las partes, dilación del proceso sin justificación alguna. (Mientras los opositores de la Primavera del 2003 habían sido sancionados a más de 20 años en juicios sumarísimos en apenas pocos días; Rolando detenido poco tiempo después fue enjuiciado después de casi 3 años y nueve meses, lo que constituye la vulneración de los términos procesales, que la propia ley adjetiva establece. El abogado en innumerables ocasiones denunció mediante cartas a la Fiscalía y al Consejo de Estado, la violencia y la coacción a la que fue sometido durante el proceso, denunciando con nombres y apellidos a los participantes de los mismos (Véase las cartas que se encuentran en Internet dirigidas a la Fiscalía, Consejo de Estado y al propio Fidel Castro). Esta documentación obra también en manos del Comité que lucha por su libertad y están a la disposición de quienes la requieran.

4.- Según este periodista, Jiménez Pozada acepto el delito de Revelación de secreto pero no el de desacato agravado (según su terminología). Agrega además que se le notificó su derecho a establecer Recurso de Casación contra la sentencia y que sin embargo rehusó establecerlo. Le preguntamos a Lázaro Barredo ¿por qué Jiménez Pozada no lo estableció, a pesar de que según él, Jiménez Pozada no admitió uno de los delitos?

5.- Jiménez Pozada no estableció Recurso de casación contra la sentencia dictada, porque consideró no perder tiempo contra una administración de justicia en la que no cree, ni nunca reconoció jurisdicción ni competencia, como así lo expresó antes del juicio y por lo que resultó expulsado de la Sala el 6 de diciembre del 2006.

6.-La sentencia número 1 del 2007 sobre la causa 3 del 2006 contra Rolando Jiménez Pozada, por los delitos de Revelación de secretos y Desacato, pronunciada por Gladys María Padrón Canals (Presidente), Anay Sabugo Herrera (ponente), Alicia Valle Díaz, Florián Fernández Gutiérrez, y Juan Serrano Reyes, cuya sanción de 12 años, 4 años más que la solicitada por el fiscal Enrique Núñez Grillo, constituyen en la opinión de este Comité una de las monstruosidades jurídicas más grandes cometidas por la administración de justicia cubana del actual gobierno. Esta absurda sentencia fue notificada al acusado 110 días después de celebrarse la vista oral, en evidente vulneración de la propia legislación vigente y cuya justificación se encuentra en el propia Resolución: "exceso de trabajo". EXCESO DE INJUSTICIA, declara nuestro Comité (La sentencia obra en nuestras manos en caso de ser requerida).

7.- Lázaro Barredo debiera conocer, que Jiménez Pozada, fue declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional.

8.- Nuestro Comité de abogado no puede dejar de referirse a lo que expresa Lázaro Barredo en lo concerniente al periodista José Oscar Sánchez Madan, sancionado a 4 años sin delito alguno, a quien califica de "vago habitual" y que durante su juicio fue defendido por la abogada de oficio Maritza Guerra como si esto pudiera justificar la arbitrariedad. Debe saber Barredo que los abogados cubanos, casi todos, no aceptan la designación, porque están conscientes de que en este procedimiento, poco pueden hacer, y de ahí la necesidad de nombrar abogados de oficios. Miles de cubanos han sido sancionados por este tenebroso instituto jurídico del "estado de peligrosidad". ¿Vagancia habitual?, por favor no se ría de la inteligencia de sus semejantes. ¿Pueden los opositores al gobierno trabajar? ¿Tendrán la confianza política para desempeñar sus profesiones? Le retamos a que nos digan ¿cuántos cubanos sometidos a este procedimiento han sido defendidos por abogados designados por el interesado?; y nos referimos no a los opositores sino a los ciudadanos comunes sometidos a este injusto instituto jurídico.

El Comité de abogados por la libertad del colega Rolando Jiménez Pozada, sugiere al señor Lázaro Barredo, a que consulte primero ante de escribir un artículo sobre juicios y procesos penales en Cuba al Dr. René Gómez Manzano, premio Ludovic Trarieux 2007, otorgado por los más importantes colegios de abogados de Europa, cuya dirección y teléfono puede seguramente obtenerlo a través de las autoridades cubanas.

Firmado por abogados del Comité por la libertad del colega Rolando Jiménez Pozada:

Juan Escandell Ramírez
Luis F. Fernández
Juan José López
Caridad Rafael
Ofelia Nardo
Santiago Gómez
Félix Fleitas
Antonio Pavón
Alfredo García Menocal
Pedro Fuentes Cid
Adolfo Rivero Caro
Ángel Cuadra
Eduardo Agramante
Julio Alejandro Hernández.

Denuncian arbitraria condena de abogado cubano
Corriente Agramontina

7 de mayo de 2007

La Habana – www.PayoLibre.com – La Corriente Agramontista (agrupación de abogados independientes) denuncia con toda energía por este medio el atropello perpetrado recientemente por las actuales autoridades cubanas en la persona de un miembro de nuestro gremio: el licenciado Rolando Jiménez Pozada.

De conformidad con las informaciones que han brindado la prensa independiente y organismos consagrados a monitorear la situación de los Derechos Humanos en nuestro país, el colega Jiménez Pozada fue sometido a juicio hace meses en la Sala de Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Ciudad Habana, y recientemente fue sancionado a doce años de privación de libertad, principalmente por el supuesto delito de Revelación de Secretos Concernientes a la Seguridad del Estado.

De acuerdo con esas mismas informaciones, al referido letrado pinero no se le permitió asumir su propia defensa (según era su expreso deseo, para lo cual está autorizado por el vigente Decreto-Ley sobre el Ejercicio de la Abogacía), y el juicio se celebró sin la presencia de él mismo (ya que fue retirado de la sala por orden del tribunal juzgador), o de algún familiar suyo.

Todas estas circunstancias justifican los calificativos de juicio secreto y sin la participación de un defensor adecuado que ha recibido el mencionado proceso.

Lo anterior se suma a las numerosas denuncias que, a lo largo de los años que ya ha permanecido en prisión, ha formulado el referido letrado debido a las arbitrariedades que ha observado durante su encierro.

La Corriente Agramontina recalca que Rolando Jiménez Pozada está reconocido como preso de conciencia por la prestigiosa organización Amnistía Internacional.

Habida cuenta de todas las circunstancias mencionadas, se hace evidente que la prolongada reclusión del mencionado hombre de leyes (que ya dura cuatro años), las reprobables condiciones en que permanece preso, el irregular proceso al que fue sometido y la cruel pena que se le ha impuesto, merecen el rechazo y la condena de sus colegas de todo el mundo, así como los de los hombres y mujeres de buena voluntad.

En ese sentido, la Corriente Agramontina solicita para él la solidaridad de todos; en especial, la de sus compañeros juristas de los diferentes países del mundo.

! Libertad para Rolando Pozada y todos los presos políticos cubanos!

La Habana, 2 de mayo de 2007
Corriente Agramontina (de abogados independientes)


Juzgan a prisionero de conciencia encarcelado
Luis Esteban Espinosa

22 de diciembre de 2006

Ciego de Ávila, Cuba – www.PayoLibre.com – El abogado y prisionero de conciencia Rolando Jiménez Pozada fue juzgado este viernes 15 de diciembre en horas de la mañana por el Tribunal Provincial de Ciudad de La Habana.

Jiménez Pozada declaró vía telefónica a la Fundación Cubana de Derechos Humanos (FCDH) que el juicio quedó inconcluso de sentencia con una petición fiscal de 6 años de privación de libertad, añadió que el juicio oral se celebró en una sala aledaña a Villa Marista, cuartel de la Seguridad del Estado.

El reo continuó diciendo que lo acusan de desacato, revelación de secreto y propaganda enemiga, además de haber sido informado por los oficiales de que tiene 2 causas adicionales pendiente por escribir en las paredes de la prisión letreros que dicen Abajo Fidel.

Rolando Jiménez Pozada, de 37 años, fue encarcelado el 25 de abril de 2003, habiendo permanecido 3 años y 8 meses encerrado sin ser presentado ante los tribunales de justicia. Pertenece a la Corriente de Abogados Agramontista y es Presidente del Centro Democrático Pinero. Reside en calle 28 A # 5308 e/ 53 y 55, Nueva Gerona, Isla de Pinos.

Agencia de prensa Jóvenes sin censura (El gobierno cubano le niega a esta agencia su reconocimiento legal)

Preso Político en huelga de Hambre en Isla de la Juventud
Por Roberto Santana Rodríguez

8 de diciembre de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – El preso político Rolando Jiménez Pozada envió una carta a la sede del Partido Autónomo Pinero (PAP) desde la prisión El Guayabo, en Isla de la Juventud, en la que afirma que se encuentra en huelga de hambre en protesta por las violaciones a los derechos humanos y libertades fundamentales cometidas por el régimen cubano y el partido comunista en contra del pueblo, informó Elena Varelevna Verselova, a cargo de las relaciones públicas de dicho partido.

A continuación el texto íntegro de la carta:

Prisión El Guayabo, 20 de noviembre de 2006

A partir del 2 de diciembre iniciaré una huelga de hambre en protesta por las violaciones sistemáticas de los derechos y libertades fundamentales de los cubanos cometidas por el régimen de Fidel Castro y el partido comunista.

El hecho dela celebración del 80 cumpleaños de dictador y el 50 de las fuerzas armadas deviene en instrumento a través del cual se sostiene el régimen de servidumbre impuesto en Cuba.

Realizar una huelga de hambre implica un riesgo a la salud y la vida, no es vocación de suicida lo que me impulsa a realizarla, sino que me guía el deseo de recabar el apoyo de la opinión pública al reconocimiento del derecho del pueblo cubano de poner fin a la dictadura que por más de 47 años ha oprimido al país y a promover pacíficamente una transición hacia la democracia y el establecimiento de un estado de derecho real que brinde protección a todos los cubanos por igual en el ejercicio íntegro de sus derechos y libertades fundamentales.

Por ello convoco a los presos políticos, que sufrimos el trato cruel, inhumano y denigrante que se nos infringe en el sistema penitenciario cubano, a sumarse a la huelga de hambre. Así mismo llamo a todos los cubanos a no acatar o colaborar con las imposiciones de Fidel Castro y el partido comunista.

Negándonos a colaborar sumisos con el dictador ejercitamos nuestro derecho de hombres libres y cumplimos con el sagrado deber de liberar a nuestra patria de toda tiranía y despotismo autoritario.

¡Libertad y Democracia para Cuba!

Fin de la carta

Rolando Jiménez Pozada, de 35 años de edad, es abogado de profesión, pertenece a la Fundación Isla de Pinos y Fomento Territorial. Permanece en prisión desde el 25 de abril de 2003 sin que hasta el momento se le realice juicio.

La Junta Directiva del PAP expresó preocupación por la salud de Jiménez Pozada y aseguró que se mantendrá a la expectativa sobre cualquier noticia que se difunda al respecto.

Carta abierta al dictador Fidel Castro Ruz

14 de junio de 2005

Desde Isla de Pinos, Cuba – www.PayoLibre.com – Por el título usted puede pensar que esta carta fue escrita en cualquier esquina en la Calle Ocho, en Miami, donde cualquier cosa se puede decir del actual gobernante de Cuba; pero no, fue escrita en la prisión “El Guayabo”, en Isla de Pinos, por un abogado de 34 años de edad, Rolando Jiménez Pozada, quien desde el 25 de abril del año 2003 –mes en que juicios sumarísimos pusieron a 75 cubanos a cumplir larguísimas condenas-, se encuentra encarcelado sin tener beneficio de juicio alguno. Es considerado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional. Esta carta, a simple vista, puede parecerle larga, y de hecho lo es, pero se está poniendo aquí completa porque está escrita con tal pasión que no hay de donde cortarle.

Si desea recibir copia de la carta original, escriba al correo electrónico que está en la Portada de este Sitio cibernético.


Prisión “El Guayabo”, 5 de junio del 2005.

Carta abierta al dictador Fidel Castro Ruz

Sr. Dictador Fidel Castro Ruz:

Que Dios bendiga al pueblo cubano concediéndole el favor de poder librarse de la funesta opresión que usted le impone.

El que suscribe, Rolando Jiménez Pozada, privado arbitrariamente de mi libertad para ejercitar mi legítimo derecho de disentir y oponerme a la cruel y vergonzosa dictadura, impuesta por usted en Cuba, me dirijo a su persona y a la opinión pública nacional e internacional para por esta vía ejercer mi derecho de ciudadano cubano a expresar mi opinión respecto a los asuntos de mi patria; aunque con ello atraiga contra mi persona la cólera de tiranos como usted.

Lamentablemente nuestro pueblo se encuentra imposibilitado de autodeterminar el régimen de gobierno de la nación, y con ello privado de su derecho a participar en la determinación de la política exterior del país y excluido de la administración de la justicia y los recursos de la patria, lo que constituye la peor de las ofensas y la mayor injusticia, que contra el pueblo cubano usted comete.

Permítame decirle lo que por temor a sus represalias, el pueblo cubano no se atreve a decir en público. A nadie engaña con su farsa de representar el papel de demandante de justicia para las víctimas cubanas de acciones terroristas. ¿Quién puede creer en el supuesto interés que por la justicia manifiesta el responsable de la muerte de los miles de cubanos que han sido fusilados, victimas de procesos judiciales carentes de las debidas garantías procesales? ¿Quién puede creer en el humanismo que dice profesar el que ha condenado a muerte a miles de cubanos, al obligarlos a suicidarse en el mar que nos separa de los EUA, en el intento de escapar de la tiranía a que se encuentran sometidos?

¿Como creer en la honestidad del que se apropió del poder en Cuba a través de acciones terroristas? ¿Acaso cree que el pueblo cubano ha olvidado la forma en que llegó usted al poder? ¿Cómo puede usted acusar a otra persona de supuestamente promover un acto terrorista contra el Cabaret Tropicana, cuando su organización, Movimiento 26 de Julio (M-26-7), hizo estallar una bomba en el mismo establecimiento el 31 de diciembre de 1956 y ejecutó cientos de actos terroristas para derrocar al tirano de Batista? Actos que por estar dirigidos contra un tirano, no dejaron por ello de ser actos terroristas.

La prueba determinante de su falsedad, es el tratamiento que usted mismo ha dado a los terroristas que lo han apoyado, los cuales son tratados como héroes y mártires, incluso los hay que han muerto al estallarle la bomba que iban a poner y ha erigido monumentos y tarjas que recuerdan su supuesto heroísmo.

Así mismo la prensa oficial, órgano de comunicación del PCC (Partido Comunista de Cuba), denomina y califica a las acciones terroristas que se manifiestan en Iraq como “acciones de la resistencia”, dándole con ello un falso matiz de heroicidad a estas crueles acciones, que han cobrado la vida por igual de inocentes soldados norteamericanos que sólo cumplían con su deber, como también la de civiles y otros inocentes, sin contar el daño material que causan. En realidad los autores de estas mal llamadas acciones de la resistencia, no son más que miserables terroristas, incapaces de respetar el derecho ajeno a la vida. Igual tratamiento reciben los terroristas palestinos, afganos y de otras regiones del mundo por parte de esta prensa, promoviéndose y alentándose de esta forma la ejecución de los mencionados actos de terrorismo por parte del PCC y el gobierno cubano, pues es la prensa por ellos editada la que asume esta conducta.

Tampoco he observado la condena por su parte de los otros actos terroristas cometidos por los mal llamados movimientos revolucionarios de Latinoamérica, autores de cientos de secuestros, actos terroristas y vandálicos. Acciones que sin duda se inspiran en las realizadas por el propio M-26-7, que entre otras fechorías se le ocurrió el secuestro de Juan Manuel Fangio, el 23 de enero de 1958, lo que para mayor vergüenza e infamia es presentado por usted y por quienes lo alaban como un hecho heroico y patriótico. Ni usted, ni la facción política que lo sustenta pueden condenar las acciones terroristas de los mal llamados movimientos revolucionarios de Latinoamérica, pues además de haber inspirado sus acciones terroristas, también les han brindado apoyo económico, político, militar, técnico y logísticos. Verdad esta que en épocas pasadas su gobierno ni siquiera intentó ocultar, como lo hace ahora.

Sin embargo, mientras por un lado mantiene la conducta de alentar al terrorismo de la forma antes descrita, por otro promueve una campaña contra los que se le oponen con los mismos métodos empleados por usted, para despojarlos de sus derechos. ¿No fue usted el que antes de partir al exilio declaró: “Cerrados al pueblo todas las puertas para la lucha cívica, no queda más que la solución del 68 y 95”?

¿No fue usted, el que con su alegato, La historia me absolverá, esgrimió en su defensa el derecho al empleo de la fuerza y la violencia contra la tiranía? ¿No fue usted el que contra la voluntad popular y en detrimento de la buena práctica republicana y democrática, privó a nuestro pueblo de su derecho a asociarse libremente en partidos políticos para promover la defensa del bienestar y el interés común, imponiendo una dictadura que violenta, entre otros, el derecho de propiedad a los cubanos para beneficio de usted y de quienes lo apoyan?.

Por lo que no es necesario ser inteligente para comprender que el crimen de quienes se oponen a su dictadura por medio del terrorismo, consiste en imitar los mismos métodos empleados por usted para hacerse ilícitamente del poder. Quien desee ser honesto e imparcial ha de reconocer que toda la vida de usted, ha sido un canto de aliento al empleo de la violencia y el terror como método para imponer su voluntad personal y satisfacer su ambición y de rechazo al ejercicio de la razón y la justicia, pues ni la razón, ni la justicia nunca han asistido a su conducta tiránica.

No creo en la existencia de un terrorismo bueno. Para mi toda manifestación de terrorismo es nociva y perjudicial a la humanidad; ya que el mismo se fundamenta en la práctica antidemocrática de imponer una idea o interés personal, por medio del terror a las demás personas. Por lo que es falsa la creencia de que por medio del terrorismo se puedan defender o promover libertades o causas justas.

Durante los 46 años de su dictadura totalitaria, se ha institucionalizado el uso del terror como forma de gobierno, imponiéndose de manera ilícita una legislación que trata de brindar legalidad al empleo del terror. Legislación que además de privar al pueblo cubano de su legítimo derecho de oponerse a la tiranía por medios cívicos y pacíficos, erige a la legislación penal impuesta, como el principal instrumento de terror gubernamental, a través del cual se priva de libertad y hasta de la vida a quienes se oponen lícitamente a la dictadura.

Pues usted, al igual que todos los tiranos y déspotas, emplea el presido político, la pena de muerte, el acoso y el hostigamiento como formula gubernamental para eliminar y obstaculizar la actividad de quienes se le oponen; y como instrumento para aterrorizar a la población cubana, con el objeto de obligarla a aceptar la dictadura.

Los periodos de prisión sufridos por la Sra. Martha Beatriz Roque Cabello, por promover la asamblea para la sociedad civil en Cuba; la hostilidad y el acoso que sufren el Sr. Oswaldo José Payá Sardiñas y los demás promotores del Proyecto Varela; y el presidio político que sufrimos personas como: Dr. Oscar Elias Biscet, Nelson Aguiar Ramírez, Julio Cesar Gálvez, Ricardo González Alfonso, Ángel Moya Acosta, Felix Navarro Rodríguez, Pablo Pacheco Ávila, Héctor Palacios Ruiz, Fabio Prieto Llorente, Dr. Marcelo Cano Rodríguez, Arnaldo Ramos Lauzurique, Víctor Rolando Arroyo, Normando Hernández, Héctor Maseda Gutiérrez, entre otros, pues es interminable la lista de victimas del uso del presidio político, la pena de muerte, el acoso y el hostigamiento, son instrumentos de terror gubernamental para que el pueblo cubano renuncie a sus aspiraciones de libertad y decoro, lo que demuestra que usted nunca ha renunciado al empleo del terrorismo como método de satisfacer sus ambiciones.

Es por ello que no puedo dejar de observar con indignación la farsa, por medio de la cual usted se presenta como el supuesto abanderado del pueblo cubano en la lucha contra el terrorismo, promoviendo una campaña nacional e internacional contra Luis Posada Carriles, lo que me impone el deber de denunciar por este medio los verdaderos objetivos que persigue usted con su farsa, los cuales son:

- Desviar la atención de la opinión pública nacional e internacional de las violaciones que de sus derechos humanos sufre la población cubana por parte de la dictadura implantada por usted, hacia el tema de Luis Posada Carriles.

- Imponer su voluntad, a las naciones democráticas que se niegan a apoyar su dictadura.

- Desacreditar a quienes disientan con su régimen, tratando de brindar la imagen de que están vinculados al terrorismo, conducta con la que usted manifiesta su capacidad de montar farsas, con las cuales beneficiarse, ocultar la crueldad de su régimen y al mismo tiempo tratar de poner en dudas la credibilidad de los que disienten con su dictadura.

Es por ello que no daré crédito a las acusaciones formuladas por usted contra Luis Posada Carriles, respecto a su presunta participación en el crimen de Barbados y los actos terroristas contra las instalaciones hoteleras cubanas, hasta que un tribunal imparcial y competente dictaminé su culpabilidad, con lo cual no lo exonero de la responsabilidad penal que pudiera poseer, ni me parcializo con él, ni le brindo apoyo a ninguna manifestación de terrorismo. Sólo respeto el derecho que posee toda persona acusada a ser considerada inocente, hasta que se pruebe su culpabilidad conforma a la ley.

Así mismo reconozco por medio de la presente el derecho que le asiste a todo estado democrático y respetuoso de los derechos humanos a negarse a extraditar a una persona que se encuentre bajo so jurisdicción hacia otro estado, en el que impere un régimen de gobierno incapaz de asegurarle al sujeto de extradición la integridad personal y un proceso judicial en el que se observen las debidas garantías procesales, que hacen posible la administración de justicia con imparcialidad. El ejercicio de este derecho por parte de un estado democrático no debe ser interpretado, ni calificado, como una maniobra para garantizar la impunidad penal al sujeto de le extradición; sino como el cumplimiento de un deber humanitario y un ejercicio de soberanía.

Para nadie es un secreto que en Cuba rige una dictadura totalitaria que priva a sus ciudadanos del disfrute del ejercicio íntegro de sus derechos humanos, por lo que Posada Carriles nunca podría ser juzgado con imparcialidad en nuestro país. Prueba de ello lo constituye mi propia situación legal, manteniéndoseme durante más de 2 años en prisión provisional sin poder disfrutar del derechos que me asiste a ser juzgado sin dilaciones indebidas; violándoseme el derecho a la igualdad de las partes en el proceso, en detrimento de las garantías mínimas del mismo, lo que me imposibilita establecer una defensa adecuada y me coloca en estado de indefinición al estar imposibilitado para interponer un recuso eficaz contra estas violaciones.

Por si fuera poco, durante este periodo de presidio que arbitrariamente se me ha impuesto, se me ha mantenido aislado en un celda cuyas condiciones violan lo regulado en las Reglas Mínimas para el Tratamiento a los reclusos de la ONU, con el deliberado propósito de incrementarme los sufrimientos y penalidades que la reclusión provoca y afectar mi salud física y mental, debiendo así mismo soportar el trato cruel, degradante e inhumano de los funcionarios penitenciarios, que va desde la amenaza continua contra mi vida y la de mis familiares, hasta golpizas como represalia a la expresión por mi parte de mi desacuerdo con la dictadura castrista, lo cual me hace temer con fundamento por la vida Luis Posada Carriles en caso de que fuera extraditado hacia Cuba o Venezuela, pues en Venezuela impera un gobierno, que además de ser cómplice y aliado de la dictadura de Fidel Castro Ruz, también evoluciona hacia la dictadura totalitarista.

Estoy convencido de la capacidad del gobierno norteamericano para darle el tratamiento adecuado a Luis Posada Carriles. No para satisfacer mezquinos deseos de venganza suyos, sino para la administración de justicia con imparcialidad y de acuerdo con las leyes democráticas que rigen en los EUA, por lo que apoyo al gobierno de ese país en el ejercicio que le asiste como estado soberano de resolver esta situación de acuerdo con sus leyes y las buenas prácticas republicanas y democráticas.

Si se quiere ser justo, ante todo se ha de ser imparcial. Como ser humano rechazo toda manifestación de terrorismo y reconozco la necesidad social de reprimir y sancionar toda conducta terrorista. Por lo cual le exijo a usted, que desconociendo los derechos del pueblo cubano nos impone su tiranía, permita a nuestro pueblo administrar justicia con imparcialidad a toda manifestación de terrorismo que hay dañado a nuestro país. Lo cual implica no sólo exigir responsabilidad a quienes se le han enfrentado por medio de acciones terroristas, sino también a usted y a quienes lo han apoyado por medio de manifestaciones terroristas y han alentado y promovido en América latina y otras partes del mundo la ejecución de actos terroristas. A usted por emplear el Terror como formula gubernamental de imposibilitar a nuestro pueblo la promoción de una transición democrática y pacífica que le permita el ejercicio íntegro de sus derechos humanos, modalidad esta del terrorismo empleado por usted que más daño a causado a nuestro pueblo.

El día que los cubanos podamos ejercitar nuestro derecho de ponerlo a usted y sus cómplices a disposición de un tribunal imparcial y competente para que los juzgue por todos los actos terroristas realizados contra nuestra pueblo y promovidos en otras naciones, se materializará uno de los mayores triunfos de la justicia humana en su lucha contra el terrorismo, pues usted es el terrorista de origen cubano que más crímenes ha cometido contra la humanidad.

Doy conclusión a la presente, convocando nuevamente el favor de Dios para mi patria. Rogándole que la bendiga concediéndole al pueblo cubano la oportunidad de poner término a la dictadura implantada por usted, Fidel Castro Ruz y sus cómplices del PCC, en Cuba. Y que este deseo sea alcanzado por nuestro pueblo, con el empleo de proyectos cívicos y pacíficos como el Proyecto Varela y el de la Asamblea para Promoción de la Sociedad Civil en Cuba, que expresan la voluntad de nuestro pueblo a promover una transición democrática y pacífica en contra de la voluntad del tirano que nos oprime.

Rolando Jiménez Pozada

Pozada Jiménez denuncia conducta ilícita de Fiscalía Municipal

25 de febrero de 2005

Isla de Pinos – www.PayoLibre.com – El preso político Rolando Jiménez Pozada, considerado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional, víctima de la ola represiva de marzo-abril del 2003 que aún no ha sido enjuiciado, le escribe la siguiente carta a la Fiscalía de la República de Cuba que aquí reproducimos íntegramente:


Prisión “El Guayabo”, 15 de febrero de 2005

A: Fiscalía General de la República de Cuba

Por este medio yo, Rolando Jiménez pozada, asegurado con prisión provisional desde el pasado 25 de abril de 2003, en el Expediente de Fase Preparatoria (EFP) 173/2003, me dirijo a su órgano para denunciar la conducta ilícita de la Fiscalía Municipal de Isla de la Juventud.

En octubre del 2004, solicité a la Fiscalía del Territorio la toma de declaración a mi madre y hermanos, respecto a la cantidad de veces que infructuosamente busqué para incinerarlo, el documento que misteriosamente fue ocupado en el domicilio de mi madre, y por el cual se me imputa la supuesta comisión de un delito de: “Revelación de secreto concerniente a la seguridad del estado”.

Negándose el fiscal José Ángel Luis a la práctica de las diligencias solicitadas, pretextando que el EFP ya había sido elevado con las conclusiones provisionales de la Fiscalía para el inicio de la fase del juicio oral. Así mismo manifestó innecesarias la práctica de las diligencias solicitadas, por considerar que estas no aportaban ningún elemento relevante al proceso.

Esta conducta de la Fiscalía viola lo dispuesto por la Ley de Procedimiento Penal (LPP), en relación al derecho que le asiste al acusado de solicitar la práctica de las diligencias que estime necesarias para su defensa. Por otra parte, el hecho de haber transcurrido desde aquel momento hasta la fecha más de 90 días naturales, demuestra la falsedad del pretexto esgrimido por la Fiscalía de no poder practicar las diligencias solicitadas por encontrase ya elevado el EFP para el inicio de la fase del juicio oral, puesto que aún no se me ha notificado las conclusiones provisionales de la Fiscalía, ni se ha fijado la fecha del juicio oral, violándose los términos ordinarios de la LPP.

La Fiscalía al negarse a practicar las diligencias por mi solicitadas, lo hace con el deliberado propósito de imposibilitarme que pueda esgrimir en mi defensa lo regulado en el Artículo 13.1 del código penal que establece como: “No sancionable la tentativa cuando el agente espontáneamente desiste del acto o evita el resultado delictuoso”, lo que quedaría demostrado con las declaraciones de mis familiares que se niegan tomar.

Calificar mi conducta de supuesta comisión de un delito de Revelación de secreto concerniente a la seguridad del estado, demuestra la incapacidad del sistema de justicia vigente en Cuba, no solo para impartir justicia con imparcialidad, sino también para proteger los derechos humanos de los ciudadanos cubanos. Porque en mi conducta no hay nada que constituya un peligro social, ni revela ningún secreto concerniente a la seguridad del estado, sino que el documento sólo expone la estructura, métodos y actuar ilícito del Departamento de la Seguridad del Estado en el municipio, demostrando como dicho órgano gubernamental viola las garantías constitucionales y los derechos humanos de los ciudadanos cubanos para imposibilitarles el ejercicio íntegro de sus derechos a fin de perpetuar el régimen injusto imperante en Cuba.

Más que un delito, es un deber moral de todo cubano denunciar toda conducta violatoria de los derechos humanos. Y la Fiscalía debiera sentar en el banco de los acusados a quienes, aun por mandato gubernamental, violen los derechos y garantías constitucionales de nuestros ciudadanos por medio de la violación ilícita del secreto de las comunicaciones o el empleo de otros medios o métodos clandestinos con iguales fines. Sin embargo, para desgracia de nuestro pueblo, la Fiscalía no está diseñada para la protección real de los derechos humanos de nuestra población, sino que es el instrumento represivo a través del cual se ejercita ilícitamente la acción penal en representación del estado, contra los que se niegan a someterse al régimen de servidumbre impuesto por la dictadura imperante en Cuba.

Razón por la cual, quienes osan de ejercitar la libertad de expresión denunciando las violaciones antes referidas, terminan siendo acusados de cualquiera de las tipicidades delictivas que arbitrariamente han sido incluidas en el código penal, para imposibilitar al pueblo cubano del ejercicio íntegro de la libertad de expresión, que tienen derecho como miembros de la gran familia humana.

Durante 22 meses, que se me ha mantenido en prisión provisional injustamente y sin permitírseme disfrutar del derecho al debido juicio y a la adecuada defensa, mi familia y yo hemos sido víctimas de torturas y violaciones de nuestros derechos humanos por funcionarios gubernamentales; a las que la Fiscalía ha contribuido con su silencio y negativa de ejercer la acción penal contra los comisores de estas conductas delictivas; promoviendo con ello un estado de indefensión para nuestras personas, al privarnos de la posibilidad de interponer un recurso eficaz para defender nuestra integridad personal de tales violaciones.

Por lo que me veo obligado una vez más, a ejercitar mi derecho como ciudadano cubano de recurrir a la Fiscalía, para reclamar la correspondiente reparación o indemnización por los daños y perjuicios que me han ocasionado los funcionarios gubernamentales, como represalia a mi negativa de ser cómplice del régimen oprobioso de servidumbre impuesto por la dictadura en Cuba y por mi decisión licita y justa de promover una transición democrática pacífica por medio de la cual, el pueblo cubano pueda disfrutar sin restricciones innecesarias del ejercicio íntegro de sus Derechos Humanos.

Firma: Rolando Jiménez Pozada

Se declara en huelga de hambre preso político en Isla de Pinos

Isla de Pinos – www.PayoLibre.com – El prisionero político, considerado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional, el Licenciado Rolando Jiménez Pozada se declara en huelga de hambre y explica sus razones en esta carta que damos a conocer al siguiente:

Prisión “El Guayabo”, 5 de diciembre del 2004

A: la opinión pública nacional e internacional

Desde la celda en que la represión gubernamental me mantiene aislado en prisión provisional desde el pasado 25 de abril del 2003, el que suscribe Licenciado Rolando Jiménez Pozada, por este medio se dirige a la opinión pública nacional e internacional para expresar las razones que le asisten para declararse en huelga de hambre a partir del próximo martes 7 de diciembre del 2004.

Mientras el próximo viernes 10 de diciembre del 2004 la humanidad celebre el 56 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en Cuba, la patria de Martí y de los Maceos, más de 300 cubanos sufren presidio político en nuestra nación sin derechos a rebelarse y oponerse al régimen de terror y de violación sistemática de los derechos humanos, humillando la dignidad humana de nuestro pueblo, (sistema) impuesto por la dictadura imperante desde enero de 1959 y que ya ha cobrado la vida de miles de cubanos, obligado a una gran parte de su población a exiliarse o suicidarse en las aguas del estrecho de la Florida huyendo de la represión gubernamental cuya máxima expresión es la pena de muerte o el presidio político.

El presidio político, institución que al decir de nuestro Martí ocasiona: “Dolor infinito, porque el dolor del presidio es el más rudo, el más devastador de los dolores. El que seca el alma, mata la inteligencia y deja huellas que no se borrarán jamás…” no ha desaparecido de nuestra nación, 106 años después de que España se viera obligada a reconocer nuestro derecho a ser libres, el presidio político continúa empleándose como instrumento de represión contra los deseos del pueblo cubano de alcanzar su libertad y establecer una república democrática con todos y para el bien de todos.

Por ello para protestar contra la falsedad de las declaraciones gubernamentales con las que pretenden justificar su represión, acusándonos de mercenarios al servicio de una supuesta nación enemiga, a quienes en defensa de los justos deseos de nuestro pueblo, nos hemos servido de la solidaridad del gobierno de los EUA y de otras naciones democráticas para promover la defensa del derecho del pueblo cubano a ejercitar libremente las libertades y derechos proclamados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que como miembros de la gran familia humana le asisten; me declaro en huelga de hambre a partir del próximo 7 de diciembre y reclamo de la comunidad internacional una actitud más valiente y solidaria en la defensa de los derechos de sus hermanos del pueblo cubano y se le exija a la facción política aunque ilícitamente se ha apoderado del poder en nuestra nación, le pongan fin a las prácticas represivas y al régimen de terror que agobia mi país.

Solicitando a todos las personas que tengan acceso a la presente declaración, me apoyen en su divulgación por los medios a su alcance.

Que Dios me perdone por las consecuencias que para mi salud o mi vida se deriven de mi conducta y le conceda al pueblo cubano la gracia y bendición de poder disfrutar de la libertad y la democracia que hoy se le niega y que tantas vidas le ha costado a la nación.

Esposa de preso político denuncia violaciones y faltas de garantías procesales

Isla de la Juventud, 23 de Noviembre de 2004
www.adcuba.org

Por este medio quiero denunciar la arbitrariedad judicial que se está cometiendo contra mi esposo Rolando Jiménez Pozada y también contra Rafael Millet Leyva, ambos prisioneros de conciencia reconocidos por Amnistía Internacional, y cinco presos más acusados de tentativa de salida ilegal, nombrados estos: José Ariel Quiles Rodríguez, Arturo Fleitas, Yuri Flometa, Eduardo Méndez y Ramón Borrego Díaz.

Todos ellos llevan más de 18 meses pendientes al debido proceso, lo cual constituye una infracción de lo dispuesto en el articulo 14, apartado 3, inciso C, del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos y del cual Cuba es parte, el que establece el derecho que le asiste a todo ser humano a ser juzgado sin dilaciones indebidas.

En todo este período a mi esposo no se le ha presentado cargos contra su persona ni se le a celebrado el debido juicio en perjuicio de los términos normales establecidos por la propia ley de procedimiento penal, conociendo que las dilaciones indebidas se deben a orden del Consejo de Estado, que violando las regulaciones establecidas despacha sistemáticamente los expedientes de fase preparatoria de los delitos por motivaciones políticas, lo cual se conoce por declaraciones del propio instructor, del fiscal nombrado José Luis y oficiales de la seguridad del estado.

Esta ingerencia del Consejo de Estado, órgano de gobierno con facultades legislativas y ejecutivas en asuntos judiciales por motivaciones políticas quebranta el debido equilibrio de las partes en el proceso penal a favor de la parte que acusa y con dicha dilación anula las debidas garantías procesales, lo que afecta al acusado, lo que unido a la forma en que se constituye y selecciona el tribunal que juzgará el proceso penal, que atenta contra la debida imparcialidad que debe observar y las facultades que la propia constitución le otorga al Consejo de Estado de impartir orientaciones a los tribunales: artículo 90, inciso H, coloca a los que son procesados por delitos políticos en estado de indefensión.

Rolando Jiménez Pozada, de 33 años, es abogado y director del Centro Democrático Pinero de Derechos Humanos, en Isla de Pinos, creado en julio de 2002. En enero de 2002 fue despedido de su puesto como asesor jurídico de una empresa de medicina veterinaria, según los informes debido a sus problemas con el Departamento de Seguridad del Estado (DSE).

La información fue dada a Acción Democrática Cubana por Lamassiel Gutiérrez Romero, esposa del prisionero de conciencia Rolando Jiménez Pozada.

Carta de preso politico en Isla de Pinos
www.payolibre.com

Prisión El Guayabo, 12 de octubre del 2004.

A: Fiscalía General de la República de Cuba.

Por este medio el que suscribe, Rolando Jiménez Pozada, asegurado en prisión provisional desde el 25 de abril del 2003, deseo ejercitar mi derecho de emitir quejas y peticiones a las autoridades y de reclamar la correspondiente indemnización o reparación por los daños y perjuicios que me han ocasionado indebidamente los funcionarios estatales en el desempeño arbitrario de sus funciones; de acuerdo con lo previsto al respecto en la ineficaz y discriminatoria Constitución de la República de Cuba.

Como mencioné desde hace 540 días naturales, equivalente a 17 meses y 20 días, me encuentro en prisión provisional por supuestamente haber incurrido en los delitos de: "Desacato al gobernante Fidel Castro" y "Revelación de secreto concerniente a la Seguridad del Estado". Sin que concurra en mi persona ninguna de las causales establecidas por la ley para la aplicación de la prisión provisional. Pues mi conducta ni implica un peligro para la sociedad, ni le causó ningún daño, tampoco mi conducta anterior a la supuesta comisión del delito indica que yo pretenda evadir en algún momento la acción de la justicia.

Durante este periodo no se me han presentado oficialmente cargos contra mi persona (Petición Fiscal), ni se me ha celebrado el debido juicio en perjuicio de los términos normales establecidos por la propia ley de procedimiento penal; sin que existan circunstancias o causas que justifiquen la violación de dichos términos y recurrir a la facultad extraordinaria que a la propia ley le concede al fiscal general de la República; teniendo en cuenta que las acciones de instrucción de procesamiento penal y la fiscalía para la documentación del expediente de fase preparatoria debieran agotarse en menos de 4 meses por la naturaleza y circunstancias propias de las imputaciones que se me realizan en el mismo.

Conociendo que la dilación indebida se debe a orientaciones del Concejo de Estado, que violando las regulaciones establecidas por la ley de Procedimiento Penal despacha sistemáticamente los expedientes de fase preparatoria de los delitos por motivaciones políticas, lo cual conozco por declaraciones del propio instructor, del fiscal José Luis y de los oficiales del Departamento de la Seguridad del Estado; al ser interrogados por mí y mis familiares respecto a la dilación del proceso, respondiéndonos que la demora responde a orientaciones del Consejo de Estado con el objeto de buscar un momento más oportuno en el futuro para favorecer los intereses del gobierno.
Esta injerencia del Consejo de Estado, órgano de gobierno con facultades legislativas y ejecutivas en asuntos judiciales, por motivaciones políticas, quebranta el debido equilibrio de las partes en el proceso penal a favor de la parte que acusa y con dicha dilación anula las debidas garantías procesales, lo que afecta al acusado, lo que unido a la forma en que se constituye y selecciona el Tribunal que juzgará el proceso penal que atenta contra la debida imparcialidad que debe observar y las facultades que la propia constitución le otorga al consejo de Estado de impartir orientaciones a los tribunales (articulo 90 inciso h), nos coloca en estado de indefensión a los que somos procesados por delitos de motivación política.

Actualmente en esta prisión nos encontramos 7 personas afectados por esta dilación (José Ariel Quiles Rodríguez, Arturo Fleitas, Yuri Prometa, Eduardo Méndez, Ramón Borrego Díaz, Rafael Millet Leyva y el que suscribe) con más de 17 meses pendientes al debido proceso, lo cual constituye una infracción de lo dispuesto en el artículo 14, apartado 3, inciso c) del pacto internacional de los derechos civiles y políticos del cual Cuba es parte y que establece el derecho que le asiste a todo ser humano a ser juzgado sin dilaciones indebidas.

No limitándose las autoridades judiciales a las violaciones antes expuestas, el pasado viernes 1 de octubre, funcionarios penitenciarios me condujeron al teatro de la prisión sin explicación alguna, donde el tribunal municipal de Isla de la Juventud en menos de 10 minutos me juzgó y sancionó a tres meses de privación de libertad en detrimento de mis garantías y con desconocimiento a lo dispuesto por la propia ley de Procedimiento Penal por el delito de Incumplimiento de las obligaciones derivadas de la comisión de contravenciones (Artículo 170 del código penal), por una multa de 20 pesos que me impuso la policía por supuestamente alterar el orden, cuando en realidad lo único que hacía era ejercitar mi derecho a la libre expresión de mi opinión política, la cual me vi imposibilitado de pagar por causa de fuerza mayor; ajena a mi voluntad porque varios días después de imponérseme la multa fui detenido y permanezco hasta la fecha en prisión provisional, lo que me imposibilita cumplir con el pago de la mencionada multa. El Tribunal no me permitió recusar a uno de sus miembros que con anterioridad, en el año 2000, había tenido un altercado con mi persona que nos enemista por motivo del trabajo que desempeñaba en aquella época (Asesor jurídico de la Empresa de Materiales de la Construcción).

Tampoco se me informó con anterioridad al juicio sobre el mismo, ni de la acusación que se me hacía con el objeto de preparar mi defensa, así mismo no se me permitió nombrar un abogado para que me asistiera en mi defensa. Negándose el tribunal a examinar las supuestas pruebas que presentaba la parte acusadora de haber agotado las gestiones de cobro, ni me permitió presentar pruebas en mi defensa, llegando en su arbitrariedad al extremo de negarme incluso el derecho a pagar la multa antes de que dictara sentencia de acuerdo a lo dispuesto en el apartado 3 del propio artículo 170 del código penal. Todo lo cual demuestra que el juicio fue una farsa judicial con el objeto de imponerme una sanción injusta y arbitraria con la finalidad de que cuando se me celebre el juicio por la supuesta comisión del desacato contra el gobernante fidel castro y revelación de Secreto concerniente a la seguridad del estado me consten antecedentes penales y con ello contribuir a la propaganda gubernamental que los disidentes al gobierno son en su mayoría delincuentes con antecedentes penales y al mismo tiempo le permite agravar la sanción a imponer, lo cual siempre sospeché era uno de los motivos por el cual se dilataba mi proceso, pues no le convenía al gobierno juzgar a un Licenciado en Derecho al que no le constaba ningún antecedente penal en su contra. Lo cual se entienda que ocurra en un país que como el nuestro impera una dictadura, donde no existe un real estado de derechos que proteja a sus ciudadanos, sino que el ordenamiento jurídico existente se promulga con el objeto de legitimar el poder impuesto y dar la apariencia de la existencia de un estado de derechos, cuando todo ser humano comprende que toda dictadura es por su naturaleza violatoria de los derechos del ser humano y constituyen un perjuicio al derecho de los ciudadanos que la sufren, pues los priva del ejercicio libre de sus derechos, de ahí que las autoridades judiciales encargadas de velar por el ordenamiento jurídico, sean precisamente quienes lo infrinjan y quebranten, pues se encuentran subordinadas a quien ostenta el poder político y su permanencia en dichas funciones depende de sus entrega incondicional a los que poseen el poder político en Cuba.

Por ello las conductas por las cuales se me acusa de desacato al gobernante fidel castro y de Revelación de Secreto concerniente a la seguridad del estado son incluidas como delito en la legislación penal vigente, sin constituir un peligro para la sociedad y el pueblo cubano, ni causarle ningún daño por lo que se encuentran en contradicción con la definición que de delito da el propio código penal en su articulo 8.1: "Se considera delito toda acción u omisión socialmente peligrosa..." ¿Qué conducta implica un verdadero peligro para la sociedad, comportarse como un dictador y violador de los derechos humanos de los ciudadanos cubanos o denunciar tal conducta y con ello ejercer el derecho que le asiste a todo ser humano de manifestar libremente su opinión? ¿Qué es más peligroso para el pueblo cubano y más dañino, violar a sus ciudadanos el derecho al secreto de correspondencia, a no ser intervenidas sus conversaciones telefónicas, a no sufrir injerencia en sus vidas y persecución por su opinión política contraria al gobierno o denunciar la forma en que la seguridad del estado se organiza y ejecuta tales violaciones contra los derechos de los ciudadanos y violando incluso el ordenamiento jurídico vigente?

Lo absurdo y culto a la arbitrariedad y la injusticia es promovido desgraciadamente por el ordenamiento jurídico vigente en Cuba con el objeto de legitimar el régimen dictatorial imperante en Cuba.

Por tanto, siendo un ser humano a quien se le niega el derecho a interponer un recurso eficaz contra tales violaciones de los derechos que me asisten como miembro de la gran familia humana, violaciones ejecutadas por las autoridades que supuestamente debieran proteger mi integridad personal, me asiste el derecho de negarme a prestarle colaboración y obediencia a semejantes autoridades pues colaborar y obedecerlas me convertiría en cómplice de sus arbitrariedades e injusticias y por ello me niego a participar en cualquier otra farsa judicial contra mi persona, mas aun convencido por la conducta del tribunal antes descrita que me demuestra la incapacidad del sistema de justicia vigente de administrar justicia con imparcialidad y respetar las debidas garantías procesales a los acusados y consciente les puedo comunicar que Rolando Jiménez Pozada no se presentará ante ningún otro tribunal a contribuir a una farsa judicial contra su persona.
La mencionada conducta del tribunal municipal de Isla de la Juventud constituye una violación de lo establecido en el artículo 14 del pacto internacional de los derechos civiles y políticos de la ONU en cuanto a preceder por el tribunal:

"Toda persona tendrá derecho a ser oída públicamente y con las debidas garantías por un Tribunal competente, independiente e imparcial"…

Toda persona acusada de delito tendrá derecho en plena igualdad a las siguientes garantías mínimas:

Ser informado sin demora, en forma detallada, de la naturaleza y causas de la acusación formulada contra ella.

Disponer del tiempo y de los medios adecuados para la preparación de su defensa y a comunicarse con un defensor de su elección, ser informada si no tuviera defensor, del derecho que le asiste a tenerlo…

Violaciones que fueron promovidas por el gobierno, por lo que se envía copia de la presente y de las anteriores comunicaciones dirigidas por mi persona a la Fiscalía General de la República y al Consejo de Estado de la República denunciando tales arbitrariedades a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, por haber transcurrido el término establecido por la ley para darme respuesta sin hacerlo y persistir las arbitrariedades e incluso ejercer coacción sobre mi persona para que no continúe denunciado tales conductas. Estando mi pretensión fundamentada en lo dispuesto en el protocolo facultativo del Pacto Internacional del los Derechos Civiles y Políticos que reconoce la facultad de la comisión de Derechos Humanos de la ONU para recibir y considerar comunicaciones de individuos que se hallen en ese estado y alegaren ser víctimas de una violación por ese estado parte, de cualquiera de los derechos enunciados en el pacto, siendo Cuba parte de este pacto. El mencionado protocolo facultativo es anexo de la resolución 2200 (XXI) de 16 de diciembre de 1966 de la Asamblea General de la ONU. Estando mi decisión motivada por la imposibilidad de interponer un recurso eficaz en Cuba contra tales violaciones, por ser precisamente el gobierno imperante en Cuba quien las promueve contra sus ciudadanos.

Sin otro asunto, esperando que por lo menos en esta ocasión se dignen a darle curso legal a la presente:

Rolando Jiménez Pozada

Pésima alimentación en prisión de Guayabo
Por Jesús Álvarez Castillo / Cuba Press

Ciego de Ávila (www.nuevaprensa.org), 16 de julio - El abogado Rolando Jiménez Pozada, preso político y de conciencia, recluido en la Prisión el Guayabo en la Isla de la Juventud denunció a CubaPress, en llamada telefónica el 7 de julio, la pésima situación alimentaria de los reclusos.

Según Jiménez Posada más que mala está considerada de no apta para humanos.

Regularmente la comida consiste en harina de maíz y como plato fuerte una croqueta de harina horneada difícil de digerir por su tradicional endurecimiento así como un picadillo de sabor extraño.

Señala el opositor que el arroz, cuando se sirve, viene con gorgojos y mal elaborado, y que de forma esporádica reciben un huevo hervido y dos veces al mes una ración de pollo con un peso que oscila entre los 100 y 120 gramos.

Rolando Jiménez Pozada de 33 años, residente en Nueva Gerona, Isla de la Juventud, se encuentra en prisión desde hace 14 meses en espera de juicio acusado por los supuestos delitos de propaganda enemiga, desacato a la figura del gobernante cubano y revelación de secretos de estado.

©Nueva Prensa Cubana / Reportó desde Ciego de Ávila Jesús Álvarez Castillo / Cuba Press

Permanece prisionero de conciencia en celda de castigo

LA HABANA, 14 de junio (Reinaldo Cosano Alén / www.cubanet.org) - Lamassiel Gutiérrez, esposa del abogado Rolando Jiménez Pozada, activista de derechos humanos, que se encuentra recluido en la prisión El Guayabo, en Isla de la Juventud, en espera de juicio, expresa que a su cónyuge lo tienen en una celda de castigo tapiada.

"A Rolando lo tienen en una celda de mayor seguridad. Personas amigas me comunicaron por teléfono desde la prisión, entre ellas el también prisionero de conciencia Millet Leiva, que lo tienen incomunicado en una celda tapiada, después que lo golpearon cuando protestó porque no le entregaron el medicamento (Salbutamol) para combatir el ataque de asma que sufría en ese momento", precisó Gutiérrez.

Es práctica común en las prisiones de Cuba no permitir a los reos, sean comunes o políticos, tener con ellos los medicamentos prescritos por las autoridades médicas de la prisión. Es el enfermero o cualquier simple custodio quienes se los administran, por lo que con frecuencia, por descuido, dejadez o simple capricho, no se entrega la medicina cuando se necesita o se interrumpe la frecuencia médica establecida, con malas consecuencias para el reo-paciente.

Violenta Golpiza a reo político Rolando Jiménez Pozada
Por Jesús Álvarez Castillo / CubaPress

Ciego de Ávila (www.nuevaprensa.com) 4 de junio de 2004- El preso político y de conciencia Rolando Jiménez Pozada, quien se encuentra en espera de ser condenado desde hace más de un año, en la prisión El Guayabo, perteneciente a Nueva Gerona, Isla de la Juventud, fue trasladado con violencia a una celda de castigo del propio recinto carcelario este 1 de junio.

Según su esposa, Lamassiel Gutiérrez Romero, el abogado Jiménez Pozada está acusado por los supuestos delitos de propaganda enemiga, desacato a la figura del gobernante cubano y revelación de secretos de estado.

"Personas amigas desde esa prisión me avisaron en el día de ayer que mi esposo se encuentra plantado, en celda tapiada y fue víctima de una salvaje golpiza propinada por los guardias de la prisión", informó.

"Al indagar con el oficial de la seguridad del estado Emilio Rodríguez, quien lo controla y reprime en la prisión, me dijo que él hizo resistencia al llevarlo a la celda de castigo y que por eso se vieron obligados a actuar con la fuerza, porque él había gritado "¡Abajo Fidel!" y que ellos no se lo iban a permitir", explicó la esposa del preso político, quien argumentó: "Los motivos de la golpiza fue que él solicitó el salbutamol en spray pues todos los días le dan crisis asmáticas y nunca se lo quieren dar, al igual que las vitaminas".

Según la esposa de Jiménez Pozada, "el oficial de la seguridad del estado me avisó que las visitas y el pabellón conyugal fueron suspendidas".

Lamassiel Gutiérrez Romero informó a CubaPress que había sido objeto de amenazas por parte del mismo militar: "También me amenazó con que si yo actuaba en consecuencia con este hecho iban a tomar medidas drásticas en mi contra y que mejor me aconsejara", concluyó.

©Nueva Prensa Cubana / Reportó desde Ciego de Ávila Jesús Álvarez Castillo / CubaPress.


Maniobra la policía política para impedir velada cívica

LA HABANA, 16 de marzo (Reinaldo Cosano Alén / www.cubanet.org) - Un grupo de opositores de Nueva Gerona, capital de Isla de la Juventud, planeó efectuar una velada cívica en pro de los presos políticos y de conciencia en la glorieta del parque General Lacret, el principal de la ciudad, la mañana del 10 de marzo. "Parece que la noticia se filtró a la policía política, y como yo era una de los programadores, maniobraron mediante la medida sutil de concederme ese día pabellón (encuentro conyugal en la prisión)", expresó Lamassiel Gutiérrez, esposa del prisionero de conciencia Rolando Jiménez Pozada.

Gutiérrez agregó que su esposo le contó que quedó muy sorprendido cuando le dijeron que tenía pabellón, porque nunca los carceleros han sido tan benévolos con él. "¿Y cómo le aviso a mi esposa?", preguntó Rolando. "Ahora te llevamos al teléfono para que la llames", le respondieron.

Cuando Lamassiel llegó a la prisión El Guayabo, y explicó a su esposo -joven abogado activista de derechos humanos- que por estar allí no pudo asistir a la velada, Rolando reaccionó: "¡Oye, te tendieron una trampa!"

"Sí, me lanzaron para allá para que no participara en la actividad de la vela, como cada miércoles. Pero la actividad fue transferida a la casa de Lázaro Ricardo, donde estuvieron, además de él, entre otros, Rebeca Chávez Ávila, esposa del también prisionero de conciencia Rafael Millet, y Víctor Camejo", concluyó la activista Lamassiel Gutiérrez.

Atentan contra la vivienda de la esposa de opositor detenido

LA HABANA, 8 de marzo (Reinaldo Cosano Alén / www.cubanet.org) - Lamassiel Gutiérrez Romero, esposa del opositor detenido, licenciado Rolando Jiménez Pozada, denunció que fue objeto de un atentado en su vivienda en horas de la mañana del 3 de marzo, cuando realizaba una llamada telefónica desde una cabina pública, que consistió en la rotura de la cerradura de la puerta de entrada de su casa.

"Pienso que no fue obra de ladrones -manifestó la señora Gutiérrez- sino un acto de represalia de la Seguridad del Estado por mis viajes a La Habana para llevar y divulgar denuncias de las violaciones de derechos humanos que hace mi esposo desde la prisión El Guayabo, en Isla de la Juventud, donde está recluido; y porque tengo en mi casa una biblioteca independiente y soy miembro del Partido Liberal.

"La puerta fue forzada y el llavín quedó desbaratado, inservible", aseguró la señora Gutiérrez. "La intención no fue robar porque se hubieran llevado la ropa tendida al sol en el patio, y al entrar se hubieran apropiado de la radio-grabadora, la batidora y otros enseres electrodomésticos. Lo hicieron para intimidarme, y para obligarme a dejar las actividades contrarias al régimen. Lo hacen para desestabilizarme emocionalmente, pero no lo van a lograr".

El abogado y activista de derechos humanos Rolando Jiménez Pozada cumple en estos días un año de injusto encarcelamiento, pero hasta la fecha no ha sido acusado formalmente por la fiscalía. Las amenazas de diverso tipo que ha recibido en la prisión lo obligaron a redactar una denuncia a las más altas autoridades del país, según dio a conocer una nota de prensa de la Corriente Agramontista (abogados independientes), firmada por su presidente, el abogado René Gómez Manzano.

Rolando Jiménez Pozada y Lamassiel Gutiérrez Romero residen en Nueva Gerona, capital de Isla de la Juventud, antigua Isla de Pinos.

Prohíben préstamo de libros a esposa de opositor encarcelado

LA HABANA, marzo 4 (Reinaldo Cosano Alén / www.cubanet.org) - Maisel Gutiérrez Romero, esposa del detenido Rolando Jiménez Pozada, no podrá continuar beneficiando a su cónyuge con préstamos del fondo bibliográfico de la biblioteca municipal de Nueva Gerona, capital de Isla de la Juventud, por la negativa de esa institución pública a los préstamos, a raíz de un hecho que Gutiérrez reconoce incorrecto, aunque nimio, que no justifica la severa medida impuesta.

"Rolando leía en su celda del relato El perro, de Alberto Vázquez Figueroa, autor centroamericano, y distraídamente subrayó, como es costumbre suya, una línea. Tampoco yo advertí el subrayado para tratar de enmendarlo antes de devolver el libro. La bibliotecaria sí se dio cuenta. Cuando regresé por un nuevo préstamo me señaló la marca y me dijo que no me prestarían ninguna otra obra, porque lo subrayado, la caracterización de Aníbal Anaya, se parece a la del gobernante cubano, y que se trataba de un subrayado contrarrevolucionario", expresó la señora Gutiérrez Romero.

Continúa diciendo que quiso explicarle a la empleada que no se trataba, en rigor, de una obra contrarrevolucionaria, que los hechos "ocurren en un país centroamericano no precisado y Aníbal Anaya es sólo un dictador ficticio, aunque sí se mencionan por sus nombres propios a los ex dictadores Trujillo y Somoza. Un preso político logra escapar de la prisión y es tenazmente perseguido por un perro. Evade por un momento la persecución canina y comienza a reflexionar -hilo conductor del relato- sobre su situación personal y la del dictador Aníbal, momificado.

El joven abogado y activista de derechos humanos Rolando Jiménez Pozada se encuentra detenido desde hace un año en la prisión El Guayabo, en Isla de la Juventud, donde reside, y está acusado por los supuestos delitos de espionaje, desacato y propaganda enemiga.

Preso político considera insatisfactoria respuesta oficial

LA HABANA, 11 de febrero (www.cubanet.org) - De "respuesta insatisfactoria y burocrática" calificó el detenido político Rolando Jiménez Pozada la misiva que recibió del departamento de atención a la población con fecha 5 de febrero en la que le comunican que su caso ha sido trasladado al ministerio del Interior, precisamente a sus represores.

"Las autoridades de la prisión le ocuparon a Rolando la carta al Consejo de Estado en que se queja de la situación en que lo tienen, sin juicio por casi un año y los maltratos que recibe", expresó su esposa, Lamassiel Gutiérrez, "pero ellos desconocían que yo poseía una copia de la carta y la llevé personalmente al Consejo de Estado".

"En días pasados a Rolando lo despertaron a las dos de la madrugada en la prisión El Guayabo, donde está recluido, muy preocupados, para preguntarle qué había escrito al Consejo de Estado, y él respondió: "Las violaciones de derechos humanos que cometen contra mí y los demás presos", relató su esposa.

Aún sin juicio efectuado, el abogado Jiménez Pozada permanece detenido desde abril del pasado año.


Preso Político dirige Carta al consejo de Estado

Isla de Pinos - www.PayoLibre.com 13 de febrero de 2004

A: Consejo de Estado de la Republica de Cuba
Asamblea Nacional del Poder Popular de la Republica de Cuba
Fiscalía General de la Republica de Cuba

El que suscribe, Rolando Jiménez Pozada; asegurado con prisión preventiva por el expediente Fase Preparatoria 175/2003, en la prisión "El Guayabo", de Isla de la Juventud. Residente en calle 28 A #5308 e/ 53 y 55, Nueva Gerona y Licenciado en Ciencia Jurídicas. Al amparo del derecho que me otorga el artículo 63 de la constitución de la República de Cuba; de dirigir quejas y peticiones a las autoridades y a recibir atención o respuesta pertinente y en plazo adecuado, conforme a la ley. Me dirijo a sus respectivos órganos, en virtud de las facultades y funciones que la propia constitución les confiere.

El objeto de la presente es denunciar la conducta de un grupo de funcionarios del MININT, constitutiva de violación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de la Convención Contra la Tortura y otras tratos crueles, degradantes e inhumanos, las reglas mínimas para el tratamiento a los reclusos, y de otras normas jurídicas nacionales; lo que me convierte en víctima y a mis familiares al ponernos en estado de indefinición, por estar investidos los practicante de estas conductas del carácter de funcionarios estatales. Procediendo a continuación, describir dichas conductas:

1- Utilización de la pena de Muerte como amenaza o medio de coacción:

- Desde mi detención el 25 de abril del 2003 he sido objeto reiteradas veces de amenazas por parte del capo Gerardo Audia Frómeta (Instructor de Procesamiento Penal), la Tte. Coronel Virginia (J' Unidad de Procesamiento Penal del MEIJ), el 1er Tte. Vladimir Rodes Laos (Oficial Operativo de la DSE), y un Tte. Coronel que decía ser de Villa Marista; de utilizar o solicitarme la pena de muerte si no aceptaba sus imputaciones y cambiaba o modificaba mi conducta hacia el actual gobierno. Todo ello durante los interrogatorios donde además trataban de intimidarme con supuestas cosas que me iban a realizar los presos comunes cuando llegara a la prisión en represalia por haber sido yo policía y por estar ahora en oposición política al gobierno.

- En el mes de junio del 2003, encontrándome detenido en los calabozos de la PNR en Nueva Gerona, los controles de detenidos, c/p "Flores" y "Cecé" ambos con el grado de 1er sub oficial, se presentaban en mi celda, donde me decían que me iban aplicar la pena de muerte y que ellos estaban deseosos de que hubiera una agresión a Cuba para matarme al instante.

- Una vez que ingresé en la prisión "El Guayabo", en ocasión de encontrarse de oficial de guardia superior el Tte. Sergio Urrutia, 2do jefe a servicio de la prisión, después de haber sostenido un debate conmigo respecto a mis ideas políticas, el mismo me dijo que no pensara salir vivo de la prisión, porque ellos (sin determinar quien eran ellos) nunca lo permitirían, solo estaban esperando oportunidades precisas para hacerlo.

- Un recluta de esta misma prisión le manifestó a mi esposa en una conversación que a ellos le habían orientado en una clase de preparación militar que lo primero que tenían que hacer en caso de una agresión militar a Cuba era matarme inmediatamente.

- Estas reiteradas amenazas contra mi vida, han provocado que sienta temor por mi vida, pues me encuentro a merced de funcionarios del MININT, que poseen la custodia de mi integridad física y disponen de armas y medios para atentar contra mi vida y lo que es peor, manifiestan públicamente hacia mi persona odio y rencor.

2- Utilización de formas de torturas físicas y sicológicas, así como tratos crueles y degradantes contra mi persona.

- En ocasión de estar en los calabozos de la PNR en Nueva Gerona, el miércoles 25 de Junio, del 2003, la Tte. Coronel Virginia (J' Unidad de Procesamiento Penal del MEIJ), ordenó a los 2 controles de detenidos, que me esposaran con una esposa en cada extremidad de mi cuerpo a una silla de metal incrustada en el piso del cuarto de interrogatorios #2, poniendo al máximo el aire acondicionado para poner frío el local, apagando la luz y dejándome encerrado en el mismo, pasando frío y con dolor en las muñecas y los tobillos por la presión de las esposas, además de que se me estaba suministrando un tratamiento de antibióticos por una infección respiratoria que me aquejaba; permaneciendo en tales condiciones durante un periodo largo, que no pude determinar por las condiciones en que me encontraba.

- El 8 de diciembre del 2003, funcionarios de la prisión "El Guayabo", lugar en el que me hallo, me trasladaron a la celda 9 del pasillo 4 de las celdas de castigo, por negarme a ingerir alimentos. Dicha celda, llamada por los reclusos por "La Tapiá", por estar tapiada casi completamente con planchas metálicas las vías de acceso del aire, no posee agua, esta infestada de cucarachas y ratas; manteniéndoseme en la misma sin colchón ni con sabanas o medios de protección contra el frío durante los 8 días que me negué a injerir alimentos. Siendo trasladado posteriormente para la celda 6 del mismo pasillo a cumplir una medida disciplinaria de 21 días de castigo, consistente en retirarme el colchón y las pertenencias desde las 5 de la madrugada hasta las 9 de la noche, teniendo que soportar durante ese periodo la frialdad de la celda, sin poseer medios para protegerme, además de que el colchón me fue cambiado por otro sucio y lleno de polvo y mal olor que solo de tocarlo me provocaba alergia, ya que soy asmático y presento problemas respiratorios que se agravan en días de frió, viéndome obligado a dormir sobre el concreto por 17 días, hasta que otro recluso me lavó el colchón, pudiendo entones utilizarlo. Esta medida disciplinaria que constituye un castigo corporal para quien la sufre, ya que se le somete a sufrir frío y se pone en riesgo su salud por las características de la misma, que de hecho lo degradan y humillan como ser humano por la crueldad e inhumanidad de la misma, más aun sabiendo que los perros (canes) de la técnica canina de esta prisión no son sometidos a tales penas y tratos, prohibidos por el articulo 30, apartado 11, del código penal vigente, que establece que los sancionados no pueden ser objeto de castigos corporales, ni es admisible el empleo de de medidas que signifiquen humillación o redunden en menoscabar su dignidad. También el Artículo 31 de las reglas mínimas para el tratamiento de lo reclusos de la ONU, que prohíbe el encierro en celdas oscuras, prohibiendo como medida disciplinaria toda sanción cruel, inhumana y degradante. Así como la definición dada por el Artículo 1 de la Convención Contra la Tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradante de la ONU en el que se describe la conducta de tortura, la que se ajusta a la conducta de los funcionarios de la prisión antes referida, que en la actualidad continua manifestándose al mantenerme en la actualidad en la celda 6 del pasillo 4 de las celdas de castigo, sin acceso al televisor y expuesto al frío, por ser el lugar mas frío de toda la prisión, expuesto a que mi salud se deteriore mas.

3- Violación del secreto de correspondencia:

- Desde mi llegada a la prisión el 1 de agosto del 2003, he mandado 16 cartas a mi esposa y 3 a mi madre, de las cuales sólo una llegó a mi esposa, al reclamarle a los funcionarios de la prisión, estos alegaron haberla enviado como correspondió. Esta situación no afecta al resto de los reclusos de la prisión, sólo se manifiesta con respecto a mi correspondencia, por lo que puedo afirmar que es producto de acciones ejecutadas por personas interesas en evitar que me comunique con mi familia y acceder al contenido de la misma. Conociendo la existencia de la unidad de la técnica operativa secreta, dirigida por el Mayor Portelles, que posee personal especializado en la intercepción de la correspondencia (KC); actividad prohibida por el Artículo 57 de la constitución y sancionada por el articulo 287 del código penal. Conociendo por mi propia experiencia profesional la forma en que operan las líneas operativas secretas del MININT y que actualmente soy potencial de la seguridad del estado por mi pensamiento político; es que puedo afirmar que la irregularidad en la recepción por parte de mi familia, de mi correspondencia, se debe a que está siendo interceptada por el DSE o los funcionarios de la prisión. Se apropian de esta, con lo que violan también la Declaración de Los Derechos Humanos.

4- Empleo de amenaza y coacción contra mi esposa:

- Desde mucho antes de caer preso, los oficiales de la seguridad del estado han hostigado a mi esposa para separarla de mí. El oficial, 1er Tte. Vladimir Rodes Laos, quien en varias ocasiones ha amenazado a la misma con meterla presa si divulgaba las cosas que me están ocurriendo, también ha estimulado el odio de los vecinos del lugar en que ella vive, garantizándoles impunidad en sus agresiones físicas y verbales en reiteradas ocasiones. Este mismo oficial a promovido las discrepancias entre mi esposa y mi familia, al divulgar con mi familia mentiras sobre mi esposa, incluso la amenazó con los vecinos de que la iban a agredir nuevamente si ella no dejaba de apoyarme. Esta forma de dicho oficial de incitar la violencia contra mi familia, creando trastorno incluso en mi hijo de 5 años, que también ha sido víctima de la violencia. Todo ello con el fin de crearme sufrimientos por mi actitud política. Esta conducta del mencionado oficial está tipificada en el Artículo 286 del código penal, como un delito de Coacción.

- Debo aclarar que las conductas aquí descritas no son las únicas que me han afectado. Queriendo señalar además que no se permite en la prisión la entrada, ni de la Declaración Universal de los Derechos humanos, ni la Convención Contra la Tortura, ni las reglas mínimas para el tratamiento de reclusos, legislaciones de debates internacional dirigidos a proteger los derechos humanos, sancionar la tortura y proteger a los reclusos de la arbitrariedad de los funcionarios a quienes se le otorga la custodia de estas personas. Por lo que el gobierno cubano está en el deber de promover dichas legislaciones; no impedirle a su población el acceso a las mismas, mas aun cuando nuestro gobierno le imputa al preso la violación de estas normas jurídica, como lo es cuando se refieren al caso de los 5 cubanos presos en cárceles de E.U.A.

Por ultimo deseo referirme al hecho de que con anterioridad en el año 2001 y 2002, presente varias quejas en la fiscalía general de la República de Cuba, denunciando conductas similares y hasta la fecha no he recibido atención, ni respuesta. Deseo que solo se cumpla con las leyes de nuestra nación y no se vuelva a tomar represalias contra mi persona, ni las de mis familiares por ejercer el derecho de queja contra tales conductas.

Sin otro asunto, en espera de su respuesta:
Dado el dia 20 de enero de 2003,
Rolando Jiménez Pozada

J' = jefe o jefa
DSE = Departamento de Seguridad de Estado
PNR = Policía Nacional Revolucionaria
Tte. = Teniente

 

Prohíben utilizar teléfono comunitario a esposa de opositor

LA HABANA, 22 de diciembre (www.cubanet.org) - A Lamassiel Gutiérrez Romero, esposa del abogado detenido Rolando Jiménez Pozada, le han prohibido estrictamente utilizar el teléfono público instalado en la vivienda de Elina Aro y su hija Nancy Espinosa Aro, en la calle 32 esquina a 53, Nueva Gerona, Isla de la Juventud, alegando ambas que Lamassiel emplea el teléfono con fines contrarrevolucionarios.

"No sé a qué llaman contrarrevolución en mi caso. Yo sólo recibía en ese teléfono llamadas muy ocasionales que le permiten a mi esposo preso, y también me comunicaba con Radio Martí para denunciar los maltratos que recibe Rolando en la prisión y que considero mi deber denunciar", expresó Lamassiel Gutiérrez.

Expresa también que madre e hija la han amenazado con golpearla "si pones un pie siquiera en el portal de la casa. Te vamos a caer a golpes por gusana. Por ti no vamos a perder el carnet del Partido".

Ante esta situación, la señora Gutiérrez cuenta que se dirigió a la telefónica estatal ETECSA a plantear la queja, ya que quien acepta en su vivienda un teléfono comunitario, según convenio, no puede prohibir su uso a nadie.

Un funcionario de la empresa se personó en la referida vivienda aclarando a madre e hija que era cierto que no podían existir restricciones para el uso del teléfono en el horario convenido, y que además, regulaciones convenidas entre Cuba y los Estados Unidos también prohíben esas restricciones.

Como Eloína y Nancy no entraron en razón, Lamassiel se dirigió a Ramón Rodríguez, gerente de ETECSA en Isla de la Juventud.

"Estuvo evasivo para atenderme en su oficina, pero lo intercepté en la vía pública y expuse el problema. Me respondió que yo no tenía ningún derecho a usar ese teléfono si ellas no me lo permitían. Recordé lo convenido, y me dijo que ciertamente existen esos convenios, pero en mi caso no valían. Me dio la espalda y se marchó", expresó la señora Gutiérrez.

Rolando Jiménez Pozada se encuentra detenido desde el pasado abril, acusado de los delitos de espionaje, desacato y propaganda enemiga, según la causa 173/2003, radicada en Isla de la Juventud. Está recluido en una celda de la prisión pinera El Guayabo a la espera de juicio.

 

Familiares desconocen paradero de opositor encarcelado

NUEVA GERONA, 3 de julio (www.cubanet.org) - Lamassiel Gutiérrez Romero, esposa del opositor pacífico Rolando Jiménez Pozada, denunció este jueves que desconoce el paradero de su esposo desde hace quince días. Jiménez Pozada fue encarcelado por la policía política en el municipio Isla de la Juventud.

La señora Gutiérrez dijo que el instructor de la policía política capitán Gerardo Audia Frómeta le comunicó que el opositor sería trasladado a Villa Maristas, cuartel de la policía política en Ciudad de La Habana, y que el cargo de desacato que se le imputaba se le había cambiado por el de espionaje.

Se desconoce actualmente si el activista se encuentra en la región o fue trasladado a la capital de la república. Jiménez Pozada, abogado y director del Centro Democrático Pinero "Henry Thoreau" fue arrestado en el mes de abril, cuando su domicilio fue objeto de un allanamiento por parte de agentes del Departamento de Seguridad del Estado y policías uniformados que le ocuparon libros y una agenda de teléfonos de organizaciones anticastristas en el exilio.

"Rolando", expresó la señora Gutiérrez "se encontraba confinado en una celda de la estación de la Policía Nacional Revolucionaria de Nueva Gerona, donde no le prestaron una debida asistencia médica a la bronquitis asmática que padece, motivo por el cual lanzó gritos de ¡Abajo Fidel!, ¡Fidel, dale comida al pueblo de Cuba!, y otras consignas antigubernamentales".

La esposa de Jiménez explicó que esta información se conoció por un detenido que estuvo en la celda junto a él. "Al ser puesto en libertad me avisó. Cuando me personé en la estación de policía, el instructor Rolando Segura del Toro me informó que se le había suspendido la visita por orden del ministro. Desconozco su paradero, estoy preocupada. La humedad de los calabozos ha empeorado su estado de salud. Temo, además, por su seguridad, ya que la persona que me dio la noticia escuchó cuando un oficial de la policía decía a otro agente que lo iban a moler a golpes".

El Departamento de Seguridad del Estado de Isla de la Juventud imputó a Rolando Jiménez Pozada, de 33 años, la autoría de los letreros anticastristas que aparecieron en las fachadas de edificios públicos de las localidades de Nueva Gerona y Santa Fe, en los meses de marzo y abril, tras la escalada represiva realizada por el régimen de Fidel Castro, que envió a prisión a 75 opositores pacíficos y periodistas independientes.

 

Enjuiciarán a disidentes pineros acusados de propaganda enemiga

LA HABANA, 5 de junio (www.cubanet.org) - El tribunal especial popular del municipio cubano Isla de la Juventud enjuiciará próximamente a los disidentes Rafael Millet Leyva y Rolando Jiménez Pozada, acusados del supuesto delito de "propaganda enemiga".

Durante la ola represiva desatada en el mes de marzo por las autoridades cubanas contra opositores pacíficos y periodistas independientes, agentes del Departamento de Seguridad del Estado (DSE) realizaron un allanamiento en el domicilio de Millet Leyva, donde se ocuparon ejemplares de la Declaración Universal de Derechos Humanos, boletines de CubaNet, revistas "El disidente" y documentación del Movimiento de Resistencia Cívica Martin Luther King. Millet Leyva fue arrestado.

Tras permanecer en celdas del DSE y de la Policía Nacional Revolucionaria de Nueva Gerona, la fiscalía local dictó la medida cautelar de prisión provisional, encontrándose el activista actualmente en la prisión de mayor rigor El Guayabo.

Por su parte, el abogado Rolando Jiménez Pozada ha sido incriminado en el expediente en fase preparatoria No. 173 de 2003, informó su esposa Lamassiel Gutiérrez Romero.

El activista, de 33 años, permanece en prisión provisional en una celda de la unidad municipal de la policía, sita en calle 41 esquina a 54, Nueva Gerona.

A Millet Leyva y Jiménez Pozada, el Departamento de Seguridad del Estado les imputa haber escrito letreros antigubernamentales en las fachadas de edificios públicos en la región que expresaban "Abajo Fidel", "Libertad sin destierro para los presos políticos cubanos", "Fin de la dictadura" "Libertad de prensa", "Liberen a nuestros hermanos" y "Libertad y democracia para Cuba".

 

Practican registro y detienen a opositor pinero

LA HABANA, 7 de mayo (www.cubanet.org) - En lo que parece ser una prolongación de la ola de arrestos y juicios sumarios iniciada el fatídico 18 de marzo, fue detenido en su domicilio el abogado Rolando Pozada Jiménez, residente en Nueva Gerona, capital del municipio especial Isla de la Juventud, el viernes 25 de abril. En la residencia le ocuparon libros de su propiedad escritos por exiliados cubanos.

Al licenciado Pozada, conocido activista por la defensa de los derechos humanos, lo acusan, según su esposa, Lamassiel Gutiérrez Romero, de desacato al gobernante cubano, y de ser responsable de los más de cincuenta carteles antigubernamentales aparecidos en las últimas semanas en Isla de la Juventud, ya que, según las autoridades, coincide la caligrafía de esos carteles con la de Pozada.

"Hace más de una semana que fue detenido y no he podido ver a mi esposo -declaró Gutiérrez Romero. El instructor policial, de apellido Audia, me dijo que lo tienen en prisión preventiva, que no le concederán la libertad condicional, y que yo debía nombrar un abogado que lo defienda. Cuando pregunté a Audia por Rolando, me dijo que está bien, pero como no me lo dejan ver pienso que está muy mal. Además, Rolando me hizo saber, a través de cierta persona, que lo han golpeado por mantenerse rebelde. Estoy muy preocupada por Rolando".

Gutiérrez Romero especificó que a su esposo lo mantienen detenido en la sede del Ministerio del Interior de Nueva Gerona, y que un oficial le dijo que si abandonaba a su esposo, ellos le darían atención económica, consiguiéndole un buen empleo, a lo que respondió que aunque está muy necesitada y con un hijo de cuatro años, por ninguna circunstancia lo abandonará, y menos ahora, en tal trance. cnet/12