Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.


Síntesis biográfica de Omar Moisés Ruiz Hernández

Nace el 16 de noviembre del año 1947 en la Ciudad de Santa Clara. Sus padres fueron Reverendo Ponciano Ruiz Rodríguez y Maria Luisa Hernández Sigler.Está casado con Barbara Maritza Rojo Arias desde el 18 de diciembre de 1996. Tienen un niño, Frank Samuel Ruiz Rojo, que nació el 7 de agosto de 1998. Residen en Calle Luz Caballero #118 e/ Hospital y Misionero, Reparto Villa Josefa, Santa Clara, Provincia Villa Clara.
Antes de comenzar su vida laboral cursó estudios pastorales los cuales no pudo concluir por enfermarse. Después de concluir el Servicio Militar Obligatorio se incorpora como trabajador en la Empresa Provincial de Abastecimiento de Equipos y Piezas en el departamento de contabilidad como técnico empírico. En dicha entidad fue vigilado e inclusive detenido delante de todos los obreros al conocerse acerca de sus actividades como disidente.
Desde el año 90 se desarrolló como activista y en el 94 se incorpora ala Comisión de Derechos Humanos y posteriormente comienza a militar en las filas del Partido Solidaridad Democrática como Divulgador. En el año 97 pasa al periodismo independiente, primero en la Agencia Centro Norte y luego en el Grupo de Trabajo Decoro.
El 19 de marzo mientras se encontraba en La Habana la Seguridad del Estado registró su casa donde se encontraban solamente su esposa y su pequeño hijo. Cuando lo detienen en la capital habanera es trasladado a Villa Maristas y posteriormente a la sede de la Seguridad del Estado en Santa Clara, el día 20 de marzo.
El 4 de abril fue sometido junto a 4 compatriotas a un arbitrario e ilegal juicio sumario y sentenciado a 18 años de privación de libertad los cuales ya está cumpliendo en un régimen de Máxima Severidad en la Prisión Provincial de Guantánamo, Carretera El Salvador Km 2 y medio, a 600 kilómetros de su lugar de residencia.
Su padre fue un venerado Pastor de la Iglesia Bautista Los Pinos Nuevos en la ciudad de Santa Clara. Los padres de Omar adoptaron siete niños pobres, que criaron y educaron junto a Omar, su único hijo, como sus verdaderos hermanos y dentro del cristianismo y la fe, motivo por el que Omar Ruiz ha sido discriminado y además hostigado y perseguido por sus convicciones políticas y religiosas.
Trasladado a Nieves Morejon, Sancti Spiritus.

Desterrado a España
Fecha de arribo: 13 de julio de 2010.

ARTICULOS:

No atienden dolencia a Omar Ruiz Hernández
Se suman afectaciones a reo de conciencia
Preocupa salud de prisionero de conciencia
Preso de los 75 teme por su integridad mental
Quien tenga techo de vidrio: Carta Abierta a Alarcón de Quezada
Periodista encarcelado denuncia vejaciones
Colegio Médico denuncia casos de salud de opositores presos
Trasladado a prisión espirituana periodista encarcelado
Atentan contra salud de periodista encarcelado
Colegio Médico Independiente da a conocer situación de periodista encarcelado
Niegan consulta médica a periodista encarcelado
Niegan atención oftalmológica a periodista encarcelado
En celda de castigo periodista independiente
La Comisión de Derechos Humanos y el voto anticubano
Periodista encarcelado envía carta de condolencia por la muerte del Papa
Llamada a la libertad y al amor
Requisan exhaustivamente a periodista encarcelado
Llama a la reconciliación periodista encarcelado
Feliz Navidad
Regresan a prisión Canaleta al periodista encarcelado Omar Ruiz
Envía Omar Ruiz carta abierta a reverendo cubano

Denuncia esposa de periodista independiente situación carcelaria del prisionero
Colegio Médico alerta sobre la deficiente salud de periodista encarcelado
Continúa sin medicamentos el periodista Omar Ruiz
La paja en el ojo ajeno
Empeora reo de conciencia su situación carcelaria
Carta abierta al Rev. Raúl Suárez

Demasiadas experiencias: la historia del niño Frank Samuel
Empeora salud de periodista encarcelado
A mi hermano de Chafarinas
Reafirma su posición el periodista encarcelado Omar Ruiz
Relata periodista independiente su vida tras las rejas
POEMAS DE Omar Ruiz Hernández
CARTA AL HIJO AMADO, carta a su hijo Frank Samuel

Mensaje equivocado, Omar Ruiz Hernández

Reflexiones de un preso,
Omar Ruiz Hernández
Periodista independiente agradece solidaridad a Plantados por la Libertad de Cuba
Denuncia periodista encarcelado pésima alimentación del penal
Un día en la vida de un periodista independiente encarcelado

Hice lo correcto", señaló periodista encarcelado
Periodista preso confía en solidaridad internacional
Lamentables condiciones en prisión guantanamera
Metodos humillantes contra prisioneros en Guantánamo
Sin atención médica periodista independiente encarcelado
En total aislamiento periodista independiente encarcelado
En aislamiento prisioneros en chafarina
Violan derecho a periodista independiente encarcelado
Cambio de régimen carcelario para periodista independiente
Le permiten una Biblia a periodista independiente encarcelado


Causa #1: Documento de Sentencia
Otros prisioneros sentenciados por esta causa:

 

No atienden dolencia a Omar Ruiz Hernández
Eduardo León López

27 de abril de 2009

La Habana – www.PayoLibre.com – Al reo del Grupo de los 75 Omar Ruiz Hernández, condenado a 18 años de cárcel, y actualmente confinado en la prisión Nieves Morejón, provincia Sancti Spíritus, no le atienden una dolencia que tienen en un brazo desde hace un mes, donde presenta una verruga, en la cual se observa pronunciado enrojecimiento a su alrededor y gran picazón.

La información fue dada a Hermanos Unidos en la llamada de apoyo espiritual realizada al prisionero de conciencia a través de su esposa, la señora Bárbara Maritza Rojo Arias, el pasado 15 de abril.

Rojo Arias también dijo que su esposo sufre de hernia hiatal, ulceras, problemas respiratorios, fuertes dolores de columna, y tiene tratamiento psiquiátrico.

Otras inconveniencias ocurridas en dicha prisión, según Bárbara Maritza, fueron: la interrupción de la llamada telefónica semanal el día 15 de abril, la convivencia de su esposo con 12 reclusos en una celda con capacidad para 6, y el aumento de tiempo entre visitas familiares, que de cada 45 días, cambió a cada dos meses.

Bárbara Maritza Rojo Arias reside en Luz Caballero #118, e/ Hospital y Misionero, reparto Villa Josefina, Santa Clara, Villa Clara, Cuba.

Eduardo León López es el presidente de la agrupación Hermanos Unidos.

 

Se suman afectaciones a reo de conciencia
Eduardo León López

21 de febrero de 2009

La Habana – www.PayoLibre.com – El prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández sufre de una acidez muy acentuada y de una tos continua, informó el pasado 16 de febrero su esposa Bárbara Maritza Rojo Arias, quien agregó que al reo le indicaron una endoscopia.

También dijo la Sra. Bárbara Maritza que a Ruiz se le destaca como otra afección seria un desprendimiento de la retina, provocado por el estrés, lo que se suma a los demás padecimientos, entre los que se encuentran la hipertensión arterial, faringitis crónica, espina bífida, artrosis, y posible problema en la próstata.

Omar Ruiz Hernández fue condenado a 18 años de prisión en la Causa de los 75. Actualmente está confinado en la prisión Nieves Morejón, en la provincia Sancti Spíritus.

La agrupación Hermanos Unidos dio apoyo espiritual al prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández a través de su esposa Bárbara Maritza Rojo Arias, residente en Luz Caballero No.118, e/ Hospital y Misionero, reparto Villa Josefina, Santa Clara, Villa Clara, Cuba.

Eduardo León López es el presidente de Hermanos Unidos.

 

Preocupa salud de prisionero de conciencia
Juan Carlos González Leiva

20 de febrero de 2008

La Habana – www.PayoLibre.comBárbara Maritza Rojo Arias expresó preocupación por el estado de saludo de su esposo del prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández, pues le notó abultamiento en el tórax después que padeció una neumonía en las precarias condiciones carcelarias en que se encuentra.

La esposa dijo además, que Hernández sufre de Hipertensión arterial severa, triglicéridos altos, vena aorta ensanchada, artrosis generalizada, espina bífida, gastritis, principios de desprendimiento de la retina, pérdida del sueño, faringitis crónica, dolores en el pecho, un quiste de 3 centímetros e inflamación en la próstata.

Omar Moises Hernández Ruiz, de 60 años de edad, pertenece al Grupo de los 75, es Periodista Independiente y extingue una condena de 18 años de cárcel en la prisión Nieves Morejón de Sancti Spíritus. Su familia reside en Calle Luz Caballero #18 e/ Misionero y Hospital, Santa Clara, Villa Clara, Cuba.

Centro de información del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba.

 

Preso de los 75 teme por su integridad mental
Aini Martín Valero – Cuba-Verdad

10 de agosto de 2007

La Habana – www.PayoLibre.com – El periodista independiente Omar Moisés Ruiz Hernández, uno de los 75 encarcelados en la Causa del 2003, teme por su integridad mental luego de ser privado del sueño y el descanso en la prisión provincial de Sancti Spíritus, al centro sur del país, según comunicó por vía telefónica.

El prisionero político, quien se encuentra obligado a convivir con reos comunes, dijo que estos arman ruidos en las noches y madrugadas y le impiden tomar su descanso.

Afirmó el comunicador que las autoridades del penal han negado su solicitud de traslado a una celda en solitario y que el problema se agudizó desde el inicio de la programación de 24 horas del canal Cubavisión de la televisión cubana con la temporada vacacional iniciado el pasado julio.

Moisés Ruiz sufre la contaminación sonora que generan los reclusos a todas horas por lo que vive a base de fármacos para combatir el insomnio.

Aclaró Ruiz que dichas autoridades carcelarias no hacen nada por imponer orden y disciplina contra el ruido, violándose incluso la hora del silencio impuesta en las prisiones después de las 10:00 p.m.

Quien tenga techo de vidrio: Carta Abierta a Alarcón de Quezada

Omar M. Ruiz Hernández

26 de marzo de 2007

Sancti Spíritus, Cuba – www.PayoLibre.comOmar Moisés Ruiz Hernández, periodista independiente encarcelado en la ola represiva del 2003, quien extingue una condena de 18 años en la prisión Provincial de Sancti Spíritus, también conocida como “Nieves Morejón”, dirige la siguiente carta al presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular exponiéndole las grandes diferencias entre el “hueco” donde viven los Cinco prisioneros castristas en prisiones norteamericanas y el hueco en que viven los prisioneros cubanos:


Prisión provincial Sancti Spíritus
Guayo 21 de enero 2007

Sr. Ricardo Alarcón de Quezada
Presidente: Asamblea Nacional del Poder Popular
La Habana


Señor:

Me dirijo a usted, por ser quien encabeza en Cuba y promueve internacionalmente la campaña por la liberación de los cinco compatriotas, presos en cárceles norteamericanas. Por lo mucho que he oído hablar de las condiciones de vida de ellos en esas cárceles, las cuales usted ha calificado de infrahumanas, presumo que usted nunca ha visitado una cárcel cubana, pues como dice el viejo refrán, que usted mismo gusta decir: “quien tiene techo de vidrio, no debe tirar piedras al tejado de su vecino”.

Quien suscribe ha pasado los últimos cuatro años de su vida en cárceles cubanas (Prisión provincial de Guantánamo, Prisión provincial de Ciego de Ávila y Prisión Provincial de Sancti Spíritus) y puedo afirmarle que las condiciones de vida en las que me he visto son peores que la de los Cinco.

El famoso “hueco” donde ellos estuvieron 17 meses y del cual usted y otros dirigentes del gobierno han hablado hasta el cansancio, puede comparase con un hotel Cinco Estrellas, si tomamos como referencia las celdas de castigo en las prisiones cubanas.

Hace poco leí un Suplemento Especial dedicado por entero a los Cinco. En él viene una foto del famoso “Hueco” y un croquis dibujado por René González.

En la foto se puede apreciar que el “hueco” está todo azulejado y cuenta con una taza sanitaria, algo que ya marca una gran diferencia con los huecos cubanos; pero cuando vemos el croquis la diferencia es mayor. En el espacio que tiene 15 pies de largo por 7 de ancho, además de la taza sanitaria cuenta con una ducha, una meseta y un asiento, cosas de las que también carecen los de aquí.

En cuanto a la litera, esta mide de largo el mismo ancho de la celda y tiene tres pies de ancho. Si yo estuviera en una celda como esa me sentiría mejor que como me encuentro en el destacamento, en estos momentos.

Por sólo citar un hueco donde yo estuve por varios días, pero donde dos de mis hermanos de causa estuvieron durante los 15 meses que estuve en la prisión de Ciego de Ávila, le diré que estos tienen las siguientes medidas: 9 pies de largo por 4 de ancho y la litera mide 6 por 2 pies aproximadamente.

Un hueco en el piso que sirve como servicio sanitario y lugar para bañarse al mismo tiempo. Carece de todo lo demás que tuvieron los Cinco en su famoso “hueco”. Bueno, creo que esto esta de más decirlo, ya que con estas medidas se debe presumir que no hay espacio para nada más.

En cuanto a condiciones de vida fuera de un hueco cubano, a veces creo que son peores, toda vez que tengo que convivir con delincuentes las 24 horas del día, soportando sus impertinencias, falta de respeto y estilo de vida que dista mucho de ser en el que yo me eduqué.

Siempre he estado en condiciones de hacinamiento. En la actualidad mi celda tiene 5.82 metros de largo por 2.75 metros de ancho, pero debo compartirla con 11 reclusos más, no tiene taza sanitaria, ni ducha y por supuesto que en ese espacio hay sólo lugar para las literas de tres pisos, 12 en total, que tienen las mismas medidas que las de las celdas.

Debo aclararle que aunque carece de taza sanitaria y ducha, en los mismos 5.82 por 2.75 metros hay un espacio para baño y el necesario hueco en una esquina que sirve de letrina y al cual llaman “turco”; al parecer por la posición en cuclillas que debe asumir el cuerpo para defecar y que según me dijo un médico tiene un parecido con la “silla turca”.

En el pasillo de 35.3 metros de largo por 1.62 de ancho hay 12 celdas (11 habitadas), todas con las mismas medidas, donde convivimos 132 reclusos. Hay un solo televisor en ese mismo pasillo. No existe un horario determinado para hacer silencio mientras dure la programación, por lo que en ocasiones la bulla perturba el sueño de los que preferimos dormir durante la noche, lo que puede considerarse como tortura y lo que creo no ocurre con los Cinco en las cárceles norteamericanas.

Por otra parte, y volviendo al Suplemento Especial al que le hice referencia al inicio de la carta, deduzco que los Cinco tienen acceso a un radio receptor, ya que en el caso específico de Fernando, dice: (cita textual) “Por la ubicación de su panel no recibe la señal de ninguna de las radioemisoras cubanas”, lo que hace suponer que las demás sí. Algo que ninguno de los 75 tenemos acceso, o mejor dicho de los 59 que quedamos en prisión.

Renglón seguido dice el citado suplemento: “Ha presentado problemas con la demora de su correspondencia”. Otro cosa que yo y creo que todos mis hermanos de causa hemos padecido siempre. La correspondencia de los correos de Santa Clara (donde resido) y Sancti Spíritus (donde me encuentro) no demora más allá de uno o dos días, sin embargo las cartas que le envío a mi esposa están demorando hasta 30 días, y más, en llegarle y en ocasiones nunca han llegado. Lo mismo ocurre con las de ella y con las de mis amistades, a pesar de que mi esposa certifica todas sus cartas.

Los Cinco se escriben con el mundo entero sin tener intermediarios y al parecer además de Fernando, ninguno confronta este problema. También pueden recibir visitas de personas que no son familiares, otra cosa que para los 75 siempre ha estado vedada.

Pueden ser fotografiados con sus familias en sus respectivas prisiones, aspecto que nosotros tampoco podemos hacer. Luego de todos estos datos que marcan una significativa diferencia en cuanto a condiciones de vida entre ellos y nosotros, ¿Podrá usted seguir diciendo que los Cinco se encuentran en condiciones infrahumanas? De ser así, ¿Qué diremos nosotros? Cual sea la causa por la que ellos están presos, es diferente a la nuestra, ellos estaban haciendo su trabajo en un país extranjero a favor de un país enemigo del territorio donde se encontraban. Nosotros, por lo contrario, lo único que hicimos fue defender el derecho universal que nos confiere el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento del cual Cuba es signataria.

Para terminar quisiera citarles el artículo 8 de las Reglas Mínimas de Tratamientos a Prisioneros según aparece en un folleto de la Editorial Política de este país que ustedes utilizan para acusar al gobierno americano de violar el caso de los Cinco.

Dice: “Los reclusos pertenecientes a categorías diversas deberán ser alojados en diferentes establecimientos según su sexo, edad, sus antecedentes y motivos de detención…”; algo que también el gobierno cubano viola, no sólo con los 75 y otros presos políticos sino hasta con los reos comunes.

Entonces, Sr. Alarcón de Quezada, después de todo lo aquí expuesto y que puede usted mismo comprobar ¿tendrá el pudor de continuar tirando piedras al tejado norteamericano con relación a los Cinco y al tratamiento que reciben en sus respectivas cárceles?

Sin otro asunto, queda de UD. atentamente,

Omar Moisés Ruiz Hernández
Recluso No. 2428906
Prisión Provincial de Sancti Spíritus


Periodista encarcelado denuncia vejaciones

Juan Carlos Linares Balmaseda

28 de junio de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – El periodista independiente Roberto de Jesús Guerra Pérez, desde la prisión Nieves Morejón en la provincia de Sancti Spíritus donde también está recluido, reportó que “el preso político y de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández convive entre reclusos comunes de alta peligrosidad y temperamentos impulsivos, los cuales denotan antecedentes de psiquiatría y uno de ellos tiene amenazado al político con apuñalarlo”.

Omar Moisés Ruiz cumple una condena de 18 años. Es uno de los 75 activistas de derechos humanos, bibliotecarios, periodistas independientes y opositores al régimen que fueron detenidos y sentenciados a altísimas penas en juicio sumarísimo en marzo de 2003.

Prosigue el periodista independiente; que “desde hace un mes a Omar Moisés Ruiz lo tienen en un suplicio. Se está enfermando de los nervios. Es tan difícil la situación por la que lo tienen pasando que probablemente le quede sólo la opción de plantarse en huelga de hambre y de sed aquí en el destacamento 1”, y continúa detallando:

“Las continuas denuncias por parte de Omar Moisés Ruiz no han mejorado su situación, pues esos presos que lo hostigan se codean con las autoridades carcelarias y al parecer todo forma parte de un plan entre estas y dichos delincuentes”.

El periodista independiente Roberto de Jesús Guerra Pérez integra la Corriente Martiana. Lo apresaron durante la “Ofensiva 3”, apelativo oficial que identifica a una oleada represiva en el verano de 2005, la cual fue dirigida contra varios grupos opositores que conmemoraban el aniversario 11 del hundimiento del remolcador “13 de Marzo”, crimen en que se ahogaron 37 personas entre las que habían mayoría de mujeres y niños. Pocos días después en la también denominada ofensiva 3 cayeron presos otros grupos que protestaban por el acoso gubernamental a que estaban siendo sometidos los activistas de la oposición, y posteriormente cayó otro grupo que exigía la libertad de los anteriores. Actualmente una decena están presos.

Este periodista independiente prosigue informando a la opinión pública que “los presos por motivos políticos que viven en la referida prisión se quejan en pleno de la mala atención médica y de la ausencia de medicamentos para contener dolencias, en medio de una falta de hasta de calmantes para un dolor de cabeza”.

“En esta prisión estamos cinco presos políticos. Tres de la causa de los 75 y dos de la ofensiva 3, que somos el abogado René Gómez Manzano y yo, quienes protestamos también por este encierro arbitrario y prolongado de que somos víctimas. Por eso los presos de la ofensiva 3 aquí, adoptamos la decisión de plantarnos a partir del 13 de julio de 2006, en huelga para llamar la atención de nombre y mujeres de buena voluntad de Cuba y del mundo. Exhortamos a todos los que quieran adherirse a la presente declaración, y que agradecemos todas las maneras individuales de manifestarse en dependencia del estado de salud y las circunstancias de cada persona sin excluir cualquier tipo de protesta. Invocamos y pedimos justicia”, concluye el comunicado del periodista independiente Roberto de Jesús Guerra Pérez.

Colegio Médico denuncia casos de salud de opositores presos
Por Roberto Santana Rodríguez

16 de diciembre de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – El Colegio Médico de Villa Clara hizo público el pasado 15 de diciembre a través de su presidenta, la doctora Sandra Domínguez Ayala, con # 42 984 un comunicados sobre el estado de salud de Omar Ruiz Hernández, preso político de los 75 y del defensor de derechos humanos Ignacio Estrada Cepero, portador del VIH SIDA.

En cuanto a Ruiz Hernández, periodista independiente, miembro del emblemático grupo de trabajo Decoro, Domínguez indicó que se encuentra padeciendo de descompensación en su tensión arterial, lo que pudiera causarle infarto al miocardio, producto del estrés que le provoca la irregularidad en el sueño y la invasión en su privacidad a causa de que el televisor del lugar donde se encuentra en la prisión Nieves Morejón de Sancti Spirítus está encendido hasta las 2 o las 3 de la madrugada de cada día.

Por otra parte Domínguez dijo que el opositor Ignacio Estrada Cepero, presidente de la organización de derechos humanos de pacientes con VIH SIDA, condenado recientemente a 1 año de cárcel por el supuesto delito de peligrosidad social y que se encuentra en una cárcel para pacientes con SIDA en provincia Habana, no recibe la alimentación adecuada para su enfermedad, que debe ser rica en proteínas y tampoco son adecuadas las condiciones higiénico sanitarias del lugar por lo que su salud se puede ver agravada por estas causas, “ Ignacio en estos momentos está pendiente de tratamiento quirúrgico por proctología a causa de hemorroides que le han provocado sangramiento rectal”, indicó Domínguez.

Por último la doctora opositora responsabiliza al Ministerio del Interior cubano por lo que les pueda suceder a Ruiz Hernández y Estrada Cepero, para los que exigió la inmediata e incondicional excarcelación.

Trasladado a prisión espirituana periodista encarcelado

SANTA CLARA, Cuba - 15 de noviembre (Guillermo Fariñas, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández fue trasladado desde la prisión avileña de Canaleta hacia la penitenciaria espirituana Nieves Morejón.

Omar Moisés comunicó a su esposa Bárbara Rojo, telefónicamente, su traslado a la prisión ubicada en el municipio Guayos, provincia Sancti Spíritus.

En horas de la tarde la señora Rojo recibió otra llamada del también prisionero político Pedro Argüelles Morán, explicándole que se encontraba en la misma celda y cama dejados por su cónyuge, lo que parece un intercambio con el fin de acercarlos a sus residencias.

Ruiz Hernández reside en la ciudad de Santa Clara, distante 78 kilómetros de la prisión espirituana, mientras que Argüelles Morán tiene su hogar en la localidad de Ciego de Ávila.

Omar Moisés Ruiz Hernández y Pedro Argüelles Morán, periodistas independientes del Grupo de Trabajo Decoro y la Cooperativa Avileña de Periodistas Independientes (CAPI) respectivamente, fueron condenados a 20 años de privación de libertad en abril de 2003.

Atentan contra salud de periodista encarcelado

SANTA CLARA, Cuba - 23 de septiembre (Guillermo Fariñas, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero conciencia Omar Ruiz Hernández considera que sufrió un intento de infección por tuberculosis cuando fue trasladado a un hospital de Ciego de Ávila, el 15 de septiembre.

Ruiz Hernández, del Grupo de Trabajo Decoro, fue introducido en una furgoneta totalmente cerrada junto a tres reclusos comunes. Uno de ellos es un enfermo diagnosticado como tuberculoso fase 3, el cual tosía constantemente contaminando un espacio de 3 metros de largo por 1.20 de alto.

Los propios médicos de la prisión Canaletas, en Ciego de Ávila, no estuvieron de acuerdo con que se juntaran en un área cerrada a un enfermo de tuberculosis y a otros pacientes sanos.

Desde hace cinco meses Omar reclamaba una consulta de oftalmología en el hospital provincial "Antonio Sánchez Iraola", por un desprendimiento de retina, circunstancia que tenía contrariadas a las autoridades penitenciarias por las repetidas denuncias de Bárbara Rojo Arias, cónyuge Omar Ruiz, y miembro del grupo de mujeres pacifistas conocido como Damas de Blanco.

Rojo Arias expresó vía telefónica: "Todo no es más que una inhumana y alevosa conspiración contra mi esposo, que ha sabido defender sus principios sin hacer concesiones al régimen, dentro de la injusticia que simboliza su encierro".

Rojo Arias hace responsable al gobierno cubano de una posible contaminación de su pequeño hijo Frank Samuel, de 8 años, así como de ella misma, porque continuarán visitando a Omar bajo cualquier circunstancia.

Al momento de la confección de esta nota, el recluso político se había comunicado con sus familiares para informarles que estaba padeciendo de un repentino estado gripal acompañado de fiebre.

Omar Moisés Ruiz Hernández fue condenado a 20 años de privación de libertad durante la ola represiva de abril de 2003.

Colegio Médico Independiente da a conocer situación de periodista encarcelado

Reinaldo Cosano Alén, Lux Info Press

LA HABANA, Cuba - 9 de agosto (Reinaldo Cosano Alén, Lux Info Press / www.cubanet.org) - El Colegio Médico Independiente de la provincia Villa Clara, presidido por la doctora Sandra Domínguez Ayala, dio a conocer un comunicado en el que se informa sobre la difícil situación del periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández.

En el comunicado se señala que el periodista tiene antecedentes de hipertensión arterial esencial y elevado índice de triglicéridos, además de espina bífida y una enfermedad de los ojos no precisada, según se pudo conocer por los chequeos médicos realizados en el hospital capitalino Carlos J. Finlay a los miembros de la causa de los 75.

El comunicado afirma que Ruiz se encuentra en una difícil situación de salud, ya que:

- No le han realizado exámenes sanguíneos de control para las cifras de triglicéridos desde enero de 2005.

- Se le impuso tratamiento por la entidad anterior con PPG, no siendo este el medicamento de elección, impidiéndose la administración de otros fármacos como el Lobastatín, primordial en el mundo actual para esa afección.

- No le han permitido el uso de la faja lumbosacra para la espina bífida, malformación congénita que predispone a crisis de sacrolumbagia.

- Se consultó con oftalmología en enero de 2005 por presentar alteración de la visión que se interpretó guardaba relación con la retina, no dándose diagnóstico concluyente ni seguimiento.

El comunicado del Colegio Médico Independiente de Villa Clara finaliza expresando su preocupación por la salud de este reo, confinado en la prisión "Canaleta", en Ciego de Ávila, y exige la licencia extrapenal y seguimiento de su estado de salud actual.

Niegan consulta médica a periodista encarcelado

SANTA CLARA, Cuba - 25 de julio (Guillermo Fariñas, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández no fue llevado a la consulta de ortopedia de un hospital de Ciego de Ávila el pasado 12 de julio por negarse a vestir un uniforme de preso común.

En carta recibida el 20 del presente por la esposa del reo Bárbara Rojo Arias, éste le explica que su padecimiento de espina bífida se ha hecho más insoportable con la humedad de la prisión donde se encuentra recluido, según el criterio del especialista ortopédico que atiende su caso.

Por todo esto se determinó aplicarle como tratamiento una faja elástica, y para ser conducido al ortopédico del hospital "Antonio Sánchez Iraola", que tenía que arroparse con un uniforme de uso común en el penal avileño "Canaletas". Ruiz Hernández se negó a vestir el referido uniforme, pues no existe un uniforme personal para cada penado.

El periodista del Grupo de Trabajo Decoro argumenta que las vestimentas carecen de la más elemental higiene, y conoce de anteriores presos que han padecido enfermedades cutáneas por aceptar vestir los uniformes.

El jefe de la prisión le dijo a Ruiz Hernández: "El mando lo considera una violación de la disciplina penitenciaria, por lo que lo escribí en la libreta de indisciplinas, así que aténgase a las consecuencias".

Omar Ruiz Hernández fue condenado a 20 años de privación de libertad durante la llamada Primavera Negra de Cuba, en marzo de 2003.


Niegan atención oftalmológica a periodista encarcelado

SANTA CLARA, Cuba - 14 de junio (Guillermo Fariñas, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero de conciencia santaclareño Omar Ruiz Hernández no ha sido examinado por un especialista en oftalmología debido a negligencias de las autoridades penitenciarias de Canaleta.

Ruiz Hernández había sido conducido al Hospital Provincial de Ciego de Ávila "Antonio Sánchez Iraola" en el mes de enero del presente año por observar una mancha negra en la visión del ojo izquierdo.

La doctora que lo atendió en aquel entonces le explicó al oficial que lo acompañó la necesidad de volverlo a ver en tres meses.

Según Bárbara Rojo Arias, esposa del periodista del Grupo de Trabajo Decoro, pasados cinco meses la represiva no le ha llevado a la consulta de oftalmología con pretextos poco creíbles. Agregó que la mancha oscura ha aumentado de tamaño.

"Creo que es una acción premeditada de la policía política del gobierno dejar que el padre de mi pequeño hijo de ocho años salga casi ciego de la cárcel, y hago responsable a las máximas autoridades cubanas de la integridad física de mi esposo", expresó Rojo Arias.

Omar Ruiz Hernández fue condenado a 18 años de privación de libertad durante la Primavera Negra de Cuba de marzo-abril de 2003. Estuvo confinado primeramente durante un año en el Combinado de Guantánamo a 700 kilómetros de su familia. Hace nueve meses fue trasladado a una prisión más cercana en la provincia de Ciego de Ávila.

En celda de castigo periodista independiente
Por Pedro Pérez / Cubanacán Press

23 de mayo de 2005

Santa Clara – www.PayoLibre.com – El periodista independiente Omar Moisés Ruiz Hernández fue llevado a celda de castigo este lunes 23 por negarse a saludar a un oficial mientras caminaba por el patio de la prisión de Canaleta en Ciego de Ávila.

Su esposa Bárbara Rojo Arias dijo que el reo la había llamado por teléfono esta misma mañana, para comunicarle que no sabía cuando se pondría en contacto de nuevo con ella, debido a que era llevado con urgencia hacia la celda de castigo, sin precisar el tiempo que podría durar el mismo.

“Todo fue una provocación del oficial Carlos, sustituto del jefe de la prisión quien ofendió a mi esposo con palabras obscenas y denigrantes contra su moral y status político, por que se negó a parase en firme ante el gendarme. Esta actitud viola el reglamento y es considerada una indisciplina grave”, dijo Rojo Arias.

La premura de la comunicación evitó conocer más detalles de lo acontecido, aunque el preso de conciencia llegó a recordarle que estaba lleno de chinches.

La víspera Rojo había recibido otra llamada de Ruiz donde le decía que tenía las piernas llenas de chinches adquiridas en la prisión. “Ha sido muy raro porque el viernes 20 yo fui a la visita familiar y no me habló de las chinches ni que tenía escozor”, expresó la esposa del preso político.

“Las presas comunes,-refiriéndose a las chinches-, son visitantes permanentes en las cárceles del país debido a las deficientes condiciones higiénico sanitarias de esos lugares”, sentenció Rojo, visiblemente preocupada.

Por otra comunicación telefónica de un preso común realizada en horas de la tarde del propio día, la señora Rojo conoció que los demás reos de conciencia de la Causa de los 75 que allí se encuentran, los santiagueros Leonel Grave de Peralta y Jesús Mustafá Felipe, protestaron enérgicamente ante la arbitrariedad, por lo que también fueron llevados a las celdas de castigo.

“Responsabilizo al gobierno de Cuba, a la Seguridad del Estado y al oficial implicado en la provocación, de cualquier situación que le suceda a mi esposo y a sus compañeros”, sentenció la Dama de Blanco.

Omar Moisés Ruiz Hernández fue sentenciado a 18 años de cárcel el 4 de abril del 2003 por violar la Ley 88 y atentar contra la soberanía y la independencia del país. Inicialmente estuvo en el Combinado Provincial de Guantánamo y desde mediados del año pasado languidece su condena en la cárcel de Canaleta en Ciego de Ávila.


La Comisión de Derechos Humanos y el voto anticubano
Por Omar Moisés Ruiz Hernández. (Preso político y de conciencia)

Desde la Prisión Provincial de Canaleta.

Ciego de Ávila. 23-de abril del 2005

En el día de ayer concluyó en Ginebra el 61 periodo de sesiones de la CDH de las Naciones Unidas donde Cuba volvió a ser sentada en el banquillo de los acusados a pesar de los ingentes esfuerzos realizados por el gobierno cubano y sus acólitos en el mundo para que no ocurriera.

De acuerdo a la información que puedo recibir en la cárcel cubana donde me encuentro a través de los órganos de prensa del gobierno, el dictamen de la CDH, es espurio, carece de objetividad y sólo fue posible dadas las presiones ejercidas por el gobierno de EEUU y sus aliados europeos a quienes califican de satélites y de no tener una política independiente hacia Cuba, cosa que al parecer no siempre se cumple, ya que cuando se vota en la asamblea general de la ONU sobre el tema del embargo norteamericano, esos mismos aliados dejan solo a EEUU y ni siquiera le conceden el beneficio de la abstención, algo que dicho de paso, sería muy conveniente, toda vez que al votar en contra, le envían un mensaje equivocado al gobierno de Fidel Castro quien lo interpreta como un espaldarazo a toda su política, incluyendo la represiva desatada contra pacíficos disidentes.

El controversial tema del embargo y su legitimidad no es lo que deseamos comentar, sino el de la justeza al señalar al gobierno de mi país, como violador sistemático de los derechos humanos y entre ellos el más universal de los derechos: el derecho a la libre expresión del pensamiento y al flujo de las ideas diversas.

Quien suscribe, junto a otros 74 compatriotas, fue encarcelado en Marzo del 2003 bajo una acusación de “Actos contra la Independencia o la Integridad territorial de Estado” y condenados a largas penas de privación de libertad los que llegan hasta 28 años. ¿Podrá la pacífica discrepancia política y el ejercicio del periodismo libre e independiente calificarse de atentado contra la independencia o la integridad territorial de un estado?

Tal parece que en nombre de los cacareados logros sociales en Cuba se justifica la violación masiva e institucionalizada de cualquier derecho humano. ¿Podrá la esclavitud ser buena, siempre y cuando el amo otorgue educación y atención médica gratuita a sus esclavos?

Quienes hoy estamos en prisión no somos mercenarios como gustan calificarnos los pensadores del régimen. No somos agentes de un gobierno extranjero; sencillamente somos cubanos que pensamos diferente y hacemos pública nuestras diferencias con el gobierno de Fidel Castro.

Pero no voy a abundar con argumentos que defiendan nuestra inocencia porque la mejor defensa está en la prueba que pudo mostrar la fiscalía; testigos fabricados y un arsenal de “armas” raptadas de nuestras casas: máquinas de escribir, grabadoras, equipos de fax, cámaras fotográficas o de video, computadoras, radios receptores de onda corta y libros, muchos libros.

En cuanto a las declaraciones de los testigos de la fiscalía y para que el elector tenga idea de los argumentos aportados por los mismos, puedo decir que uno de los que testificó en mi contra, lo más significativo que dijo fue “él escribe mucho en máquina porque yo desde mi casa la escucho sonar”.

No creo posible que nadie que se respete y se auto titule defensor de los derechos humanos y sobre todo de la libre expresión, pueda justificar nuestro encarcelamiento o hacerse de la vista gorda ante tamaña villanía. Sin embargo inexplicable y tristemente en los días pasados hemos visto como respetadas personalidades de la intelectualidad y cultura mundial, incluyendo premios Nóbel de la Paz, avalaron con sus firmas nuestro encierro al solicitar que Cuba no fuera condenada en Ginebra, cuando el solo hecho de nuestra prisión merece un voto de censura.

Muchas de estas personas que no han sido capaces de levantar su voz contra esa injusticia de la cual somos víctimas, son los mismos que sin embargo abogan por la libertad de los 5 espías cubanos presos en cárceles norteamericanas a quienes el régimen castrista muestra como supuestos luchadores contra el terrorismo.

Todo el mundo tiene el derecho de pedir la libertad de quien considere inocente. Nuestras esposas y familiares también lo tienen y sin embargo las fuerzas represivas del gobierno tratan de coartarles ese derecho. Pienso que se desdice a si mismo, quien se autoproclame demócrata y al mismo tiempo justifique nuestro encierro aunque sea con silencio cómplice, porque como dijera nuestro Apóstol: “Ver un crimen en silencio es igual que cometerlo”.

Periodista encarcelado envía carta de condolencia por la muerte del Papa

SANTA CLARA, 7 de abril (Guillermo Fariñas, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El periodista independiente Omar Ruiz Hernández dictó telefónicamente a su esposa Bárbara Rojo Arias una carta de condolencia por el deceso del Papa Juan Pablo II. A continuación el texto íntegro de la carta

"Ciego de Ávila, 2 de abril de 2005

"Al conocer el fallecimiento del Papa de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, Juan Pablo II, deseo expresar mi condolencia al mundo católico, en especial a los dignatarios y feligreses de dicha iglesia en Cuba.

"No debemos desconocer el papel jugado por Karol Wojtyla, quien sufrió en carne propia el fascismo de muy joven, y después contribuyó al derrumbe del comunismo europeo con su acción personal en Polonia, su patria natal.

"Tampoco puedo olvidar la intervención del Sumo Pontífice a nuestro favor cuando fuimos injustamente encarcelados en marzo de 2003, así como sus siempre buenos deseos con oraciones por la paz y la unidad de la nación cubana.

"Quien suscribe esta misiva es un cristiano evangélico, hijo de un pastor de la iglesia Los Pinos Nuevos, mas no puedo dejar de reconocer el ecumenismo y respeto con que Juan Pablo II trató a todos los seguidores de Cristo, fuera de los cánones católicos.

"Descanse en paz Juan Pablo II
"Omar Moisés Ruiz Hernández, prisionero político y de conciencia "Prisión de Canaleta, Ciego de Ávila"

Llamada a la libertad y al amor

Entrevista concedida por Bárbara Rojo Arias, esposa de Omar Moisés Ruiz Hernández.
Por Alain Ramón Gómez Ramos / Cubanacán Press

Santa Clara – 16 de marzo de 2005 – Con motivo del segundo aniversario de la llamada Primavera de Cuba, donde fueron puestos tras las rejas 75 miembros de la emergente sociedad civil y luchadores pro democracia, visité a la señora Bárbara Rojo Arias con el objetivo de pedirle que me respondiera algunas preguntas, acerca de su esposo Omar Moisés Ruiz Hernández.

Dijo que su esposo fue detenido en la tarde del 19 de marzo en Ciudad de la Habana cuando se encontraba en casa de uno de sus hijos. Llevado a Villa Marista, fue trasladado posteriormente para el DSE (Departamento de la Seguridad del Estado) de Villa Clara.

Rojo Arias es del criterio que durante la vista oral celebrada en la Sala de los Delitos contra la DSE del Tribunal Provincial de Villa Clara, a su esposo lo sancionaron a 18 años de Cárcel sin poderle probar que alguna de sus noticias era falsa. El juicio celebrado el 4 de marzo fue de carácter sumarísimo y su condena se debe a actos contra la independencia e integridad territorial del Estado implícito en el artículo 91 del Código Penal.

Después de pasar un año y medio en la Prisión Provincial de Guantánamo, más conocida como Chafarinas, actualmente se encuentra en la prisión de Ciego de Ávila conocida como “Canaleta”.

Cuenta la señora Arias que aunque su esposo no ha sufrido maltratos físicos sí ha estado expuesto a torturas psicológicas, fue humillante la requisa que le hicieron a ella en ocasión de la última visita realizada el 23 de febrero último por parte de los miembros del MININT y que después se la hicieron a él, obligándolo a quitarse los pantalones.

“A mi esposo se le han agudizado los problemas que padece de la presión, el ensanchamiento de la vena Aorta, y padece de tricíclidos con un posible desprendimiento de la retina. A pesar de todo esto no se me ha permitido entregarle los medicamentos, debido a una medida de los directivos del penal”, sentenció.

Más adelante la esposa del periodista independiente, miembro del Grupo Trabajo DECORO, comentó que su pequeño hijo sufre profundamente la ausencia de su padre, padeciendo de úlcera gástrica debido a la ansiedad en que viven y que en la escuela el niño tiene lento aprendizaje, producto a que se desconcentra con relativa facilidad.

Ya avanzada la tarde del domingo, la valiente mujer buscó entre sus apuntes una pequeña biografía de Ruiz Hernández, hecha por ella, de la cual extrajimos algunos datos.

Nacido el 16 de noviembre de 1947, hijo de una familia cristiana y de padres pastores evangélicos de la iglesia Los Pinos Nuevos, estudió hasta el 9no grado y más tarde ingresó en el seminario de esa denominación cristiana para estudiar el curso de pastor, pero por razones de salud no puedo concluir.

Después se desempeñó como activista juvenil por varios años, colaborando en las publicaciones juveniles de la iglesia en Sagua la Grande, época en que nace su afición por el periodismo.

Después de pasar el Servicio Militar Obligatorio, trabajó en diferentes oficios hasta que trabajando en la parte contable del CEATM de Santa Clara es llamado por el DSE porque había escrito una carta a la WQBA “La Cubanísima”. En 1990 comienza a colaborar con el Comité Cubano Pro derechos Humanos, realizando denuncias desde la isla. Más tarde integra el Partido Solidaridad Democrática del cual era su vocero y en 1999 se inicia como periodista independiente de la agencia centro Norte del País. (NCP Villa Clara).

Trabajó de gestor del Proyecto Varela e impartió seminarios sobre Sociedad Civil como miembro de un grupo de estudios acerca de la problemática cubana. En el 2002 integra el Grupo Decoro y sus trabajos comenzaron a salir en la página digital CUBANET.

Como se conoce, en el 2003 fue detenido y sentenciado a 18 años de cárcel como parte de la Causa de los 75.

“Seguiré luchando a brazo partido por la libertad de mi esposo” dijo la señora Rojo Arias y desbordada de sentimientos alegó: “Omar es un gran esposo, excelente padre, buen hijo y magnífico cristiano. Tiene convicciones claras y defiende por sobre todas las cosas la libertad, derecho que Dios le dio al hombre para ser libre, expresarse y decir siempre la verdad”.

Omar Ruiz Hernández mantiene un excelente estado de ánimo en la cárcel a pesar de sus afecciones. Desde allí sigue luchando por el prójimo porque sabe que el mundo conoce de la injusticia que se comete con él y muchos otros, por eso espera ser liberado.

La esposa del reo político tiene gran fe en Dios. Según comentó ha aprendido a estar más cerca del señor en estos tiempos difíciles que le ha tocado vivir.

Al término del fraterno diálogo, me despedí de la Dama de Blanco con lágrimas en los ojos. Sabía que tenía ante mí a una gran mujer, a una valiente esposa y madre. Su profunda fe cristiana le da aún fuerzas para seguir luchando por la libertad y el amor.

Siempre recordaré sus últimas palabras: “Si tengo que esperar los 18 años, esperaré por él porque lo que Dios une, el hombre no lo puede separar”.

Todo está dispuesto. Siempre que exista una mujer capaz de amar a su esposo, a su familia y luchar por la verdad; la esperanza estará viva en todos los hombres que sufren injustamente prisión por amar la libertad.

Requisan exhaustivamente a periodista encarcelado

SANTA CLARA, 28 de febrero (Javier Machado, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - Una llamada telefónica desde la prisión avileña de Canaleta producida a las 9.30 de la mañana del pasado 24 de febrero, el periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández, denunció la requisa exhaustiva que le realizaron al término de la visita familiar el día anterior.

Bárbara Rojo Arias dijo que a su esposo le requisaron todas sus pertenencias y que le quitaron hasta la ropa, dejándolo en calzoncillos y despojándolo de un reloj que poseía, los medicamentos para combatir sus afecciones que la víspera ella le había llevado y que las habían permitido pasar, así como una carta escrita por el periodista independiente José R. Moreno Cruz.

"Ni en la Prisión Provincial de Guantánamo recibí tan minuciosa revisión", dijo el reo de conciencia a su esposa.

La arbitrariedad fue cometida por el 1º y 2º jefe de orden interior de la cárcel, quienes prometieron entregarle los medicamentos a la doctora del recinto carcelario para su valoración.

Rojo dijo que el periodista del Grupo de Trabajo Decoro, se sintió a gusto durante el encuentro familiar porque pudo compartir por primera vez con sus tres hijos. El único beneficio que ha recibido Ruiz durante los dos años de encierro es el aumento de una persona durante las visitas familiares.

Las visitas siguen siendo de dos horas cada tres meses y las conyugales cada cinco, dijo Arias, quien agregó que encontró a su esposo físicamente más delgado y con los mismos padecimientos de antes: triglicéridos altos, ensanchamiento en la vena aorta, síntomas de desprendimiento de la retina y descompensación de la presión arterial.

A la hora de entrada a la mencionada visita familiar, sus seres queridos fueron cacheados por los guardias del penal, prohibiéndoles entrar unas fotos de las Damas de Blanco y revisando la literatura cristiana que sus hijos le llevaban.

"Es una medida que no entiendo porque si las dejaron entrar, para qué le quitan después esa carta y los medicamentos que necesita", concluyó Rojo.

Llama a la reconciliación periodista encarcelado

SANTA CLARA, 3 de enero (Guillermo Fariñas Hernández, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández hizo un llamado de reconciliación, amor y paz entre los cubanos el pasado 31 de diciembre, desde la prisión Canaleta, Ciego de Ávila, a todos sus hermanos de ideas pro-democracia, tanto residentes en Cuba como los del exilio, con el fin de que redoblen en este año 2005 la lucha contra la intolerancia.

En llamada telefónica a Cubanacán Press, Ruiz Hernández se preocupó por los últimos acontecimientos dentro de la oposición pacífica al gobierno castrista, y también se interesó por la salud de muchos de los disidentes que aún se encuentran en las cárceles cubanas.

Ruiz, miembro de la agencia de prensa independiente Grupo Decoro, aprovechó la oportunidad para denunciar la tortura psicológica que significó para él la creación de falsas expectativas por parte de las autoridades represivas, cuando concentraron a un grupo de presos políticos en un hospital capitalino y sólo concedieron unas pocas licencias extrapenales.

Omar Ruiz comentó su preocupación por la estabilidad física y psíquica de su familia, principalmente la de su hijo menor, Frank Samuel, de siete años. "Que mi hermanos sepan que lo siento por mi familia, pero para mí es un privilegio estar en prisión por expresar y defender mis ideas".

Feliz Navidad
Omar Ruiz Hernández
Prisionero de conciencia, condenado a 18 años en la ola represiva de 2003

CANALETA, diciembre - Se acerca una nueva Navidad, un fin de año y el comienzo de otro. Creo que los 75 abrigábamos la esperanza por esta fecha, el año pasado, de que en ésta estaríamos con nuestras respectivas familias, pero todo parece indicar que así no será.

Con alegría hemos recibido la noticia de que al menos algunos de los que guardaban prisión en la Navidad pasada, en ésta ya no lo estarán y podrán disfrutar con familiares y amigos esta importante fecha del calendario cristiano. Para ellos nuestras más sinceras felicitaciones y nuestros mejores deseos envueltos en un fuerte abrazo de hermano.

Para quienes aún continúan en esta injusta prisión y no podrán estar con sus familias, quiero por ese medio hacerles llegar tanto a ellos como a sus seres queridos mi mensaje de Paz, Amor y Fraternidad. Que esa paz proclamada por los ángeles hace más de dos mil años en Belén de Judá, sea una realidad en nuestras vidas, es mi mayor deseo y oración.

Para quienes aquí en nuestro país o en el exterior nos han apoyado de cualquier forma, ya sea material o espiritualmente, tal vez sólo con esa necesaria carta o una simple plegaria, quiero enviarles también mi mensaje navideño con los mejores deseos de salud, felicidad y prosperidad.

A pesar de las difíciles circunstancias en que me encuentro tengo la paz de Cristo y la convicción de que Dios está a mi lado.

Aunque tras unas injustas rejas, me siento libre, pues la libertad se lleva por dentro.

Soy feliz por todo esto y porque tengo una esposa que me ha apoyado mucho, y buenos amigos, que como tales se han comportado en esta dura prueba que la vida me ha impuesto

Como el Apóstol Pablo puedo aún decir que: "Estamos atribulados, mas no angustiados, en apuros, mas no desesperados, perseguidos, mas no desamparados, derribados, pero no destruidos.

Y como nuestro Apóstol José Martí, digo:

Cultivo una rosa blanca
En julio como en enero,
Para el amigo sincero
que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni oruga cultivo,
cultivo una rosa blanca.

Desde mi celda en Canaleta, tanto para amigos como para enemigos FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO.

Regresan a prisión Canaleta al periodista encarcelado Omar Ruiz

SANTA CLARA, 8 de diciembre (Javier Machado, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - "Me alegró estar fuera unas horas con compañeros que hacía mucho tiempo que no veía, y conocer a otros de la misma causa", señaló el periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández, en una carta fechada el 3 de diciembre, después de su regreso a la prisión avileña de Canaleta.

Ruiz fue trasladado a la capital del país, esposado, bajo falsas expectativas, en grupo aparte al de Raúl Rivero, quien fue movido en solitario. "Hacía apenas unos días que Raúl me había dicho que varios corresponsales extranjeros habían llamado a su casa porque se rumoró su excarcelación. Bien lo dice el refrán que cuando el río suena es porque aguas trae", expresó en su carta.

El chequeo médico, anunciado como el que jamás le habían hecho en su vida, no pasó de ser igual al que le habían realizado en Ciego de Ávila hace poco más de un mes, donde le detectaron un quiste en uno de sus riñones, el hígado graso y la próstata inflamada.

"Ahora necesito un tercer chequeo independiente, para saber quién dice la verdad", señala en la misiva el periodista encarcelado, y añade: "En el hospital nacional para reclusos del Combinado del Este me detectaron ensanchamiento en la aorta, producto de la hipertensión arterial, y los triglicéridos altos en mi sangre, pero de las demás afecciones, nada".

La esposa de Omar Ruiz, Bárbara Rojo Arias, quien lo visitó el sábado 4 de diciembre en Canaleta, dijo haberlo encontrado bastante delgado, firme en su posición política, pero un poco descompensado psicológicamente. Además, las autoridades del penal le exigen como a un preso común, pero no le dan los beneficios que a ellos le conceden; lo requisan constantemente y no le permiten tomar el sol en un área abierta, sino en un lugar estrecho y cerrado al que ellos llaman "el cepo".

"Aunque le dan ahora medicamentos para la presión, no me permitieron dejarle las vitaminas que le llevé", dijo Rojo Arias.


Envía Omar Ruiz carta abierta a reverendo cubano
o

SANTA CLARA, 15 de octubre (Cubanacán Press / www.cubanet.org) - Una carta dirigida al reverendo Raúl Suárez, director del Centro Martin Luther King y diputado a la Asamblea Nacional, escrita por el prisionero de conciencia y periodista independiente Omar Moisés Ruiz Hernández, acaba de llegar a manos de su esposa Bárbara Rojo Arias, a pesar de haber sido escrita el 11 de julio del año en curso desde la prisión Provincial de Guantánamo.

Por la importancia de los aspectos que aborda esta Carta Abierta, reproducimos textualmente su contenido.

"Prisión Provincial de Guantánamo, julio 11 de 2004.

"Reverendo Raúl Suárez
"Director del Centro "Martin Luther King"
"Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular.
"Ciudad Habana

"Señor:

"Me dirijo a Ud. en su doble condición de Pastor Evangélico y de Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

"Quien suscribe es un cristiano evangélico desde su niñez. Mi padre fue pastor de la Convención Evangélica "Los Pinos Nuevos" hasta su muerte, pero desgraciadamente Ud. y yo estamos en campos opuestos ideológicamente, y no interpretamos las enseñanzas de Jesucristo de la misma manera.

"Nunca he podido entender cómo un siervo de Dios pueda defender incondicionalmente a un régimen tan represivo y violador de los derechos elementales del hombre, que incluso ha llegado a perseguir a los mismos cristianos.

"Aunque no estoy en una cárcel por ser cristiano, sí lo estoy por defender los principios cristianos como son la verdad, la justicia y la honestidad. Pertenezco al grupo de los 75 cubanos que en marzo de 2003 fueron encarcelados al amparo de una ley que Ud. y otros llamados 'cristianos', aprobaron con su voto en diciembre de 1999. No soy un mercenario al servicio de un país extranjero porque me convertí en defensor de los derechos humanos, no por dinero sino por convicción, y nunca fui reclutado por nadie. Soy amante de la libertad de pensamiento y de expresión sin condicionamientos y exclusiones.

"Creo en Dios que hizo al hombre libre de escoger su destino y de expresarse con entera libertad sin temor a represalias. Es por ello que no puedo entender cómo alguien que se autodefine como siervo de Dios pueda apoyar lo que atenta contra sus preceptos.

"En el periódico Granma el pasado 2 del corriente leí, y cito textualmente: 'El reverendo Raúl Suárez comparó cuán lejos está la vocación pastoral, basada en la paz y la justicia, la petición de 'ayuda' que hace la iglesia para manipular conciencias, separar familias, destruir la economía y llevar a la desesperación a las masas … no tenemos vocación de Judas, las iglesias evangélicas hemos echado nuestra suerte con el pueblo cubano'.

"No es mi intención analizar aquí las posibles razones censurables del documento a que Ud. hace referencia porque no he tenido acceso al mismo y por tanto no puedo apoyarlo en toda su extensión o criticarlo negativamente total o parcialmente; sin embargo, tengo la entera libertad de hacerlo en cualquier dirección, seguro de que al menos la parte norteamericana no sufriría represalia alguna de no estar de acuerdo con él. Muy por el contrario, Ud. y sus colegas religiosos que lo acompañan en la Asamblea Nacional del Poder Popular, no disfrutan de la misma libertad por el temor a represalias, si se decidieran algún día a pensar diferente al Sr. Fidel Castro en temas tan vitales como la libertad de expresión, de reunión o de asociación o de cualquier documento de su autoría.

"Habla Ud. de manipular la conciencia, cuando el régimen del que Ud. forma parte, es el mayor manipulador de conciencias del mundo, habla de separación familiar cuando el sistema comunista que Ud. defiende, fue el primero que separó a las familias cubanas desde sus inicios con los inventos de las escuelas en el campo o al campo, las becas prácticamente forzadas, el Servicio Militar Obligatorio, el trabajo forzado por años de los que deseaban abandonar el país y la negativa a que regresaran una vez logrado su propósito, amén de la prohibición a los miembros del partido y de la UJC a mantener intercambio epistolar con sus parientes, denominados apátridas. Ahora, ante el flujo de divisas tan necesarias para mantener el poder omnímodo, el gobierno que Ud. defiende se erige en paladín de la unión familiar, olvidándose del pasado.

"Habla Ud. de destrucción de la economía y llevar a la desesperación a las masas, pero ¿es posible que un país extranjero pueda solo lograr tales fines? Me desvela en las noches sobre mi camastro de hierro otra pregunta: ¿es lógico que un país viva precisamente a costa del que dice ser su mayor enemigo? Señor mío, no busque Ud. las causas de la destrucción de la economía del país y otros males en factores externos, sino en las medidas que emanan del propio gobierno cubano. Ud. también es responsable de este desastre que dice llamarse Revolución.

"Por último, habla Ud. en nombre de las Iglesias Evangélicas, cosa que no puede hacer ni el propio Consejo de Iglesias porque la gran mayoría de los evangélicos cubanos, por suerte, no formamos parte del mismo y ese pueblo cubano al que Ud. se refiere, hace más de 45 años que no puede expresarse libremente en elecciones auténticas, multipartidistas, democráticas y supervisadas internacionalmente.

"En cuanto a que 'no tenemos vocación de Judas', realmente la mayoría de los evangélicos no la tenemos, pero creo que Ud. y los otros evangélicos que lo acompañan en esa aventura llamada Parlamento Cubano, pueden pretender ser honestos y distanciarse del discípulo que traicionó a nuestro Señor.

"Si de verdad cree Ud. estar al lado de la justicia y el amor que predica, lo invito a visitar las cárceles cubanas por su cuenta, para que aprecie las condiciones de vida en que convivimos en estos cementerios de hombre vivos y así compruebe si este gobierno tan 'amante de la verdad', se lo permite. Compare nuestra situación con la de los 'Cinco Prisioneros del Imperio' y aunque sea alguna vez, actúe consecuentemente con los enunciados de los evangelios.

"Respetuosamente:
"Omar Moisés Ruiz Hernández, prisionero de conciencia".

Ruiz Hernández cumple una sanción de 18 años de cárcel acusado por el delito de atentar contra la integridad y la economía nacional, en los procesos amañados de la Primavera Negra de Cuba, de marzo- abril del 2003. Actualmente se encuentra recluido en la prisión avileña de Canaleta, a donde llegó de traslado el 10 de agosto último.


Denuncia esposa de periodista independiente situación carcelaria del prisionero

SANTA CLARA, 28 de septiembre (Javier Machado, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - Bárbara Rojo Arias, esposa del preso de conciencia Omar Ruiz Hernández, denunció el pasado jueves en Santa Clara que su cónyuge no está siendo atendido correctamente desde el punto de vista médico, situación que la hace temer por su vida.

En conversación telefónica sostenida ese día en horas de la tarde con el reo, preso en Canaleta, provincia Ciego de Ávila, conoció que sigue descompensado de la presión arterial, y que en esa prisión todo es obligatorio, incluida la asistencia al soleador, apodado "el cepo", en el horario de las dos de la tarde, hora nociva para la salud, y que por no asistir una tarde Ruiz Hernández fue reportado por indisciplina.

Ruiz Hernández denunció además que los obligan a ver el programa Mesa Redonda, y que es requisado constantemente. En el soleador los presos juegan a la pelota y ya ha sido golpeado varias veces, una de ellas en los genitales.

Estas condiciones lo hacen vivir en constante estrés, causante de la descompensación de la presión arterial. Los chequeos de la misma ahora son más frecuentes, pero la alta y la mínima oscilan con mucha facilidad, temiendo que se le nivelen las presiones y que el desenlace sea fatal.

"Quieren matar a mi esposo. El oficial Alexander Solís, del Departamento de Seguridad del Estado de Villa Clara me prometió la semana anterior que iría a la prisión de Ciego de Ávila a resolver todas mis inquietudes, pero parece que todo va de mal en peor", dijo Rojo Arias. Y añadió: "No estoy de acuerdo con los supuestos cambios de las medidas porque sólo incluyeron acercarlo a Villa Clara, 5 libras más en la jaba de alimentos y una persona mayor más para entrar a verlo en las visitas. Estas se mantienen cada 90 días, y las conyugales cada cinco meses, por lo que las llamadas mejorías, en nuestro caso, son nulas".

El también periodista independiente sufre de fuertes dolores de cabeza, pero no hay una sola aspirina en la prisión para disminuir el dolor. Sin embargo, a su esposa le devolvieron los medicamentos (vitaminas, nutrientes, cartopril, duralgina, antixid, entre otras) aludiendo que en ese penal se le garantiza a los reclusos los medicamentos necesarios.

"Estoy muy preocupada por su salud", añadió la señora Rojo, "porque ellos saben que el estrés es lo que provoca la hipertensión de Omar, e incluso allí no hay disciplina para la entrega de medicamentos. El bullicio es enorme y cuando vienen repartiendo los medicamentos muchas veces no escucha al carcelero y se queda sin ellos".

Señaló finalmente Rojo Arias que ella aún no ha recibido la primera carta desde el 13 de agosto, día en que Ruiz Hernández llegó a Canaleta, y que responsabiliza a la Seguridad del Estado, a las autoridades del penal, así como la máxima dirección del país por lo que pueda ocurrirle a su esposo, a quien pueden provocarle un infarto si no toman medidas a tiempo. "Ellos dicen que por la actitud de las esposas es que algunos miembros de la Causa de los 75 no tienen mejorías en el régimen carcelario".

Como ella es una Dama de Blanco, proseguirá con las denuncias de las violaciones, y no dejará de asistir a las actividades cívicas en reclamo de su liberación.

Omar Ruiz Hernández, a pesar de la rudeza del sistema carcelario a que es sometido, mantiene buen estado de ánimo y alentó a su esposa a seguir adelante.

Colegio Médico alerta sobre la deficiente salud de periodista encarcelado

SANTA CLARA, 10 de septiembre (Guillermo Fariñas, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El Colegio Médico de Villa Clara a través de su presidenta y en consenso con su membresía, acordó emitir un comunicado médico a la opinión pública nacional e internacional, sobre la situación de peligro en que se encuentra el preso político y de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández en la penitenciaría de Canaleta, Ciego de Ávila.

Los objetivos de este Colegio están encaminados a denunciar las violaciones del sistema nacional de salud cubano, proporcionar salud a los opositores y sus familiares, así como a cualquier cubano, sin responder a exigencias oficiales. A continuación el texto íntegro del documento.

"El Colegio Médico de Villa Clara, comunica que después de entrevistarnos con la licenciada en Economía Bárbara Rojo Arias, esposa del prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández y con personas que han platicado con el reo telefónicamente, ha arribado a las siguientes conclusiones diagnósticas:

"1º. Es portador de una Esteatosis Hepática, llamado hígado graso.

"2º. Padece de dolores precordiales frecuentes.

"3º. Tiene altas las cifras de su tensión arterial. (T.A.)

"4º. Refiere sensación de acidez.

"Científicamente está demostrado que la Esteatosis Hepática sólo tiene dos orígenes; la ingestión constante y desmedida de bebidas alcohólicas o que las cifras de colesterol en la sangre sean peligrosamente altas.

"En el caso de este paciente, conocemos que lleva una postura evangélica cristiana de toda su vida, por lo que es totalmente abstemio, lo que nos hace concluir que es portador de una colesterolemia, patología que acarrea frecuentemente trastornos cardiovasculares.

"Creemos que las molestias precordiales y la hipertensión arterial (H.T.A.) son las manifestaciones externas del daño cardíaco que el paciente ya está sufriendo internamente. En cuanto a la sensación de acidez, exponemos que es sólo un síntoma de una patología gástrica como la úlcera y que aún no se le han hecho las pruebas pertinentes para arribar a un diagnóstico conclusivo.

"Quisiéramos puntualizar que todos estos diagnósticos de enfermedades padecidas por Ruiz Hernández han sido corroborados por el personal médico del Combinado Provincial de Guantánamo, lugar donde hasta hace poco estaba el reo.

"Este Colegio Médico, a través de la emisión de este documento, hace responsable a las autoridades gubernamentales cubanas de cualquier futuro padecimiento cardiológico del paciente Omar Moisés Ruiz Hernández y considera que de no valorarse en su caso una licencia extrapenal, serían cómplices de un daño físico, hasta mortal que denotaría una escandalosa falta de humanismo.

"Sandra Domínguez Ayala, doctora en Medicina y especialista de 1er grado en Medicina Interna. "No de registro médico 42984. "Presidenta del Colegio Médico de Villa Clara".

Continúa sin medicamentos el periodista Omar Ruiz

SANTA CLARA, 29 de agosto (Javier Machado, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández continúa sin medicamentos para contrarrestar las afecciones cardiacas y padecimientos estomacales que padece, denunció este viernes en Santa Clara su esposa, Bárbara Rojo Arias.

Trasladado recientemente para la prisión de Canaleta, Ruiz dijo a su esposa en conversación telefónica que ya se encuentra en un destacamento con reos comunes y que sólo le han tomado la presión arterial dos veces, pero con los dedos del galeno, a pesar de tenerla descompensada y que aún no le han entregado medicamentos para solucionar la situación.

Según Rojo Arias, este tratamiento por parte de las autoridades de la avileña prisión de Canaleta es difícil de comprender porque las restricciones de medicamentos, suceden a casi un año y medio de la detención de su esposo; Raúl Rivero, también detenido en esa ergástula, sufre de las mismas arbitrariedades, según ha informado su esposa Blanca Reyes.

"Mi esposo tuvo que plantarse el jueves de la semana anterior para que le concedieran la llamada telefónica correspondiente. Es inconcebible que aún el oficial de la Seguridad del Estado llamado Alexei, no se ha entrevistado con él, por lo que aún no conocemos cuándo será la próxima visita, ni el pabellón conyugal. Omar me dijo que con las olimpíadas no ha podido dormir debido a que el televisor nunca se apaga", expresó Rojo Arias, visiblemente contrariada.

Omar Ruiz Hernández, miembro del Grupo Trabajo Decoro, quien cumplirá 57 años de edad el próximo 16 de noviembre, fue detenido y procesado en amañado juicio sumario celebrado en la Sala de los Delitos Contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial de Villa Clara, junto a otros cuatro luchadores pro democracia el 4 de abril del 2003, y condenado a 18 años de presidio político.


La paja en el ojo ajeno

Omar Ruiz Hernández, Grupo Decoro. Condenado a 18 años de prisión

Desde Prision - C-net- 17 de agosto de 2004 - Si los periodistas oficialistas cubanos conocieran mejor a su país, tal vez se abstendrían de escribir ciertos artículos ateniéndose a aquel viejo refrán que dice que quien tiene techo de vidrio no debe tirar piedras a su vecino.

Leyendo en mi celda el periódico Granma, órgano oficial del Comité Central de Partido Comunista de Cuba, único medio de prensa al que tengo acceso, me ha llamado la atención en esta oportunidad el artículo que bajo la firma de la periodista Mariela Pérez Valenzuela apareció el pasado sábado 31 de julio. El trabajo en cuestión está dedicado a criticar la política represiva de la presidenta Mireya Moscoso contra la delincuencia juvenil en su país, y en el mismo se hace algunas preguntas que muy bien pudieran servir para analizar el mismo problema en Cuba, pero que por falta de honestidad y libertad no pueden aparecer en la prensa cubana, toda vez que ésta es totalitariamente oficialista.

Vale destacar que lo que se lee en cualquiera de nuestros periódicos, revistas o se dice en los espacios noticiosos de la radio y la televisión bien puede interpretarse como la opinión gubernamental, ya que pocas cosas pueden publicarse sin la debida aprobación de los censores.

El susodicho artículo, que critica acerbamente al gobierno panameño por endurecer las medidas represivas contra la delincuencia juvenil, se pregunta si no sería mejor prevenir que reprimir, cosa que por supuesto siempre es mejor, pero que es una receta buena para todo el mundo, y no sólo para aquellos países donde el sistema político es diferente al nuestro. Es curioso que nuestra prensa utilice el "doble rasero", método que tanto critica nuestro gobierno, a la hora de evaluar un problema que no es exclusivo de Panamá u otro país latinoamericano, sino que también es un flagelo que golpea a nuestro país desde hace años, pero que nunca aparece reflejado en nuestros noticieros ni es analizado críticamente por especialista o comentaristas de la única prensa permitida en Cuba.

De acuerdo con el artículo de Granma, la culpa de la delincuencia en Panamá la tiene los que ellos califican como "políticas neoliberales" y se pregunta si sería útil para estos jóvenes permanecer durante años en una oscura celda, y si en realidad la presidente Moscoso cree que con el aumento de las penas disminuya el índice de delitos.

¿Es que la periodista que escribió este artículo y quien autorizó su publicación no recuerdan que en el año 1999 nuestro Parlamento, guiado por el máximo líder, aprobó severas condenas para delitos como el robo, el hurto y otros? ¿Pensó acaso en ese momento el gobernante Fidel Castro como se pretende que piense hoy la presidenta de Panamá, en el sentido que es mejor prevenir que reprimir?

Para quienes se embelesan escuchando al presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba en sus interminables discursos pletóricos de estadísticas y comparaciones, que hacen pensar a muchos incautos que vivimos en el "paraíso terrenal", quiero decirles que uno de los logros de esta Revolución que nunca ha figurado en ningún discurso del Comandante, es el haber construido en sus 45 años de poder omnímodo más cárceles que ningún otro gobierno o que todos los gobiernos juntos que le precedieron desde 1902.

Es cierto que en Cuba la población se ha duplicado bajo su mandato, pero las prisiones se han multiplicado varias veces. Nos preguntamos que si en Cuba no se practica la política neoliberal, si en Cuba no existe la pobreza extrema, ¿por qué hay miles de jóvenes en las cárceles? ¿Por qué van a parar a una prisión personas que en más de un 95 % -según he podido apreciar en la cárcel donde me encuentro- nacieron después de 1959 o eran menores de 10 años en esa fecha y por ende fueron educados bajo el régimen rigurosamente marxista leninista? ¿Por qué en la Cuba de hoy la delincuencia es mayor que hace 45 años, cuando según el Sr. Fidel Castro, había en el país más pobreza que en la actualidad?

A quienes hemos tenido que convivir con estos delincuentes de Castro por más de un año, no nos es difícil contestar estas preguntas. Muchos de estos jóvenes me han dicho: "Si yo hubiera tenido un trabajo donde ganarme un salario con el cual vivir decorosamente y mantener una familia, nunca hubiera robado". Otros manifiestan: "Tengo un niño que me pidió una mochila para la escuela y para adquirirla necesitaba unos dólares y soy pobre".

El régimen que pretendió terminar con las diferencias sociales en Cuba, ha creado un mal peor. Hoy en día los nuevos ricos que poseen dólares comparten en centros de trabajo y escuelas con aquéllos que se mantienen con la moneda nacional, lo que incentiva al delito en muchos casos. En Cuba el salario devengado por la familia promedio no alcanza ni para comer como Dios manda, y con la moneda nacional no se puede adquirir ningún artículo de primera necesidad, ni algo tan simple, pero necesario, como una pastilla de jabón.

No, la Cuba de hoy no está en condiciones para dar lecciones de cómo lograr la tranquilidad ciudadana y la prevención del delito. Basta sólo con recorrer las calles de pueblos y ciudades para observar las casas enrejadas de puertas y ventanas y aún así quienes las habitan no se atreven dejarlas solas por varios días, temiendo que sean saqueadas.; basta con visitar las grandes ciudades y observar la cantidad de policías que hay en las calles; basta con venir a una prisión y constatar cuántos jóvenes cumplen hoy largas condenas por el delito de robo (desde un bombillo eléctrico hasta una bicicleta o algún ganado).

La única diferencia existente entre un país como Panamá y Cuba, en el tema que nos ocupa, es que en un país libre y democrático como Panamá se pueden publicar las estadísticas que reflejan sus males; sin embargo, en el nuestro eso es un tabú.

Sólo me resta recordar a quienes gustan de escribir sobre los pecados de otros, que en el libro más leído del mundo hay una enseñanza muy sabia que dice: "Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo. ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano".

Empeora reo de conciencia su situación carcelaria

SANTA CLARA, 15 de agosto ( Javier Machado, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - Después de ser trasladado desde el Combinado Provincial de Guantánamo a la avileña cárcel de Canaleta, el periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández ha empeorado su situación carcelaria, denunció su esposa Bárbara Rojo Arias, después de visitarlo este viernes 13 de agosto.

"Ha sido la visita más chocante y problemática de todo este año y medio", expresó Rojo Arias. "Llegamos a la prisión a las 8 y 30 de la mañana y no permitieron visitarlo hasta la una de la tarde, lo que provocó una espera innecesaria".

Añadió la esposa de Ruiz que en la prisión tuvo que sedar a su hijo, de 6 años, debido a su estrés. "Frank Samuel", señaló Rojo, "salió recientemente de ingreso hospitalario del pediátrico José Luis Miranda, aquejado de úlcera estomacal y gastristis, originada a tan temprana edad por el estrés a que está sometido desde que su padre fue injustamente encarcelado".

En la prisión fueron atendidos por el oficial Alexei del Departamento de Seguridad del Estado, quien dijo tener desconocer los problemas del reo en ese penal.

Ruiz Hernández fue confinado en una celda y le prohibieron tener medicamentos, incluido el captopril, necesario para controlar la hipertensión arterial severa que padece, ni el Anta-xic, que contrarrestar la acidez.

Rojo Arias considera que fue maltratada por la larga espera y por la discusión que se suscitó delante del niño con algunos funcionarios del penal, incluido el médico, debido a la prohibición de los medicamentos. Además, no le permitieron pasar las vitaminas, las cartas, las revistas Amanecer y Vitral, así como otra revista evangélica. El reeducador se quedó con las publicaciones, porque al salir después de dos horas exactas de visita, no le devolvieron esas pertenencias.

"No fui avisada adecuadamente sobre el lugar donde habían ubicado a mi esposo. Desde Guantánamo me llamaron para decirme que Omar había sido trasladado para Ciego de Avila, y que la visita programada para el 13, se mantenía. Tuve que averiguar por mis propios medios el paradero exacto y amenazar a la Seguridad que lo iba a dar por desaparecido, en la tarde anterior del viaje", acotó finalmente la fuente.

En el traslado desde Guantánamo, las dos veces que le tomaron la presión tenía la mínima muy alta. Junto con Ruiz trasladaron a Jorge Olivera Castillo, de Ciudad Habana y Héctor Raúl Valle Hernández, de San José de las Lajas. Más tarde recogieron a otros miembros de la Causa de los 75 en Camagüey, entre ellos José Miguel Martínez Hernández (La Habana), Ricardo González Alfonso (Ciudad Habana) y Léster González Pentón (Villa Clara), quienes siguieron viaje hacia el occidente y centro del país.

Las autoridades de la cárcel de Canaleta le devolvieron a la señora Rojo Arias, con un acta firmada por dos personas varias pertenencias que el reo tenía en uso en Guantánamo, como una silla pequeña, una ratonera, un candado, una lupa, un reloj digital plástico, hisopo de fregar y medicamentos.

Omar Ruiz Hernández, periodista de la agencia de prensa Decoro, fue sancionado sumariamente a 18 años de presidio político en los amañados procesos de marzo-abril del 2003

Carta abierta al Rev. Raúl Suárez
Por Isabel Rey / CubaPress

Santa Clara (www.nuevaprensa.org) 22 de julio- Desde la cárcel provincial de Guantánamo el prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández, envió una carta abierta al reverendo Raúl Suárez, director del centro Martin Luther King y diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, con motivo de su intervención durante las últimas sesiones del órgano de gobierno.

En la misiva, fechada el 11 de julio del 2004, Omar Ruiz Hernández destaca en algunos de sus párrafos: "usted y yo estamos en campos opuestos ideológicamente y no interpretamos las enseñanzas de Jesucristo de la misma manera. Nunca he podido entender cómo un ciervo de Dios puede defender incondicionalmente a un régimen tan represivo y violador de los derechos más elementales del hombre.

Pertenezco al grupo de 75 cubanos que en marzo del 2003 fueron encarcelados al amparo de una Ley que Ud. y otros llamados cristianos, aprobaron con su voto. No soy un mercenario al servicio de un país extranjero. Me convertí en defensor de los derechos humanos no por dinero, sino por convicción.

Habla Ud. de manipular conciencias, cuando es el régimen del que Ud. forma parte, el mayor manipulador de conciencias del mundo; habla de separación de familias, cuando es el sistema comunista que Ud. defiende, el que primero separó a la familia cubana, inventando las escuelas al campo o en el campo, las prácticamente forzadas becas y el servicio militar general.

No busque en causas externas la destrucción de nuestra economía y otros males. Es este gobierno el responsable de tales desastres. Si de verdad cree Ud. estar del lado de la justicia y del amor, le invito a visitar las cárceles por su cuenta, e investigar si este gobierno tan amante de la verdad, se lo permite. Compare nuestra situación con la de los cinco prisioneros del imperio. Y aunque sea una vez, actúe consecuentemente con los enunciados de los Evangelios.

Se despide, respetuosamente,
Omar Moisés Ruiz Hernández
Prisionero de conciencia.

" Nota: Omar Moisés Ruiz Hernández es hijo de Ponciano Ruiz, querido y venerado Pastor de la Iglesia Bautista Los Pinos Nuevos en la ciudad de Santa Clara y de su esposa, María Luisa Hernández. También fundaron el Hogar Los Pinos Nuevos que recogían, alimentaban y educaban a niños pobres o huérfanos. A siete de ellos los adoptaron y educaron junto a Omar su único hijo, como sus verdaderos hijos y dentro del cristianismo y la fe. Omar Ruiz ha sido discriminado y además hostigado y perseguido por sus convicciones políticas y religiosas. Hoy, Omar tiene más de 100 hermanos de crianza, más de la mitad de ellos fuera de Cuba, y se han unido de nuevo a causa del sufrimiento del hermano preso.

©Nueva Prensa Cubana / Reportó desde Santa Clara Isabel Rey / Cuba Press.


Demasiadas experiencias: la historia del niño Frank Samuel
Por Isabel Rey / CubaPress

Santa Clara (www.nuevaprensa.org) 22 de julio- Frank Samuel Ruiz Rojo no es un niño como los demás. Hay pocos con su edad, 5 años, que acumulen vivencias como las suyas. El 19 de marzo del 2003, junto a su mamá Bárbara Rojo Arias, enfrentó el registro de su casa llevado a cabo por efectivos de la policía política. Presenció cómo una docena de agentes revolcaron la vivienda y cargaron con todo lo de su padre Omar Ruiz Hernández, entonces periodista independiente del Grupo de Trabajo Decoro, en la ciudad de Santa Clara, hoy prisionero de conciencia que cumple una sanción de 18 años de privación de libertad.

"Mamita, corre que se llevan la máquina de escribir de mi papito", gritó a la madre que en medio de aquella situación, buscaba los comprobantes del servicio de transferencias de dinero de la Western Union, enviados por su familia, pues los gendarmes querían cargar también con los dólares. "Si mi vida, déjalos, está rota y la llevan a arreglar", respondió la mujer que como una leona trataba de salvaguardar la estabilidad emocional de su cachorrito. Para ello dio al niño una versión distinta de la real. Aquellos hombres se llevaron los libros y papeles del padre para ordenárselos, porque estaban muy desorganizados.

Luego, vino la ausencia del progenitor, detenido el día anterior en la capital cubana y trasladado a las pocas horas para la sede de la Seguridad del Estado en Santa Clara. Frank Samuel, hasta ese momento siempre al cuidado de sus padres, comenzó a quedar a cargo de otras personas, pues sin él saberlo, su mamá se vio obligada a emprender nuevos caminos. Un día a la semana las visitas al esposo en el cuartel de la policía política; las gestiones hasta encontrar un letrado dispuesto a defenderlo en el juicio, la llevaron a dejarlo hoy aquí y mañana allá. Siempre junto a personas buenas, pero algo nuevo en la vida del niño.

Como colofón de una etapa e inicio de otra llegó el proceso sumarísimo a Omar, la condena a 18 años de privación de libertad y el traslado a la cárcel provincial de Guantánamo, distante 900 kilómetros de ellos. Todo eso trastocó por completo la existencia del pequeño. Él y su mamá, cargados de paquetes viajan al extremo más oriental de la isla cada tres meses a ver a su papito. Catorce horas en un tren que va renqueando por esas vías, hasta llegar a su destino; hambre y sed por el camino, siempre de noche. Al día siguiente, de nuevo con los bultos a cuestas ellos dos hasta el penal. "Qué malos son estos guardias, mamita, cómo te lo revuelcan todo", comenta con la madre al presenciar el registro minucioso en todos los paquetes. Después, el encuentro con el padre, cuya imagen es diferente, la cabeza rapada y siempre vestido de azul. Dos horas junto a él, encerrados con candados en una habitación donde si necesita hacer pipi, tienen que llamar al guardia para que abra la puerta.

Pasado el encuentro la odisea del regreso. Horas y horas en la terminal para alcanzar asiento y llegar al hogar muertos de cansancio. Así transcurre la vida de Frank Samuel desde hace 16 meses.

No obstante el amor y los cuidados de la madre su organismo tierno aún se resintió. Hace unos días comenzó a experimentar dolor epigástrico, vómitos y sangre en las heces fecales, por lo que tuvo que ingresar en el Hospital Pediátrico "José Luis Miranda". Le administraron 11 sueros y le realizaron otros exámenes como placas y endoscopias. Esta última determinó la presencia de una úlcera gástrica, de tres centímetros de diámetro. La dolencia no es común en los niños. Estudios realizados arrojan que el origen en el 90 por ciento de los casos, es el estrés. El de Frank Samuel, el de ansiedad por separación. No importa que los médicos traten de achacar la dolencia a infecciones u otras causas. La realidad es que han sido demasiadas experiencias para asimilar. ¿Será por eso que ha perdido la sonrisa?

©Nueva Prensa Cubana / Reportó desde Santa Clara Isabel Rey / Cubapress

Empeora salud de periodista encarcelado

SANTA CLARA, 24 de julio (Guillermo Fariñas Hernández, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - Al periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández lo siguen aquejando varias enfermedades, informó a Cubanacán Press vía telefónica el propio preso político y de conciencia este viernes 23 de julio en horas de la tarde desde la prisión Combinado de Guantánamo de esa provincia oriental.

Ruiz Hernández señaló que padece de tensión arterial descompensada, pues lo mismo los parámetros son altos como bajos. También hizo alusión a que es portador de una Esteatosis Hepática conocido comúnmente como hígado graso con desagradable acidez estomacal.

El periodista, miembro de la ilegal agencia Grupo Trabajo Decoro, fue condenado a 18 años de cárcel de manera sumarísima durante la Primavera Negra de Cuba ocurrida en marzo-abril del 2003. Se encuentra a más de 600 kilómetros de Santa Clara, donde viven su esposa e hijo de 6 años de edad, quien padece de úlcera estomacal y gastritis, debido al estrés en que vive desde la separación del padre.


A mi hermano de Chafarinas
Guillermo Fariñas Hernández, Cubanacán Press

SANTA CLARA, julio (www.cubanet.org) - Un día de octubre de 1997 conocí a un hombre muy calmado en su hablar, en cuyo rostro se podían apreciar ancestros asiáticos. Todos los opositores villaclareños lo trataban con mucha deferencia y respeto, y en la primera conversación me percaté de que en él predominaba más lo espiritual que lo material.

Eso aconteció durante el Ayuno de Santa Clara. Fueron días gloriosos cuando el ombligo de la oposición pacífica nacional se trasladó hacia esta ciudad, a pesar de los detractores desde nuestras mismas filas. Allí estaban también los que en realidad eran los agentes de la Seguridad del Estado Félix y Julito.

La persona de referencia me hizo el honor de visitar mi casa, de invitarme a la suya, de presentarme a su esposa embarazada, de llevarme a su iglesia, Los Pinos Nuevos, de ubicarme en cuanto a quién era quién. Experiencia le sobraba porque ya en ese entonces él era uno de los miembros más longevos de la naciente sociedad civil villaclareña; en fin, me dejó ser su hermano.

En esos días me comunicó que dejaría de ser miembro de su partido político para comenzar la azarosa carrera de periodista independiente, y que aunque no estaba seguro de sus pasos, tenía la necesidad y la curiosidad por el mundo de las noticias.

La única vez que lo vi colérico fue cuando realicé uno de mis tantos ayunos, al saber que sólo quería morirme por mi patria; ahí rompió su sempiterna ternura y la trastocó en bravura porque no aceptaba la muerte.

El fue uno de los que me instó a crear una institución de debates, investigaciones y estudios académicos, siendo en su casa donde el 20 de febrero de 2001 se fundó y se realizó la primera actividad del Foro Marta Abreu./ Este hermano de ideas siempre ha sido crítico de mis errores, pero siempre de forma educada y comedida para no ofender al prójimo. Siempre al final pedía disculpas, cuando debía ser yo quien las pidiese, para terminar poniéndonos de acuerdo sobre cuál era la mejor manera de actuar.

Fui apresado en octubre de 2002 y al salir en diciembre de 2003, mi hermano me faltaba. Al fin había tenido el honor de ser preso político y también de conciencia. La policía política le procuró 18 años de privación de libertad y allí entre las rejas, a cientos de kilómetros de su hogar, sé que extraña a su hijo y añora a su esposa, pero no se doblega, no traiciona.

Al conversar sobre la cárcel repetía el Salmo 57: 4 "Mi vida está entre leones, estoy echado entre hijos de hombres que vomitan llamas, sus dientes son saetas y lanzas y su lengua espada armada".

Si, tengo un amigo nombrado Omar Ruiz Hernández, y hasta que no lo saquemos vive en la prisión guantanamera de Chafarinas.


Reafirma su posición el periodista encarcelado Omar Ruiz

SANTA CLARA, 5 de julio (Javier Machado, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - "Aunque no lo creas, no dispongo de todo el tiempo del mundo como se supone que tiene un preso, porque esto aquí es muy diferente a las celdas donde estábamos el año pasado. Allá podíamos organizar nuestra vida como quisiéramos y no teníamos las interrupciones propias de un destacamento", señaló en carta reciente el periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández.

En su misiva, Ruiz explica que en el destacamento donde se encuentra, en el Combinado de Guantánamo, tienen que hacerlo todo dentro del bullicio que puede generarse en un piso donde viven en condiciones de hacinamiento más de 300 reclusos aparte de todos los inconvenientes que significa tener que convivir con 15 ó más personas dentro de un reducido espacio de apenas unos metros.

"Estoy convencido de que esta prisión no se la debo sólo al señor que ordena y manda en la vida de 11 millones de personas, sino que Dios quiso que yo pasara por esto, y lo acepto con humildad. Yo estaba consciente de que me podía pasar, por eso lo he podido soportar con estoicismo. Esta escuela me ha servido para muchas cosas y me ha hecho ocupar un lugar en la historia", reafirma el comunicador alternativo, miembro del grupo Decoro.

En su carta Ruiz Hernández expresa también su preocupación por todos los familiares y amigos, por la salud de la oposición y por las recientes medidas del gobierno norteamericano para acelerar la transición en Cuba. "Yo sé que los que se van deben ayudar a los que dejaron atrás", señaló, "pero creo que es incorrecto enviar tanto dinero para que puedan vivir como millonarios en Cuba, todo debe tener un límite especialmente cuando está en juego algo tan preciado como la libertad, la que adolece un pueblo entero. Las medidas debían ser además, políticas porque éstas ejercerían mayor presión para lograr cosas mayores incluidos los escenarios internacionales".

Omar Ruiz Hernández miembro de la Causa de los 75, sancionado a 18 años de presidio político cumple la sanción en Chafarina, el Combinado Provincial de Guantánamo.

Relata periodista independiente su vida tras las rejas

SANTA CLARA, 7 de mayo (Javier Machado, Cubanacán Press / www.cubanet.org) - "Sólo las cartas y los minutos correspondientes para llamar por teléfono rompen la monotonía de un día cualquiera en una cárcel cubana", dijo el periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández a su esposa, Bárbara Rojo Arias en misiva fechada el 10 de abril desde el piso 2b, cubículo 11 de la Prisión Provincial de Guantánamo, donde cumple una condena de 18 años de presidio político.

Cuenta en la misiva que no todos los presos comunes son iguales, porque entre ellos hay personas decentes y correctos con quienes uno puede convivir perfectamente, pero están otros de muy baja calaña y catadura moral, sin principios de ningún tipo, ni sentimientos, que roban y no tienen escrúpulos para nada. Allí conviven en condiciones de hacinamiento total, causa quizás de que en los pisos haga más calor que en las celdas. "Mi situación ha empeorado después que me trajeron para el piso con los comunes, porque aquí tengo que soportar muchas cosas que afectan mi salud y estabilidad emocional", señaló Ruiz.

"Una vez te conté como distribuía el tiempo aquí, pero eso fue cuando estaba en la celda de máximo rigor", dice a su esposa, "ahora el programa diario es bien diferente. A eso de las 5 de la mañana dan el de pie para el recuento, luego se apaga la luz y todo el mundo se vuelve a acostar. Si a esa hora aún no he orado, le dedico un tiempo a la oración porque es cuando único puedo hacerlo con tranquilidad, termino al aclarar para levantarme e ir al turco. Me lavo la cara y me cepillo los dientes. Al regresar a la cama me tomo las pastillas para la presión y si hay quietud me pongo a leer el Pan Diario, la Biblia y el Almanaque. Después reparten el desayuno (casi siempre pan y el chorote sin harina de pan). Aprovecho para leer porque la mayoría, por suerte, se acuesta de nuevo; después me tiro un rato en la cama hasta que pasa el horario de limpieza".

El programa del día de Ruiz Hernández se completa con escrituras de carta si es lunes, miércoles y viernes; los martes y jueves sale al soleador por la mañana de 8 a 11 de la mañana. A esa hora regresa para el almuerzo, para luego leer, lavar o escribir hasta la hora del baño, aunque a veces se baña después de buscar la comida. Cuando el soleador es por la tarde regresan a las 4 de la tarde. A las 7 va al comedor para ver la TV. Regresa al filo de las 10 y lee de nuevo, para dormirse antes de que apaguen la luz, nunca antes de las 12. Siempre hay personas que se quedan en la TV hasta el final de la programación.

Termina diciendo la misiva del periodista independiente del Grupo Decoro, que esta programación es invariable de lunes a viernes. Los fines de semana hay horario de TV todo el día, pero no los sacan a tomar el sol.


POEMAS DE Omar Ruiz Hernández

¿Cuándo tú vienes papá?

¿Cuándo tú vienes papá?
pregunta el niño a su padre
quien al otro lado del hilo
no sabe qué responder.

Todavía no puedo nené
hay que esperar un poco
pero mi corazón me dice
que quizás muy pronto será.

¿Cuándo tú vienes papá?
no es una pregunta cualquiera
para un padre que tras las rejas
oye a su hijo distante
sin poder explicar al infante
la razón de su prisión
no, no puedes entender hijo mío
porque tu papá no está en casa
pero algún día lo sabrás
y entonces comprenderás
que tu papá no está en casa
por defender el derecho
de expresarse en libertad
Pronto muy pronto será
cuando vuelva feliz a tu lado
y en un abrazo apretado
y en una Cuba diferente
te diga, aquí estoy hijo mío
para que nunca más nos separen
y tengas que preguntarme
¿Cuándo tú vienes papá?

LA VENTANA ENREJADA

Por una ventana enrejada
desde mi pequeña celda
en una tarde de sol
observo el cielo azulado
tachonando de blanquísimas nubes
y no puedo menos que exclamar
gracias Dios por la facultad de ver
y disfrutara pesar del encierro
de la obra maravillosa de la creación.

No, no importa que esté entre cadenas
si tengo la paz de Cristo
si tengo la certeza de no expiar en pecado
de estar encerrado por descubrir la maldad
y por decir lo que pienso.

No, no importa que esté entre cadenas
por defender un derecho,
por vivir sin careta
no, no importa mirar
un cielo azul o una noche estrellada
a través de una ventana enrejada
si tengo la seguridad del deber cumplido
y de ser un hombre honrado.

No, no importa el precio
pues mejor morir de pie
que vivir de rodillas.

 

REVELACIONES DESDE LA CÁRCEL DE GUANTÁNAMO
Por José Moreno Cruz

14 de enero de 2004

En conversación telefónica este 9 de enero el prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández, comunicó a su esposa Bárbara Rojo Arias, su actual situación carcelaria en la Prisión provincial de Guantánamo, conocida como Combinado de Guantánamo o Chafarina.

Ruíz Hernández que desde el lunes 29 de diciembre fue trasladado de la celda No 3 de máximo rigor donde estuvo durante 8 meses, hacia el piso 213, cubículo 11, junto a otros 17 presos comunes, denunció que para el uso colectivo, en ese cubículo para hacer las necesidades sólo tienen un baño turco y se bañan con cubos porque no hay duchas. La privacidad se ha reducido a la mínima expresión, casi no puede leer por el escándalo permanente y la pobre iluminación. Uno de los reos duerme en le piso por no tener cama.

El también comunicador alternativo patentizó que aún persisten los problemas con la correspondencia porque debe entregar las cartas abiertas y demoran una eternidad de la cárcel al correo de Guantánamo y viceversa. La Carta fechada el 18 de diciembre tiene el matasellos del correo de Guantánamo del día 23 y fue recibida en Santa Clara el 27, con una nota en el sobre que dice: "Esta carta llegó así sin pegar"

Bárbara Rojo Arias expresó en santa Clara que los presos de conciencia confinados en Chafarina les dijeron que el traslado es obligatorio porque son órdenes superiores para mejorarlos. "De mejorías ni hablar; sólo tienen derecho a 30 libras de la jaba, visita familiar cada 3 meses y conyugal cada 5. Si ellos hubieran querido en los lugares que los tenían, pudieran verle concedido algunas mejorías, pero ahora están en condiciones inferiores a los presos comunes", expresó Rojo Arias.

Omar Ruiz Hernández, condenado a 18 años de presidio político, está al tanto de lo que le sucede con sus compañeros de cautiverio. Manifestó su desacuerdo con lo sucedido a Arroyo, conoce que Héctor Raúl del Valle y el Dr Ricardo Silva están juntos en el mismo destacamento y que Jorge Olivera, aún es mantenido en su celda de máximo rigor. "Olivera dijo que únicamente arrastrado lo podrán sacar de allí, porque los carceleros no han cumplido nada de los prometido", dijo finalmente el periodista independiente miembro del Grupo Trabajo Decoro.

CARTA AL HIJO AMADO

3 de enero de 2004

La nobleza y los sentimientos más puros de un hombre se reflejan en sus epístolas, escritos o sencillamente, cuando observa la foto de su infante, pegada a la pared a duras penas, quizás muy cerca de la almohada. Pero si ese hombre está detrás de las rejas, por el simple delito de amar a su patria y luchar por un futuro luminoso para sus hijos, las palabras brotan como agua fresca de un manantial, y vuelan como palomas blancas al viento, revoloteando desde lo profundo del corazón, para acariciar al pequeño, ahora afanado en el aprendizaje de la escritura de la palabra papá.

Domingo 19 de octubre del 2003

Sr. Frank Samuel. Santa Clara.

Querido niño mío:

Quiero que cuando recibas esta cartita, estés bien y contento. Yo estoy bien aunque no estoy comiendo mucho para no ser barrigón, pero tu si tienes que comer mucho porque cuando viniste aquí la última vez, estabas flaquito. Espero que cuando vengas en noviembre, estés más gordito. Come mucho hijo.

Dime, ¿Qué pasó el otro día cuando hablaste por teléfono conmigo? Me dijiste que tenías diarreas. Pórtate bien y cuida mucho a tu mamá, para que ella también esté bien.

Acuérdate que no quiero que bajes más las escaleras, debes esperar siempre a tu mamá.

Aunque ya estás más grande, todavía no es suficiente para bajar sólo.

Pórtate bien en la escuela y haz las tareas que la maestra te orienta, sin mortificar a mamá a esa hora.

Ya falta poco para volvernos a ver. Te quiere mucho;

Tu papi.


Mensaje equivocado
Omar Ruiz Hernández

PRISIÓN DE GUANTÁNAMO, diciembre 9 (www.cubanet.org) - Debido a las circunstancias en que me encuentro debo ser breve y no podré explayarme en argumentos. Pero ante tanta incomprensible insensatez no puedo callar.

Una vez más el manido tema del embargo, llamado por el gobierno cubano bloqueo, ha sido llevado ante la Asamblea General de la ONU por nuestro país, y una vez más los amigos de la democracia han enviado un mensaje equivocado al régimen oprobioso que nos desgobierna.

Como demócratas, debemos aceptar las decisiones de la mayoría, pero la historia nos ha demostrado que las mayorías no siempre tienen la razón y hay momentos cuando lo justo no es exactamente lo razonable y correcto.

Puede que según las leyes que rigen el comportamiento internacional entre países el embargo norteamericano contra Cuba sea incorrecto, eso es discutible y por muchos años hasta opositores al gobierno de Castro le han condenado, pero la pregunta que nos hacemos hoy -creo que hasta los que antaño lo condenaron- es: ¿Es este el momento para levantar el controversial embargo? Nos parece que no. Al menos ésa es la opinión que tenemos los que hoy estamos presos en esta ergástula de Guantánamo.

Aunque asumo la total responsabilidad por este comentario, estoy seguro de interpretar el sentimiento común de mis compañeros en prisión y casi seguro de los restantes 68 diseminados por todo el país.

Nosotros no esperábamos una derrota del castrismo en esta votación, pero al menos abrigábamos la esperanza de un mayor número de abstenciones, especialmente de nuestros amigos europeos, que enviaron un claro mensaje al gobierno de Fidel Castro de desaprobación a su régimen, que hoy más que nunca ha demostrado su verdadero rostro dictatorial y totalitario.

La victoria alcanzada por el gobierno cubano en la ONU es interpretada por éste como un espaldarazo a su anacrónica política de represión contra toda forma de oposición y así lo presentó ante el pueblo.

Cuba no sufre por el embargo norteamericano. Cuba sufre por casi 45 años de dictadura. Esperamos que la Unión Europea adopte nuevas medidas que contrasten este aparente apoyo al gobierno cubano.

Esperamos que otros gobiernos demócratas hagan lo mismo y soliciten incesantemente al gobierno de Castro en los forums internacionales la liberación de todos los presos políticos injustamente encarcelados.

Cabe preguntarse si es justo que se premie a un gobierno que separa a padres de hijos y esposas por el simple hecho de pensar diferente. Cabe preguntarse si esto es moral. Estas preguntas debieron hacérselas los gobiernos antes de levantar su mano en favor de la resolución cubana el pasado 4 de noviembre en New York.

A los EE.UU, Israel, Islas Marshall y Marruecos nuestro agradecimiento.


Reflexiones de un preso
Omar Ruiz Hernández

PRISION DE GUANTANAMO, diciembre 9 (www.cubanet.org) - "Vale la pena" es una frase que se utiliza para resaltar el valor de algo que implica cierto sacrificio para obtenerlo, aunque sea sólo observar una disciplina en la vida, es decir, cohibirse de un placer o arriesgarse a perderlo.

Hoy desde mi celda solitaria en una prisión cubana y mirando a través de mi ventana enrejada al cielo azul tachonado de blanquísimas nubes como grandes motas de algodón que brillan al caer sobre ellas los ardientes rayos de nuestro veraniego sol, me pregunto, ¿vale la pena este cautiverio? Antes de hacerme esta pregunta ya tenía la respuesta, porque desde los primeros días la tuve: sí vale la pena.

Vale la pena, porque soy un prisionero de conciencia, porque estoy entre rejas por expresar lo que pienso, por decir la verdad, por descubrir la maldad, por defender los derechos del prójimo.

Vale la pena, porque he vivido con mi verdadero rostro sin máscaras simuladoras, porque puedo mirar con la frente en alto, porque he vencido al miedo con el que un hombre ha sojuzgado un pueblo. En fin, por ser como quiero ser y como Dios quiere que sea.

Vale la pena porque puedo vivir con el respeto de amigos y enemigos, aunque estos últimos pretendan ocultarlo.

Vale la pena porque soy libre a pesar de las cadenas.

Vale la pena porque puedo morir con mi conciencia tranquila.

Sí, vale la pena estar donde estoy.

Periodista independiente agradece solidaridad a Plantados por la Libertad de Cuba

SANTA CLARA, 5 de diciembre (www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández envió una carta desde el Combinado Provincial de Guantánamo a Mario Chanes de Armas, Ernesto Rodríguez, Eusebio Peñalver, Ángel de Fana y José Mederos, directivos del Grupo Plantados por la Libertad de Cuba, a nombre de los presos políticos allí recluidos.

"Nosotros, los que hoy transitamos por el presidio político y estamos presos por defender ideas y derechos, como lo hicieron Uds. en el pasado", señala Omar Ruiz en su carta, "nos sentimos orgullosos y honrados por contar con predecesores como ustedes, que a pesar de los horrores sufridos, siempre se mantuvieron incólumes y firmes en sus principios. Ese ejemplo nos sirve de acicate y nos da fuerzas para resistir este injusto encierro".

A nombre propio y de todos sus hermanos de causa, el periodista independiente, patentiza su agradecimiento por lo que Plantados ha hecho y sigue haciendo en su favor, porque hasta ellos ha llegado el mensaje de solidaridad, que no se ha limitado a las palabras, por lo que les da las gracias y les desea la bendición de Dios como buen cristiano.

"Hagan también extensivo el abrazo a todos los que en el exilio luchan por nuestra libertad y por dar a conocer al mundo esta cruel injusticia" dice también la misiva.

Ruiz Hernández firma la carta en su nombre y en el de los prisioneros de conciencia recluidos en el Combinado Provincial de Guantánamo Félix Navarro Rodríguez, Víctor Rolando Arroyo Carmona, Reynaldo Labrada Pena, Jorge Olivera Castillo, Héctor del Valle Hernández, Ricardo Silva y el suyo propio.


Denuncia periodista encarcelado pésima alimentación del penal

SANTA CLARA, 21 de noviembre (www.cubanet.org) - El corresponsal de CubaNet en Villa Clara y miembro del Grupo Decoro, Omar Ruiz Hernández, convertido en preso político y de conciencia por el régimen cubano, denunció la pésima calidad de la alimentación que reciben los presos en la cárcel provincial de Guantánamo.

El menú, tanto en el almuerzo como en la comida consiste en diferentes clases de supuestas sopas. Con mayor frecuencia les sirven una compuesta de hierbas aromáticas, agua y sal. Esporádicamente les dan un caldo con escasos pedacitos de viandas, tales como yuca, calabaza y plátano, y otras veces algunos granos de chícharo o frijoles flotando en estos caldos acuosos.

El plato fuerte consiste en pescado hervido con más espinas que masa, o una pasta fétida. Como guarnición una ínfima ración de arroz o plátano burro cocido.

Además, los prisioneros tienen que beber agua fangosa proveniente de un río, hasta que se concluya una obra hidráulica en ejecución. Los reclusos almacenan el agua de lluvia para beber.

Junto con Ruiz Hernández se encuentran otros condenados en la Causa de los 75: los periodistas independientes Víctor Rolando Arroyo Carmona, miembro de UPECI y Jorge Olivera, director de Habana Press, así como los opositores pacíficos Reinaldo Labrada Peña, Félix Navarro Rodríguez, Héctor Valle Hernández y Ricardo Silva.

Omar Ruiz Hernández, de 59 años, es oriundo de la ciudad de Santa Clara y fue injustamente condenado a 18 años de privación de liberad en los procesos sumarios de abril último efectuados en Cuba.


Un día en la vida de un periodista independiente encarcelado

SANTA CLARA, 8 de noviembre (www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Moisés Ruiz Hernández envió un documento a su esposa, en el que describe cómo transcurre su vida, un día cualquiera, en su celda de máximo rigor en el Combinado Provincial de Guantánamo.

"Me levanto antes de que salga el Sol para ir al turco (baño sanitario), costumbre que he mantenido; luego me lavo las dos caras (la de abajo y la de arriba), me cepillo los dientes y me vuelvo a acostar para hacer oraciones hasta que llega el desayuno: cerelat caliente con un pedacito de pan.

"Desayuno y leo la Biblia, 'El Pan Diario' y 'La Buena Familia', para volver a leer la Biblia uno o dos capítulos del Antiguo Testamento, un salmo y un capítulo del Nuevo Testamento que ya estoy terminando.

"Después leo y escribo cartas. Si me toca, cojo una hora de Sol, obligatoriamente en solitario. El almuerzo llega a las 11 de la mañana, saboreo lo que me guste y friego los trastes, camino un poco por la celda, para acostarme un rato y si puedo, duermo.

"Al levantarme orino y me pongo a leer cualquier literatura hasta la hora de comida, que llega alrededor de las 4 de la tarde. Antes de comer hago ejercicios durante 15 ó 20 minutos, y me baño. Descanso un rato hasta la hora del 'culto', -tiempo que dedicamos a leer la Biblia en colectivo, así como otras lecturas afines, claro siempre a viva voz. Luego me deleito escuchando a Olivera en su habitual recital nocturno o disertamos algunos temas políticos que trajo la prensa del día, -si es que llega- para así esperar pacientemente la hora de dormir, que bien puede ser a las 8, a las 9 o cuando el guardia de turno, ordena silencio.

"Aquí sí no hay variación, salvo excepciones". Cheo.

"Hice lo correcto", señaló periodista encarcelado

SANTA CLARA, 30 de septiembre (www.cubanet.org) - "Me siento bien y no me arrepiento de mis actos. Después de meditar profundamente creo que no tenía otra opción y que hice lo correcto en el momento que tenía que hacerlo; la única preocupación que tengo es que mi hijo sepa absolverme de toda culpa, cuando tenga capacidad para ello", señaló el periodista independiente villaclareño y prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández, que cumple una sanción de 20 años en el Combinado de Guantánamo.

En conversación telefónica con su esposa, Bárbara Rojas, Ruiz Hernández denunció a las autoridades sanitarias de Guantánamo, que le diagnosticaron que no tiene inflamación en la próstata, contradiciendo un examen anterior realizado por un urólogo amigo de la familia en Santa Clara.

Añadió Omar Ruiz que los presos de conciencia encarcelados en el Combinado de Guantánamo realizaron en septiembre tres actividades en recordación de fechas importantes, el aniversario del ataque terrorista a Estados Unidos el 11 de septiembre, el de la muerte de Yánez Pelletier y el sexto mes de la última ola represiva contra disidentes y líderes comunitarios por parte del régimen de La Habana.

Por otra parte, la señora Rojas denunció en la noche del sábado 27 las autoridades santaclareñas armaron una tribuna frente a su casa, Luz Caballero esquina a Hospital, para celebrar el aniversario de los Comités de Defensa de la Revoluciòn (CDR). Señaló también que sin su consentimiento habían colocado unas arecas en sus persianas, que ella retiró al regresar de los oficios religiosos de la iglesia Los Pinos Nuevos, a donde asiste vestida de blanco con un toque negro.

Ruiz Hernández, periodista independiente del grupo Decoro en Santa Clara, fue sancionado en proceso sumario el 4 de abril último a 18 años de presidio político en la provincia más oriental del país.


Periodista preso confía en solidaridad internacional

LA HABANA, 26 de septiembre (www.cubanet.org) - El periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández, condenado a 18 años de prisión, dijo a su esposa Bárbara Rojo Arias, en la visita matrimonial del 15 de septiembre, que confía que por el creciente apoyo internacional que está recibiendo la "Causa de los 75" -de la que forma parte- pronto saldrán de prisión.

"Encontré a Omar muy optimista. Era él quien me daba ánimos", dijo la señora Rojo, quien añadió: "Se ha ido recuperando de salud, aunque se queja de dolor en la próstata. Los médicos le hicieron un ultrasonido y estamos a la espera de los resultados. Ha aumentado de peso, aunque la comida es mala. Trato de reforzar la alimentación hasta donde podemos".

La señora Rojo, quien reside en la ciudad de Santa Clara, al centro del país, tiene que viajar hasta Guantánamo, en el extremo oriental de la Isla para visitar al esposo en el Combinado de Guantánamo, comentó: "El viaje (en tren) fue agotador. Llevé a nuestro hijo de cinco años. El tren se demoró al regreso más de cinco horas. Y sin agua ni comida era peor".

Dijo también la señora Rojo que la limpieza del penal, a cargo de los propios reclusos, la encontró aceptable, y que "las autoridades lo revisan todo: cada cosa, cada papel. Hasta a una, pero no de manera indigna: una guardiana se limitó a pedirme que me alzara el vestido para ver si llevaba algo oculto. El trato fue correcto en todo momento, debo reconocerlo".

Omar Ruiz Hernández, de 56 años, cuando fue detenido era corresponsal en Santa Clara de la agencia de prensa independiente Decoro.


Lamentables condiciones en prisión guantanamera
11/09/2003
Isabel Rey Rodríguez / Cuba Press

Santa Clara (NPC), septiembre 11 - El periodista independiente Omar Ruiz Hernández, recluido en el Combinado de Guantánamo, mantiene buen estado de ánimo pese a las condiciones difíciles en que extingue su condena de 18 años.

Bárbara Rojo Arias, esposa del prisionero de conciencia dijo a Cuba Press, al regreso de la visita familiar, que el agua de la prisión es fangosa, pues viene de un río.

El colega, junto al resto de los integrantes de la causa de los 75, almacena agua cuando llueve, pues deben esperar a que se termine la construcción de una obra hidráulica para solucionar ese problema, le anunció el reeducador.

La alimentación sigue siendo mala: sopa, que en ocasiones es solo agua con muchas yerbas, para darle sabor, y a veces tiene algunos granos de frijoles o chícharos. También, esporádicamente tienen yuca, o plátanos o calabaza, en trozos pequeños, arroz y plátano burro hervido y de vez en cuando pescado cocido, que es más espina que otra cosa, así como una pasta mayoritariamente con peste.

No obstante, Omar Ruiz Hernández se encuentra en buenas condiciones, afirmó su esposa.

Nueva Prensa Cubana (www.nuevaprensa.org)/ Reportó desde Santa Clara, Isabel Rey Rodríguez / Cuba Press.


Metodos humillantes contra prisioneros en Guantánamo

11/09/2003
Isabel Rey Rodríguez / Cuba Press

Santa Clara (NPC), septiembre 11- En la prisión provincial de Guantánamo obligaron a los prisioneros de conciencia a vestir el uniforme de los presos comunes, mientras a estos le permiten usar ropa civil. Para ese fin, les llevaron de su celda todo el ropaje -incluyendo abrigos y pulóveres-, refirió en una carta a su esposa el periodista del Grupo Decoro Omar Ruiz Hernández, condenado a 18 años de privación de libertad.

El colega acotó que considera denigrante vestir la camisa gris sin cuellos ni mangas, los pantalones cortos y unos zapatos plásticos sin cordones, dijo a Cuba Press la Sra. Bárbara Arrojo Arias.

En su misiva Omar Ruiz Hernández se queja además de que la correspondencia, que es la única comunicación frecuente con ella y su pequeño hijo, es deficiente pues demora más de un mes recibir una carta.

Nueva Prensa Cubana (www.nuevaprensa.org) / Reportó desde Santa Clara, Isabel Rey Rodríguez / Cuba Press.

Sin atención médica periodista independiente encarcelado

SANTA CLARA, Cuba, 27 de agosto (www.cubanet.org) - Seis días necesitaron la señora Bárbara Rojas Arias y su hijo de 5 años para realizar el periplo de ida y regreso desde Villa Clara a Guantánamo para poder visitar a su esposo, el periodista independiente Omar Ruiz Hernández, confinado en una celda de máximo rigor desde hace cuatro meses en la prisión Combinado de Guantánamo.

A pesar de que el periodista goza de un excelente estado de ánimo y fortaleza de carácter, su esposa pudo apreciar la pérdida de peso corporal de Omar, así como el disgusto expresado al violarle varios de sus derechos como el derecho a la privacidad, de hacer uso adecuado del teléfono para comunicarse con su familia. También se quejó el periodista de que la correspondencia tarda demasiado o se extravían las cartas antes de llegar a su destino, además de tener que entregarle las misivas abiertas al reeducador, así como no recibir correcta atención médica.

El también miembro del Grupo Decoro padece de hipertensión arterial, pero los galenos del penal esporádicamente le toman la presión, además de no indicarle los medicamentos necesarios para esa afección. Dijo además Rojas Arias, que cuando el prisionero de conciencia lee, llora uno de sus ojos, a lo que la doctora le comentó: "Es que ya no somos tan jóvenes".

Los dolores en el recto son constantes y desde antes de la detención en marzo último, ya tenía la próstata aumentada de tamaño y recibía atención médica especializada, ahora negada. Al soleador es llevado en solitario, al igual que el resto de los detenidos de la causa de los 75 allí confinados, lo que impide ver a sus hermanos.

Concluyó Rojas Arias diciendo que los presos políticos realizan estudios bíblicos para aumentar su fe y estabilidad emocional.

En total aislamiento periodista independiente encarcelado

SANTA CLARA, 12 de agosto (www.cubanet.org).- El periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández está en completo aislamiento en la prisión provincial de Guantánamo, en el extremo más oriental de la Isla.

Omar Ruiz Hernández, sancionado injustamente a 18 años de cárcel durante la última ola represiva contra la sociedad civil, y colega del Grupo de Trabajo Decoro, a pesar de escribir todas las semanas, no ha recibido respuesta a sus cartas.

Este aislamiento, envuelto en el más profundo silencio, es lo peor de ese injusto encierro.

En días recientes su esposa Bárbara Rojo Arias, vecina de la ciudad villaclareña de Santa Clara, increpó en plena vía pública a un oficial de la policía política de esa provincia nombrado Fulgencio Bagué por la violación de la correspondencia tanto de ella como la de su cónyuge. Días después del suceso recibió varias misivas de su esposo, pero a él no le ha ocurrido lo mismo.

El periodista independiente cuenta en una de sus cartas que los siete prisioneros de conciencia condenados en abril que se encuentran confinados en esa prisión están en celdas ubicadas fuera del edificio principal, alineadas, dejando una de por medio, con el propósito de dificultar la conversación entre ellos.

Asimismo expresa que el estado anímico de los siete es el mejor, y que aunque son tratados con respeto los problemas que plantean no se los solucionan, como son los casos de la comunicación telefónica y del habitáculo para solearse, construido especialmente para ellos, porque no se les permite estar a la vista de los demás presos.

En aislamiento prisioneros en Combinado de Guantánamo
07/08/2003
Por Isabel Rey / Cuba Press

Villa Clara (NPC) Agosto 7- En completo aislamiento y bajo un régimen de mayor severidad mantienen a los opositores recluidos en la prisión Combinado de Guantánamo, en el extremo más oriental de la isla.

Omar Ruiz Hernández, colega del Grupo de Trabajo Decoro -condenado a 18 años de cárcel-, a pesar de escribir todas las semanas, no ha recibido respuesta a sus cartas. Este aislamiento, envuelto en el más profundo silencio, es lo peor de este injusto encierro, afirma en una misiva fechada el 24 de junio.

Los siete patriotas allí recluidos ocupan celdas ubicadas fuera del edificio principal y dejaron una por el medio, al parecer con el objetivo de dificultarles-un poco más-, la conversación. Refiere que allí todo es "muy temprano", el almuerzo alrededor de las 11:00 a.m. y la comida a las 4 p.m. Señalando que la comida la guarda debajo de su camastro para apaciguar el hambre en la noche y así poder dormir.

También agrega que hace ejercicios en el reducido espacio del que dispone (1,90 metros de ancho por 4 metros de largo).

Asegura ser tratado con respeto, pero los problemas que plantean, muchas veces, no se solucionan y pone como ejemplo los impedimentos para el uso del teléfono y los obstáculos que presentan para tomar el sol. No ha podido efectuar la primera llamada a su familia; en cuanto a la solera, ya está en construcción especialmente para ellos y acotó: "Al parecer a los otros presos no les permiten vernos. Este régimen carcelario es como si nosotros tuviéramos una enfermedad contagiosa". Finaliza Ruiz Hernández señalando que el estado de ánimo de todos ellos es excelente.

Nueva Prensa Cubana (www.nuevaprensa.org) / Reportó desde Villa Clara / Isabel Rey / Cuba Press.

Violan derecho a periodista independiente encarcelado
04/07/2003/
Por Isabel Rey /
CubaPress

Santa Clara (NPC), Julio 3- El derecho a la correspondencia le está siendo negado al periodista independiente y prisionero de conciencia Omar Ruiz Hernández, condenado a 18 años de cárcel durante los recientes procesos sumarios contra la oposición interna llevados a cabo por el gobierno de La Habana.

Bárbara Rojo Arias, esposa del colega, declaró a CubaPress que por lo menos son cuatro las cartas que Omar le ha enviado desde la prisión provincial de Guantánamo, donde se encuentra recluido. Tampoco recibió la tarjeta, ni la ha llamado por teléfono durante el tiempo que lleva en cautiverio.

La Sra. Bárbara Rojo acotó que periódicamente revisa su apartado postal y que siempre está vacío, asegurando que a la visita correspondiente al mes de agosto irá acompañada con los comprobantes de las cartas que le ha enviado a su esposo para hacer la reclamación en el propio penal de no haber llegado aún a las manos de su destinatario.

Nueva Prensa Cubana(www.nuevaprensa.org)/ Reportó desde Santa Clara, Isabel Rey / Cuba Press.

Cambio de régimen carcelario para periodista independiente
29/05/2003
Isabel Rey Rodríguez /Cuba Press

Santa Clara (NPC), Mayo, 29.- Luego que el Tribunal Supremo desestimó su recurso de apelación a los 18 años de cárcel a que fuera condenado el pasado 4 de abril durante los juicios sumarios contra la oposición interna y la prensa independiente, comenzó el régimen de mayor severidad para el periodista independiente Omar Ruiz Hernández quien se encuentra actualmente en solitario en la prisión provincial de Guantánamo a 648 kilómetros de Santa Clara, donde continúa residiendo su familia.

El colega del Grupo de Trabajo Decoro no podrá ser visitado por sus familiares hasta el venidero mes de agosto.

Nueva Prensa Cubana (www.nuevaprensa.org) / Reportó desde Santa Clara, Isabel Rey / Cuba Press.

Le permiten una Biblia a periodista independiente encarcelado
23/04/2003
Por Isabel Rey Rodríguez /CubaPress

Santa Clara, (NPC) abril 23.- Omar Ruiz Hernández, periodista del grupo de trabajo Decoro, mantiene muy buen estado de ánimo en su encierro en la sede provincial de la policía política en Santa Clara. En declaraciones a CubaPress, Barbarita, su esposa, dijo haberle llevado una Biblia que le permitieron tener en la celda.

Ruiz Hernández fue condenado a 18 años de cárcel en la reciente ola de detenciones llevada a cabo en toda la Isla.

Nueva Prensa Cubana (www.nuevaprensa.org) /Reportó desde Santa Clara, Isabel Rey Rodríguez / CubaPress