Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.



Dr. Luis Milán Fernández y Alexis Rodriguez Fernández

DR. LUIS MILÁN FERNÁNDEZ

Miembro del Colegio Médico de Cuba
Condenado a 13 años de prisión

Se encuentra recluido en la prision de Canaleta, en Ciego de Avila.

Dir.: Edif.. B-27, Apto. 10, Distrito Antonio Maceo, Santiago de Cuba.

Trasladado el 16 de febrero de 2005 a la prision de Boniato, en Santiago de Cuba.
Actualmente en Tarea Confianza

 

 

Enlace a: Alexis Rodríguez Fernández

 

Desterrado a España
Fecha de arribo: 14 de julio de 2010.

ARTICULOS:

Prisión “Tarea confianza” hace gala de su nombre
Informe sobre el Dr. Luis Milán Fernández
Noche Buena con candado chino
Médico cubano confinado en sala de Psiquiatria
Prisionero de conciencia presenta graves enfermedades
¡Destruyan el brazalete negro!
Trasladan a José G. Ramón Castillo a la prisión de Boniato
Prisioneros de conciencia en espera de excarcelación por mala salud
Asociación Médica Mundial Aboga por Médicos y Dentistas Presos en Cuba

Documento de Sentencia

Prisión “Tarea confianza” hace gala de su nombre
Eduardo León López

9 de diciembre de 2009

La Habana – www.PayoLibre.com – La agrupación Hermanos Unidos, con el objetivo de dar apoyo espiritual al Dr. Luis Milán Fernández, contactó el pasado 6 de diciembre con la señora Lisandra Lafita Hernández, esposa del prisionero de conciencia.

Refiere Lafita Hernández que a su esposo lo mantienen en la penitenciaria nombrada “Tarea Confianza”, de cuyo recinto las autoridades hacen gala de su nombre con un constante y riguroso control.

Dijo Lisandra que clasifica al penal de granja, pues de allí sacan brigadas de reos a trabajar, pero esto no le es permitido a su esposo.

Lafita añadió que al Dr. Luis Milán Fernández le es asignado un pase de viernes a lunes cada dos meses y medio aproximadamente, que resulta ser a los tres meses.

La esposa, al referirse a la salud del prisionero de conciencia, dijo que lo que más lo aqueja es un problema en el hígado que impide metabolizar bien las grasas y los carbohidratos, pero se encuentra estable.

Lisandra Lafita Hernández reside en el edificio B-27, apartamento 10, distrito Antonio Maceo, Santiago de Cuba.

El Dr. Luis Milán Fernández fue condenado a 13 años de cárcel en la primavera de 2003.

Eduardo León López, presidente de Hermanos Unidos.

 

Informe sobre el Dr. Luis Milán Fernández
Eduardo León López

22 de julio de 2009

La Habana – www.PayoLibre.com – La esposa del reo de conciencia Dr. Luis Milán Fernández, la Sra. Lisandra Lafita, dijo que el prisionero presenta, entre sus padecimientos, grasa alrededor del hígado y los triglicéridos con niveles altos, por lo que tiene indicada una dieta que no puede llevar en prisión.

Lafita informó a Hermanos Unidos, el pasado 20 de julio por vía telefónica, que además, recientemente culminó un periodo de 14 días sin agua en el correccional donde se encuentra su esposo.

La señora del Dr. Milán Fernández también dio a conocer que el prisionero de conciencia tiene visitas mensuales, pase cada 50 ó 60 días, según corresponda al grupo al que fue asignado, de los 8 en que están divididos, y puede realizar llamadas telefónicas cada 15 días.

Lisandra, como situación positiva, señaló el buen estado de ánimo de su esposo.

Luis Milán Fernández fue condenado a 13 años de cárcel en el Grupo de los 75, actualmente se encuentra recluido en la penitenciaria nombrada Tarea Confianza, sito en Carretera de Mar Verde, Santiago de Cuba. Lisandra Lafita reside en Edificio B-27, Apto. 10, distrito Antonio Maceo, Santiago de Cuba.

Eduardo León López es presidente de Hermanos Unidos.

 

Médico cubano confinado en sala de Psiquiatria

Médico cubano, prisionero de conciencia, confinado en sala de psiquiatría del hospital de la prisión de boniato en santiago de Cuba.

Septiembre 2005

De acuerdo al testimonio de Lisandra Lafitta, esposa del médico, prisionero de conciencia en Cuba, Dr. Luis Milán Fernández, condenado a 13 años de prisión, las autoridades carcelarias confinaron a su esposo el 18 de febrero del 2005, arbitrariamente y sin padecer de ninguna enfermedad mental, en una sala psiquiátrica de la Prisión de Boniato localizada en Santiago de Cuba. El Dr. Milán está obligado a compartir una celda con pacientes psiquiátricos de todos tipos (obsesivos, esquizofrénicos, con neurosis depresivas que intentan suicidarse, etc.). Está expuesto continuamente a dos ó tres enfermos mentales que duermen en la misma celda junto con él y que lo han molestado por ser algunos agresivos. El patrón de las autoridades carcelarias es cambiarle y variarle los compañeros de celda cada tanto tiempo, algunas veces dejándolo solo.

Ante las quejas del Dr. Milán y de su esposa por este confinamiento junto a dementes, las autoridades de la Prisión de Boniato le dicen que “es la sala con mejores condiciones, la más amplia y donde está mejor porque permanece algún tiempo solo.”

El Dr. Milán no puede dormir debido a los incesantes mosquitos y al calor sofocante ( 40 grados Celsius a la sombra) de su celda que resultan una tortura. Huyéndole al calor y a los mosquitos duerme en el suelo, debajo de su cama.

Después de una requisa general en el penal de Boniato el 10 de junio del 2005, cuando camiones con guardias y perros fueron celda por celda, al Dr. Milán le quitaron mapas del mundo y cartas personales recibidas de diferentes países. Le retiraron todos los materiales que utilizaba para construir manualidades que él le hacía a su esposa e hijos como, abanicos, y miniaturas de todos tipos. Le han prohibido la construcción de tallas de madera, mientras a otros presos del penal les está permitido estas actividades. Según su esposa, Lisandra Lafitta, a los carceleros “les mortifica que el Dr. Milán encuentre algo en que ocupar su mente y su tiempo.” Además, le prohíben recibir ningún medicamento ó alimento que le lleva su familia.

El Dr. Milán, de 35 años siempre fue un hombre muy sano. A raíz de su traslado de la prisión de Canaleta en Ciego de Ávila (donde estuvo en un destacamento junto a 146 reos comunes), al Combinado del Este en La Habana, le encuentran las siguientes enfermedades después de un amplio chequeo en la prisión: un tumor óseo en el húmero izquierdo, una retracción del tímpano izquierdo con pérdida de la audición, un enfisema pulmonar ( no fuma, aunque estuvo expuesto al humo del cigarro en la prisión de Canaleta), hipertensión, problemas de cornetes inflamados de la nariz, y el hígado le ha aumentado de tamaño. Todos estos males requieren biopsias y tratamientos quirúrgicos a los cuales el Dr. Milán se niega a someterse por no confiar en el personal médico de la prisión.

El Dr. Luis Milán Fernández es miembro del Colegio Médico Independiente de Cuba. En Junio del 2001, él y su esposa, una dentista, firmaron un documento titulado “Manifiesto 2001”, que hace un llamado al establecimiento de libertades fundamentales en Cuba. Junto a otros profesionales de la salud, llevaron a cabo una huelga de hambre para llamar la atención sobre la pésima situación de la atención médica en las prisiones, entre otras cosas.

En marzo 18 del 2003, durante una ola represiva perpetrada por el gobierno cubano, fue arrestado y sometido a juicio sumarísimo el 4 de abril cuando le fue aplicada la llamada Ley 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba. Fue acusado de quebrantar el orden interno del país y sentenciado a 13 años de prisión.

Información obtenida vía telefónica desde Cuba – Grabada y transcrita por la Coalición de Mujeres Cubano-Americanas/LAIDA CARRO.
Tel: (305-662-5947) Fax: (305- 740-7323) (Joseito76@aol.com)
Dra. Lisandra Laffita Hernández.( esposa Dr. Milán) Dirección: Edificio B27, Apt.10, Reparto Antonio Maceo, Santiago de Cuba, Cuba.


Prisionero de conciencia presenta graves enfermedades
Por: Ibrahím Dionisio Rodríguez
Asociación de Balseros y Cubanacán Press

Caibarién 16 de mayo. El Dr. Luis Milán Fernández, de treinta y seis años de edad, presenta graves enfermedades adquiridas en la prisión.

La cónyuge del prisionero de conciencia Lisandra Laffita Hernández, quien también atiende la biblioteca independiente José Lezama Lima, comunicó vía telefónica recientemente las afectaciones del Dr. Milán en el húmero del brazo izquierdo, que pronostican la presencia de un tumor, lo que hace mantener preocupado a sus familiares.

El cuadro clínico del reo de conciencia se ha ampliado con hematomegalia, enfisema pulmonar, cornetes nasales inflamados, retracción del tímpano izquierdo con pérdida de la audición. Según su esposa la hipertensión arterial ha quebrantado su salud continuamente, con la desviación del tabique nasal, alergia y sinusitis.

Luis Milán fue llevado a prisión el 18 de marzo de 2003 condenado a trece años de cárcel en la causa #2 y es vecino del edificio B-27 apartamento 10 reparto Antonio Maceo, Santiago de Cuba.

El activista es promotor del Proyecto Varela, miembro del Movimiento Cristiano Liberación, fundador del Centro de Estudios Sociales “José de la Luz y Caballero” y a la vez, miembro del Colegio Médico Independiente en Santiago de Cuba.

 

¡Destruyan el brazalete negro!
Por Federico Pinedo
Para LA NACIÓN

Viernes 15 de Abril de 2005

Mientras leamos esto, el doctor Luis Milán Fernández yacerá tumbado en la prisión de piedra de Canaleta, en Ciego de Ávila, en la soleada isla caribeña de Cuba. La Sala de los Delitos contra la Seguridad del Estado del Tribunal Provincial Popular de Santiago de Cuba, su ciudad natal, lo condenó a trece años de encierro por haber violado –a su criterio– la ley de protección de la independencia nacional y la economía de Cuba. Si al jefe del Poder Ejecutivo y militar de Cuba no se le ocurre liberarlo antes de sus cadenas por su propio arbitrio, saldrá de allí cuando cumpla los 46 años.

Para tener una idea acerca de la justicia de la condena de Milán Fernández hay que conocer los motivos de la sentencia. Ella dice que el condenado hizo algo tan horrendo como escribir una carta en la que se constata “su marcada intención de cambios constitucionales a favor de sus ideas, contrarias al gobierno de Cuba y al orden social vigente, al que critica desde una posición irrespetuosa y desafiante”. Por si eso fuera poco, Milán Fernández poseía “variados libros, revistas y folletos que, examinados por un grupo de capacitados y prestigiosos expertos, señalaron su carácter subversivo y contrarrevolucionario”.

A criterio del tribunal castrista, el carácter criminal de Milán Fernández habría quedado demostrado en el juicio oral y sumarísimo que se le siguió, pues su propia enfermera declaró que en una ocasión “se colocó por encima de su bata sanitaria de médico un brazalete negro, en señal de protesta”. Además se tuvo en cuenta que dos vecinos del acusado reprodujeron sus “constantes frases contra el gobierno y sus dirigentes”. De ello se siguió que su intención no era otra que tratar “de crear desconfianza e inseguridad hacia el sistema socialista cubano”.

Otra circunstancia considerada agravante es que el encausado poseía una revista del Movimiento Cristiano de Liberación “en la que se culpa al gobierno cubano y a sus dirigentes por la situación económica de Cuba y explica como solución a la problemática el denominado proyecto Varela, para lo que incita al pueblo a una movilización opositora”. La justicia del régimen revolucionario se incautó, en casa del condenado, de los instrumentos de lo que considera sus graves delitos: “Voluminosas cantidades de documentos manuscritos, una cámara fotográfica marca Polaroid con su estuche negro y un rollo, ocho cassettes de música, cuatro pomos plásticos vacíos color blanco y una radio portátil pequeña, de color gris”, además de “un brazalete de color negro utilizado en tales acciones”.

La sentencia manda destruir “los álbumes y los restantes documentos bibliográficos, consistentes en libros, revistas y folletos, al igual que el brazalete de color negro”, aunque le reconoce al penado la libre disposición de todos sus otros bienes: “una billetera de tela, un llavero con tres llaves, un anillo de hombre, al parecer, de plata, un bolígrafo desechable, una pluma de escribir color rojo caoba, una fotografía femenina de tamaño pequeño y un reloj pulsera de uso, al parecer en buen estado técnico”.

En estos días de votaciones en las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, y habiendo asumido el compromiso de apadrinar al preso cubano Luis Milán Fernández, cumplo con un deber de conciencia al poner en conocimiento de mi pueblo las causas de su condena. Con estos datos a la mano, todos podrán juzgar si nuestro gobierno debe apoyar en materia de derechos humanos a un gobierno que actúa de esa forma, si debe condenarlo o abstenerse. Por razones políticas, se puede tomar cualquier alternativa, pero si se adopta alguna de ellas no se puede, simultáneamente, decir que se defienden los derechos humanos.

El autor es diputado nacional por Compromiso para el Cambio.

Asociación Médica Mundial Aboga por Médicos y Dentistas Presos en Cuba
Comunicados de Prensa / www.wma.net
23 de marzo de 2004

La Asociación Médica Mundial presiona al Gobierno cubano para obtener información sobre cuatro médicos y dos dentistas encarcelados en Cuba los dos últimos años por actividades en defensa de los derechos humanos. Este mes se cumple el segundo aniversario de su detención.

La AMM insta a sus 80 asociaciones médicas nacionales miembros a que escriban a sus gobiernos y a la Comisión Europea solicitando que ejerzan presión ante el Gobierno cubano para que entregue información sobre los juicios, si los hay, que enfrentan los seis, la naturaleza exacta de sus condenas y pedir un trato justo y humano en prisión.

Dependiendo de las respuestas recibidas, la AMM podría solicitar la liberación de los seis médicos. También ha pedido al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos que intervenga en este caso.

La AMM ha escrito al Alto Comisionado de Cuba en Ginebra solicitando una visita a los seis médicos y dentistas.

El Dr. Delon Human, Secretario General de la AMM, expresó: "Estamos muy preocupados en especial por uno de los seis, el Dr. Oscar Biscet, quien está delicado de salud, lo que se ha agravado por su permanencia en un calabozo de la prisión."

Los otros cinco son: Dr. Marcelo Cano Rodríguez, Dr. José Luis García Paneque, Dr. Luis Milán Fernández y dos dentistas: Alfredo Manuel Pulido López y Ricardo Enrique Silva Gual.

En su carta al Alto Comisionado cubano el Dr. Human expresa: "La AMM considera que los derechos humanos de los pacientes, profesionales de la salud y todos los ciudadanos deben ser respetados por el Estado, en especial el derecho a la atención médica. Quisiéramos informarle que le escribiremos al Presidente de Cuba sobre este mismo tema."

Nota a los directores de publicaciones:
Los seis médicos y dentistas son:

Dr. Oscar Elías Biscet González: 42 años, presidente la Fundación Lawton de Derechos Humanos (no oficial). Ha sido detenido más de doce veces, acusado de "insultos a los símbolos patrios, desorden público, incitación a cometer delitos". Durante su detención Amnistía Internacional lo consideró como prisionero de conciencia. Está actualmente detenido en la cárcel Kilo 8, en Pinar del Río, en una celda con otros doce reclusos.

Dr. Marcelo Cano Rodríguez: 38 años, coordinador nacional del Colegio Médico Independiente de Cuba (no oficial), asociación de profesionales médicos de la isla.

Dr. José Luis García Paneque: 38 años, cirujano plástico y también miembro del Colegio Médico Independiente de Cuba. Ha tenido actividades periodísticas como director de la agencia de noticias independiente Libertad y miembro de la Sociedad de Periodistas (no oficial).

Dr. Luis Milán Fernández: miembro del Colegio Médico de Cuba. En junio 2001, él y su esposa, también médico, firmaron un documento llamado "Manifiesto 2001", el que entre otras cosas pedía el reconocimiento de libertades fundamentales en Cuba. Junto a otros profesionales de salud hicieron una huelga de hambre de un día para llamar la atención sobre la situación médica de los detenidos y otros temas.

Alfredo Manuel Pulido López: 42 años, trabajó como periodista en la agencia de noticias (no oficial) El Mayor, en Camagüey.

Ricardo Enrique Silva Gual: dentista, miembro del Movimiento de Liberación Cristiano.