Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.


Síntesis biográfica de José Miguel Martínez Hernández

Nació el 4 de agosto de 1963 en Quivicán, hijo de Lorenzo Martínez y Amada Eredia Hernández. Creció y se crió en nuestro pueblo (Quivicán), su hogar está ubicado en la calle 30 #1711 e/t 17 y 19. Esposa: Sofia del Carmen García Miranda.

Sus estudios primarios los cursó, primero en la escuela “Celia de Cárdenas” y después en “Rogelio Niz Cerra”. Posteriormente pasó sus estudios de secundaria básica en la escuela “República de Mongolia” de Batabanó. El pre-universitario lo cursó en la escuela de Capdevila conocida como “Los Camilitos”. Al graduarse de bachiller pasa a estudiar a la escuela militar “Antonio Maceo”, ubicada en Ceiba del Agua, allí no termina pues se retira de los estudios militares.

Comienza a trabajar y al mismo tiempo continúa estudiando economía, se gradúa de técnico medio y entre otros lugares trabajó en la empresa estatal “19 de Abril” de nuestra municipalidad.

José Miguel Martínez en el año 1994 se inserta en los grupos de derechos humanos en Cuba y es fundador del Comité Cubano de Opositores Pacíficos de Cuba, en nuestro pueblo, junto a otros valerosos compatriotas. Participa en actividades cívicas y es fundador de la Biblioteca Independiente “Juan Bruno Zayas” en Quivicán.

Continúa Síntesis Biográfica

Desterrado a España
Fecha de arribo: 24 de septiembre de 2010



ARTICULOS:

Los derechos retorcidos
Masivo contagio de tuberculosis en la prisión de Quivicán
Reos denuncian irresponsabilidad de autoridades
Reos denuncian irregular conducta de carcelero
Decomisan donativo de reo a estomatóloga
Carta a Ailene Martínez por su cumpleaños
Reos de conciencia en Guanajay respaldan a Fariñas
Conmemoran prisioneros de conciencia fecha patria del 24 de Febrero
Prisioneros políticos apoyan declaración del MCL
Niegan asistencia religiosa a reo común en Guanajay
Presos de los 75 envían mensaje desde Guanajay
Rostros entre rejas: José Miguel Martínez
Se acentúa represalia contra preso común por denunciar violaciones de sus derechos
Informes desde Kilo 8
Dirige mensaje a la oposición prisionero político

 

Los derechos retorcidos

Por Manuel Vázquez Portal

Miguelito ya debía estar libre. Andar por Quivicán abrazado de Sofía del Carmen y sus dos hijos, a quienes tantos abrazos les debe de estos siete años. Pero las leyes en Cuba tienen un espíritu diabólico y una letra que se tuerce según el deseo de aquellos que la imponen.

A José Miguel Martínez Hernández lo condenaron a 13 años de cárcel por fundar una biblioteca independiente en su pueblo natal y ser gestor del Proyecto Varela del Movimiento Cristiano Liberación.

En marzo de 2003 la policía política cubana orquestó un enorme operativo militar alrededor de su casa, revolcó todos los rincones de la privacidad familiar y arrestó a Miguelito delante de los ojos espantados de sus hijos.

Lo conocí en la Habana Vieja. Lo recuerdo gentil y sonriente. Dentro de su enorme corpachón parecía un niño cándido con ansias de aprender. No puedo olvidar ese día. Éramos libres y soñábamos con ayudar a los demás a serlo. Traía un libro mío en su cartera y quería que yo se lo dedicara para su biblioteca independiente. Pujé mi mejor caligrafía y se lo devolví firmado. El sonrió y lo guardó otra vez como si fuera un tesoro. El libro se perdió. Lo confiscó la policía política y debe haberlo incinerado.

Unos meses después volvimos a vernos. Y éramos más libres aún. Aunque ambos caminábamos esposados por un pasillo del cuartel general de la policía política cubana podíamos mirarnos a los ojos sin vergüenza y saber que quienes nos encarcelaban eran quienes debían avergonzarse.

Desde entonces han pasado siete años. Según las leyes cubanas Miguelito, quien ya cumplió más de la mitad de su condena, debía estar libre. Andar por Quivicán abrazado de Sofía del Carmen y sus dos hijos, a quienes tantos abrazos les debe, pero el derecho en Cuba es retorcido y no le ha brindado ese beneficio aún cuando no debía haber estado preso ni un solo día.

http://www.tintainfelizmierdaflorida.blogspot.com/

 

Masivo contagio de tuberculosis en la prisión de Quivicán
Tania Maceda Guerra

15 de agosto de 2008

La Habana – www.PayoLibre.com – Las autoridades del Ministerio del Interior amplían la pesquisa a toda la población penal y gastan recursos en tratamientos médicos ante el alarmante contagio masivo de tuberculosis en la prisión de Quivicán.

José Miguel Martínez Hernández, prisionero de conciencia del Grupo de los 75 y fuente de esta nota, afirmó: “Nada hacen las autoridades por crear condiciones higiénicas adecuadas. Las aguas de beber salen altamente contaminadas. Los techos se filtran y la humedad es constante”.

“Esto sin contar el hacinamiento, perfecto caldo de cultivo para la enfermedad. El brote comenzó en el mes de abril y cada día va en aumento”, agregó la fuente.

José Miguel Martínez Hernández, de 45 años de edad, es Relator del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba. Extingue una condena de 13 años en la prisión de Quivicán. Su familia reside en calle 28 #2719, entre 27 y 29, Quivicán provincia Habana, Cuba.

Centro de Información del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba.

 

Reos denuncian irresponsabilidad de autoridades
Roberto Santana Rodríguez

18 de marzo de 2007

La Habana – www.PayoLibre.com – El preso político y de conciencia José Miguel Martínez Hernández calificó como desafiante, agresiva, descabellada e irresponsable la respuesta de las autoridades carcelarias de la prisión habanera de Guanajay a la denuncia que hizo ante la opinión pública del uso de un palo de grandes dimensiones por parte del oficial que cuida el horario de sol, conducta que provoca malestar en los reos y que pudiera desencadenar hechos violentos de graves consecuencias, según manifestó el propio reo.

“Ahora permiten la entrada al interior del penal de un perro pastor alemán sin bozal conducido por un oficial que lo adiestra para atacar. Este perro es paseado por donde se encuentran los presos; todos estamos en riesgo de ser atacados”, señaló José Miguel, recordando la mordida en una pierna de que fuera víctima el también preso político Héctor Raúl Valle Hernández seis meses atrás.

“Con el uso indebido del palo hemos dicho la verdad, ahora con el empleo del perro también estamos diciendo la verdad”, afirmó José Miguel, que junto a sus compañeros de lucha encarcelados en la causa de los 75 en 2003, Efrén Fernández Fernández, José Ubaldo Izquierdo Hernández y el mencionado Valle Hernández, responsabilizaron a las autoridades carcelarias de Guanajay por lo que pueda suceder con su proceder “irresponsable, histérico y vulgar”.

“Continuaremos saliendo al patio, serenos, tranquilos y ecuánimes, sin ceder ante las provocaciones de las autoridades carcelarias”, dijo finalmente José Miguel.


Reos denuncian irregular conducta de carcelero

Roberto Santana Rodríguez

5 de marzo de 2007

La Habana – www.PayoLibre.com – Los cuatro prisioneros del Grupo de los 75, recluidos en la cárcel habanera de Guanajay, denunciaron como conducta irregular y violatoria de las normas del trato a personas encarceladas, el uso de un palo de gran dimensión por parte del oficial conocido como ‘Felito’, cuando diariamente cuida el horario de sol. Informó José Miguel Martínez Hernández.

El uniformado se pasea amenazante e iracundo por el patio, blandiendo el palo, que es aproximadamente del tamaño del cabo de un azadón (guataca), lo cual suscita indignación entre los reclusos, indicó José Miguel.

“Cuando le vayamos para arriba a ese oficial tenemos que entrarle con todo”, dicen los presos en Guanajay, según la fuente de esta nota. En tanto, el oficial Felito, en pleno patio, le dijo al director del penal que si ocurría alguna situación anormal, le enviaría a la enfermería a uno o varios reclusos, todos apaleados, lo cual provocó la risa del jefe de la prisión, añadió José Miguel en su reporte.

Por último, José Miguel Martínez, señaló que los cuatro presos políticos del Grupo de los 75 recluidos en Guanajay, han denunciado esta situación, que pudiera provocar hechos de violencia de graves consecuencias, ante las autoridades, recibiendo de estas una respuesta no verbal, pero sí, recibida como desafiante y de fuerza.

“Las autoridades carcelarias incitan a la violencia. En Cuba se golpea a los reos a diario: brazos partidos, fracturas de cráneo, y otras atrocidades, hemos presenciado durante estos años de encierro.

“Responsabilizamos al director del penal, Daniel Peña; al segundo jefe, Guillermo Cordero; y al oficial de la seguridad del Estado, Omar Evelio García, de lo que ocurra en este sentido, pues todos han hecho caso omiso a nuestras denuncias”. Enfatizó el prisionero de conciencia.


Decomisan donativo de reo a estomatóloga
Roberto Santana Rodríguez

23 de febrero de 2007

La Habana – www.PayoLibre.com – El preso político y de conciencia, José Miguel Martínez Hernández, calificó como acto cobarde y abusivo, el decomiso de resina para uso estomatológico por parte del oficial Omar Evelio García, en la habanera prisión de Guanajay el pasado 15 de febrero.

José Miguel, de la Causa de los 75, había suministrado la resina a la estomatóloga del penal de Guanajay, para la atención de los reos.

“Este oficial de la policía política se presentó en el puesto médico del penal y usurpó los materiales dentales dejando privado de este servicio, al menos, a 20 reclusos”, señaló la fuente.

“Tales procedimientos deja ver la parte obscura del régimen cubano. Los personeros se satisfacen con el dolor ajeno. Hay gran diferencia entre una persona que roba y es recluida para pagar sus deudas con la sociedad y este oficial de la seguridad del estado, cuyas tropelías siempre quedan impunes”, dijo finalmente José Miguel Martínez

José Miguel Martínez Hernández, de 43 años de edad y residente de Quivicán, La Habana, fue condenado a 13 años de privación de libertad en la primavera de 2003, junto a otros 74 opositores pacíficos, bibliotecarios y periodistas independientes.

Carta a Ailene Martínez por su cumpleaños

La Habana - www.PayoLibre.com - Carta de José Miguel Martínez a su hija Ailene, desde la prisión de Guanajay por su cumpleaños (15) el día 30 de agosto de 2006.

Ailene hija querida:

El autor de la vida, el Señor de la historia, el Dios todopoderoso conoce con certeza absoluta los deseos que me embargan de compartir junto a ti hoy....

Recuerda siempre que Dios trata directamente con todo aquello que albergas en tu corazón.

También los humanos de buena voluntad y almas cristianas pueden comprender lo que significa para un padre presentar ante el santísimo a una hija cuando cumple sus tiernos 15 años; como tu hoy con el frescor de una rosa que muestra todo su esplendor y belleza cubierta del rocío del amanecer. Siento un inmenso orgullo y mucho placer al saber que estas bella y hermosa como las lindas flores que suceden a los inviernos más rigurosos.

Hace más de cuatro años pude expresarle a tu hermano en el día de sus 15 años algunas palabras desde el mismo lugar en el que hoy tu mamá lo hace por ella y por mí. No cambian en nada mis deseos de entonces, sólo son otras las circunstancias. Y con mucho placer hoy te digo lo mismo que le expresé en aquellos momentos a tu hermano.

Existe una grata doble condición que nos une en nuestras vidas. Somos padre e hija y a su vez hermanos en la fe de Cristo, y por eso quiero expresarte:

Que te deseo toda la felicidad para tí, pero para lograrla no basta con sólo desearla, más se hace muy necesario mantener siempre la observancia en tu vida de las virtudes que encumbran al ser humano a una escala superior.

Crecer en la bondad, la benevolencia, la gratitud, la prudencia, la templanza, la fortaleza y la justicia, te permitirá entre otras disfrutar de grandes virtudes.

Ser amiga en todo momento, hacer el bien a todos los seres, ayudar a los necesitados, ser sincera y consecuente con tu fe debe ser una meta siempre impuesta para tu vida.

Debes actuar segura de que brindar el amor a todos los seres, sentir el amor de Dios en tu interior y percibir la presencia divina en cada persona es la forma de vivir en este mundo.

Hoy es un día feliz y estoy seguro que no ha faltado en tu frente los besos llenos de amor de almas muy queridas de nuestra familia que ya no nos acompañan, pero debemos recordarlos con gratitud, porque desde el lugar que Dios ha reservado para ellas están llenas de orgullo al verte crecer plena de felicidad.

No hay motivos para la tristeza y te exijo con todo el amor que te profeso como la niña querida de papá que seas hoy y siempre muy feliz.

Hija mía, sé que coincides conmigo cuando reconocemos que el perdón es una fuerza poderosa, que es sosiego para la mente humana y que junto a la benevolencia son atributos de aquel que es dueño de si mismo. Por eso tu, yo y todos perdonamos a aquellos que hoy no nos han permitido estar juntos, seguro que tendremos otros muchos momentos de nuestras vidas para compartirlos en armonía y con entera libertad.

Ruego a Dios que te colme de bendiciones y junto a toda tu familia, amistades y hermanos en la fe goces tus 15 años; con todo el amor que te mereces y con mil besos en tu joven frente se presenta ante ti,

Tu papá.


Prisioneros políticos apoyan declaración del MCL
Por Roberto Santana Rodríguez

9 de enero de 2006

La Habana – www.PayoLibre.comJosé Ubaldo Izquierdo en unión de sus compañeros en la causa de los 75, Héctor Raúl Valle y José Miguel Martínez, enviaron desde la cárcel habanera de Guanajay el siguiente mensaje donde muestran su apoyo a la declaración que por motivo del fin de año emitiera el Movimiento Cristiano de Liberación:

“Nosotros, prisioneros de conciencia de la primavera negra del 2003 en Cuba, reafirmamos la declaración del Movimiento Cristiano Liberación por el advenimiento del nuevo año 2006.

Rechazamos las sucias campañas represivas del régimen de Fidel Castro contra nuestras familias y los hermanos de la disidencia interna y exhortamos al noble pueblo cubano a no dejarse confundir por el fatalismo que quiere impregnarle la dictadura a los cambios inevitables que se aproximan y que ya son un hecho tangible, la transición pacífica a la democracia en Cuba.

Estamos convencidos más que nunca que el Proyecto Varela, que impulsa el Movimiento Cristiano de Liberación, es la vía necesaria y efectiva para alcanzar la añorada libertad.

Que Dios bendiga al Movimiento Cristiano Liberación y al pueblo de Cuba".

Firman: José Ubaldo Izquierdo, Héctor Raúl Valle y José Miguel Martínez.

Niegan asistencia religiosa a reo común en Guanajay
Por Roberto Santana Rodríguez

9 de enero de 2006

La Habana – www.PayoLibre.com – La Seguridad del Estado en la cárcel habanera de Guanajay desestimó conceder, sin mayores explicaciones, la asistencia religiosa que solicitara el reo común Jorge Luis Abreu, que convive con el preso político de la causa de los 75 José Miguel Martínez, fuente de esta información.

Jorge Luis Abreu, de 41 años, le fue negado su derecho a recibir el oficio sacerdotal por parte de las autoridades carcelarias de Guanajay luego de esperar varios meses en los que lo solicitó en reiteradas oportunidades, indicó Martínez.

El mayor Omar Evelio, oficial a cargo de la policía política en el penal, le comunicó la decisión tomada a Martínez el cual la calificó como arbitraria y reclamó ante el oficial el derecho que tienen todos los reclusos a recibir la asistencia religiosa.

"Esta arbitrariedad se une a las cometidas contra otros presos comunes a los que me he acercado para llevarles la palabra de Dios y que desean hacer la solicitud a la Iglesia Católica Cubana", precisó la fuente de esta nota quien responsabilizó a las autoridades carcelarias de Guanajay por los incidentes en que estas personas que están privadas de libertad se ven también imposibilitadas de recibir la asistencia religiosa como es su derecho.


Presos de los 75 envían mensaje desde Guanajay
Por Roberto Santana Rodríguez

12 de diciembre de 2005

La Habana – www.PayoLibre.comHéctor Raúl Valle, José Miguel Martínez y José Ubaldo Izquierdo enviaron el siguiente mensaje desde la cárcel habanera de Guanajay con motivo de la fecha del 10 de diciembre, Día Mundial de los Derechos Humanos.

“El mundo celebra el aniversario 57 del surgimiento de la declaración universal de los derechos del hombre y lo hace convencido de que ese histórico documento marcó pautas en la lucha de la humanidad por establecer un orden de justicia y libertad plenas que sin dudas disfruta y que pese a la amenaza constante del terrorismo seguirá disfrutando gracias a la acción mancomunada de gobiernos democráticos y millones de seres humanos amantes de la paz, el bienestar y la prosperidad de nuestro planeta.
57 años después de aquél histórico acontecimiento 60 ciudadanos cubanos guardamos injusta e inhumana prisión tras la ola represiva que la dictadura desató contra la oposición pacífica de la Isla en marzo de 2003 con penas que oscilan entre los 6 y los 28 años por sólo reclamar el respeto a lo reconocido en la declaración universal de derechos humanos.

Hoy desde este tenebroso e inhóspito presidio político llegue un reconocimiento sincero a quienes en nuestra patria esclavizada luchan día a día contra la represión, el terror y la ignominia de un régimen totalitario que trata desesperadamente sin lograrlo de ahogar todo vestigio de libertad y democracia que inevitablemente brota y seguirá brotando desde bien adentro de los corazones de la mayoría de los 11 y medio millones de cubanos deseosos de vivir para siempre libres.

Llegue nuestro noble mensaje también al abnegado exilio cubano que tanto nos apoya y alienta para continuar la batalla confiados en que la victoria está cerca. Seguiremos orando y luchando con todas nuestras fuerzas por la libertad de Cuba.

Rostros entre rejas: José Miguel Martínez

Adrián Leiva

LA HABANA, Cuba - Agosto (www.cubanet.org) - El día que conocí a José Miguel Martínez, a quien cariñosamente todos llaman Miguelito Quivicán -en referencia al pueblo donde nació y reside, perteneciente al municipio habanero del mismo nombre situado a unos 50 kilómetros de la capital del país- me percaté de que me encontraba frente a un hombre de profundos valores humanos y unos principios arraigados en un sentimiento de auténtica cubanía, cualidades que demostró poseer cuantiosamente en esta prueba difícil que las circunstancias le han puesto en su vida.

Miguelito, católico de vocación y práctica de vida laica, no sólo es una persona querida en su comunidad religiosa, sino que goza del respeto y el cariño de muchos de los que viven en la localidad. Padre de dos adorables hijos y ejemplar esposo, conforma un lindo matrimonio con su inseparable Sofía, una de esas uniones que en el contexto social actual contradicen la elevada tasa de divorcio que existe entre tantas parejas. Para ellos su modesto hogar constituye un terruño de felicidad, donde el cariño conyugal y familiar se sustenta en las bases del amor cristiano. En una ocasión, Migue me confesó que a pesar de los años de matrimonio cada día era para él como si acabara de conocer a su esposa.

Durante un tiempo mantuvimos vínculos de trabajo como parte de mis funciones cívicas dentro del Movimiento Cristiano Liberación coordinando entre otras tareas la marcha del Proyecto Varela en una parte de la provincia Habana, que incluía al municipio de Quivicán donde Miguelito había sido designado coordinador de la campaña cívica. En ese período pude observar su responsabilidad y el carisma de la persona que gana a los demás cuando pone el corazón en la tarea desempeñada con nobleza y sinceridad. Aún me pregunto si esa sabia manera de cultivar el don de la amistad, el amor que transpira y la prestancia para servir al prójimo fueron las verdaderas motivaciones para incluirle en las detenciones y consecuentes procesos judiciales de marzo de 2003.

La naturaleza bondadosa de José Miguel puede comprobarse por la actitud de muchas personas de buena voluntad del natal poblado de Quivicán, quienes independientemente de la ideología que profesan, expresaron su pesar por la situación de esta familia tras la sanción dictaminada. Las muestras de solidaridad de cientos de personas que durante todo este tiempo patentizan su sentimiento mediante muestras de cariño a los familiares de Miguelito o haciendo donación generosa y desinteresada de cualquier producto que pueda incluirse en la llamada jaba que cada tres meses puede ser llevada al preso, son testimonio de la popularidad de quien está tras las rejas en su condición de prisionero de conciencia, demostrando que los que le conocen saben que él no es un terrorista, ni un traidor a su patria o merecedor del calificativo de mercenario al servicio de una potencia extranjera.

Es un cubano sobre el que se está ejerciendo una fuerte carga para doblegar su fe en la libertad y el compromiso de promulgar los derechos humanos universalmente reconocidos. Es un hombre que desarrolló pacíficamente una labor cívica ejerciendo con toda responsabilidad su derecho ciudadano a realizar una campaña nacional en pro del Proyecto Varela, iniciativa de Ley presentada con todos los requisitos pertinentes ante el parlamento cubano.

José Miguel Martínez o sencillamente Migue, fue sancionado, en un acto que ennegrece la historia de la jurisprudencia cubana, a 13 años de privación de libertad. Con esta condena su rostro fue sepultado tras las rejas del presidio político cubano. Junto con él quisieron encarcelar la alegría del modesto pero feliz hogar de una ejemplar familia cubana. Lejos de eso José sigue predicando el Evangelio del perdón en el encierro demostrando que su espíritu es aún más libre que antes. Su convicción de ideas le llevó a solicitar el ingreso como miembro efectivo del Movimiento Cristiano Liberación y este gesto hecho desde el rigor del encierro habla por sí solo.

Por eso, aunque los medios de prensa estatales, únicos autorizados en la Isla y que están bajo control del gobierno, no hablen una palabra sobre cubanos como José Miguel Martínez, al encarcelarles los han convertido en símbolos de libertad, no sólo para la mayoría de los pobladores de Quivicán, sino para miles de cubanos que ven con admiración la voluntad serena pero indoblegable de este sencillo compatriota que en un oscuro día arrancaron de su casa, donde quedaron sus hijos y esposa heridos por un profundo dolor, aguardando por el retorno de este ejemplar padre y esposo, algo que habrá de ocurrir irremisiblemente.

Se acentúa represalia contra preso común por denunciar violaciones de sus derechos

LA HABANA, Cuba - 4 de mayo (Oscar Mario González, Grupo Decoro / www.cubanet.org) - El prisionero de conciencia José Miguel Martínez Hernández, del grupo de los 75, quien cumple una condena de 13 años en la cárcel de Guanajay, informó que al reo común Jorge Luis Abreu Robaina no lo han llevado a ver a la abuela, pese a estar muy enferma; y en general no lo llevan de conduce a ver a sus familiares.

A Jorge Luis las autoridades del penal le reprochan la denuncia que hizo recientemente, a través de CubaNet, con motivo de represalias contra su persona por sus relaciones con los reos políticos internados en ese presidio.

José Miguel Martínez refirió que los oficiales del presidio le mostraron a Jorge Luis la denuncia, a modo de reproche, a lo que el preso respondió: "Y qué. ¿Acaso en esa denuncia hay alguna mentira?" Las autoridades optaron por guardar silencio.


Informes desde Kilo 8
por Jose Miguel Martínez Hernández

30 de diciembre de 2003

Informes fechados el 18 de diciembre del 2003 desde la camagueyana prisión de Kilo 8 dan cuenta sobre la situación de Ricardo González Alfonso, el traslado del prisionero politico Ernesto Durán y el confinamiento aún en celda de máximo rigor de Claro Sánchez Altarriba.

El documento firmado por José Miguel Martínez Hernández, miembro de la Causa de los 75, afirma que : "La noche en que sacaron a Ricardo González Alfonso de su celda, después de varios días de huelga de hambre, fue llevado a la segunda fase en el segundo piso, sin pertenencias y donde no hay agua y no para la enfermería como nosotros pensamos inicialmente, debido a su delicado estado de salud. La posición de Ricardo se debe a que el reo Alexis, conocido como "el negrón" junto a otros 2 presos comunes, le robaron y le crearon problemas serios, al punto que yo lo veía muy nervioso, pero no decía nada a nadie".

"Yo haré todo cuanto pueda y no cejaré el empeño de una rápida solución aspirando a que las cosas no se compliquen y pueda crearse un problema mayor, pues aquí hay cerca de 25 hombres que me han brindado su apoyo para ir a la huelga en solidaridad con Ricardo, aunque él quiere manejar la situación él sólo", afirmó el también bibliotecario independiente.

Por otra parte Martínez Hernández da cuenta del traslado ocurrido el propio 18 de diciembre, cuando a las 5 AM fue sacado de su destacamento, el miembro del Presidio Politico "Pedro Luis Boitel", Ernesto Durán, para ser trasladado a una prisión de Guantánamo, mientras el preso de conciencia Claro Sánchez Altarriba, es el único miembro de la causa de los 75 que es mantenido en celda #37 de máximo rigor, a pesar del anuncio de que sería trasladado próximamente para la provincia de Santiago de Cuba.

Dirige mensaje a la oposición prisionero político

SANTA CLARA, 25 de agosto (www.cubanet.org) - El preso político y de conciencia José Miguel Martínez Hernández envió un mensaje de agradecimiento y palabras de aliento a la oposición en el país, desde el Régimen Especial "La 26" de la prisión camagüeyana Kilo 8.

La carta, dirigida al Movimiento Cubano Reflexión, expresa la integridad y firmeza de principios de este bibliotecario independiente, residente en Quivicán, provincia La Habana.

"Hemos podido sentir gracias a Dios, en todos estos días de nuestro inexplicable encierro, la solidaridad de muchos cubanos como Uds. Para nosotros, una carta de nuestros hermanos es el aliento necesario para el alma del condenado y para Uds. nosotros somos el estímulo para seguir la noble tarea de ser protagonistas de nuestra historia", expresa Martínez Hernández, y más adelante añade: "Hoy formamos parte de un pueblo que quiere cambiar, sin odio ni rencor en los corazones, a un país que inició la lucha pacífica, la que no se detendrá hasta la victoria. Nuestra lucha es la rebeldía de la alegría; la de un soldado que atraviesa el campo de batalla con una flor en la mano, y por eso triunfaremos, llenando de posibilidades a hombres, mujeres, niños y ancianos, que no tendrán que buscar más allá de sus fronteras la libertad, para vivir sin doble moral. Será la Patria 'Con todos y para el bien de todos', como dijera nuestro José Martí".

José Miguel Martínez Hernández, sancionado a 13 años de presidio político, extingue su condena junto a otros 7 miembros de la Causa de los 75 en el régimen especial "La 26" de la prisión camagüeyana de Kilo 8. El opositor concluye su misiva exponiendo:

"Nuestra lucha está encaminada a crear un hogar común donde podamos expresarnos libremente, ser transparentes sin temores, practicar la vocación religiosa y política, escoger la educación que prefieras para los hijos y todas las demás posibilidades que concede la democracia ".

Continuación de Síntesis Biográfica

En el año 2000, pasa a trabajar en el Movimiento 24 de Febrero donde llega a ser vicepresidente de dicho movimiento. Participó activamente en todo el trabajo de las bibliotecas de la parte occidental de Cuba y es un importante gestor en el Proyecto Varela del Movimiento Cristiano Liberación.

Su voluminosa participación en todo tipo de actividad en contra de la tiranía lo hace señalarse para que en la primavera del año 2003, sea desplegado un furioso operativo policiaco alrededor de su casa y en presencia de sus dos hijos se le realiza un registro en su vivienda y es conducido y procesado en las tapiadas celdas de la seguridad del estado “Villa Marista”.

En un juicio sin las más mínimas garantías, Miguelito es sentenciado a 13 años de cárcel. El tribunal a disposición del totalitarismo no podía aceptar que un digno Quivicanero, pensara de forma libre y fuera un fiel defensor de los ideales libertarios y democráticos.

Miguel fue trasladado a la prisión de Camagüey para hacer aun más cruel su sufrimiento. Hoy se encuentra recluido en la prisión de Guanajay. La dignidad, la nobleza y sencillez, su carácter gentil y su espíritu servicial lo hacen ser, para quienes lo hemos conocido, un gran amigo, un gran hermano, un gran patriota.