Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.


Síntesis biografica de Carmelo Díaz fernández

Mi nombre es Carmelo Agustín Díaz Fernández, nací en la Ciudad de Guantánamo el 11 de mayo de 1937, tengo 66 años de edad.
Realice mis estudios primarios, secuandarios y pre-universitarios en el colegio nombrado DE LA SALLE institución docente católica, en el mencionado colegio estudie hasta 2do. Año de contabilidad, continuando mis estudios contables en la Ciudad de la Habana. Trabajé durante 24 años en la Empresa de Acopios Habana, siempre en la sección de contabilidad.

Me inicié en la oposición en el año 1992 en la organización llamada FRENTE DEMOCRATICO donde ocupé el cargo de Asuntos Religiosos en el ejecutivo nacional. En el año 1995 me incorporé al CONSEJO UNITARIO DE TRABAJADORES CUBANOS (C.U.T.C) donde ocupé los cargos de Asuntos religiosos y Divulgación y Prensa en su ejecutivo Nacional, su Secretario General Pedro Pablo Álvarez Ramos. En el momento de ser detenido y juzgado por los tribunales yo ocupaba la responsabilidad antes mencionada. La sanción que se me impuso fue de 16 años de privación de libertad. Simultáneamente con el CUTC pertenecí al PARTIDO SOLIDARIDAD DEMOCRATICA desde el año 1994 hasta 1997.
Fui fundador de la Agencia de noticias nombrada: AGENCIA DE PRENSA SINDICAL INDEPENDIENTE DE CUBA (la cual se fundo el 28 de noviembre de 1997, desde el día de su fundación hasta el día de mi detención, 19 de marzo del 2003, fui su Director. La APSIC se caracterizó por dar a conocer toda la problemática de los trabajadores cubanos, así como problemas de carácter nacional).
Desde el año 1999 ocupé el cargo de corresponsal en Cuba de la revista Venezolana DESAFIOS publicación esta que pertenece en el mencionado país a la Central de Trabajadores LatinoAmericano ( CLAT) .
Desde el año 1998 hasta el momento de mi detención trabajé para la revista CARTA DE CUBA, publicación que se edita en Puerto Rico bajo la Dirección de Carlos Franqui y Mario I. García.
Pertenezco a la Sociedad de periodistas Manuel Márquez Sterling desde su fundación el 31 de mayo del 2001, de la cual fui miembro de su primera junta directiva, junto a Ricardo González Alfonso y Jorge Olivera Castillo, Presidente y Vicepresidente respectivamente en el momento de su fundación, donde yo ocupé el cargo de Tesorero, actualmente sigo perteneciendo a la sociedad de periodistas y no soy del ejecutivo.
El día 14 de septiembre del año 1995 se fundó la organización sindical nombrada: UNION SINDICAL CRISTIANA DE CUBA, hasta el momento de mi detención ocupé el cargo de Secretario General.
Desde 1998 trabajé para la red de noticias en la Ciudad de Miami nombrada CUBANET, donde se publicaron, noticias, artículos, crónicas, etc de la Agencia de Prensa Sindical Independiente.
Pasé y estudié cursos de periodismo emitidos por la sociedad de periodistas Manuel Márquez Sterling, impartidos por el periodista Raúl Rivero. A través de la APSIC se radiaron noticias y comentarios por medio de la emisora Radio Martí, en la cual yo participaba en algunos programas de interés. Antes de la detención el día 19 de marzo en mi hogar, después de haber sufrido un registro de 8 horas, yo había sido interrogado por la seguridad del estado en varias ocasiones, como también había sido detenido varias veces, ya sea domiciliaria o en estaciones de policía.
Fui detenido el 19 de marzo del 2003 y juzgado el 4 de abril en el tribunal supremo a 16 años de privación de libertad.
Mi dirección: Calle Vives # 118-A e/ Águila y Revillagigedo, Habana Vieja, Ciudad de La Habana, lugar de residencia de mi esposa Dulce Maria Amador Morales, la misma está a cargo de todos los asuntos relacionados con mi persona.

ARTICULOS:
Liberados otros dos disidentes cubanos por razones de salud
Liberados Orlando Fundora y Carmelo Diaz
Rechaza registro visual corporal esposa de prisionero de conciencia
Prisionero de conciencia será sometido a intervención quirúrgica
Sorprende prensa estatal con entrevista a esposa de preso cubano
Cristiano y demócrata
Sindicalista independiente enferma en prisión
Ratificadas las condenas de sindicalistas independientes

Empeora la salud de sindicalistas independientes encarcelados
Fortalecido en sus ideas sindicalista independiente encarcelado

Causa #13 : Documento de Sentencia
También sentenciado en esta causa: Pedro Pablo
Álvarez Ramos

 

Liberados otros dos disidentes cubanos por razones de salud
La Habana/18 de Junio del 2004/ (EFE)/ CanariCubanoticias

Otros dos disidentes cubanos, Carmelo Díaz Fernández y Orlando Fundora Álvarez, fueron puestos en libertad hoy con una licencia "extrapenal", por razones de salud, informó una fuente de la oposición.

Ambos pertenecen al llamado "Grupo de los 75" disidentes, periodistas independientes y activistas de derechos humanos condenados en juicios sumarísimos en 2003 a penas de hasta 28 años de cárcel, acusados de atentar contra la independencia del Estado, conspirar con EEUU y socavar los principios de la revolución.

Carmelo Díaz Fernández, de 67 años, cumplía una condena de 15 años de cárcel y Orlando Fundora, de 49, estaba condenado a 18 años.

Ambos, según Elizardo Sánchez, líder de una ilegal Comisión de Derechos Humanos, presentan severas cardiopatías.

Con estas dos excarcelaciones se eleva a ocho el numero de opositores puestos en libertad este año.

El pasado día 9 fue liberado Miguel Valdés Tamayo, también del "Grupo de los 75", con una licencia "extrapenal" por motivos de salud.

El disidente, de 47 años, había sido condenado a 15 años de cárcel y sufre una miocardiopatía hipertensiva que, de agravarse, puede derivar en la necesidad de un trasplante de corazón.

Valdés Tamayo fue liberado en los mismos términos que Julio Antonio Valdés Guevara, también del "Grupo de los 75", quien salió de prisión en abril con licencia "extrapenal" debido a una grave enfermedad renal.

La excarcelación de Valdés se produjo apenas un día después de que la puesta en libertad sin cargos de otros cuatro disidentes cubanos detenidos en La Habana en febrero de 2002 y que se encontraban encarcelados en espera de juicio.

Leonardo Bruzón, Carlos Alberto Domínguez, Emilio Leyva y Lázaro Miguel Rodríguez, excarcelados a primeros de junio, estaban considerados "presos de conciencia" por Amnistía Internacional.

Rechaza registro visual corporal esposa de prisionero de conciencia
Por Moisés Leonardo Rodríguez Valdés / Grupo Decoro

3 de junio de 2004

La Habana - www.PayoLibre.com - Dulce Maria Amador Morales, esposa del prisionero de conciencia Carmelo Agustín Díaz Fernández que cumple una condena, de 16 años de privación de libertad en la prisión Combinado del Este, se negó a ser sometida a un registro visual corporal como condición previa para recibir la visita conyugal que le señalaron para el día 31 de mayo por considerarlo improcedente en el caso de presos políticos y de conciencia y vejatorio contra su persona.

Explica la esposa del prisionero, que resultara enjuiciado y condenado durante la gran represión de marzo del 2003, que recibió la notificación de la visita el día anterior a las seis y media de la tarde por boca de la hija del reo a quien, a su vez, se le había hecho saber de tal asunto a las cinco y media del mismo día por no poseer teléfono particular Amador Morales.

Después de "correr" para conseguir qué llevarle a Carmelo, sigue explicando la esposa, al llegar al reclusorio una miembro del ministerio del interior le indicó al entrar al salón de requisia a familiares de presos comunes "súbete la blusa y el ajustador. Bájate el pantalón y el bloomer y haz cuclillas".

A la petición respondió Dulce Maria "yo no acepto porque nadie me humilla ni pisa mi dignidad". Posteriormente informó al instructor a cargo de los presos que, como Carmelo, se encuentran en el hospital de dicha prisión que notificara al mismo que "si en el próximo ocurre lo mismo, nunca más tendremos pabellón."

Prisionero de conciencia será sometido a intervención quirúrgica

LA HABANA, 20 de mayo (Moisés Leonardo Rodríguez Valdés, Grupo Decoro www.cubanet.org) - Aquejado de la dolencia conocida como "dedo en resorte", el prisionero político Carmelo Agustín Díaz Fernández debe ser sometido a intervención quirúrgica, como única alternativa a su dolencia, en fecha aún no conocida por los familiares.

Carmelo Díaz, en el momento de ser detenido y condenado a 16 años de privación de libertad, en abril del pasado año, era el director de la Agencia de Prensa Sindical Independiente y miembro del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos.

Dulce María Amador Morales, esposa de Díaz Fernández, explica que conoció del hecho durante la visita familiar de dos horas de duración que tuvo el preso político el día 11 de mayo, coincidiendo con su cumpleaños 67. "Tiene la mano inflamada y limitación de movilidad en los dedos afectados", afirmó Amador Morales.

Producto de la enfermedad, consistente en el endurecimiento de la vaina de los dedos, Carmelo ha de recibir primeramente tratamiento de fisioterapia, y más tarde, como única alternativa, ser intervenido quirúrgicamente para restaurar la movilidad perdida, según explicó a los familiares el Dr. Carlos Espinosa, ortopédico de la prisión Combinado del Este, en la capital, en la que el reo extingue su condena.

Concluye Dulce María destacando que su esposo se encuentra "muy bien de ánimo y un poco recuperado. Su presión arterial, que desde su reclusión se ha mantenido alta, y en ocasiones ha hecho crisis, en estos momentos está estabilizada".


Sorprende prensa estatal con entrevista a esposa de preso cubano
Por Pablo Rodríguez Carvajal

14 de marzo de 2004

www.PayoLibre.com - A las 10 de la mañana de hoy domingo, 14 de marzo, cuando Dulce María Amador González, la esposa del prisionero de conciencia Carmelo Díaz Fernández, se preparaba para asistir a la misa de Santa Rita, fue visitada por miembros de la prensa televisiva con el fin de hacerle una entrevista.

La esposa del activista preso bajo gran sorpresa, -ya que para quien no comulgue con el sistema ser entrevistado por la prensa "oficial", es algo no conocido en los últimos 45 años-, preguntó si lo que ella dijera sería puesto en la televisión, a lo que los periodistas le respondieron afirmativamente.

Según Dulce Amador la periodista basó fundamentalmente sus preguntas en el trato recibido, lo mismo por ella que por Carmelo, de parte de la Seguridad de Estado. "Le dije que siempre había habido un trato de respeto pero con una línea divisoria, con distinta ideología: él (el agente) tenía la suya y yo la mía", agregó.

"Al inicio de la entrevista le dije que Carmelo tenía 66 años de edad, que estaba cumpliendo una condena injusta de 16 años, lo dije así clarito, y que Carmelo era un preso político y de conciencia y yo consideraba que era una condena injusta, porque él era un hombre de la tercera edad, a las puertas de cumplir 67 años, ahora el 11 de mayo.

"Yo específicamente le dije que yo estaba trabajando en una petición de amnistía que se presentaría a la asamblea próximamente. Una petición con firmas, basada en los derechos humanos. Le dije que en el caso de ellos, como eran la prensa acreditada en Cuba, pues yo abogaba al gobierno cubano para que le diera amnistía o la extrapenal, a Carmelo Díaz Fernández, en este caso, porque ella siempre se refirió al caso mío y de Carmelo", aseveró Dulce.

La esposa del disidente ha dicho, desde un inicio, que Carmelo ha tenido asistencia médica, ha estado ingresado 2 veces. Y que cuando ella ha llamado o se ha presentado en la prisión de Guanajay, en La Habana, las autoridades la han atendido.

Pero lo que le extraña de todo esto es que específicamente en su caso, que Carmelo ha tenido esa atención, y han tenido un trato de respeto con ella, vengan a entrevistarla, sabiéndose que su esposo ha estado confinado en Guanajay, donde el régimen de rigor es distinto al de las demás prisiones, donde otros presos no han tenido el mismo trato.

Se pudo conocer que también entrevistaron a Margarita Borges, esposa del prisionero de conciencia Edel José García, así como a Gisela Delgado Sablón, esposa del preso de conciencia Héctor Palacios Ruiz; el primero recientemente trasladado de la prisión de Boniato al hospital del Combinado del Este; el segundo fue intervenido quirúrgicamente, a finales del mes pasado, de la vesícula.

Hasta el momento no se ha sabido si han ido a entrevistar a los familiares de otros de los tantos presos de conciencia que NO están recibiendo atención médica, como Leonardo Miguel Bruzón Ávila, Oscar Espinosa Chepe y otros tantos que harían esta nota interminable.

 

Cristiano y demócrata

LA HABANA, 14 de enero (www.cubanet.org) - Anti castrista y liberal, Carmelo Díaz mantiene fuerte su espíritu de lucha en la cárcel de Guanajay donde extingue una injusta sanción de 16 años de privación de libertad. Aunque las condiciones carcelarias han quebrantado su salud de forma apreciable, el espíritu libre y rebelde del sindicalista se mantiene firme en los principios sustentados.

Con una trayectoria limpia y un aval de lucha impresionante, Díaz Fernández estuvo entre los primeros arrestados durante las razzias de la Primavera Negra de marzo de 2003. Su activismo sindical como vice director del Centro Nacional de Capacitación Sindical y Laboral, y la labor desarrollada bajo la dirección del también sindicalista Pedro Pablo Álvarez Ramos, le ganaron un lugar privilegiado para la vendetta oficial de marzo.

Pero a todo esto debe sumarse su labor periodística en las filas de la prensa independiente. Carmelo Díaz Fernández fundó y dirigió hasta su arresto la Agencia de Prensa Sindical Independiente de Cuba, y se desempeñó como corresponsal de la revista Desafíos, que se edita en Caracas, Venezuela.

Apasionado luchador por las reivindicaciones de la clase trabajadora, se destacó como comunicador, desarrollando una amplia labor de propaganda, divulgación y proselitismo a lo largo y ancho de la Isla. A partir de la agencia de prensa por él creada estableció una singularmente eficiente red de colaboradores, que le permitieron tener un retrato de primera mano sobre la condición laboral real en Cuba.

Su pasión y experiencia en el trabajo sindical se evidencian en la participación que tuvo en la creación de la Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling. Allí participó en el grupo fundador de la misma desde su primer ejecutivo.

Pero quizás su conducta bajo presión constituye el sello característico de esta personalidad cálida, fraterna y por encima de todo, solidaria. Cuando la policía política del régimen, por orden directa del jefe de estado, reprimió duramente y frustró la celebración del congreso del Consejo Unitario de Trabajadores de Cuba (CUTC) en el año 2000, Carmelo reaccionó con energía.

Al permanecer arrestado Pedro Pablo Álvarez Ramos, figura principal del Consejo Unitario, junto a delegados provinciales y activistas a lo largo de todo el país, Carmelo se multiplicó en programas radiales, conferencias, alegatos, comunicados de prensa, artículos y toda una febril campaña, a despecho de las amenazas que la policía política del régimen le formuló en aquel momento, según dijeron "por orden del jefe de estado".

Con 66 años, enfermo e invicto, este guantanamero digno merece ser recordado en la forma en que se autodefinió. Cuando en aquella ocasión le pregunté cómo debía presentarlo, si como periodista o como activista sindical, me dijo:

- Chico, cristiano y demócrata, lo otro te lo dejo a ti.

 

El prisionero olvidado

LA HABANA, 31 de octubre (www.cubanet.org) - A diario nos llegan comunicaciones desde el exterior sobre las disímiles y múltiples actividades que se realizan en Europa, los Estados Unidos y América Latina a favor de los 75 luchadores pro democracia que fueron condenados a largas penas de prisión en juicios sumarísimos el pasado abril.

Estas actividades, como dijimos anteriormente van desde las denuncias de organizaciones ante distintos foros internacionales sobre la falta de transparencia de los procesos efectuados contra el llamado grupo de los 75, hasta el envío de ayuda humanitaria a sus familiares.

Una de las últimas informaciones al respecto llegó de Francia. Un grupo de parlamentarios franceses de diferentes tendencias (excepto los comunistas), apadrinaría a un número igual de prisioneros de conciencia en la Isla y, de esa forma, cada uno de los parlamentarios tendría más tiempo y más posibilidades de llevar a cabo una campaña efectiva a favor de los cautivos, toda vez que solamente se concentrarían en uno de ellos.

Sin embargo, fuentes de la disidencia señalan que les preocupa que a siete meses de la violenta ola represiva que desató el régimen contra estos luchadores pacíficos, los cables internacionales y las distintas agencias informativas de Europa y del continente sólo mencionan a algunos de los encarcelados, ignorando por completo a otros, que si bien no son muy conocidos internacionalmente, no deben ser olvidados.

Tal es el caso de Carmelo Díaz Fernández quien, en el momento de su arresto y condena a 16 años de prisión, se desempeñaba como director de la Agencia de Prensa Sindical Independiente de Cuba,, adscrita al Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos, desde donde informaba las violaciones de carácter laboral que se cometen en la Isla.

Practicante fervoroso de la fe cristiana, e intransigente contra el abuso y lo mal hecho, Carmelo Díaz se afilió en 1991 al Partido Solidaridad Democrática, donde desplegó una intensa actividad política, lo que motivó que sufriera una tenaz persecución por parte de la policía política, siendo amenazado con la cárcel en varias ocasiones.

En 1993, junto a Adolfo Fernández Saínz (también encarcelado durante la última ola represiva), fundó la Central Sindical Cristiana, organización que dos años más tarde se integraría al Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) que dirige Pablo Pablo Álvarez Ramos, quien cumple una condena de 25 años de cárcel.

A pesar de su estado de salud y de su edad, 66 años, Carmelo Fernández no decepcionó a sus hermanos de lucha cuando fue juzgado en la farsa montada en su contra. Cuando el fiscal quiso endilgarle a Pedro Pablo Álvarez la autoría de algunos materiales publicados en el exterior, Carmelo pidió la palabra y eximió a su compañero de toda responsabilidad, declarándose autor principal de todo lo publicado por la agencia que dirigía.

Sindicalista independiente enferma en prisión

LA HABANA, 25 de julio (www.cubanet.org) - El sindicalista independiente y prisionero de conciencia Carmelo Díaz Fernández, de 66 años de edad, que se encuentra encarcelado en la prisión de Guanajay, sufre de linfangitis en las piernas y de hipertensión arterial, informó Dulce María Amador Morales.

Según los familiares de Díaz Fernández, el sindicalista tiene picadas de insectos por todo el cuerpo, lo que provocó la inflamación de sus piernas, y hasta el momento no ha recibido tratamiento de antibióticos ni inflamatorios. Además, la hipertensión arterial está siendo tratada con un medicamento retirado del mercado y que además no le ha resuelto la crisis.

Los familiares de Díaz Fernández han exigido a las autoridades del penal que se le realice un chequeo médico, debido a su edad y a las complicaciones en la salud que ha venido presentando y de las cuales no existían antecedentes.

Por otra parte, responsabilizan al gobierno de las posibles consecuencias que pueda tener la linfangitis del sindicalista, que sólo camina unos metros una vez al día por una hora, cuando lo llevan a tomar el sol.

Díaz Fernández es subdirector del Centro Nacional de Capacitación Sindical y Laboral y director de la Agencia de Prensa Sindical Independiente de Cuba (APSIC), y cumple una condena de 16 años de privación de libertad, impuesta en la reciente ola represiva contra la sociedad civil.


Ratificadas las condenas de sindicalistas independientes

LA HABANA, 19 de junio - Los recursos de casación presentados por los abogados defensores de Carmelo Díaz Fernández y Pedro Pablo Álvarez Ramos contra las sentencias aplicadas a los sindicalistas independientes fueron respondidos por el Tribunal Supremo Popular con la ratificación de las condenas de 16 y 25 años de privación de libertad, respectivamente.

Los jueces Plácido Batista Veranes, Pedro A. Pérez Pérez, Guillermo P. Hernández Infante, Jorge Pinera Ugarte y Ada Iris Marino Larramendi concluyeron que "la traición a la patria" es el más grave de los delitos.

Según los jueces, quedó demostrado que los acusados trabajaron y colaboraron a favor de una superpotencia extranjera, en la realización de actos con el propósito deliberado de cambiar el régimen económico, político y social de Cuba.

La sentencia número 26, que responde al recurso de casación, fue dictada el 5 de junio en la sala de delitos contra la seguridad del estado del Tribunal Supremo Popular.

Carmelo Díaz Fernández, de 66 años, periodista independiente y miembro del Centro Nacional de Capacitación Sindical y Laboral, extingue su condena de 16 años en la prisión de Guanaja, en la provincia La Habana.

Pedro Pablo Álvarez Ramos, secretario general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos, cumple la sanción impuesta de 25 años en la prisión Canaleta, en Ciego de Ávila.

Ambos sindicalistas, además de trabajar a favor de la democracia y en defensa del respeto a los derechos humanos en Cuba, denunciaban las violaciones de los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por parte de las autoridades cubanas, razón por la que fueron sancionadas en Ginebra, Suiza, el pasado día 11.

 

Empeora la salud de sindicalistas independientes encarcelados

LA HABANA, 4 de junio (www.cubanet.org) - Continúa en estado crítico de salud el prisionero de conciencia Carmelo Díaz Fernández, miembro del ejecutivo del Centro Nacional de Capacitación Sindical y Laboral, que cumple una condena de 16 años de privación de libertad en la prisión de Guanajay, provincia La Habana.

El sindicalista independiente tuvo que ser atendido esta semana después que su compañero de celda tuviera que vociferar para que los funcionarios del centro penitenciario llamaran al personal de salud y le prestaran atención médica.

Según los familiares de Díaz Fernández, en la visita anterior también presentaba altas cifras de presión arterial, que no cede al tratamiento medicamentoso utilizado. Pero esta vez convulsionó, al aumentarle a 200 sobre 120, tiene malestares estomacales y ha bajado mucho de peso.

Asimismo, se pudo conocer que el también prisionero de conciencia Miguel Galván Gutiérrez, quien es impedido físico, continúa con diarreas sanguinolentas y aspecto preocupante, a la vez que le supura una herida producto de una operación quirúrgica en 2000.

Galván Gutiérrez se encuentra en la prisión de Agüica, en la provincia de Matanzas, donde cumple una condena de 26 años de privación de libertad.

 

Fortalecido en sus ideas sindicalista independiente encarcelado

LA HABANA, 30 de mayo (www.cubanet.org) - El prisionero de conciencia Carmelo Díaz Fernández, que extingue una condena de 16 años de privación de libertad en la prisión de Guanajay, en la provincia La Habana, dijo a sus familiares durante la última visita que se sentía fortalecido en sus ideas por luchar a favor de la democracia y la libertad, informaron éstos.

El sindicalista y periodista independiente, que cumplió la semana pasada 66 años, ha bajado de peso y comentó que tenía malestares estomacales. Los oficiales de la prisión dijeron a su hija que Díaz Fernández estaba presentando hipertensión arterial que no cede con el tratamiento utilizado.