Este portal es el eco del cubano que vive en la verdad.


Síntesis biográfica de Alejandro González Raga

De 48 años de edad. Hijo de Angel y de Georgina, natural de Camagüey. Periodista independiente y miembro del Movimiento Cristiano Liberación.
Está casado con la Sra. Bertha María Bueno Fuentes.
Condenado a 14 años, está cumpliendo su sentencia en la prisión de Canaleta en Ciego de Avila.
Su familia reside en Palomino #50 e/ 7 y 8, Reparto Amalia Simoni, Camagüey.

ARTICULOS:

Noche Buena con candado chino
Prisionero de conciencia reclama solidaridad
Rostros entre rejas: Alejandro González y Alfredo Pulido
No hay medicamento para opositor pacífico

Periodista encarcelado reclama atención médica
Carta de periodista encarcelado

Preocupada esposa de periodista preso

Causa #2: Documento de Sentencia
Otros sentenciados en esta causa: Alfredo Manuel Pulido López, Normando Hernández González y Mario Enrique Mayo Hernández

 

Prisionero de conciencia reclama solidaridad

LA HABANA, Cuba - 15 de febrero (Ernesto Roque Cintero, UPECI / www-cubanet.org) - El prisionero de conciencia Alejandro González Raga, condenado durante la primavera negra de Cuba, y recluido en la prisión de Kilo 7, en la provincia Camagüey, reclama ayuda internacional para su causa. La carta de González expresa:

"Ante la cruel indiferencia del gobierno, que hace oídos sordos no sólo a los reclamos de libertad de infinidad de personalidades e instituciones defensoras de los derechos humanos, de lideres religiosos y políticos de todo el mundo; que desoye criterios médicos, y que con toda premeditación se niega a actuar en consecuencia ante el creciente deterioro de mi salud, declaro a la opinión publica: La verdadera intención oficial es hacernos pagar con la vida el desacato que representa el haber exigido nuestros derechos, el crimen de haberlos asumido, a despecho de quienes los conculcan.

"Siendo así, seremos los eternos prisioneros de la macabra intención de utilizarnos como monedas de cambio. Pretenden doblegarnos no porque seamos ejemplares, sino porque somos la esperanza de nuestro pueblo, y la esperanza es algo que está negado a los cubanos.

"Reclamo a todas las personas de buena voluntad el apoyo necesario para que cesen las violaciones de los más elementales derechos, para que no se deje consumar el crimen, para que hombres cuyo delito solo ha sido el abrazar la verdad no mueran en prisión. No lo permitáis".

Rostros entre rejas: Alejandro González y Alfredo Pulido

Adrián Leiva

LA HABANA, Cuba – 15 de agosto de 2005 (www.cubanet.org) - En la misma medida que la campaña cívica por el Proyecto Varela ganaba espacio dentro de un amplio sector de la población cubana en la Isla, los activistas lograban llegar a la gente sorteando todo tipo de escollos. Unos eran impuestos por la policía política generando la confusión o a través de la misma represión.

Gracias a la labor desplegada por tantos activistas comprometidos con el Proyecto fue que se obtuvieron los resultados esperados. Su constancia, su participación fructífera, temporal o total, hizo que muchas personas no vinculadas a la oposición decidiera de manera voluntaria sumarse a la recogida de firmas entre sus familiares y conocidos, haciendo su presencia extensiva a muchas zonas del país. Este paso a la larga permitió el éxito de la propuesta ciudadana. Entre aquellos esforzados hombres que llevaron el Proyecto Varela se encuentran Alejandro González Raga y Alfredo Pulido López.

Al desplegarse la campaña de recogida de firmas por la provincia de Camagüey fui designado a establecer el trabajo de coordinación en ese territorio. El objetivo era estrechar el vínculo con los activistas de la zona agramontina y hacer una selección del personal más idóneo para que formara parte del grupo coordinador a nivel provincial y más tarde nacional. En esas circunstancias conocí a Alejandro y a Alfredo, entre varios destacados miembros de la disidencia de aquella región. La seriedad demostrada por éstos y el interés en llevar adelante el proyecto, fueron los avales que les acreditaron como los mejores candidatos para integrar la dirección del Proyecto Varela en su provincia. El trabajo realizado por ellos demostró lo acertado de la decisión, pues sin su ayuda todo hubiera sido mucho más difícil.

Alejandro y Alfredo se convirtieron en verdaderos protagonistas de la historia nacional cuando asumieron el rol de aquel momento decisivo. Cuando estuve en la humilde vivienda de Alejandro, tanto él como su esposa Berta me dieron una acogida que me hizo sentirme entre amigos de toda una vida. La sencillez y los valores humanos que fui descubriendo desde entonces en los integrantes de ese matrimonio ha sido una de las más valiosas lecciones de sinceridad que he recibido en muchos años.

El vínculo de trabajo estrecho que desarrollé con Raga y posteriormente con Pulido, sobre cuyos hombros recayó el peso de aquella contienda civilista en un amplio sector del país, se mantuvo durante todo el tiempo en que estuvieron libres en las visitas que realizaban a La Habana por cuestiones de trabajo. La incorporación de ambos al Movimiento Cristiano Liberación los hizo además de amigos compañeros de ideas en la misma agrupación. Mi casa, que desde antes de aquella decisión estuvo abierta de par en par para ellos, los acogió ahora como se acoge la llegada de un hermano. La relación que se estableció entre estos dos luchadores y mi madre los convirtió en una familia especial donde los vínculos de sangre no tiene lugar para definir el cariño cercano entre los que integran esa comunidad.

Así nos sorprendió marzo de 2003 y la pena de escuchar entre los 75 detenidos los nombres de Alejandro y de Alfredo. Las condenas recibidas de 14 años cayeron como un mazazo que llenó de tristeza el ambiente de mi casa durante semanas. Las leyes cubanas intentaban con esta condena ahogar con el encierro de estos hombres cualquier intento de voz alzada en reclamo de las libertades y derechos reconocidos internacionalmente.

En la actualidad los prisioneros se encuentran en delicado estado de salud, entre otras razones por las condiciones de encierro en que han sido colocados. Sé del extremo estado en que se halla Alfredo Pulido, quien sufre la pena de verse entre rejas cuando él no ha cometido delito que justifique esa situación. Pero tanto Alejandro como él deben sentir aún en los más oscuro de las celdas la solidaridad de todos los hombres de buena voluntad que se indignen por tamaña iniquidad contra personas pacíficas como ellos.

No hay medicamento para opositor pacífico
Por Luis Guerra Juvier

Camagüey - ( www.nuevaprensa.com ) 17 de noviembre de 2004 - Berta Bueno Fuentes , esposa del periodista independiente Alejandro González Raga, declaró que a su esposo no se le está suministrando ningún tipo de medicamentos por que en la prisión no los hay.

A tal efecto la Sra. Bueno Fuentes declaró: “En la última conversación que tuve con Alejandro, me dijo que tenía mucho catarro, dolor en el pulmón derecho que es donde tiene la bronquiectasia y que no le están dando ningún medicamento porque no hay. Además tampoco me dejan pasar los medicamentos que le he llevado. Todo esto me preocupa mucho porque la próxima visita es el día 19 de noviembre y de aquí a esa fecha no sé si le habrían hecho alguna placa o análisis”.

El preso de conciencia fue condenado a 14 años de prisión en abril del 2003 en la causa de los 75, acusados por el gobierno comunista de La Habana, de atentar contra la seguridad del estado por sus actividades pacíficas y en el caso de González Raga, su apoyo al proyecto.

El comunicador se encuentra en la prisión camagüeyana de kilo 7 donde en menos de dos meses han muerto al menos 2 reos, (desde finales de septiembre a la fecha), en condiciones que cuestionan la propia atención médica en el mencionado recinto penal.

Periodista encarcelado reclama atención médica
Por Luis Guerra Juvier / Nueva Prensa

Camagüey (www.nuevaprensa.com) 2 de julio de 2004 - La esposa del preso de conciencia camagüeyano Alejandro González Fraga, denuncia la mala atención médica a que está sometido, ya que no le han hecho el exudado de garganta que necesita por irresponsabilidad de los encargados de su custodia.

Según la información suministrada a Nueva Prensa el pasado 7 de junio por Berta Bueno Fuentes, su esposo padeció de bronco-estacia y ahora tiene alteración en la garganta, así como una incómoda tos, por lo que le fue indicado un exudado por parte de los médicos.

Para realizar este tipo de prueba, el paciente debe tener cierto preparo, pero como no le avisan con antelación de que va a ser conducido al centro hospitalario, los asistentes del laboratorio clínico se ven imposibilitados de realizar el exudado al no reunir los requisitos mínimos exigidos.

De tal modo resulta que en cuatro ocasiones el reo ha tenido el conduce y en una ha llegado hasta el hospital sin solución.

Berta Bueno Fuentes concluyó que la desinformación premeditada a los reos pacientes, así como la desatención a los requerimientos de estos, constituyen violaciones de los derechos de ellos y una muestra de los desmanes que tienen que sufrir la población penal, y entre ellos con mayor rigor los presos de conciencia. Todo esto a pesar de que en el pasado mes de marzo el canciller cubano declaró en la televisión oficialista un régimen carcelario paradisíaco.

Carta de periodista encarcelado
Por Luis Guerra Juvier/ Nueva Prensa

Camaguey (www.nuevaprensa.com) 17 de marzo de 2004 - El prisionero de conciencia Alejandro González Raga, le escribió una carta a su esposa Berta Bueno Fuentes, desde la prisión de Canaleta ubicada en la Carretera de Sanguily, provincia de Ciego de Ávila, con fecha del 8 de febrero del 2004.

La carta fue escrita con motivo de los Días de San Valentín y el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Es un texto lleno de amor y añoranza por la separación forzosa e injusta y resalta su amor por la familia, a la vez que le recuerda las dos significativas fechas.

En la misiva, Alejandro González señala, "nuestras vidas cambiaron tan de repente, tan brusca y radicalmente, que aún no salimos de este estado de ensoñación. Esta separación de embrujo que nos rodea desde aquel aciago 18 de marzo..."

Y le indica en su carta: "pensar en las buenas cosas que aún quedan por vivir. Recibe un beso abrasador por el 14 de febrero", concluyó.

Alejandro González Raga es un periodista independiente, miembro del Movimiento Cristiano Liberación y gestor del Proyecto Varela en la provincia de Camaguey, fue condenado a 14 años de prisión, después de su detención el 18 de marzo del 2003, por la llamada Ley Mordaza, una ley castrista violatoria de los Derechos Humanos universalmente reconocidos.

Preocupada esposa de periodista preso
Por Luis Guerra Juvier / CubaPress

Camaguey (www.nuevaprensa.com) 16 de marzo de 2004.- Berta Bueno Fuentes, esposa del periodista independiente y prisionero de conciencia camagüeyano Alejandro González Raga, -condenado a 14 años de cárcel, por tener una actitud contestataria al régimen de la isla y reclamar los derechos de los cubanos- declaró que está preocupada por la salud de su esposo, tras su encierro de más de once meses en las cárceles castristas, y por la futura reubicación con los presos comunes.

Alejandro González Fraga, periodista independiente, miembro del Movimiento Cristiano Liberación y gestor del proyecto Varela en la provincia de Camaguey, fue trasladado para la sala de los penados en el Hospital Amalia Simoni de esta provincia desde la prisión Canaleta de Ciego de Ávila para un chequeo médico.

El pasado 24 de febrero la señora Bueno Fuentes lo visitó en el citado hospital y declaró: " Está bajo un tratamiento porque está presentando síntomas de presión alta y le están investigando producto de qué le sube la presión. Todo parece indicar que es producto del stress en que ha pasado estos últimos once meses de presidio."

Agregó la esposa del opositor que los oficiales que lo atienden le informaron que una vez terminado el chequeo médico, el reo será trasladado para la prisión kilo 8 de esta capital provincial lo cual le preocupa mucho.

"Me informaron que lo van a trasladar a kilo 8 en el destacamento 10, junto con los comunes, lo cual me tiene muy preocupada, porque él no es ningún preso común, él es un preso político."

Alejandro González Raga es uno de los cuatro camagüeyanos procesado en la causa de los 75, detenido en marzo del 2003 y residen en la calle Palomino No. 50, entre 7 y 8, Reparto Simoni, Camaguey..