ARTICULOS: JULIO 2005
 
noticias
publicaciones
poesia
cuentos
presos
boletin
enlaces
 



Mal rato encima de su dolor
Por Néstor Fernández

Confórmate socio
Por Ángel Roca Menéndez

Lisandro Otero y los sufrientes del otro lado
Por: Iliana Curra

Aguas revueltas ganancias de Fidel Castro
Por: Roberto del Jesús Guerra Pérez

Solidarios
por Moisés Leonardo Rodríguez Valdés
Ironías de la vida
Por: Lic. Oscar Espinosa Chepe
El factor Mandela
Por: Lic. Oscar Espinosa Chepe
La solidaridad humana no es patrimonio de nadie
Por Miriam Leiva

Por nuestros hermanos presos políticos
Por Roberto de Jesús Guerra Pérez

Bibliotecas Independientes, pilares de la democracia
Por. Adela Soto Álvarez

Después de la reunión un buen diálogo es lo mejor
Por: Ariel Delgado Covarrubias
Costo político
Por: Ariel Delgado Covarrubias


Mal rato encima de su dolor
Por Néstor Fernández

29 de julio de 2005

Naples, Fl. - www.PayoLibre.com - Por el mes de febrero, conocimos la noticia de que una joven, residente en Miami y natural de Quivicán, en La Habana, se encontraba en delicado estado de salud, que su vida estaba terminando y que su angustiada familia en Cuba hacia todos los esfuerzos por lograr que su madre, Carmen, fuera reconsiderada por la sección de intereses de los Estados Unidos en La Habana.

Gracias a Dios y a todos los que se volcaron urgentemente para hacer posible que Carmen acariciara a su hija Carmencita, se pudo obtener el anhelado sí del consulado e inmediatamente se produjo el viaje hacia Miami.

Fueron varios días de dolor, dolor que jamás se borrará del pensamiento de su familia, pero especialmente de su madre. Lamentablemente llegó el día del desenlace fatal y Carmensita dejo de existir.

Asistí a los funerales, para poder un poco que darle aliento a Carmen. Allí pude palpar el amor que Carmensita había sembrado en su corta vida, pues la tremenda cantidad de amistades y quivicaneros que había allí dejaba muestra de ello.

Carmencita dejó un pequeño hijo, con el cual su abuela Carmen tuvo el placer de compartir los pocos días que le quedaban en este país. Ya su viaje de regreso a Cuba era para el día 30 de junio y así se realizó.

Llegó el día 30 y Carmen se despidió de su otra hija que vive en Miami y demás familiares, yo el día anterior la había visitado para despedirme de ella y enviarle a su yerno José Miguel Martínez, bibliotecario independiente condenado a 13 años de cárcel, unas breves letras de saludo y solidaridad. También le pedí de favor le llevara a mi tía unos lentes de contacto que ella necesitaba.

Al llegar al aeropuerto de Boyeros, Carmen fue asediada por oficiales de la policía política, los cuales le abrieron todas sus maletas y le registraron todo lo que allí había, además las cartas que ella llevaba le fueron abiertas y leídas una por una y para colmo de los colmos, dos mujeres llevaron a Carmen para un cuarto y la hicieron desnudarse para requisarla.

Vean queridos hermanos hasta donde llega el odio extremo de estos salvajes, que no tienen el más mínimo respeto por alguien que ha perdido lo más grande que puede perder una madre: su hija. Vean una vez más, hasta donde llega el irrespeto y la soberbia. Vean como encima de su dolor repican como para rematar el amor tan grande que esta madre nunca perderá. Salvajes al servicio del tirano, sepan ustedes que el Amor siempre vence al odio y que la justicia se abrirá paso, algún día no lejano, en nuestro suelo cubano.

Pero no puedo dejar de escribir algo tan importante, el jefe de la seguridad de Quivicán, llamado Richars, se encontraba allí en el aeropuerto, parece que para identificar a Carmen. Y lo más doloroso para mí... este sujeto está casado con mi prima, nieta de mi tía Zenaida, a la cual Carmen le llevaba en sus revueltas maletas los lentes de contacto que yo le había pedido de favor.

Para Carmen, sus hijas, su yerno José Miguel, que aún sufre en la prisión de Guanajay, no perdamos la Fe, que todos estos gestos cobardes sólo hacen que el día de la justicia se acerque más.

 

CONFÓRMATE SOCIO

Ángel Roca Menéndez

Cuba – www.PayoLibre.com – La reiterada condena de Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra, ha permitido o exigido a las autoridades cubanas establecer una campaña sistemática, con el fin de demostrar que los condenadores no tienen moral para votar contra la Isla, pues ellos son los verdaderos violadores de la Carta de la ONU de 1948.

Lo más reciente que se ha podido observar en la televisión cubana es el spot publicitario con caricaturas, en que se comparan los derechos humanos en Cuba y los Estados Unidos, donde quedan apabullados y mal parados estos últimos. Pero si vamos atrás y a diversos medios, podemos encontrar una multitud de artículos, reflexiones, ensayos donde se relata una larga lista de violaciones que cometen los sancionadores, con lo cual se le quiere dar al lector, o escucha cubano, los elementos necesarios que le permitan constatar la falacia con que es tratada la noción caribeña en el forum internacional. Veamos.

Estados Unidos es el mayor violador de los derechos humanos en el mundo, donde nada ni nadie es respetado, hasta los niños son utilizados en experimentos de laboratorios. Por su parte los checos, polacos y rumanos discriminan a las mujeres. La Unión Europea aplica medidas segregacionista para con los países del otrora campo socialista. Los Gitanos son discriminados por los checos, los alemanes no consideran ciudadanos al 36% de la población, por su condición étnica.

Ahondando en la lista, vemos como los británicos violan los derechos de los irlandeses, y la criminalidad crece constantemente. Además, los españoles son unos hipócritas, pues tiene a un seremil de niños trabajando, mientras hay dos millones de desempleados en la península. Por su parte, Francia, es una pusilánime que cede ante las presiones ejercidas sobre ella, mientras en su territorio la xenofobia ha cobrado su cuota de seres humanos; y por demás, la educación allí es discriminadora contra los emigrantes.

En la lista no escapan los Suecos, y los bucólicos hijos de la nación nórdica resultan unos burladores innatos de los derechos de las minorías, con una brutalidad policíaca digna de las películas que se exhiben los sábados por la televisión cubana –todas ellas de procedencia norteamericana, claro está -. A ello se agrega que en la nación norteña nadie, y sobre todo los inmigrantes, tienen dinero para ir al médico, o comprar las medicinas que se les recetan, y para colmo de los colmos, los nazis han encontrado allí el terreno paradisíaco para sus fechorías.

Así el lector debe llegar a sus propias conclusiones, y estar maduro ideológicamente para cuando llegue al médico y no lo encuentre, por estar en misiones internacionalista, o no encuentre las medicinas , o su operación sea suspendida reiteradas veces por falta de cualquier recurso, por elemental que sea, debe pensar que sus derechos humanos no han sido violados, pues a usted de forma gratuita lo maltratan, que es como respetar el derecho de los que lo maltratan, de mirarlos con desprecio porque usted se ha convertido en un problema para ellos y, ¿qué derecho tiene usted de hacerle la vida desagradable a los otros?. Y si no entiende debe acordarse de los inmigrantes en Suecia que no tiene dinero para ser maltratados como usted.

Si usted se queja porque en los medios de difusión cubanos solo se admite la opinión de los dirigentes y sus acólitos, debe recordar que en Francia los inmigrantes no tienen derecho de leer la prensa, pues están condenados a ser analfabetos por toda la vida.

Si usted al final de mes es pagado con una monedad devaluada 25 veces ante el dollar, moneda con la cual deberá comprar parte sustancial de los productos para sus necesidades personales, no debe asustarse, pues en España el desempleo anda a trocha y mocha condenado a más de dos millones de personas.

Si para esta fecha usted no acaba de convencerse de que vive en el país más democrático del mundo, y se decide hacer valer sus derechos, y para ello se reúne con unos conocidos, y pretenden constituirse en un sindicato, ajeno a los oficialistas, únicos permitidos en el país, debe recordar que la opción es ser expulsado del trabajo, y sancionando a larga condena, si no es que pierde la vida, por ser un espía, pues usted, sin saberlo, está al servicio de una potencia enemiga, de ahí que resulte estar involucrado en una conspiración mundial contra el gobierno. No obstante usted deberá aceptar su destino, pues los desempleados en todo el mundo no tienen ni derecho al trabajo. Entonces, ¿de qué se queja usted?

Si su hijo, a quien la han quitado el derecho a tomar leche por tener 8 años, va a la escuela sin desayunar, y anda bajo de peso por hacer una comida al día, y no tiene dinero para la merienda, usted no tiene derecho a quejarse, sino piense en esos niños del llamado mundo desarrollado, que forman una clase explotada y no van ni siquiera a la escuela.

Nada, que usted y sus derechos humanos, aunque no lo crea, en Cuba son respetados como en ningún lugar de la tierra. Así que, confórmate socio, antes de que te pase por encima la rueda del socialismo, que tiene todo el derecho del mundo de aplastarte.

Dado, desde La Habana, por Roberto Santana Rodríguez el día 21 de julio de 2005.

LISANDRO OTERO Y LOS SUFRIENTES DEL OTRO LADO
Por: Iliana Curra

Quizás sin darse cuenta el escritor Lisandro Otero ha dicho algo verdaderamente interesante en su artículo titulado “La respuesta de los sufrientes”, aunque, por supuesto, solo se dedique a defender a lo que ideológicamente se aproxima.

Su condición de intelectual de la Cuba de Castro, aunque es naturalizado mexicano, no le permite opinar algo que sea contrario a los preceptos del vejete caribeño. Eso le costaría no poder entrar jamás a la isla. Y es por eso que Lisandro Otero se pone del lado del terrorismo, aún reconociendo que “no obtiene resultados políticos apreciables como no sea un repudio generalizado”, aunque ya sabemos de su larga trayectoria defendiendo el terrorismo de estado de su comandante en jefe.

Otero justifica los atentados realizados en Londres del mismo modo que justificó también el derribo de las Torres Gemelas en Nueva York. Con España sucedió otro tanto. Son sus terroristas y no permite que nadie los toque ni con el pétalo de una rosa. Es el mismo que recuerda a Salvador Allende el 11 de septiembre para evitar hablar de los atentados en Mahattan, y habla de los desaparecidos en Chile, mientras que en Cuba todo es una maravilla.

Cuando dice que “destruir ciudades, incendiar aldeas y arrasar con el patrimonio cultural de un país y pretender inmunidad tras ese estrago”, refiriéndose a los británicos, me recuerda que, eso mismo sucedía cuando los invasores castristas en Angola, Etiopía, el Congo y otras ciudades africanas sufrían lo mismo. Pero eran sus invasores. Nadie puede criticarlos, mucho menos cuando fue su comandante Castro quien los llevó a esas aventuras en la selva africana para buscar oro, diamante y maderas preciosas. No he leído nada de su parte que reconozca la barbarie cometida en esos países.

Siempre del lado de los desventurados. ¡De sus desventurados! Y para eso menciona el atentado al avión de Cubana de Aviación en 1976, señalando que sus autores se encuentran refugiados en los Estados Unidos, porque si el vejete de verde olivo dice que son ellos, lo son. ¡Ni que hicieran falta pruebas para eso!

Tampoco han necesitado pruebas para encarcelar a cubanos que en la isla se oponen a la dictadura de Fidel Castro, pero ahí están, consumiéndose en las prisiones, golpeados y vejados por un régimen que ha cometido, y comete, crímenes desde que se impuso hace casi cinco décadas en el poder. No recuerdo al sensible intelectual haber escrito en defensa de ellos. Mucho menos levantar su voz por los tres últimos fusilados del régimen, que pudiendo ser condenados por lo que hicieron, fueron llevados ante el paredón en menos de 48 horas. Pero no son sus fusilados.

Y es que Lisandro Otero, a pesar de conmoverse histriónicamente por los suyos, no siente compasión por los que en su propia patria son avasallados por la dictadura militar que los pisotea sin piedad. Porque esa es su dictadura. La que defiende hasta el final porque está comprometido con ella hasta la médula.

Su indiferencia, rayando en la perversidad de su sonrisa cómplice y sus infames escritos a favor del régimen, lo han hecho parte de esa estructura diabólica llamada revolución. Esa misma revolución que ha perseguido, encarcelado y reprimido a tantos intelectuales como él. Si acaso, una débil protesta como en un susurro para que nadie lo escuche, ha sido su respuesta en algún momento, para luego continuar en su sumisa posición de escritor a favor de ese fatal sistema.

“No podemos derramar tantas lágrimas de un lado y permanecer insensibles hacia el otro”. ¡Y tiene razón el intelectual! Es por eso que también nosotros, los sufrientes del otro lado, tendremos una respuesta cuando esta noche larga y negra se acabe. Será igualmente “la justa cólera de los martirizados”. Porque como bien dice Lisandro Otero, “los mansos han decidido dejar de serlo”. Es bueno que lo sepa porque él mismo lo escribió: “que no se puede ultrajar a un pueblo impunemente!

Todo en su momento, señor escritor. ¡Todo en su momento!

AGUAS REVUELTAS GANANCIAS DE FIDEL CASTRO
Por: Roberto del Jesús Guerra Pérez

24 de julio del 2005***

La Habana – www.PayoLibre.com – Que el Huracán Dennis azotara la isla de Cuba vino como anillo al dedo a los intereses del gobernante cubano Fidel Castro, el que para limpiar su imagen ante el pueblo y el mundo, renunció a la ayuda humanitaria ofrecida por los Estados Unidos y la Comunidad Europea.

El once de julio se reunió con sus colegas de la mesa redonda informativa, y se pasó por más de siete horas echándole la culpa al huracán mercenario, como calificó al devastador ciclón, por las inclemencias que dejó en un alto número de poblados, además de todas las necesidades que está presentando el pueblo cubano, con las carencias de electricidad, agua, gas y alimentos, y el derrumbe de sus viviendas.

-Realmente el Huracán escogió la peor trayectoria y llegó con su diabólica furia- dijo el dictador cubano en su intervención del día once del presente dedicada a ofrecer detalles sobre el paso del Huracán por el territorio nacional. Momento que aprovechó inteligentemente para llenar una vez más de promesas a ese pueblo que ya no cree en él.

El mandatario cubano no se da cuenta que el pueblo ya no le cree, porque han sido muchas las promesas que ha hecho durante cuarenta y seis años, entre ellas últimamente la letanía de las ollas arroceras, los chocolatines y las juntas para refrigeración que se han quedado en el olvido.

No se da cuenta tampoco, que desde el pasó de los ciclones Isidore y Lily hay personas que siguen viviendo en albergues sin condiciones, porque sus casas fueron derrumbadas por los embates de estos desastres atmosféricos y aún no les han brindado la ayuda que necesitan para construirlas.

¿Será que los colegas de la mesa redonda informativa no tendrán la investigación necesaria para poderla trasmitir a su Jefe, y decirles de cómo realmente está viviendo el pueblo?

¿No le habrán informado lo que sucede diariamente en las calles cada vez que el hombre de a pie tiene que enfrentar su realidad.

Innumerables son las anécdotas que pudieran contarse sobre esta realidad. Por citar unos ejemplos pudiera referirme a lo sucedido en la Panadería enclavada en la Calzada del 10 de Octubre, Ciudad Habana, precisamente en la calle Santa Anastasia entre San Francisco y Concepción en la barriada de Lawtón, cuando un ciudadano de unos 40 años junto a sus dos nietas cogidas de la mano gritaba desenfrenado ante el cúmulo de más de trescientas personas en una fila de aproximadamente cinco horas de estadía en el lugar, sin que el preciado alimento pudiera ser adquirido por los necesitados.

A este señor se le escucharon gritos de desespero, entre varias consignas antigubernamentales en contra del mandatario Fidel Castro, que el resto de los allí presentes asintieron

Igual sucedió en la calle Galiano entre San Rafael y el Barrio Chino. Un hombre de unos treinta y cinco años gritaba en plena vía pública… “Abajo Fidel”,…Fidel asesino,… nos estas matando de hambre”…

Y en la calles Lealtad y Neptuno en Centro Habana, muchos hombres escalaron las rejas de la Panadería, motivados por el hambre, mientras otros se involucraban en riñas tumultuarias, en las que tuvo que intervenir la policía nacional de forma violenta para calmar el estallido del pueblo. Se conoció que hasta golpes con los palos reglamentarios, le fueron propinados a los involucrados por parte de gendarmería.

Hechos como estos y de otras envergaduras lo está llevando a cabo el pueblo cubano ante la falta de alimentos, luz, y agua, y una respuesta esperanzadora que garantice su pronta recuperación.

Todo indica que el gobernante Fidel Castro, piensa que con discursos risibles donde aparenta una inocencia nunca antes vista. Exponiéndole al pueblo ollas arroceras y chocolatines, no resuelve nada, al contrario, irrita mucho más a la población que sobrevive en las más infrahumanas carencias alimenticias, por nombrar una de la más necesaria.

El pueblo tiene hambre, y el hambre le está desembocando la ira hasta al más pacífico y neutral.

¿Es qué no recuerda este señor que el hambre y la falta de libertad fue la que disintió en un sector muy importante de la sociedad cubana cuando la gesta comunista y en el propio año 1959?.

¿Qué otra cosa sino las propias causas fueron las que provocaron los éxodos: de Mariel en los años 80 y de balseros en 94?. Por eso es que el hombre mantiene latente la necesidad de emigrar del supuesto “Paraíso cubano.”

La sociedad cubana, en los últimos cuarenta y seis años de Castrismo, ha sido destinada a la hambruna, y se encuentra atrapada en su propia fuerza y energía. Así como los deseos frustrados, el instinto y las carencias materiales y espirituales, que son consideradas como una de las necesidades básicas del hombre y que pueden determinar en una serie de efectos sociales.


Roberto de Jesús Guerra Pérez, Delegado de la Corriente Martiana en Habana del Sur.
*** Este articulo fue recibido el día 13 en la mañana. El mismo día de su detención.

Solidarios

Por Moisés Leonardo Rodríguez Valdés

20 de julio de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – La disminución del número de instalaciones estatales seguras donde refugiar a los evacuados durante el paso de huracanes, el creciente número de viviendas que, por falta de mantenimiento y reparaciones, se hacen inseguras unidas a las construidas con materiales no adecuados a nuestras condiciones naturales y las no siempre buenas condiciones en los albergues estatales, explican que en los últimos años haya sido cada vez mayor el número de personas que buscan refugio en casas particulares: vecinos, familiares o amigos, ante la inminencia del paso de meteoros.

Este hecho es expuesto por representantes de la oficialidad en los medios de propaganda oficial como "muestras de la solidaridad del pueblo revolucionario".

En contraste con esto, opositores y disidentes, tan cubanos como los primeros; pero revolucionarios no oficialistas, sino de la revolución inconclusa del siglo XIX que encabezó Martí, clasificados oficialmente como contrarrevolucionarios, mercenarios y otros calificativos desacreditativos, ejercen también esa solidaridad.

Ejemplos de lo anterior lo tenemos en el paso del ciclón Dennis en los casos de los esposos José Abalos Pérez y Marta Martínez Barrinat que en su vivienda de Virtudes 509 del Municipio Centro Habana en esta capital, dieron albergue y alimentos cocidos con leña a 3 camagüeyanos, un villaclareño y 3 "sin casa" (dos de los cuales toman alimentos de comedores populares destinados a personas de la tercera edad que en esos días interrumpieron sus servicios).

En este mismo orden de cosas, este reportero pudo saber que Idanis del Rosario Martínez Martín, quien ocupa ilegalmente el sótano del edificio 63 de la calle Concepción entre Simpatía y Recreo en el municipio Regla, también de la capital, alberga a Carlos Martín Espinosa junto a su esposa e hijas de uno y ocho años respectivamente, pues la casa de este último perdió el poco papel de techo que le quedaba desde el paso de anteriores ciclones y se dañaron las pocas tablas sanas que le quedaban en su domicilio cercano al de Idanis del Rosario.

Otro caso de cubano solidario, aunque no revolucionario, es el de Mario Servando Pérez residente en Ave. 47 No. 4002 entre 40 y 42 en San José de la Lajas, provincia Habana, quien brindó su seguro domicilio como refugio a varios vecinos que poseen sus viviendas en precario estado. Aunque en la zona no se hizo necesario hacer uso de la oferta, lo importante es la disposición de este bibliotecario y periodista independiente que también promueve la Corriente Martiana.

Nada, que estos casos mencionados demuestran que el cubano es solidario de por sí antes y por encima de cualquier diferencia. Solidario ayer, hoy y siempre sin necesidad de apellidos o adjetivos.


Ironías de la vida
Por: Lic. Oscar Espinosa Chepe

19 de julio de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – Si algo tiene la sociedad cubana es su variedad de contradicciones y sorpresas. Altos dignatarios del gobierno, así como órganos de prensa y televisión oficiales desde hace semanas han utilizado profusamente declaraciones de personalidades, artículos de periódicos y programas televisivos norteamericanos en busca de apoyo a sus argumentos, en el marco de la campaña lanzada por las autoridades para que se castigue a Luis Posada Carriles y otros cubanos residentes en Estados Unidos por ser los presuntos autores de la voladura en pleno vuelo de un avión civil en Barbados, en 1976 y otros actos terroristas .

Así, se han divulgado reiteradamente puntos de vista expresados por Willians Delahunt, representante demócrata por Massachussets, quien ha subrayado con toda claridad su oposición al terrorismo e indicado que la legalización de la estancia de Posada Carriles en suelo del país, “destruiría la credibilidad de estados Unidos en la lucha contra el terrorismo”.

De igual matiz, han sido citadas declaraciones de Philip Peters, vicepresidente del Instituto Lexington, centro de estudios políticos de Estados Unidos con prestigio internacional.

Asimismo, en días pasados pudo apreciarse en el noticiero estelar de la televisión cubana vistas de la reunión que congresistas norteamericanos, entre ellos Jeff Flake, representante republicano por Arizona, y el propio Delahunt, llevaron a cabo con otras personalidades y público en general para oponerse al embargo a Cuba, y permitir que los ciudadanos estadounidenses viajen libremente a la Isla. En las tomas de cámara se recogieron hasta algunas palabras del representante por Arizona.

Jeff Flake ha promovido en el Congreso norteamericano, con amplio apoyo bipartidista, enmiendas a proyectos de Ley de gastos del Departamento del Tesoro para suprimir la partida destinada a vigilar la prohibición de viajar a Cuba.

Además con otros colegas, ha encabezado campañas para promover el libre comercio entre Cuba y su gran vecino del Norte.

Por si fuera poco, el pasado l3 de Mayo la televisión cubana usó el espacio de la Mesa Redonda para transmitir un video sobre la Conferencia de Prensa organizada por la ONG Answer, en Washington para pedir la extradición de Posada Carriles a Venezuela y condenar el terrorismo.

Entre las personalidades participantes se encontraban el académico Wayne Smith, ex jefe de la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba, y la activista sindical Gloria de la Riva, muy conocida en La Habana por sus reiteradas visitas y sus apariciones en los medios de prensa cubanos.

Resulta sorprendente la utilización por las autoridades cubanas de las declaraciones de las diversas personalidades citadas, pues uno de los argumentos que emplearon para condenarme a 20 años de prisión en la Primavera Negra del 2003, fue precisamente reunirme en varias oportunidades con ellos (con excepción de la Sra. De la Riva.)

En el juicio proyectaron un video del encuentro público efectuado en el Hotel Parque Central el 8 de marzo del 2003, once días antes de mi detención.

Esa reunión fue por invitación de los congresitas Jeff Flake , Willians Delahunt , Nita Lowey ,demócrata por Nueva York; Jo Ann Emerson, republicano por Missouri y otros representantes , y con la participación de Philip Peters.

El encuentro no fue clandestino. Inclusive fue redactado un Comunicado de Prensa que se divulgó internacionalmente.

Allí planteé la necesidad de normalizar las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, el levantamiento del embargo y de la prohibición de los viajes a la Isla, lo que siempre he estimado podría ayudar a alcanzar una sociedad más democrática y tolerante en nuestro país.

Por la parte norteamericana apreciamos, mayoritariamente, una posición coincidente con esos planteamientos.

En el juicio, también presentaron testigos de encuentros con el Señor Wayne Smith y otras personalidades en el Hotel Nacional, los cuales fueron realmente celebrados, y en su momento lo habíamos publicado.

Trataban de demostrar que estábamos vinculados a la Sección de Intereses de los Estados Unidos en Cuba.

Sólo olvidaron el pequeño detalle de que el Sr. Smith fue su Jefe en 1979. Al parecer por eso en la sentencia del Juicio el nombre aparece como Willians Smith funcionario de la Sección de Intereses. Que sepamos no ha existido una persona con tal apelativo allí en los últimos años.

Es verídico que asistí a actividades diplomáticas, invitado por la Sección de Intereses en La Habana, igual que lo hacen muchos norteamericanos, con plena libertad, a las realizadas por la Sección de Intereses Cubana en Washington.

Estas burdas acusaciones se realizaron con el objetivo de presentarme como un mercenario a sueldo de Estados Unidos y obvian que en mis escritos he reflejado siempre posiciones independientes y contrarias a la Ley Helms-Burtón, a la que en el juicio se me acusó falsamente de apoyar.

Esto no sólo lo expresé en las reuniones citadas, sino también en otras que he tenido el privilegio de sostener con otros senadores y representantes de los diversos partidos, académicos, intelectuales, diplomáticos y artistas, con los cuales he podido dialogar con absoluta franqueza.

Conocemos bien que en la sociedad norteamericana existen muchas personas con muy buena voluntad hacía nuestro pueblo, y en ningún momento hemos percibido en nuestros encuentros deseos de dictarnos pautas, por el contrario siempre ha existido un ambiente de respeto.

En el juicio contra mi existieron otras muchas violaciones y calumnias que espero en otra oportunidad poder denunciar públicamente.

Debe subrayarse que al utilizar el gobierno cubano las opiniones de políticos, intelectuales y la prensa norteamericana, resulta evidentemente la libertad de expresión existente en aquella sociedad, que contrasta con la deplorable situación en materia de derechos civiles y políticos y la imposibilidad de libre expresión prevaleciente en Cuba.

Sería útil que personas como Gloria de la Riva, el Reverendo Lucius Walter y el conocido abogado José Pertierra, que visitan reiteradamente Cuba por sus buenas relaciones con medios oficiales cubanos, también se interesen por la situación de los derechos civiles y políticos en la Mayor de las Antillas, y de los varios cientos de prisioneros de conciencia y políticos que permanecen en condiciones de prisión infrahumanas.

Ellos extinguen largas condenas por tratar de hacer lo que se realiza cotidianamente en los “imperfectos” Estados Unidos, sin ningún tipo de riesgo político o judicial. Esto les daría mayor credibilidad a sus actividades y planteamientos.


El factor Mandela
Por: Lic. Oscar Espinosa Chepe.

19 de julio de 2005


La Habana – www.PayoLibre.com – Para justificar posiciones políticas, como el embargo y otras medidas de las Administraciones norteamericanas aplicadas contra el gobierno cubano durante más de cuarenta años sin resultado alguno ciertas personas pretenden utilizar la transición sudafricana hacía la abolición del apartheid y la instauración de una sociedad democrática como ejemplo a seguir.

Según sus criterios, tales avances fueron logrados gracias a acciones “duras”como el cerco económico impuesto a la entonces ciudadela del racismo.

Esta teoría de la confrontación, como método ideal para conseguir cambios democráticos en regímenes totalitarios: muy en boga en los peores momentos de la “Guerra Fría”, es muy difícil de defender actualmente, si se toman en cuenta las enseñanzas de la historia.

Los cambios ocurridos en España, Europa del Este y Chile no fueron consecuencias de la confrontación, sino del diálogo y las negociaciones entendidas, esta última como el intercambio de concesiones entre las partes en pugna

Fue el triunfo de la sensatez y la reconciliación entre seres humanos, que sin olvidar el pasado como experiencia vivida, prefirieron reconstruir pacíficamente el presente, con vistas a un mejor futuro para las nuevas generaciones.

En todos estos procesos indudablemente estuvieron presentes otros factores importantes, coadyuvantes de los cambios.

Cabe mencionar entre otros, la solidaridad internacional con los luchadores por la democracia y una diplomacia que a la vez fue firme en condenar al totalitarismo, adoptó posiciones flexibles e inteligentes en el trato a distintos países sometidos a tiranías de derecho o de supuesta izquierda.

En Sudáfrica, como en otras latitudes, a pesar de los criterios de los abogados del rupturismo, fue la lucha heroica del pueblo por la democracia, lo que propició el entendimiento entre la minoría blanca y la mayoría negra, elemento decisivo en la derrota del odioso apartheid.

Así el factor Mandela, junto al indeclinable batallar de la población negra, sudafricana, constituyó el elemento fundamental que hizo posible el milagro.

Nelson Mandela, uno de los grandes líderes morales y políticos de nuestra era, fue quien con su política de reconciliación entre blancos y negros guió la transición hacía la democracia y el desmantelamiento del apartheid.

Con su procedencia real de la etnia xhosa, estaba predestinado a convertirse, sin grandes sobresaltos, en un jefe tribal.

No obstante renunció a la vida tranquila y próspera y como José Martí, escogió “la estrella que alumbra y mata” o sea una vida de lucha y sacrificio en aras de la liberación de sus hermanos negros del yugo racista.

Duros resultaron los años de crueles persecuciones a que fue sometido como líder primero de la Liga de la Juventud del Consejo nacional africano (ANC), y después de la propia organización.

Cumplió diversas condenas sin dejar de luchar por un estado multirracial hasta que recibió una sanción de cadena perpetua el 12 de junio de l964.

En condiciones terribles cumplió 27 años de prisión, padeciendo penosas enfermedades que lo llevaron hasta el borde de la muerte, sin que el régimen lograra doblegarlo, a pesar de todas sus argucias.

Con las continuas afrentas y bárbaros castigos, nunca sus represores alcanzaron que el odio y el resentimiento oscurecieran su fabulosa inteligencia y nobleza de carácter.

En una solitaria celda de Robben Island, concibió su teoría de reconciliación nacional, que en definitiva fue el factor esencial en la liquidación del apartheid, a la vez que evitó un enorme cataclismo social, que hubiera cobrado infinidad de vidas y destrucción, con consecuencias particularmente nefastas para la población blanca sudafricana.

La tarea de Mandela no fue fácil. Mucho odio había acumulado, innumerables humillaciones y sufrimientos soportó la mayoría negra por muchos años. Las masacres y los asesinatos “legales”se convirtieron en prácticas corrientes.

El régimen racista, en su frenesí irracional llegó al colmo de crear siente reservas o batustanes, territorios marginales supuestamente independientes, con el objetivo de confinar a la mayoría negra.

Mucha paciencia y tesón, en tales condiciones, tuvo que desplegar Mandela para convencer a la población negra de la viabilidad de sus propósitos, comenzando por sus propios compañeros del ANC.

Además de los obstáculos interpuestos por los sectores más retrógrados de la minoría blanca, el tribalismo y ancestrales discordias existentes entre las distintas étnias, internacionalmente exacerbadas por los racistas, constituyeron otros de los grandes problemas a superar.

Los enormes escollos no pudieron detener la voluntad indoblegable del gigante encadenado, quien desde sus horribles condiciones carcelarias supo continuar su “larga marcha hacía la libertad”, mediante negociaciones y compromisos que condujeron la sociedad sudafricana al puerto seguro de la compresión.

La reconciliación, apoyada por múltiples acciones de la población negra e intelectuales blancos sudafricanos, en momento alguno significó para Mandela la renuncia a los principios y la lucha por la libertad y la justicia social, sino una novedosa forma de combate para conseguir los objetivos deseados, sin mayores desgarramientos para los ciudadanos.

Asimismo, entendió que no era justo ni razonable que los sudafricanos negros y blancos, fueron rehenes del pasado. Para ello al mismo tiempo que obtuvo la libertad de sus hermanos de raza, dio seguridades a la minoría blanca de que no habría acciones de venganza, condición indispensable para el entendimiento con la minoría blanca que de sentirse acorralada y sin garantías, jamás hubiera aceptado una transición incruenta.

Como resultado Mandela se convirtió en un líder de la inmensa mayoría de los sudafricanos, ganándose el afecto y el respeto de negros y blancos.

La historia posterior es bien merecida. Premio Nobel de la Paz en l993, compartido con Frederik De Klerk , en ese momento presidente de la nación, primer presidente negro de Sudáfrica, vencedor en unas elecciones democráticas ,por abrumadora mayoría en mayo de l994.

Mandela voluntariamente no se presentó a la reelección al concluir su mandato en l999, traspasando el poder a líderes más jóvenes; gesto de desinterés que lo engrandeció aún más.

Hoy sin ostentar cargos oficiales, su prestigio e influencia internacional como estadista alcanzan niveles extraordinarios, apoyando en su grandeza moral y ejemplar trayectoria política.

Para los cubanos, con nuestras raíces ibero-africanas y cultura mestiza, es también un orgullo y una obligada referencia; en especial en estos momentos de prolongada crisis espiritual, política social y económica.

Por eso no debe extrañar que en la Prisión Provincial de Guantánamo, en condiciones de vida infrahumana. Los presos de conciencia y políticos leen y releen su autobiografía “El largo camino hacía la libertad”

En ella encuentran al igual que otros prisioneros en diversas cárceles de Cuba, el aliento para proseguir la lucha por una Patria reconciliada y democrática, sin odios ni rencores, donde todos los cubanos, sin renunciar a identidades políticas, podamos vivir respetándonos como hermanos. A eso nos convoca la vida ejemplar de Nelson Mandela.

LA SOLIDARIDAD HUMANA NO ES PATRIMONIO DE NADIE
Por: Miriam Leiva

12 de julio de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – El Gobierno de Cuba priva a los damnificados de recibir la ayuda internacional. El Gobierno de Estados Unidos le ofreció ayuda, que fue rechazada. Los cubano-americanos desearían auxiliar a sus hermanos, pero las medidas norteamericanas impiden el envío de alimentos, artículos de higiene personal, medicinas y comida, y limita las remesas.

Una muestra del espíritu solidario, basado en las tradiciones de respeto a los derechos humanos y la promoción de la democracia, sería levantar las restricciones. Ese gesto pasaría a la historia de las relaciones entre los pueblos cubano y americano, y fomentaría el prestigio de Estados Unidos en Cuba. Privaría a las autoridades cubanas de la gran coartada para culpar a enemigos externos de todos los problemas existentes en el país.

Millones de cubanos están sumidos en una tragedia nacional excepcionalmente traumática desde el 7 de julio. El poderoso huracán Dennis embistió el Archipiélago de Oriente a Occidente, muy próximo a la costa hasta cruzar diagonalmente la Isla a partir de Cienfuegos, atravesando Villa Clara, Matanzas y La Habana, afortunadamente ésta con menor intensidad.

Incluso Pinar del Río, que salió indemne de la furia natural, ha carecido de electricidad y otros servicios básicos, para que no olvide que los ciclones anteriores se habían ensañado en esa bella y fructífera zona.

Cuántas miles de personas perdieron sus paupérrimos hogares y todos sus bienes, aún no se sabe. Hoy sólo podemos tener el consuelo del refrán: “Del mal, el menos”. Pudo haber sido peor. Al parecer, únicamente hubo 11 fallecidos. Si hubiera pasado por la ciudad de La Habana, las afectaciones hubieran sido devastadoras para las vetustas edificaciones y, consiguientemente, para los más de 2 millones de personas concentradas en la capital.

Quienes menos hayan sufrido, no se han librado de la carencia de electricidad durante varios días, y su restitución por 4 ó 5 horas diarias. No ha habido gas para cocinar ni agua. Todos los escasos alimentos guardados en los maltrechos refrigeradores, se echaron a perder. Duele saber que tuvieron que ser desechados, a pesar de que se tenía hambre y que a algún niño o anciano no se podría alimentar.

¿Por qué tanta destrucción en el país? Las casas son antiguas, sin haber podido ser reparadas durante años, gracias a la tozudez del Gobierno de no permitir a sus moradores que las repararan adecuadamente, ya que no vende los materiales necesarios, y es muy remiso a otorgar permisos para la reparación y la construcción. Los techos, para “ahorrar”, se han convertido en pedazos de “tejas” o cartones reforzados con cemento, muy endebles y que vuelan al primer soplo. Aún miles de personas no han recibido las “magníficas” casas de bajo costo que las autoridades se comprometieron a otorgar, luego de catástrofes sucedidos años atrás.

Tampoco fue posible la más mínima preparación. No se vendieron velas, tablas u otros materiales de construcción para, al menos, asegurar algo. No ha sido posible alumbrarse porque ni velas se encontraban en las tiendas. No se podía escuchar noticias, ya que los radios son objetos “subversivos”. Imposible cocinar, pues el alcohol y el keroseno constituyen líquidos insalubres y muy caros para adquirir por el Estado.

A la pobreza ya existente en este vergel, se suma ahora la miseria y el dolor sin esperanzas, traídos por la naturaleza. Peor aún, ya se habla de otro fenómeno atmosférico, que pudiera convertirse en ciclón dentro de pocos días. Esta será una temporada excepcionalmente fructífera en meteoros. ¿Qué le espera, pues, a los cubanos de la Isla, digamos mejor, del Archipiélago?

El Gobierno se encapricha en no admitir la ayuda internacional urgente que podría hasta salvar vidas. Los hermanos residentes en el exterior sufren con nosotros, y su dolor se agudiza por la lejanía, y debido a las absurdas limitaciones impuestas para poder enviar la ayuda.

Según conocía las nefastas noticias sobre los estragos de Dennis, me angustiaba pensar que esos cubanos residentes en Estados Unidos, la comunidad mayor momentáneamente fuera de nuestro territorio, no puede auxiliar a sus familiares y amigos. Me sentí muy estimulada al leer el objetivo y hermoso artículo “Retórica política y drama humano”, de Pablo Alfonso, columnista de El Nuevo Herald, publicado el 10 de julio.

¡Hermanos, no es momento de atrincheramiento político a ambos lados del Estrecho de la Florida! El pueblo es uno, y no se merece exclusivismo. Si el Gobierno impuesto en Cuba nos niega el derecho a la solidaridad, pedimos a la Administración de Estados Unidos que se eleve, inspirada en las tradiciones de esa gran nación, y tienda sus manos al pueblo cubano.

Permitir que los cubano-americanos y americanos auxilien hoy, dejará huellas indelebles, demostrativas de gran generosidad y lucidez política. Indudablemente, este es un momento histórico crucial.

La Habana, 12 de julio de 2005

Miriam Leiva,
Periodista Independiente

Por nuestros hermanos presos políticos
Por Roberto de Jesús Guerra Pérez

5 de junio de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – ¿Como puede el señor Castro hablar de la lucha antiterrorista de su gobierno cuando tiene encarcelado alrededor de 400 presos políticos cubanos, por el solo hecho de pensar diferente, de informarle al mundo la realidad cubana y luchar por la verdadera democracia?

Estos hermanos no se encuentran preso por poner bombas en lugares públicos, en cuarteles ni en las calles para sembrar el pánico entre la población civil; quemar campos de cañas o formar grupos para la acción y sabotaje; o golpear a personas inocentes o tomar un país por las armas. Ellos no se encuentran preso por luchar en contra de un pueblo, sino de un gobierno totalitario que sobrepasa los 46 años privando a un pueblo de sus derechos.

Estos cubanos han evitado que haya hechos sangrientos contra personas inocentes. Su lucha es pacifica. Son defensores de los derechos humanos. ¿Como puede el señor Castro hablar de los terroristas que andan sueltos por el mundo, cuando el padre del terrorismo está suelto en Cuba; ha fusilado a unas 17 mil personas, hay unos 100 mil presos en las mazmorras cubanas; se han perdido en el estrecho de la florida unas 10 mil personas huyéndole al hambre y a la miseria y en busca de la verdadera libertad.

¿Cómo se le puede llamar a quien quita la leche a los niños cuando cumplen la corta edad de 7 años, a aquel que encarcela personas por el simple hecho de disentir?

Cuando el señor Castro hable de terrorismo debe sentirse orgulloso de lo que es. Yo lo bautizo padrino del terror, ya que tiene 11 millones de cubanos bajo la incertidumbre y el terror, personas que escogen mejor perder sus vidas en el Estrecho de la Florida antes que enfrentarse a él. Porque saben de lo que él es capaz. Saben que sobrepasa las 200 prisiones en el país, que son cementerios de hombres vivos sufriendo condiciones infrahumanas. Esto sólo lo hace un terrorista.

Por eso es que luchan nuestros hermanos prisioneros, porque no haya personas en el mundo como el señor Castro.

Roberto de Jesús Guerra Pérez, promotor de la Corriente Martiana en Habana Sur.

BIBLIOTECAS INDEPENDIENTES, PILARES DE LA DEMOCRACIA
Por. Adela Soto Álvarez – www.PayoLibre.com

5 de julio de 2005

Las Bibliotecas Independientes en Cuba se han convertido en fuertes pilares de la democracia, pues promueven la libertad intelectual a pesar de la censura y la represión de que son víctimas sus directores y todo aquel que sanamente desee disfrutar de sus ofertas.

Estas Bibliotecas comenzaron a surgir en toda la isla cuando en 1998 el mandatario cubano Fidel Castro aseveró a una periodista en la Feria Internacional del Libro de la Habana que en la isla no habían libros prohibidos, lo que no había era dinero para comprarlos.

Sin embargo esta afirmación fue falsa pues la realidad es otra y prueba de ello lo ha sido el constante acoso, represión y encarcelamiento que sufren aquellos hombres y mujeres que se unieron con valentía a la hermosa iniciativa que surgió en un hogar del oriente cubano, cuando Ramón Humberto Colas y su esposa Berta Mexidor en ese mismo año fundaron la primera biblioteca independiente, la cual llevó el nombre del más humano de los hombres Félix Varela.

Desde esa fecha se comenzó a desplegar por la isla caribeña el Proyecto de Bibliotecas Independientes de Cuba, llevando el saber sin censura al lugar más recóndito de la comunidad donde se encuentra enclavada cada BI, y sin importarle a sus directores el hostigamiento y la represión a que son sometidos constantemente, así como los decomisos, los registros y el acecho policial que no cesa en cada actividad efectuada, al igual que los boicoteos con el ánimo de dividir y ocasionar miedo a los participantes.

Estos BI comenzaron con un mínimo de 250 libros de diferentes temas, autores e ideologías y los expusieron al libre acceso de toda la comunidad interesada en ampliar su acervo cultural, tan limitado y dirigido por la censura gubernamental.

Al principio algunos bibliotecarios rescataron libros olvidados en closet y cuartos de desahogo. Otros lectores frustrados y con miedo donaron sus libros prohibidos por el sistema.

Una gran mayoría, entusiasmada por el nuevo proyecto intelectual consiguieron un buen número de bibliografías estancadas en el olvido y próximas a ser incineradas por sus dueños.

También se consiguieron libros, revistas, y folletos de diferentes temas políticos, sociales, filosóficos y otros que se encontraban en diferentes esteras para ser empacados como papel y cartón en los almacenes de diferentes empresas de Materias Primas, donados para estos fines por centros de educación y por ser considerados algunos, obsoletos y otros fuera de los intereses del estado cubano, pero que para las BI eran de gran utilidad por su objetivo principal que no es otro que esparcir el conocimiento sin censura a todos los ciudadanos interesados en el saber.

Posteriormente comenzaron las donaciones de simpatizantes cubanos, extranjeros, instituciones internacionales ONG, y otros.

Con estos aportes se comenzó a incrementar la existencia de ejemplares, libros, revistas, y otros materiales de trabajo, lográndose con el tiempo una amplia demanda en los temas de ecología, sociales, políticos, literatura infantil, juvenil, poesía, narrativa y destacándose las obras de autores del exilio.

Además un alto número de profesionales y estudiantes universitarios se acercaban a las diferentes BI desde su fundación, para solicitar bibliografías para trabajos docentes, las cuales no existen en las bibliotecas escolares o del estado.

Pero no solamente estas BI se dedican al servicio de prestamos, lecturas o consultas, en ellas también se realizan talleres de trabajos manuales, corte y costura, bordado, tejido a crochet, o dos agujas, pintura, talla en madera, literatura, tertulias, exposiciones, conferencias, cine debate, intercambios culturales, actividades recreativas, y de recolección de ropa reciclada para después de un proceso manual y con medios propios ser entregada a niños, mendigos, y amas de casa sin amparo filial, entre otras iniciativas de aprendizaje.

Todas estas actividades se realizan a pesar de que muchas bibliotecas no poseen las condiciones óptimas para ofrecer estos servicios, pero se hacen con el fin de satisfacer diversos intereses y necesidades de la comunidad.

Poco a poco el proyecto de BI de Cuba ha ido creciendo en locales, y audiencia, lo que indica que su necesidad y utilidad son indiscutibles.

El trabajo desplegado por estos bibliotecarios independientes ha sido muy noble y humano, así como meritorio porque no sólo se enfrentan a la censura gubernamental ofreciéndole al pueblo cubano la posibilidad de una lectura libre sin amarras ideológicas, y rescatando la verdadera cultura de la nación y fortaleciendo la sociedad civil, sino porque cada actividad que convocan o desarrollan es boicoteada por la seguridad del estado.

Desde la fundación del Proyecto de BI en Cuba en 1998, las Bibliotecas y sus bibliotecarios han sido sometidos a una constante vigilancia política y a minuciosos registros, donde no más de una vez han decomisado todas las bibliografías y medios de trabajo que poseen, muchas veces hasta por sus propios medios, además de múltiples detenciones, muchas de ellas con severas condenas de privación de libertad, todo esto con el fin de desestabilizar y evitar la promotora tarea.

Todo esto va unido a los constantes decomisos aduanales de libros procedentes de diferentes países, organizaciones o personas defensoras de la libertad de expresión como donativos a las BI. Pues para la aduana cubana todo lo que viene del campo Europeo, Americano o Independiente, sin pasar por los filtros censores de la ideología socialista es subversivo.

Recuerdo el último decomiso que me hicieron en el mes de mayo del 2004. Cuatro libros de literatura infantil enviados de México, solamente porque se imaginaron que tocaban el tema de la democracia, fueron decomisados y acusados de contenido subversivo.

Como directora fundadora de la BI José Ángel Buesa y del proyecto Humanitario Cazadores de Sueños puedo dar fe de más de 30 confiscaciones de diferentes bibliografías enviadas de países amigos, por calificarse su contenido no acorde con los intereses de la cultura socialista.

También puedo testificar el brutal registro que se le realizó a mis colegas y a mí particularmente el 18 de marzo del 2003 por efectivos de la policía política, los que allanaron mi vivienda y sustrajeron de mi hogar sede de la BI aproximadamente de 800 a 900 ejemplares entre libros y revistas, documentos personales, una antidiluviana máquina de escribir obsequio del poeta, periodista y amigo Raúl Rivero, un radio portátil de dos baterías y todo aquello que a su paso consideraron traición a la patria.

Además se me detuvo por 26 horas, y se me condenó a un año de privación de libertad domiciliaría por mis actividades independientes y otras acusaciones políticas y de degradación, tan sólo por defender la libre expresión en todos los sentidos, y hacer que mi pueblo eleve su nivel cultural, ayudándolos a que salgan de la desinformación y que se respete su diversidad y sus derechos.

Muchos han sido los registros, decomisos y detenciones a lo largo y ancho del archipiélago, también las condenas de hasta 27 años de privación de libertad, detenciones arbitrarias, persecución y acoso.

Ningún gobierno tiene derecho a invadir la privacidad domiciliaria porque nuestra lucha es pacífica y el proyecto de BI es un caudal de posibilidades literarias, que no responde a nada prohibido en ninguna sociedad, pero como Cuba es un arsenal de paranoia gubernamental y este proyecto logró romper el monopolio de la información en una sociedad cerrada, le temen a que el hombre conozca y decida no ser más víctima de un estado totalitario que ha centralizado todas sus posibilidades de desarrollo.

Este proyecto gracias a su constancia y entereza ha logrado rescatar muchas costumbres olvidadas por la censura, así como promover varios concursos literarios donde se compite en diferentes géneros entre ellos la epístola, y donde todos los cubanos tienen derecho a participar sin tabúes ideológicos, y esto ha sido gracias a esta iniciativa de luz creadora.

Luchemos pues para que este proyecto continúe con su propósito intelectual y sin censura para que todos los hombres de nuestra isla tan oprimida puedan a través del saber encontrar el mejor camino hacía la democracia.

Después de la reunión un buen diálogo es lo mejor
Por: Ariel Delgado Covarrubias

1 de julio de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – Concluida la exitosa Reunión General de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil de Cuba (APSC) se impone el análisis y reflexión de lo sucedido y con mayor énfasis en lo por suceder. Los temores generados por tamaña Reunión se han disipado en parte, pero las dudas se incrementan.

Acostumbrados al juego de “yo gano, tú pierdes” y viceversa, tan típico en la psiquis del cubano, la primera conclusión es que la Oposición ganó y el Gobierno perdió. De nada valieron las amenazas de que no la permitirían y los anuncios orquestados en el culebrón de las Telepromesas, de las intimidaciones y el hostigamiento a los participantes a la asambleística cita y las nada originales jugadas de la Policía Política para confundir a los decididos participantes.

Visto por pasos, ¿hasta donde llega el éxito de la Asamblea? El primero y más meritorio es haber logrado un nuevo espacio en la lucha política cubana: nunca antes alguna organización había podido reunirse con tal despliegue publicitario sin resultar una acción represiva y truncada por los organismos estatales.

Ya en su funcionamiento interno el éxito es mayor. Esa organización necesitaba de ese cónclave como el oxígenos lo es a todos los seres humanos. Quien pretenda nuclear a la sociedad civil cubana no puede dirigirla por decretos y a partir de ideas fundacionales, sin tener en blanco y negro un programa de acción. Haberlo alcanzado es un paso importante en su vida interna que hay que celebrar por parte de todos los que apostamos con nuestras vidas a la lucha por la verdadera democracia.

Claro, su realización confirmó lo que este periodista había anunciado con no poca preocupación: la APSC agrupa a poco más de 200 organizaciones, la mayoría de ellas bibliotecas independientes, nunca las 360 anunciadas como título nobiliario. De ser cierto que eran esa cifra, entonces la Reunión General hubiera quedado invalidada por falta de quórum al no reunir al 50 % más uno necesario, si es que los principios democráticos rigen toda nuestra actividad. Y sería muy engorroso responsabilizar a la seguridad del Estado de esa trastada, dado que el comportamiento de ellos casi parece haber llegado a ser de caballeros.

No obstante esos logros evidentes, es muy lamentable algunas decisiones que se apartan bastante de lo que debe ser una plataforma de toda la sociedad civil. En primer lugar no se estableció el principio de dirección horizontal propio para esas instituciones. Ello permite que su dirección utilice el método de ordeno y mando a partir de la jerarquía establecida y con ello descuide su misión definida por su nombre, que sería promover a la sociedad civil cubana. El trabajo realizado por las comisiones, que deben atender los reclamos y necesidades de cada tipo de institución que la integra, no se debió circunscribir sólo a las necesidades de la Reunión, sino que debió establecerse como estructura orgánica de la institución. Ello hubiera permitido un mejor trabajo futuro en cada una de las especialidades.

Por otra parte, dotarla de un programa político como el documento La Patria es de Todos, de indiscutibles valores históricos, es otra deficiencia. Considera este periodista que la plataforma política de esa institución sólo debe proyectarse sobre los puntos que sirvan en consenso de todas las organizaciones participantes. Esa razón fue suficiente para que algunos decidieran retirarse del proyecto, en especial organizaciones políticas, dado que entra en contradicción abierta con los documentos programáticos de ellas, y esto a su vez contradice el carácter incluyente que dicen sus promotores tener, más bien sería todo lo contrario.

Obviando errores pasados, como el exceso de publicidad que los hacía llamar “Congreso de la Oposición Cubana” en el extranjero, y la proyectada participación de personalidades indiscutibles en la historia de los cambios sociales en los países exsocialistas, hay que destacar que la Reunión fue todo un éxito, fumigación aparte. Parte importante de las expectativas se cumplieron, y pese a ser interpretada por muchos como una abierta y soberana provocación al Gobierno para que lanzara su zarpazo represivo, no hubo ningún hermano preso.

El análisis de los derrotados (el Gobierno) y sus causas, merece tratamiento aparte, y ya que no se puede hablar a nombre de ellos, que han obviado este hecho para que no aparezca en sus manuales tergiversadores de la historia, queda sólo hacerlo sobre hipótesis, todas válidas si se quiere pronosticar la futura trayectoria de los acontecimientos.

¿Y qué queda para esa parte de la oposición que no quiso y no participó en tan magno evento? El éxito asambleístico lanza a sus organizadores al pináculo político opositor. Con razón Amado Gil, ese magnífico periodista de Radio Martí le decía a este aprendiz suyo, que al igual que en Miami, donde los opuestos al castrismo se dividen en los que apoyan al embargo y los que están en contra de él, a los opositores cubanos estas jornadas de puro nervio ha polarizado sus posiciones dividiéndolos en dos grandes bandos: los que están con la Asamblea y los que están en contra, todo muy democrático pero muy dañino además para la lucha por el objetivo común.

Para los que no están con la Asamblea, sólo queda una opción: aceptar y participar a nivel ciudadano en el Diálogo Nacional propuesto por Payá Sardiña, cuyo calificativo de la Asamblea de que “sólo representan a una parte de la oposición” también quedó confirmado, dejando a un lado las tremebundas acusaciones de ser sus promotores viles agentes de la seguridad.

El Diálogo se impone ahora como una necesidad, para no ser aplastados en medio de los laureles de los asambleístas. Y da la verdadera dimensión de cuanto se puede lograr por otras vías, a partir precisamente que de lograrse será voluntad soberana de sus participantes, es decir, los ciudadanos cubanos.

Por ello, después de la Reunión, un buen Diálogo será lo mejor.


COSTO POLÍTICO
Por: Ariel Delgado Covarrubias

1 de julio de 2005

La Habana – www.PayoLibre.com – La Habana, junio del 2005. Días antes de la celebración de la Reunión General de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba (APSC) en una declaración emitida por sus dirigentes se alegaba: “Sólo encarcelándonos a los tres cabría considerar que la Reunión General ha sido suspendida, pero en este caso el régimen tendrá que pagar el costo político correspondiente”.

Precisamente el análisis de ese costo político acaparó la atención de políticos, periodistas y analistas que consideraban, desde distintos ángulos, cada una de sus aristas.

Nunca antes, desde los álgidos días de Concilio Cubano, la oposición cubana había enfrentado tamaño reto al gobierno de Castro. La reunión anunciada públicamente desde enero de este año acaparaba la atención de los medios internacionales de prensa por sus previsibles consecuencias. Más que un reto muchos vieron en ella una provocación, al recibir el tratamiento de “Primer Congreso para la Democracia en Cuba” en algunos medios foráneos y ser invitados personalidades relevantes del proceso de los cambios en Europa del Este y la ex URSS.

Para las autoridades de la isla el 2005 se inició con la balanza política declinando a su favor cuando la Unión Europea decidió suspender las medidas impuestas a la isla a consecuencia de la Ola Represiva desatada en marzo del 2003 que lanzó a prisión a 75 opositores y periodistas pacíficos y detuvo el hasta entonces incontenible avance del movimiento democratizador cubano.

Distintos dirigentes de la Nomenclatura, incluido el mismo Presidente, anunciaron que ese evento no se iba a permitir. Algunas acciones de hostigamiento presagiaban una mayor represión que diera al traste con las pretensiones de los asambleístas y hasta el último momento se esperó acciones en el orden de una represión de baja intensidad que hicieran realidad los vaticinios.

Sorpresivamente para todos el 20 de mayo la Reunión General quedó abierta sin ninguna amenaza para su normal desarrollo y la agenda planificada fue cumplida con éxito. Más que la repercusión que los acuerdos de los reunidos tiene o tendrá para la oposición, que son innegables, para todos quedaba en suspenso cual era la jugada del gobierno al permitirla.

¿Cuál hubiera sido el costo político a pagar por el gobierno de haber impedido por la fuerza dicho evento? En primer lugar la marcha atrás al llamado Diálogo Crítico promovido por la Unión Europea se hubiera suspendido nuevamente y en consecuencia se hubieran activado las medidas impuestas. Si bien las izquierdas no hubieran adoptado la postura crítica y hasta de rompimiento que caracterizó las jornadas de abril del 2003, la opinión pública internacional hubiera censurado dichas acciones.

¿Qué hizo recapacitar a los gobernantes de su intransigente posición ante las pretensiones opositoras? ¿Cedieron ante las previsibles consecuencias que acarrearía tan intolerante decisión?

Algunos han proclamado que en el gobierno se han impuesto criterios de sectores reformistas que buscan un mayor acercamiento con la UE y mejorar la imagen del régimen, como si las decisiones de esa naturaleza fueran tomadas colegiadamente, en contraposición a la forma de gobernar del caudillo cubano. Otros ven que la situación política y económica del país no permitía que se dieran el lujo de una nueva represión.

Pero lo cierto es que el Gobernante ha proclamado a los cuatro vientos la reconstitución de su cuadro de alianzas ahora con Venezuela y China, y se apresta a nuevos negocios que le darán el respiro económico que necesita. Esto a costa del tradicional apoyo económico que le han brindado los europeos en los últimos y más críticos años. Más preocupados debían estar los negociantes y banqueros del Viejo Continente de que el proceso negociador no se rompa, pues las deudas de Castro a ellos asciende a la no despreciable suma de 1,600 millones de dólares, que en caso de ruptura se dejarían de pagar.

Es criterio de este periodista que lo que inclinó la balanza a favor de permitir la celebración de la Reunión General de la APSC fue el descubrir el ingreso clandestino de Posadas Carriles a los Estados Unidos para obtener asilo político. A partir de su desencadenamiento, el affaire Posadas Carriles capitalizó las noticias de Cuba, y el gobernante cubano consideró que una represión debilitaría la campaña iniciada para lograr su extradición a Venezuela y su posterior juicio.

Quizás en los planes del viejo guerrero especialista en demoliciones consideró que la represión a la oposición opacaría la importancia de su caso y en consecuencia actuó. Pero al descubrir su maniobra Castro pasó a la ofensiva y como buen militar no se distrae en operaciones de menor envergadura que puedan resultar diversionista. La táctica del Caudillo Verde Olivo se centra en esa operación, pero, ¿dejará que la oposición, embargada por el triunfo de los asambleístas pretenda avanzar para ocupar nuevos espacios políticos en la situación cubana?

El episodio del 20 de mayo parece no haber llegado a su fin, por el contrario, muestra un sinnúmero de posibilidades de ambos bandos en un juego donde todavía no se puede asegurar un ganador. Sigue sin definirse el costo político a pagar pero no sólo por el gobierno, sino también por la oposición, en una situación política donde cualquier fallo o error pudiera precipitar acontecimientos a favor o en contra del indetenible avance de la democracia en Cuba.

 

CAMPAÑA CUBANA POR LA LIBERTAD DE LOS PRISIONEROS POLÍTICOS

"Acuérdate de los presos como si tú también lo estuvieras".

Hebreos 13-3